ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
volver

1PATRONA DEL EJÉRCITO DE LOS ANDES
-Por Gloria Batalla-

La devoción a la Virgen del Carmen es una clásica y antigua devoción de la Iglesia que gracias a la familia religiosa carmelita se difundió rápidamente por toda Europa. No es extraño entonces que también llegara a América y acompañara el despertar de la fe del Nuevo Mundo, que la acogió y la veneró desde mediados del siglo XVI. Ya en el siglo XVIII se encuentra en Mendoza (Argentina) la devoción y la imagen que hoy veneramos, y que fue tan importante para los libertadores de América.

“María, como una buena madre está cerca de nosotros, para que nunca perdamos el valor ante las adversidades de la vida, ante nuestra debilidad, ante nuestros pecados: nos da fuerza, nos muestra el camino de su Hijo.

Jesús en la cruz le dice a María, indicando a Juan: “¡Mujer, aquí tienes a tu hijo!” y a Juan: “Aquí tienes a tu madre” (cfr. Jn 19, 26-27). En este discípulo todos estamos representados: el Señor nos confía en las manos llenas de amor y de ternura de la Madre, para que sintamos que nos sostiene al afrontar y vencer las dificultades de nuestro camino humano y cristiano. No tener miedo de las dificultades. Afrontarlas con la ayuda de la madre” Papa Francisco.

LA VIRGEN DEL CARMEN, UNA DEVOCIÓN CON MÁS DE VEINTE SIGLOS

2El nombre del Carmen viene del Monte Carmelo o “viña de Dios” que está en Tierra Santa. Según el Libro de los Reyes, allí vivió el Profeta Elías con un grupo de jóvenes, dedicados a la oración.

Según cuenta la historia, corría el año 300 a J C, y una gran sequía asolaba la región; el Profeta subió a la montaña para pedir la lluvia y divisó una nube de luminosa blancura de la cual brotaba agua en abundancia; comprendió que la visión era un símbolo de la llegada del Salvador esperado, que nacería de una doncella inmaculada y traería una lluvia de bendiciones. Desde entonces, aquella pequeña comunidad se dedicó a rezar por la que sería madre del Redentor, comenzando así la devoción a Nuestra Señora del Carmen (o Carmelo).

UNA HISTORIA MILENARIA

Muchos acontecimientos han sucedido a través del tiempo, pero las oraciones continuaron elevándose desde el Carmelo. Las obras de Dios permanecen porque participan un poco de su eternidad.

La Virgen María es elegida para ser la madre del Salvador: Según la tradición visitó a los monjes y los estimuló a continuar sus oraciones. Luego vino la pasión y muerte, seguidas de la resurrección y ascensión de Jesús a los Cielos, y más tarde, la asunción de su Madre. Luego vendrán las invasiones musulmanas, pero las oraciones del Carmelo no se interrumpen sino que los monjes deciden trasladarse a Europa. Allí los encontramos en el Siglo XlII. Su Superior, es San Simón Stock, que estando en oración, preocupado por nuevas persecuciones, se le aparece la misma Madre de Dios y le dice: ”Amadísimo hijo, recibe el escapulario de mi orden para que quien muriese llevándolo piadosamente, no padezca la condena eterna”.

El Papa Gregorio XIII declaró después de serios estudios, verdadera esta aparición, basándose en los favores que recibían los que usaban el escapulario. También fue reconocida esta aparición por el Papa Juan XXII, que recibió una nueva aparición de la Virgen, en la que prometía sacar del purgatorio el primer sábado después de su muerte a sus devotos.

LA VIRGEN DEL CARMEN EN MENDOZA

3La devoción a la Virgen del Carmen se difundió por toda Europa y contó con Santos de la talla de San Juan de la Cruz y Santa Teresa; no es extraño que llegara a América y acompañara el despertar de la fe de nuestros indígenas que la veneraron desde mediados del siglo XVI.

Ya en el siglo XVIII se encuentra en Mendoza la imagen que hoy veneramos. Don Pedro de Núñez “caballero de gran fortuna y devoto de María, donó la imagen y todo lo necesario para el culto de la Virgen del Carmen”.Primero estuvo en el templo de los Padres Jesuitas en la fundación de la Cofradía. En 1.776, a raíz de la expulsiön de la Orden, la imagen fue trasladada a San Francisco, desde donde presidiría una de las más bellas jornadas de la historia de nuestra patria.

La Virgen del Carmen de Cuyo es la contraparte Argentina de la Virgen del Carmen de Maipú. Es la misma devoción, solo que de la región que veneraron los libertadores de la zona de los Andes. Es la Generala del Ejército Argentino y preside desde Mendoza.

4En el año 1814, momento en el que el General San Martín hace de los pacíficos habitantes de Cuyo, heroicos soldados y forjadores de la libertad. Ellos necesitaban una Madre que los amparara, protegiera y le diera sentido a tanto sacrificio. La profunda devoción que el Libertador General San Martín, profesó a la Virgen, es conocida por todos y ha quedado en la historia, lo hizo, nombrarla Generala de su Ejército, superando los respetos humanos de una época en la que el liberalismo había impuesto la idea de que “la religión es asunto privado”. Tanta importancia le dio al tema, que lo decidió con su Estado Mayor, según dice el escritor Espejo en su obra “El Paso de los Andes”.

La devoción a la Virgen del Carmen es¬taba muy arraigada en Cuyo y casi todos los soldados llevaban su escapulario, por eso fue ella la que tuvo preferencia. Recordando la brillante ceremonia (5 de enero de 1.817) durante la cual San Martín le entrega su bastón de mando, y la nombra Generala, y hace bendecir también la Bandera de los Andes. Fue saludada con dianas y la banda militar con cajas y clarines, mientras rompía una salva de veintiún cañonazos, ante el ejército vestido de gran gala y todo el pueblo de Mendoza presente. Más tarde, después de su valerosa tarea y las victorias de Chacabuco y Maipú, el libertador dirigió al Superior del convento de San Francisco de Mendoza, la siguiente carta, cuyo original se exhibe, junto al bastón de mando, en la misma Basílica.

5La decidida protección y ayuda que ha prestado al Ejército de los Andes su Patrona y Generala, Nuestra Madre y Señora del Carmen, son demasiado visibles. Un cristiano reconocimiento me estimula a presentar a dicha Señora, que se venera en el Convento que rige Vuestra Paternidad, el adjunto bastón como propiedad suya y como distintivo del mando supremo que Ella tiene sobre dicho Ejército”.
Dios guarde a V. P. muchos años.
Mendoza, Agosto 12 de 1818.
José de San Martín

San Martín le entrega a su Madre y protectora , su bastón de mando. Ambas reliquias, el bastón y la carta, se conservan hoy en el Camarín de la Virgen, como mudos testigos de la parte que Ella tuvo en la grandeza de alma de nuestro Libertador. Siendo Generala del Ejército Argentino, junto a la banda, acompaña a la imagen nuestra bandera. Como así también las banderas de Perú y Chile, siendo con esta advocación Patrona de los países vecinos.

LA CORONACIÓN PONTIFICIA

6Ante la gran devoción a nuestra madre, Fray Leonardo Maldonado, hizo llegar esta inquietud al Papa Pío X, quien decretó: “que la Sagrada Imagen de la Virgen María bajo el título del Carmen que se venera en la Iglesia de San Francisco en Mendoza, sea con voto solemne coronada con la corona de oro”. Apoyó su resolución en la “Suficiente constancia que existe de la popular veneración de la imagen, de su fama y celebridad como también de las gracias admirables y celestiales, dones concedidos copiosamente por ella”.

La corona, que es ofrenda de sus devotos, le fue impuesta en una solemne ceremonia, el 8 de septiembre de 1.911 y es un recuerdo de tal solemnidad que se decretó ese día, como Fiesta Patronal de la Provincia de Mendoza y ese día, desde 1.950 es también honrada muy especialmente la Santísima Virgen del Carmen de Cuyo, en las escuelas de Mendoza, como Patrona de la Escuela Primaria, instituida en tal carácter por decisión superior; y de la educación en sus tres niveles por decreto del 30-08-80. En 1.982 fue declarada Patrona de la 8º Brigada de Montaña.

7La imagen de Nuestra Señora del Carmen de Cuyo se encuentra en el altar mayor de la basílica de San Francisco Solano, en la ciudad de Mendoza, en un camarín construido en 1911. Sobre la pared central del mismo se levanta un sobrio altar con un nicho central giratorio, para que la imagen pueda ser orientada desde el altar hacia santuario.

Nuestra Señora del Carmen de Cuyo es Patrona y Generala del Ejército de los Andes, Patrona de la Educación de Mendoza, y Patrona de la 8º Brigada de Montaña, en Argentina.

Como nos dice el Papa Francisco: “María está desde siempre presente en el corazón, en la devoción y, sobre todo, en el camino de fe del pueblo cristiano. «La Iglesia… camina en el tiempo… Nuestro itinerario de fe es igual al de María, y por eso la sentimos particularmente cercana a nosotros. Por lo que respecta a la fe, que es el quicio de la vida cristiana, la Madre de Dios ha compartido nuestra condición, ha debido caminar por los mismos caminos que recorremos nosotros, a veces difíciles y oscuros, ha debido avanzar en «la peregrinación de la fe».

 
volver | subir

Comentarios:

En muchas partes de nuestr o país se vive la devoción de la Señora del Caramelo.
Sara de León
15/07/2017

 
Dejá tu comentario:
Nombre:
Nota:
Comentario:
 
volver | subir
centenariofatima
barrita
libro
barrita
barrita
gonzalez
barrita
vocacional
barrita
bajalibros
barrita
viviendadigna
barrita
teologia
barrita
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-5924 - revista@familiacristiana.org.ar