ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
volver

1MANUSCRITOS AUTOBIOGRÁFICOS. SANTA TERESA DE LISIEUX
-Por Fray Alejandro Ferreirós, OFMConv-

Vida y Obras. Fruto maduro de la "restauración", que culminará con el gran despertar del interés por la mística especulativa y experimental de finales del' 800 Y principios del '900 Teresa de Lisieux se presenta como la santa ochocentesca de mayor influencia y popularidad en el siglo veinte.

Teresa Martín, llamada en el Carmelo Sr. Teresa del Niño Jesús y de la Santa Faz, nació en la ciudad de Alençon, el dos de enero de 1873. Es la hija menor de nueve hermanos, cinco en vida, profundamente marcada por la muerte prematura de su madre cuando tenía apenas cinco años. A partir de ese momento se manifiesta en ella una marcada hipersensibilidad con profundas manifestaciones de tipo neurótico y psicosomático que sanarán el 13 de mayo de 1883 cuando vea sonreír a la Virgen, que ocupará desde entonces el puesto de la madre perdida. Elaborará un camino propio de santidad basado en la centralidad de la “Misericordia vivida y experimentada como la posibilidad de trascender la conciencia de su propia pequeñez, debilidad e impotencia”.

2Por una dispensa especial logra entrar al Carmelo a los quince años, el 9 de abril de 1888. Se desempeña como maestra de novicias. Enferma de tuberculosis muere en medio de una profunda noche de Fe que la acompaño en el último período de su vida, el 30 de septiembre de 1897. Su fama de santidad se difunde asombrosamente a partir de la publicación de sus "manuscritos autobiográficos", retocados por su hermana Inés de Jesús, y divulgados con el título de Historia de un alma el 30 de septiembre de 1898. Pío X, para el cual era la santa más grande de los tiempos modernos, firma el decreto de introducción de la causa de beatificación en junio de 1914. Beatificada por Pío XI el 29 de abril de 1923, como "estrella de su pontificado", fue canonizada solemnemente en San Pedro el 17 de mayo de 1925 ante unas 500.000 personas. Juan Pablo II la declaró Doctora de la Iglesia el 19 de octubre de 1997.

Con respecto a sus obras contamos con tres Manuscritos autobiográficos (A, B, C), 266 Cartas, 54 Poesías, 8 Composiciones teatrales, 21 Oraciones, y algunos escritos menores. Hay que destacar que los historiógrafos de Santa Teresita no han contado hasta tiempos recientes con el material suficiente para realizar estudios serios. Las cartas no se editaron críticamente hasta 1948, recién en 1952 Sor Genoveva publicaba una considerable cantidad de Consejos y recuerdos, y el texto original e íntegro de los Manuscritos autobiográficos no apareció hasta 1956 ya que solamente a la muerte de su hermana Inés en 1951, que no había querido entregarlos, fue posible al P. Santa María iniciar la labor crítica.

3El manuscrito "A", nació por iniciativa de su hermana María. Como priora, Inés de Jesús le manda por obediencia que escribiera sus recuerdos. Le entregó seis cuadernos escolares para contar la historia. La obra le fue consignada el 21 de enero de 1896. El manuscrito "B" nace por iniciativa de María del Sagrado Corazón, hermana y madrina de Teresa que le pide le escriba brevemente lo que ha de entenderse por el "caminito" de que tanto hablaba. Lo comienza en el retiro 4 de septiembre de 1896. Describe cómo, "en el corazón de la Iglesia ella es el amor, Forma el capítulo IX de Historia de un alma. El manuscrito "C" lo escribe en junio de 1897. Inés advierte que la muerte está cercana y pide a la superiora que le solicite escribir sobre sus años de vida religiosa. Son los capítulos X y XI de Historia de un alma, especialmente importante pues muestra la vivencia purificadora y dolorosa de la "noche oscura" vivida por Teresa, que la transformará en una santa especialmente significativa para la historia del siglo XX.

La lectura de los manuscritos la hemos confrontado con dos estudios que analizan desde diversa óptica las obras de la Santa. El primero es el de Conrad de Meester: “Dinámica de la confianza. Génesis y estructura del ‘camino de infancia espiritual ‘” de santa Teresa de Lisieux y el otro es el capítulo IX de: “Dio dei mistici”.” " “La conformación a Cristo”, dedicado a la mística de Jesús en Santa Teresa del Niño Jesús y de la Santa Faz de Charles André Bernard.  Trataré de comprender y profundizar el valor y la modalidad concreta de la Mística del Amor como camino de infancia espiritual. La pregunta concreta será entonces ¿qué significa para Santa Teresa amar y ser amada, en su relación con Dios? ¿Cuáles fueron los pasos que le permitieron descubrir su "caminito de infancia espiritual?"

El Itinerario del Amor

4Antes que nada, hay que destacar la importancia del ambiente familiar en la formación de Teresa. Nace y se desarrolla en un ambiente de santidad que ella misma reconocerá obra de la gracia” ... “Él la hizo nacer en una tierra santa y como impregnada de perfume virginal. Ha hecho que la precedieran ocho azucenas de blancura refulgente. Él ha querido preservar su florecilla del ambiente envenenado del mundo". Sus padres la educan en la confianza en Dios, disposición de vital importancia para su camino de abandono. Según dice Celina "La confianza en Dios y el total abandono en sus manos eran en nuestra casa virtudes familiares”. En la vida "todo le sonreía" y su carácter alegre contribuía a hacerle alegre la vida en un ambiente de oración espontánea creado por su madre.

5Siguiendo el ejemplo de su hermana Paulina "que colmaba sus ideales de niña", a la edad de dos años ya decide hacerse religiosa: "este es uno de mis primeros recuerdos. ¡Desde entonces nuca he cambiado de propósito!" La primera llamada clara a la perfección la recibe a la edad de nueve años y la considera una de las gracias más grandes de su vida. Leyendo "las gestas patrióticas de las heroínas francesas, en particular las de la venerable Juana de Arco, tenía gran deseo de imitarlas", sin embargo, comprende también, tomando conciencia de la "realidad de la vida" que la verdadera gloria es la que dura eternamente y que para esto no hay que hacer cosas deslumbrantes sino más bien esconderse y practicar la virtud de modo que la mano izquierda no sepa lo que hace la derecha (Mt 6,3) 12. Desde ahora este texto será el paradigma de su camino de santidad:

"También me dio a entender que mi gloria no la verían los ojos mortales; consistiría en llegar a ser ¡¡¡ una gran Santa!!! Deseo que podría parecer temerario si consideramos lo débil e imperfecta que era yo y lo sigo siendo después de siete años de vida religiosa”.

Será esta comprensión clara de su vocación a una santidad escondida a los ojos de los hombres que determinará su opción por la vida contemplativa de clausura. Serán los sufrimientos, especialmente debidos a la partida de Paulina, pocos meses más tarde que le enseñarán cuánto había que sufrir para ser santa. Su determinación se hace más relista y profunda y manifiesta ya la fuerza arrolladora de su deseo de totalidad que será la fuerza motriz de su camino:

"...como en los días de mi primera infancia, exclamé: 'Dios mío, yo escojo todo. No quiero ser una santa a medias, no me asusta sufrir por vos. Sólo temo una cosa: conservar la voluntad propia. ¡Tómala, pues, yo escojo todo lo que vos queráis!

-----------

En esta nota se ha reproducido solo una parte del escrito de Fray Alejandro sobre los manuscritos de Santa Teresa de Lisieux, si desea leer el artículo completo, por favor, haga clic aquí.

 
volver | subir

Comentarios:

Excelente documento! Nos encantan estos testimonios históricos. Bienvenidos! Muchas gracias.
Graciela Almada
02/10/2019

 
Dejá tu comentario:
Nombre:
Nota:
Comentario:
 
volver | subir
publicidad
si
1

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-4333 - revista@familiacristiana.org.ar