ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
Por Miguel Ángel Osimani
volver
GUIONES LITÚRGICOS - JUNIO 2021
   
-Domingo 6 de junio 2021 - Solemnidad del Cuerpo y Sangre de Cristo
-Viernes 11 de junio 2021 - Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús
-Domingo 13 de junio 2021 - 11º Domingo durante el año - Ciclo B
-Domingo 20 de junio 2021 - 12º Domingo durante el año - Ciclo B
-Jueves 24 de junio 2021 - Solemnidad del nacimiento de Juan Bautista
-Domingo 27 de junio 2021 - 13º Domingo durante el año - Ciclo B
-Martes 29 de junio 2021 - Santos Pedro y Pablo
canciones
ir a guiones
volver | subir

Domingo 6 de junio de 2021 / Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo. Ciclo B.

—BIENVENIDA: 
Antes de la salida del celebrante

Hoy la Iglesia universal está de fiesta; celebramos la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, la fiesta del Corpus Christi. La presencia de nuestro Dios bajo las apariencias del pan y del vino. Cristo oculto pero realmente presente entre nosotros, su pueblo, con quien quiso quedarse hasta el final de los tiempos.

La solemnidad del Corpus Christi nos invita a meditar en el singular camino que es el itinerario salvífico de Cristo a lo largo de la historia. La Eucaristía, sacramento de la muerte y de la resurrección del Señor, constituye el corazón de este itinerario espiritual escatológico. Hoy más que nunca, preparémonos, tanto individual como comunitariamente, para profundizar el gran don del Pan partido para nosotros en la celebración eucarística.

 

—LITURGIA DE LA PALABRA:

1ª. LECTURA:        (Ex 24, 3-8)        

Ya en el Antiguo Testamento, Dios hace una alianza con su pueblo, que ya es figura de la Eterna y definitiva que se realizará por la Sangre del mismo Hijo de Dios

SALMO RESP.:    (115, 12-13. 15-18)      

R.    Alzaré la copa de la salvación e invocaré el Nombre del Señor.

2ª. LECTURA:     (Hb 9, 11-15)   

El Apóstol nos presenta a Cristo como el sumo sacerdote de la Alianza, quien nos redime por lo que su muerte y su sangre significan: la entrega perfecta al Padre en el cumplimiento de su voluntad.

SECUENCIA:          

Con esta antigua secuencia, cantamos al misterio del que vivió siempre la Iglesia y del que seguiremos viviendo nosotros: el Pan y la Palabra de Dios.

EVANGELIO:   (Mc 14, 12-16. 22-26)

Escuchemos, en la proclamación del santo Evangelio, al mismo Jesús que hoy nos manifiesta su presencia real en la Eucaristía, que es la Nueva, Eterna y definitiva Alianza.

—ORACIÓN DE LOS FIELES:

CELEBRANTE:

Queridos hermanos y hermanas, elevemos a nuestro Padre del Cielo esta plegaria, por Cristo que nos invita a todos a su Cena y en ella entrega su Cuerpo y su Sangre para la vida del mundo.

GUÍA:  A cada una de las peticiones responderemos orando:

"POR CRISTO, PAN DE VIDA, ESCÚCHANOS SEÑOR"

—Para que la Iglesia y el Santo Padre, sean siempre la ayuda por la que descubramos que la Eucaristía es un llamado a la santidad y al don de sí a los hermanos, porque la vocación de cada uno de nosotros es la de ser, junto a Jesús, pan partido por la vida del mundo, te pedimos...

—Para que el Espíritu de tu Hijo anime la acción de nuestros obispos y nuestros sacerdotes al servicio de la Iglesia, te pedimos...

—Para que todos los habitantes de esta nación tengamos siempre presente que la Eucaristía es el indispensable alimento que nos sostiene mientras atravesamos el desierto de este mundo y el verdadero fundamento de unidad que necesitamos para poder superar nuestras dificultades, te pedimos...

—Para que, por el Pan de vida con el que nos das el remedio de la inmortalidad y el germen de la resurrección, des la salud a los enfermos y la esperanza a los pecadores, te pedimos...

—Para que todos los que participamos del mismo Pan de Vida, vivamos llenos de fe esta Eucaristía y nos sintamos inmensamente agradecidos al Señor que cada día nos abre la mesa para darnos fuerza en el camino, te pedimos...

 

CELEBRANTE:

Padre de nuestro Señor Jesucristo, que en El has realizado una nueva y definitiva Alianza con toda la humanidad, concédenos venerar de tal manera los sagrados misterios de su Cuerpo y de su Sangre, que experimentemos constantemente en nosotros el fruto de la redención. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor.

—PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS:

Estos dones que se convertirán en el Cuerpo y la Sangre de Cristo, deben ser un signo real de nuestra ofrenda al Padre: el compromiso de llegar a El pasando por nuestro hermano.

Al término del “Lavatorio de Manos” y cuando el celebrante vuelve al centro del altar y antes de la oración siguiente, se hace poner de pie a la asamblea

—DIÁLOGO DEL PREFACIO: Al iniciarse el Prefacio (antes de "El Señor esté con vosotros")

Uniéndonos al sacrificio que ofrece la Iglesia desde la salida del sol hasta el ocaso, demos gracias a Dios que ha querido establecer una Alianza de amor con todos los hombres.

COMUNIÓN:

Que la participación en este Pan de Vida, nos una entre nosotros y nos llene siempre de vida, y que realmente nos imprima los mismos sentimientos del Señor, amando a todos y cada uno de nuestros hermanos como Él nos ama a nosotros.

Cantamos...

COMUNIÓN ESPIRITUAL:
Al término de la distribución de la comunión.

Hermanos:
Todos aquellos que no han podido acercarse a recibir a Jesús Sacramentado,
pueden hacer la Comunión Espiritual rezando la siguiente oración:

Creo Señor mío que estás realmente presente
en el Santísimo Sacramento del altar.
Te amo sobre todas las cosas y deseo
ardientemente recibirte dentro de mi alma;
pero, no pudiendo hacerlo  ahora sacramentalmente,
ven al menos espiritualmente a mi corazón.
Y como si te hubiese recibido, me abrazo
y me uno todo a Ti;
Oh Señor, no permitas que me separe de Ti.
Amén.

DESPEDIDA:

Esta participación del Cuerpo y la Sangre de Cristo debe unirnos entre nosotros y llenarnos de vida, imprimiéndonos los mismos sentimientos del Señor, amando a todos y cada uno de nuestros hermanos, como Él nos ama a nosotros.

Nos despedimos cantando...

volver | subir

Viernes 11 de junio de 2021 / Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús.

—BIENVENIDA: 
Antes de la salida del celebrante

El domingo pasado, solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Jesús celebramos que en la Última Cena Jesús realizó el anticipo de la ofrenda del amor, y su cuerpo y su sangre se convirtieron en la comida principal del banquete de todos los que queremos “anunciar la muerte del Señor y proclamar su resurrección, hasta que vuelva”.

Como un eco de aquella fiesta, hoy celebramos la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús. El corazón es el símbolo más popular del amor y de las decisiones que lo acompañan. El Sagrado Corazón manifiesta el amor repleto de la fidelidad y la ternura de Jesús de Nazaret, el Señor Resucitado.

 

—LITURGIA DE LA PALABRA:

La nueva Alianza, revela que Dios es Amor, amor que se entrega a todos generosa y gratuitamente en Jesús.

1ª. LECTURA:        (Oseas 11, 1.3-4.8c-9)        

SALMO RESP.:    (Isaías 12, 2-3.4b-6)      

2ª. LECTURA:     (Efesios 3, 8-12.14-19)   

EVANGELIO:   (Juan 19, 31-37)

 

—ORACIÓN DE LOS FIELES:

CELEBRANTE:

GUÍA:  A cada una de las peticiones responderemos orando:

"TE LO PEDIMOS, DIOS AMOR"

—Para que el Pueblo de Dios anuncie que Jesús muestra tu ternura y tu fidelidad. Oremos...

—Para que los cristianos y cristianas nos amemos unos a otros y extendamos ese amor a todos los hombres y mujeres de nuestra tierra. Oremos…

—Para que los cansados y agobiados, tristes y abatidos encuentren alivio en el Corazón de Jesús. Oremos...

—Para que aprendamos a ser mansos y humildes de corazón, como discípulos misioneros de Jesús. Oremos…

 

—PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS:

El pan y el vino, son  fruto de la tierra y del trabajo de los hombres y mujeres que desean una vida de  justicia, de reconciliación, de amor y de paz. Estos frutos serán  pan de vida y bebida de salvación.

 

Al término del “Lavatorio de Manos” y cuando el celebrante vuelve al centro del altar y antes de la oración siguiente, se hace poner de pie a la asamblea

—DIÁLOGO DEL PREFACIO: Al iniciarse el Prefacio (antes de "El Señor esté con vosotros")

En la Plegaria Eucarística reconocemos que acercándonos al corazón abierto del Salvador, todos podemos beber, con inmensa alegría, de la fuente de la salvación.

COMUNIÓN:

Compartimos el Cuerpo y la Sangre de Cristo resucitado. El mismo nos invita: “Vengan a mí todos los que están cansados y agobiados”.

Cantamos...

COMUNIÓN ESPIRITUAL:
Al término de la distribución de la comunión.

Hermanos:
Todos aquellos que no han podido acercarse a recibir a Jesús Sacramentado,
pueden hacer la Comunión Espiritual rezando la siguiente oración:

Creo Señor mío que estás realmente presente
en el Santísimo Sacramento del altar.
Te amo sobre todas las cosas y deseo
ardientemente recibirte dentro de mi alma;
pero, no pudiendo hacerlo  ahora sacramentalmente,
ven al menos espiritualmente a mi corazón.
Y como si te hubiese recibido, me abrazo
y me uno todo a Ti;
Oh Señor, no permitas que me separe de Ti.
Amén.

DESPEDIDA:

Dios es amor.
El amor se ha manifestado en su Hijo.
Ahora somos testigos y misioneros con el amor de unos a otros.

Nos despedimos cantando...

 
 
volver | subir

Domingo 13 de junio de 2021 / 11º Domingo del tiempo ordinario. Ciclo B.

—BIENVENIDA: 
Antes de la salida del celebrante

Con inmensa alegría celebramos hoy la Eucaristía, en este domingo décimo primero del tiempo durante el año, como comunidad reunida alrededor de Jesucristo. Él, que vive eternamente, se hace presente entre nosotros y da sentido a nuestra esperanza y a nuestro amor.

El Reino de Dios, que tiene en sí mismo un principio de crecimiento, nos muestra su dinamismo, su acción transformadora, que progresivamente lo lleva a su pleno desarrollo, es la fuerza de la acción de Dios que transforma el mundo. Tiene un principio humilde, pero el poder de la redención de Cristo transforma al hombre y a la sociedad toda, para que al final de la historia, Él entregue la creación entera al Padre y Dios será entonces, todo en todos.

 

—LITURGIA DE LA PALABRA:

1ª. LECTURA:        (Ez 17, 22-24)        

Este pasaje del Antiguo Testamento, ya nos está mostrando el Reino de Dios en toda su majestad, preparado y dispuesto para acoger a todos los que formen parte de él.

SALMO RESP.:    (91, 2-3.13-16)      

R. Es bueno darte gracias, Señor.

2ª. LECTURA:     (2 Cor 5, 6-10)   

San Pablo nos expresa claramente que el verdadero discípulo del Señor, ansía llegar a la plenitud junto a Él, en el Reino de Dios.

EVANGELIO:   (Mc 4, 26-34)

Hoy Jesús nos dice que en vano nos esforzamos sin su ayuda, ya que únicamente es Él quien da crecimiento a su Reino.

—ORACIÓN DE LOS FIELES:

CELEBRANTE:

Porque verdaderamente podemos fiarnos de Dios, pongamos todo aquello que deseamos, todo lo que es importante para nosotros, en manos del Padre que nos ama. Por eso, con fe, oremos.

GUÍA:  A cada una de las peticiones responderemos orando:

"TE LO PEDIMOS, SEÑOR"

—Por la Santa Iglesia y el Papa Francisco, para que en su magisterio los hombres reconozcamos a tu Hijo, que es quien realmente la guía y le da crecimiento, oremos...

—Por nuestros obispos y todos nuestros sacerdotes, para que tu Santo Espíritu, anime su acción de llevarnos al Reino de Dios, oremos…

—Por nuestra patria, para que busquemos, por sobre todas las cosas, tu Reino, y así en ella sean las enseñanzas de tu Hijo, las que rijan en cada una de nuestras familias y en toda nuestra sociedad, oremos...

—Por todos los padres, para que siendo fieles a tu gracia, con ella los ilumines y sostengas en su difícil misión, y para sus familias sean auténticamente la imagen de tu amor, oremos…

—Por nuestra comunidad, para que con nuestras vidas seamos instrumentos de la acción transformadora de Dios, que convierte lo viejo en nuevo, lo injusto en justo y lo enfermo en sano, oremos...

CELEBRANTE:

Padre bueno y misericordioso, acepta lo que te hemos pedido y concédenos todo aquello que no somos capaces de pedirte. Por Cristo nuestro Señor.

—PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS:

Junto al pan y el vino, presentémosle al Padre nuestra pequeñez y debilidad, para que por su fuerza podamos ser los transformadores de esta sociedad, en algo nuevo y diferente.

 

Al término del “Lavatorio de Manos” y cuando el celebrante vuelve al centro del altar y antes de la oración siguiente, se hace poner de pie a la asamblea

—DIÁLOGO DEL PREFACIO: Al iniciarse el Prefacio (antes de "El Señor esté con vosotros")

Y ahora, todos juntos, elevemos nuestra acción de gracias al Padre, que nos dio a Cristo y con Él, la guía segura en el camino hacia el Reino.

 

COMUNIÓN:

En nuestro peregrinar hacia el Reino de Dios necesitamos que el mismo Cristo, con su Cuerpo, sea la fuerza que nos ayude y nos aliente. Participemos ahora del banquete con el que ya pregustamos el del Reino.

Cantamos...

COMUNIÓN ESPIRITUAL:
Al término de la distribución de la comunión.

Hermanos:
Todos aquellos que no han podido acercarse a recibir a Jesús Sacramentado,
pueden hacer la Comunión Espiritual rezando la siguiente oración:

Creo Señor mío que estás realmente presente
en el Santísimo Sacramento del altar.
Te amo sobre todas las cosas y deseo
ardientemente recibirte dentro de mi alma;
pero, no pudiendo hacerlo  ahora sacramentalmente,
ven al menos espiritualmente a mi corazón.
Y como si te hubiese recibido, me abrazo
y me uno todo a Ti;
Oh Señor, no permitas que me separe de Ti.
Amén.

DESPEDIDA:

La despedida es en realidad un envío: estamos enviados a construir una comunidad que viva auténticamente en el amor, en paz y con la alegría y, por sobre todas las cosas, con esperanza, que es la actitud fundamental del cristiano que va en camino hacia el Reino de Dios.

Nos despedimos cantando...

volver | subir

Domingo 20 de junio de 2021 / 12º Domingo del tiempo ordinario. Ciclo B.

—BIENVENIDA: 
Antes de la salida del celebrante

Celebramos hoy el domingo décimo segundo del tiempo durante el año, y en esta Eucaristía celebramos el inmenso amor de Dios, amor que lo hemos conocido en esto: Él nos ha amado primero, y nos ha enviado a su Hijo para mostrarnos el camino que lleva a la vida para siempre.

El Señor nos manifiesta hoy el poder que Cristo, como verdadero Dios, tiene sobre toda la creación, y que nos lo demuestra dominando la tempestad y el mar, ante la falta de fe de sus discípulos, testigos de muchos milagros. Y Dios, con ese mismo poder, cuida a cada uno de nosotros, pidiéndonos una confianza absoluta en su providencia de Padre; pero Él mismo también nos hace presente que esa confianza no nos libera de nuestro esfuerzo, de nuestra responsabilidad.

 

—LITURGIA DE LA PALABRA:

1ª. LECTURA:        (Job, 38,1.8-11)        

Y en el Antiguo Testamento, Dios le manifiesta a Job que Él es el único que tiene toda potestad, el único que puede dirigir al mundo.

SALMO RESP.:    (106, 23-26. 28-31)      

R. ¡Den gracias al Señor, porque es bueno, Porque es eterno su amor!

2ª. LECTURA:     (2 Cor. 5,14-17 )   

San Pablo, que se encontraba en un momento difícil, recuerda el motivo que lo hace vivir dedicado al Evangelio: el amor de Jesucristo muerto y resucitado, que es más poderoso que cualquier contrariedad.

EVANGELIO:   (Mc. 4,35-41)

Jesús, en el Santo Evangelio, nos manifiesta que, aunque nos parezca que Él está dormido, porque no sentimos su presencia, está velando con su poder sobre nosotros, sobre su Iglesia.

—ORACIÓN DE LOS FIELES:

CELEBRANTE:

Nuestra fe nos dice que el amor del Padre es mayor que todo el mal que pueda haber en nosotros. Por eso, confiando en este amor, le presentamos ahora nuestra plegaria.

GUÍA:  A cada una de las peticiones responderemos orando:

"PADRE BUENO, ESCUCHA NUESTRA ORACIÓN"

—Por la Santa Iglesia y el Papa Francisco, para que en su palabra los hombres descubramos a Cristo, que es quien realmente la sostiene, la guía y nos da la absoluta confianza que las fuerzas del mal no prevalecerán contra ella, oremos...

—Por nuestros obispos y todos los ministros que cuidan de este pueblo tuyo, para que junto a ellos y sostenidos por tu gracia, podamos formar una familia diocesana verdaderamente evangelizada y evangelizadora, oremos…

—Por nuestra querida patria, para que tu Santo Espíritu ilumine la mente y el corazón de cada uno de los que la habitamos, para que así tu Hijo vuelva a ser el fundamento de nuestras familias y de toda nuestra sociedad, oremos...

—Por todos los padres, los que se encuentran acompañando nuestro camino en esta vida, para que reciban el mejor obsequio: el cariño de sus hijos; y los que ya no están con nosotros, se encuentren ya gozando de la verdadera vida, en tu presencia, oremos…

—Por nuestra comunidad, para que por mucha tormenta que haya a nuestro alrededor, tengamos la certeza de la presencia de tu Hijo, y que llevamos al mejor piloto, al Señor de los mares, que dormido y todo vela por nosotros, oremos...

CELEBRANTE:

Señor, Padre amoroso, que escuchas siempre la plegaria de los que esperan en ti; atiende nuestras súplicas y haz que seamos fieles a la Buena Nueva de tu Hijo. Te lo pedimos por Él, que es Dios y contigo vive y reina por los siglos de los siglos.

 

—PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS:

Ofrecemos el pan y el vino, que son signo de nuestro propio ofrecimiento al servicio de Dios, al de la Iglesia y al de todos los hombres, nuestros hermanos.

Al término del “Lavatorio de Manos” y cuando el celebrante vuelve al centro del altar y antes de la oración siguiente, se hace poner de pie a la asamblea

—DIÁLOGO DEL PREFACIO: Al iniciarse el Prefacio (antes de "El Señor esté con vosotros")

Jesús, aquél a quien el viento y el agua obedecen, el único en quien encontramos la salvación, se hace ahora presente entre nosotros, por eso, con alegría, demos gracias al Padre que nos lo ha dado como camino hacia la vida.

 

COMUNIÓN:

Jesús es el único camino hacia la vida; Él es nuestro alimento, la fuerza que nos lleva hacia el Padre. Participemos ahora de su Cuerpo, que es la verdadera promesa de salvación.

Cantamos...

COMUNIÓN ESPIRITUAL:
Al término de la distribución de la comunión.

Hermanos:
Todos aquellos que no han podido acercarse a recibir a Jesús Sacramentado,
pueden hacer la Comunión Espiritual rezando la siguiente oración:

Creo Señor mío que estás realmente presente
en el Santísimo Sacramento del altar.
Te amo sobre todas las cosas y deseo
ardientemente recibirte dentro de mi alma;
pero, no pudiendo hacerlo  ahora sacramentalmente,
ven al menos espiritualmente a mi corazón.
Y como si te hubiese recibido, me abrazo
y me uno todo a Ti;
Oh Señor, no permitas que me separe de Ti.
Amén.

DESPEDIDA:

Lo que hoy nos ha dicho el Señor, es que no tengamos miedo, que aprendamos a confiar en Él, que está con nosotros y si nosotros queremos estar con Él, todo saldrá bien. Hay que esperar. Pero todo saldrá bien.

Nos despedimos cantando...

 

volver | subir

Jueves 24 de junio de 2021 / Solemnidad del nacimiento de San Juan Bautista.

—BIENVENIDA: 
Antes de la salida del celebrante

Celebramos el Nacimiento de san Juan, hijo de Zacarías e Isabel que saltó de alegría en el vientre de su madre cuando recibió la visita de María de Nazaret, que ya se encontraba embarazada de Jesús.

—LITURGIA DE LA PALABRA:

Las distintas lecturas van mostrando la elección que Dios hace de sus profetas y sobre todo como Juan el Bautista es destinado a preparar los caminos para el encuentro con Jesús.

1ª. LECTURA:        (Isaías 49,1-6)        

SALMO RESP.:    (138, 1-3. 13-15)      

2ª. LECTURA:     (Hechos 13,22-26)   

EVANGELIO:   (Lucas 1, 57-66.80)

 

—ORACIÓN DE LOS FIELES:

GUÍA:  A cada una de las peticiones responderemos orando:

"TE LO PEDIMOS, DIOS SALVADOR"

—Por la Iglesia, que ha recibido, como san Juan, la misión de anunciar a Jesucristo, para que su testimonio sea llamada a la conversión. Oremos...

—Por nuestros hermanos mayores, el pueblo judío, para que en diálogo interreligioso podamos mostrarles a Jesús de Nazaret al Mesías anunciado por san Juan, el mayor de sus profetas. Oremos…

—Por los hombres y mujeres de buena voluntad, para que vivan en coherencia con lo que les señala su conciencia. Oremos...

—Por nosotros, que nos alegramos con el nacimiento del Precursor de Cristo, para que seamos el pueblo bien dispuesto para recibir el Evangelio. Oremos……

 

—PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS:

Con el pan y el vino presentamos la ofrenda de las vidas de quienes queremos, como Juan el Bautista, preparar los caminos del Señor.

Al término del “Lavatorio de Manos” y cuando el celebrante vuelve al centro del altar y antes de la oración siguiente, se hace poner de pie a la asamblea

—DIÁLOGO DEL PREFACIO: Al iniciarse el Prefacio (antes de "El Señor esté con vosotros")

Damos gracias al Padre, al celebrar la gloria del Precursor de su Hijo, que fue santificado por el Espíritu Santo desde el seno de su madre.

COMUNIÓN:

En el sacramento de la eucaristía recibimos a Jesús, el que fue señalado por Juan el Bautista como “el Cordero de Dios, el que quita el pecado del mundo”.

Cantamos...

COMUNIÓN ESPIRITUAL:
Al término de la distribución de la comunión.

Hermanos:
Todos aquellos que no han podido acercarse a recibir a Jesús Sacramentado,
pueden hacer la Comunión Espiritual rezando la siguiente oración:

Creo Señor mío que estás realmente presente
en el Santísimo Sacramento del altar.
Te amo sobre todas las cosas y deseo
ardientemente recibirte dentro de mi alma;
pero, no pudiendo hacerlo  ahora sacramentalmente,
ven al menos espiritualmente a mi corazón.
Y como si te hubiese recibido, me abrazo
y me uno todo a Ti;
Oh Señor, no permitas que me separe de Ti.
Amén.

DESPEDIDA:

Nos despedimos con la misión de seguir el ejemplo de san Juan el Bautista, preparando el camino de la liberación y  la reconciliación.

Nos despedimos cantando...

volver | subir

Domingo 27 de junio de 2021 / 13º Domingo del tiempo ordinario. Ciclo B

—BIENVENIDA: 
Antes de la salida del celebrante

Celebramos hoy el domingo décimo tercero del tiempo durante el año, y nos encontramos aquí reunidos para celebrar con fe y esperanza la acción de Jesucristo en nosotros, quien en el Evangelio de hoy nos dirá: "No temas, basta que creas", ya que la confianza total en el Señor y su poder, hace posible el milagro, lo que nosotros vemos como humanamente imposible, y esta fe es la que nos da verdaderamente la paz.

Dios, Creador de todo lo existente, ha creado al hombre para la vida, ya que la muerte no entraba en su designio; pero el hombre, creado para la inmortalidad y seducido por el demonio, ha introducido en el mundo el pecado, y con él. la muerte. Pero Jesucristo se ha hecho hombre para con su muerte y resurrección, devolvernos la vida, no sólo la del cuerpo, sino también la vida del alma, dándonos paso a la vida que dura para siempre.

 

—LITURGIA DE LA PALABRA:

1ª. LECTURA:        (Sabiduría 1, 13-15.2, 23-25)        

Dios es el autor de la vida. El hombre, creado a imagen de Dios, participa de esa misma vida. La muerte proviene del orgullo del hombre.

SALMO RESP.:    (106, 23-26. 28-31)      

R. Yo te glorifico, Señor, porque Tú me libraste.

2ª. LECTURA:     (2 Corintios 8, 7.9.13-15 )   

El realismo y el sentido común de Pablo, aparece claramente en la cuestión de la colecta para los pobres de Jerusalén; es conveniente que todo el mundo disponga de los mismos bienes para satisfacer las mismas necesidades.

EVANGELIO:   (Mc. 5, 21-43)

En este pasaje del Evangelio se nos muestra, en una narración expresada de una forma muy humana, a Jesús dando vida a la hija de Jairo, mostrando su poder sobre la muerte.

—ORACIÓN DE LOS FIELES:

CELEBRANTE:

Hermanos, que nuestra oración exprese nuestra firme voluntad de trabajar por el bienestar de todos los hombres, porque ésta es la voluntad de Dios, elevemos con fe y esperanza estas peticiones a nuestro Padre del Cielo.

GUÍA:  A cada una de las peticiones responderemos orando:

"SEÑOR, AUMENTA NUESTRA FE"

—Dios, autor de la vida, para que en el Vicario de tu Hijo, hoy Francisco, todos los hombres reconozcamos a quien el mismo Cristo ha designado para guiarla, te pedimos...

—Señor, Rey del universo, para que junto a nuestros obispos podamos formar comunidades diocesanas firmemente arraigadas en el Evangelio y verdaderamente comprometidas con su difusión, te pedimos…

—Señor de la historia, porque queremos que todos los habitantes de esta nación seamos capaces de una conversión profunda de nuestros corazones y así Tú vuelvas a ser el fundamente de nuestras vidas y de nuestra moral, te pedimos...

—Dios, rico en misericordia, para que nuestras familias sean solidarias y fraternas con el dolor de tantas familias que hoy están necesitadas no sólo de pan, sino de cultura y de Dios, y así ellas puedan descubrir tu providencia de Padre, te pedimos…

—Padre bondadoso, para que nuestra confianza en el poder de tu Hijo, el Señor Resucitado, nos haga posible lo que consideramos como humanamente imposible, te pedimos...

CELEBRANTE:

Padre nuestro, escucha una vez más nuestra oración. Hágase tu voluntad para que venga a nosotros tu Reino. el Reino de vida y de gracia que nos anunció tu Hijo Jesucristo. Te lo pedimos por Él, que contigo vive y reina por los siglos de los siglos.

 

—PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS:

Junto al pan y el vino para el sacrificio, depositemos sobre la mesa del altar, nuestra entrega y total confianza a Aquél que vino para darnos la verdadera vida.

Al término del “Lavatorio de Manos” y cuando el celebrante vuelve al centro del altar y antes de la oración siguiente, se hace poner de pie a la asamblea

—DIÁLOGO DEL PREFACIO: Al iniciarse el Prefacio (antes de "El Señor esté con vosotros")

Dios es fuente, fuerza y camino de nuestra vida. Al darle gracias por su constante donación, pidamos que sepamos abrirnos a Él cada vez más.

 

COMUNIÓN:

Participar del Cuerpo de Jesucristo significa disponernos a seguir su camino de generosidad, de comunicación de vida. Creemos que este camino -porque es el de Dios- nos llevará de manera segura a la resurrección.

Cantamos...

COMUNIÓN ESPIRITUAL:
Al término de la distribución de la comunión.

Hermanos:
Todos aquellos que no han podido acercarse a recibir a Jesús Sacramentado,
pueden hacer la Comunión Espiritual rezando la siguiente oración:

Creo Señor mío que estás realmente presente
en el Santísimo Sacramento del altar.
Te amo sobre todas las cosas y deseo
ardientemente recibirte dentro de mi alma;
pero, no pudiendo hacerlo  ahora sacramentalmente,
ven al menos espiritualmente a mi corazón.
Y como si te hubiese recibido, me abrazo
y me uno todo a Ti;
Oh Señor, no permitas que me separe de Ti.
Amén.

DESPEDIDA:

Al volver ahora a nuestros hogares y a nuestras obligaciones diarias, nos vamos con la certeza que al celebrar esta Eucaristía, anunciamos la muerte de Cristo y la nuestra y proclamamos también su resurrección, y la nuestra.

Nos despedimos cantando...


volver | subir

Martes 29 de junio de 2021 / Solemnidad de san Pedro y san Pablo, apóstoles.

—BIENVENIDA: 
Antes de la salida del celebrante

En este día celebramos el misterio de la Pascua del Señor realizado en los dos apóstoles, Pedro y Pablo, que más trabajaron para edificar la Iglesia de la Nueva Alianza. Es la fiesta de toda la Iglesia, de la que Pedro es piedra fundamental, por eso es la fiesta del Sumo Pontífice, nuestro amado Santo Padre.

El mismo Dios nos revela la divinidad de su Hijo: verdadero Dios y verdadero hombre. Y ese misterio de Cristo se hace también presente en su Iglesia, recibiendo los Apóstoles el carisma de pastores, presidiendo la vida de la Iglesia en nombre de Cristo, quien constituye a Pedro como cabeza visible de ella, y en él a todos sus sucesores, a quienes confía plenos poderes, pidiéndonos a nosotros un auténtico sentido de respeto y obediencia; obediencia activa y responsable.

 

—LITURGIA DE LA PALABRA:

1ª. LECTURA:        (Hch 12, 1-11)        

En este relato del comienzo de la vida de la Iglesia, vemos al primero de los Apóstoles, a Pedro, que es encarcelado por fidelidad al Señor, pero no es abandonado por Él.

SALMO RESP.:    (33, 2-9)      

R.    El Señor me libró de todos mis temores.

2ª. LECTURA:     (2 Tim 4, 6-8. 17-18)   

El Apóstol, sólo y abandonado, vive su último proceso. Pero su fidelidad y esperanza no se debilitan. Reconoce que la salvación no es un callejón sin salida para quienes siguen a Cristo.

EVANGELIO:   (Mt 16, 13-19)

Es el mismo Jesús quien nos manifiesta su poder, que como Hijo de Dios posee, y que Él se lo comunica a la Iglesia, en la figura de su Vicario, el Santo Padre.

—ORACIÓN DE LOS FIELES:

CELEBRANTE:

Queridos hermanos y hermanas, tenemos un solo Dios, un solo mediador, Jesucristo, dirijamos por Él al Padre, nuestras plegarias y nuestras súplicas por la Iglesia y por todos los hombres.

GUÍA:  A cada una de las peticiones responderemos orando:

"PADRE, ESCUCHA NUESTRA ORACIÓN"

—Padre eterno, te pedimos por la Iglesia, una, santa, católica y apostólica; para que se edifique y crezca hasta llegar a la plenitud total de Cristo, oremos...

—Dios todopoderoso, te pedimos por el Vicario de tu Hijo, el Papa Francisco, para que todos los hombres reconozcan en su presencia, la de Jesús, que hoy se nos muestra sacramentalmente en él, oremos...

—Señor de la vida, te pedimos por nuestro Obispo y por todo el Colegio Episcopal, para que con invariada fidelidad, ejerzan con alegría el ministerio de pastores que les has encomendado, oremos...

—Padre de las misericordias, te pedimos por todos los que sufren a causa de la fe en Cristo o de sus convicciones religiosas, para que encuentren ayuda, consuelo y liberación, oremos...

—Padre de todos los hombres, te pedimos por todos los que celebramos los misterios de la Pascua del Señor, para que nos alegremos de compartir su pasión para desbordar de gozo el día en que se manifestará su gloria, oremos...

 

CELEBRANTE:

Padre del Cielo, acoge las oraciones de tu Iglesia, cimentadas sobre la palabra y el martirio de Pedro y Pablo; que tus Apóstoles, con sus enseñanzas, nos ayuden cada día a ser más fieles al Evangelio de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que contigo vive y reina por los siglos de los siglos.

—PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS:

Junto al pan y el vino nos ofrecemos nosotros mismos, en una sincera disposición a ser dóciles al Espíritu de Jesús, que se nos manifiesta de manera especial en nuestros Pastores y en el Santo Padre.

Al término del “Lavatorio de Manos” y cuando el celebrante vuelve al centro del altar y antes de la oración siguiente, se hace poner de pie a la asamblea

—DIÁLOGO DEL PREFACIO: Al iniciarse el Prefacio (antes de "El Señor esté con vosotros")

Bendigamos al Padre, que por su gran amor nos ha hecho nuevas creaturas y nos ha dado una esperanza viva gracias a la resurrección de su Hijo de entre los muertos.

COMUNIÓN:

Los Apóstoles nos enseñaron a celebrar la Cena del Señor. Al acercarnos a la mesa eucarística, tomemos con alegría el pan que da vida, pasando de la muerte a la vida con la esperanza del retorno glorioso del Señor.

Cantamos...

COMUNIÓN ESPIRITUAL:
Al término de la distribución de la comunión.

Hermanos:
Todos aquellos que no han podido acercarse a recibir a Jesús Sacramentado,
pueden hacer la Comunión Espiritual rezando la siguiente oración:

Creo Señor mío que estás realmente presente
en el Santísimo Sacramento del altar.
Te amo sobre todas las cosas y deseo
ardientemente recibirte dentro de mi alma;
pero, no pudiendo hacerlo  ahora sacramentalmente,
ven al menos espiritualmente a mi corazón.
Y como si te hubiese recibido, me abrazo
y me uno todo a Ti;
Oh Señor, no permitas que me separe de Ti.
Amén.

DESPEDIDA:

Al terminar nuestra celebración de este día de fiesta, salgamos a la calle para dar, con alegría y valor, como los Apóstoles, testimonio de la Resurrección del Señor; seamos mensajeros del Evangelio, de palabra y de obra.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
 
 
publicidad
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
vocacional
barrita
barrita
vivienda
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-4333 - revista@familiacristiana.org.ar