ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
volver

1SALVAR EL MUNDO
-Por Michel Quoist-

El sufrimiento es tu compañero y la muerte, desde el principio de aquellos tiempos, te hace señas. ¿Qué vas a hacer? ¿Rebelarte? ¿Aguantar pasivamente? ¿quejarte a todos y vengarte?

Jesucristo al venir a este mundo, encontró tres criaturas que no eran de su Padre-Dios: el pecado, el sufrimiento y la muerte.

Para devolver la paz y el amor al hombre y la armonía al mundo, tuvo necesidad de vencer el pecado, el sufrimiento y la muerte.

Como Jesucristo amaba a los hombres con un amor infinito, a todos reunió en sí, cargando con todos los pecados, sufriendo todos sus sufrimientos y muriendo con su muerte.

Todos tus sufrimientos Cristo ya los ha ofrecido y han sido aceptados por el Padre. Solo te hace falta juntarte con el Salvador en el dolor. Entonces soporta libremente los “sufrimientos” con Él, ofrécelos libremente con Él y así libremente salvarás al mundo con Él.

Todos los sufrimientos de la humanidad son detalles en el tiempo de la pasión de Jesucristo. El camino del Calvario pasa por todos los campos de batalla del mundo, por los hospitales, por los ambientes del trabajo, por las calles de tu ciudad o de tu pueblo. El camino del Calvario pasa por todos los caminos de los hombres. Pero si encuentras y sigues a Jesucristo, el camino del Calvario te conducirá a la resurrección.

Si quieres que tu sufrimiento y el sufrimiento del mundo, queden compensados y sirvan de algo, has de mirar, encontrar y unirte a Jesucristo en la cruz.

Por Jesucristo redentor, el sufrimiento inútil, absurdo y odioso, se convierte en materia prima, en instrumento de redención. No es el sufrimiento en sí que redime, sino el amor. No puedes amar el sufrimiento en sí, que sigue siendo un mal, incluso después de la venida de Jesucristo, pero puedes amar la ocasión que te brinda para salvar.

Tus sufrimientos de cada día, plenamente aceptados y ofrecidos al Padre, son tus acciones apostólicas más eficaces. La cruz debe ser el instrumento cotidiano de quien, con Jesucristo y por amor, quiere salvar al hombre y al mundo.

 
volver | subir
 
Dejá tu comentario:
Nombre:
Nota:
Comentario:
 
volver | subir
publicidad
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
vocacional
barrita
gonzalez
barrita
vivienda
barrita
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-4333 - revista@familiacristiana.org.ar