ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
Por Pbro. Eduardo A. González.
volver
GUIONES LITÚRGICOS PARA EL MES DE JULIO 2014
 
-Domingo 6 de julio. 14º domingo durante el año
-Domingo 13 de julio. 15º domingo durante el año
-Domingo 20 de julio. 16º domingo durante el año
-Domingo 27 de julio. 17º domingo durante el año
-Domingo 3 de agosto. 18º domingo durante el año - Ciclo A
canciones
ir a guiones
volver | subir

Domingo 6 de julio. 14º domingo durante el año
LA SABIDURÍA DE LOS SENCILLOS

6julioLa alabanza de Jesús al Padre proviene en primer lugar del rechazo de la obra salvadora por parte  de los “sabios y prudentes”, que probablemente son los intelectuales de las escuelas rabínicas, principales exponentes de la cultura religiosa. Poco antes había recriminado a los críticos de Juan el Bautista y a las ciudades de Corozaín y Betsaida,  por su falta de conversión (ver Mateo 11,7-24).

Lo que parece un fracaso es en realidad el verdadero camino: desde los “pequeños” comienza la auténtica revelación del Padre (Evangelio).

Estos “pequeños” son los “pobres”, los considerados “pecadores” por los fariseos, los “simples”, casi “simplotes” en el vocabulario de la época. Son también quienes se encuentran “afligidos y agobiados” y a quienes Jesús llama para aliviarlos y para enseñarles el verdadero consuelo con su ejemplo de paciencia y humildad de corazón. Es el “el rey humilde” que trae la paz a los pueblos (1a.lectura).

La verdadera sabiduría no es “obra de la “carne”, es decir, la autosuficiencia y el orgullo; sino la que viene del “Espíritu de Dios” que habita en nosotros (2a.lectura).

Los pobres y sencillos en América Latina expresan su fe en el contexto de la religión del pueblo con una sabiduría propia: “Es también una expresión de sabiduría sobrenatural, porque la sabiduría del amor no depende directamente de la ilustración de la mente, sino de la acción interna de la gracia. Por eso la llamamos espiritualidad popular. Es decir, una espiritualidad cristiana que siendo un encuentro personal con el Señor, integra mucho de lo corpóreo, lo sensible, lo simbólico y las necesidades más concretas de las personas. Es una espiritualidad encarnada en la cultura de los sencillos, que, no por eso es menos espiritual, sino que lo es de otra manera” (Documento de Aparecida, 263).

Bienvenida

Nuestro encuentro tiene un motivo central: Anunciar la muerte del Señor, y proclamar su resurrección hasta que vuelva.
El Espíritu Santo que resucitó a Jesús también dará vida a nuestros cuerpos mortales.
Habita en nosotros para que nuestra pobreza y sencillez nos permita abrirnos a la presencia del Padre.

Antes de las lecturas

Las lecturas de hoy nos muestran algo extraño para nuestra cultura acostumbrada al éxito y al triunfo. Dios se revela a los sencillos y manifiesta su fuerza en la debilidad.

Lecturas bíblicas: Zacarías 9,9-10; Salmo 144,1-2.8-11.13c-14; Romanos 8,9.11-13; Mateo 11,25-30.

Oración universal

A cada intención respondemos: Rey de la paz, escúchanos....

-Por la Iglesia, para que anuncie el Evangelio con sencillez y pobreza. Oremos…

-Por los pueblos, para que solucionen los conflictos sin guerras ni violencias. Oremos…

-Por los pobres, para que reciban la alabanza de continuar recibiendo la revelación del Padre. Oremos…

-Por los enfermos, los afligidos y agobiados, para que encuentre alivio en sus dificultades. Oremos…

-Por la intención evangelizadora del papa Francisco, que el Espíritu Santo sostenga el servicio de los laicos que anuncian el Evangelio en los países más pobres. Oremos…

Presentación de los dones

Con la sencillez del pan, del vino y de todas las obras de nuestras manos nos presentamos para alabar y bendecir a nuestro Padre que se revela a los pequeños.

Cantamos...

Comunión

La comunión es invitación de Jesús: “Vengan a mi todos los que están afligidos y agobiados. Yo los aliviaré."

Nos acercamos a comulgar cantando...

Envío

Podemos recordar como mensaje para la semana las palabras del Señor: Aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
Domingo 13 de julio. 15º domingo durante el año
LAS PARÁBOLAS DEL REINO

13julioEl Capítulo 13 del Evangelio de Mateo que se lee fragmentado en estos tres domingos consecutivos, agrupa siete parábolas referidas al Reino de Dios. El autor las recopiló teniendo en cuenta la situación que vivía la comunidad cristiana, alrededor del año 80  a la que pertenecía, y la discusión con los adversarios del ambiente fariseo.

El tema de la “cosecha” representa los últimos tiempos y en la parábola del sembrador se explican las dificultades para que sea posible un buen rendimiento, porque no siempre el campo está bien preparado (Evangelio).

También hoy las dificultades vuelven a repetirse: los valores del Reino de Dios pueden ser obstaculizados por los proyectos y decisiones injustas que parten del corazón y se instalan en la sociedad política y económica; por un sentimentalismo religioso falto de convicciones; por la persecución directa o solapada y finalmente por las preocupaciones del mundo que llevan al pecado, y la tentación de la riqueza que aparece como el ídolo principal en el “imperialismo internacional del dinero” (Pio XI).

Cuando la Palabra de Dios fructifica se realiza el anuncio de Isaías: “mi Palabra...realiza todo lo que yo quiero y cumple la misión que le encomendé” (1 Lectura).

Las dificultades presente no pueden ahogar la espera de la manifestación de los hijos y de las hijas de Dios, que no sólo es expectativa de la familia humana sino dolorosa gestación de toda la creación (2a. Lectura).

Dijo el papa Francisco:

“Todos conocemos la parábola de Jesús que habla de un sembrador que salió a sembrar en un campo; algunas simientes cayeron al borde del camino, entre piedras o en medio de espinas, y no llegaron a desarrollarse; pero otras cayeron en tierra buena y dieron mucho fruto (cf. Mt 13,1-9). Jesús mismo explicó el significado de la parábola: La simiente es la Palabra de Dios sembrada en nuestro corazón (cf. Mt 13,18-23).

Hoy, todos los días, pero hoy de manera especial, Jesús siembra. Cuando aceptamos la palabra de Dios entonces somos el campo de la fe. Por favor, dejen que Cristo y su palabra entren en su vida. Dejen entrar la simiente de la palabra de Dios, dejen que germine, dejen que crezca. Dios hace todo, pero ustedes déjenlo hacer, dejen que Él trabaje en ese crecimiento.

Jesús nos dice que las simientes que cayeron al borde del camino, o entre las piedras y en medio de espinas, no dieron fruto.  Creo que con honestidad podemos hacernos la pregunta ¿Qué clase de terreno somos, que clase de terreno queremos ser?

Quizás a veces somos como el camino: escuchamos al Señor, pero no cambia nada en la vida, porque nos dejamos atontar por tantos reclamos superficiales que escuchamos. Yo les pregunto, pero no contesten ahora, cada uno contesta en su corazón. ¿Yo soy un joven, una joven atontado?  ¿O somos como el terreno pedregoso: acogemos a Jesús con entusiasmo, pero somos inconstantes ante las dificultades, no tenemos el valor de ir contracorriente? Cada uno contestamos en nuestro corazón ¿tengo valor o soy cobarde?  ¿O somos como el terreno espinoso: las cosas, las pasiones negativas sofocan en nosotros las palabras del Señor? (cf. Mt 13,18-22).

¿Tengo en mi corazón la costumbre de jugar a dos puntas y quedar bien con Dios y quedar bien con el diablo? ¿Quieres recibir la semilla de Jesús y a la vez regar las espinas y los yuyos que nacen en mi corazón? Cada uno en silencio se contesta. 

Hoy, sin embargo yo estoy seguro de que la simiente puede caer en buena tierra. ¡Escuchamos estos testimonios, como la simiente cayó en buena tierra! No padre, yo no soy buena tierra, soy una calamidad, estoy lleno de piedras de espinas y de todo. Sí puede que eso esté ahí arriba pero haz un pedacito, un cachito de buena tierra y deja que caiga allí y vas a ver cómo germina.

Yo sé que ustedes quieren ser buena tierra, cristianos en serio, no cristianos a medio tiempo, no cristianos «almidonados», con la nariz así que parecen cristianos  y en el fondo no hacen nada, no cristianos de fachada. Esos cristianos que son pura facha, sino cristianos auténticos.

Sé que ustedes no quieren vivir en la ilusión de una libertad chirle, que se deja arrastrar por la moda y las conveniencias del momento. Sé que ustedes apuntan a lo alto, a decisiones definitivas que den pleno sentido. ¿Es así o me equivoco? ¿Es así? Bueno si es así hagamos una cosa todos en silencio, miremos el corazón y cada uno dígale a Jesús que quiere recibir la semilla, dígale a Jesús; mira Jesús las piedras que hay, mira las espinas, mira los yuyos, pero mira este cachito de tierra que te ofrezco para que entre la semilla. En silencio dejamos entrar la semilla de Jesús. Acuérdense de este momento, cada uno sabe el nombre de la semilla que entró, déjenla crecer y Dios la va a cuidar.” (Mensaje del papa Francisco en la Jornada Mundial de la Juventud 2013)

Bienvenida

Nos reunimos en torno a la Palabra de Dios y a la Eucaristía de Jesucristo, la Palabra que se hizo carne y habitó entre nosotros.

La alegría del encuentro y el espacio de la fiesta no nos impedirá descubrir las dificultades de nuestra comunidad para vivir como cristianos y cristianas en medio de tantas tentaciones.

Antes de las lecturas

Queremos que la palabra de Dios de fruto abundante en cada uno de nosotros.
La escuchamos con la intención de apartar todo lo que impida llevarla a la práctica.

Lecturas bíblicas: Isaías 55, 10-11; Salmo 64,10-14; Romanos 8, 18-23; Mateo 13,1-23.

Oración universal

A cada intención respondemos: Cristo, Palabra del Padre, escúchanos.

-Por todos los que tienen la misión de sembrar la Palabra de Dios. Oremos…

-Por los habitantes de la Patria, que hemos celebrado un nuevo aniversario de la Independencia. Oremos…

-Por los que impiden el crecimiento de la Palabra de Dios en el pueblo. Oremos…

-Por nosotros, que queremos escuchar la Palabra y practicarla. Oremos…

-Al finalizar el Mundial de Fútbol, por la intención de Papa Francisco: que la práctica del deporte sea siempre ocasión de fraternidad y crecimiento humano. Oremos…

Presentacion de los dones

La cosecha del trigo y la recolección de las uvas nos recuerdan la fertilidad de la tierra. Así habrá de ser nuestras vidas fértiles para recibir la semilla de la Palabra y dar abundante fruto.

Comunión

La comunión es el alimento que nutre nuestros anhelos de construir un mundo inspirado en la abundancia de la Palabra de Dios y de los bienes de la creación.
Cantamos...

Envío

Discípulos misioneros y misioneras, somos enviados en medio de dificultades, tentaciones y contradicciones.

Pero sabemos que con la Palabra de Dios cumpliremos la misión que Él nos encomienda.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
Domingo 20 de julio. 16º domingo durante el año
UN DIOS RICO DE TIEMPO

20julioJesús compara el Reino de Dios con un campo en el que se mezcla el trigo y la cizaña, con un pequeño grano de mostaza que llega a ser una enorme planta y con la levadura que levanta la masa (Evangelio).

Conviene detenerse en la pregunta de los peones sorprendidos porque haya crecido mala hierba en el lugar donde se había plantado buena semilla:” ¿Cómo es que ahora hay mala semilla?”.

Es la misma pregunta y la misma urgencia de hoy. ¿Por qué tantas injusticias, tanta corrupción, tanta muerte evitable, tanta desocupación, tanto pecado? ¿No es hora que intervenga Dios - o alguien en su nombre - y arranque todo lo malo y perverso que nos rodea?

La separación definitiva ocurrirá un día; pero sólo cuando sea posible diferenciar bien quienes pertenecen al Reino y quienes son lo que hicieron el mal.

Así es posible descubrir a un Dios, rico de tiempo “en amor y fidelidad” (Salmo)  que enseñó “al pueblo que el justo debe ser amigo de los hombres” y al mismo tiempo llena a sus hijos e hijas “de esperanza, porque después del pecado, das lugar al arrepentimiento (1a.lectura).

El grano de mostaza que un hombre siembra en el campo y la levadura que una mujer mezcla en la masa precisan el sentido del reino anunciado por Jesús: comienza sin estridencias ni fanfarrias, es algo diminuto pero con capacidad de expandirse como un gran árbol hacia el cielo o de fermentar la masa del mundo.

Es una invitación a comenzarlo en la sencillez de la vida cotidiana, como lo hacen tantos varones y mujeres que, como voluntarios, ofrecen sus servicios en la comunidad cristiana y en otras tareas solidarias en el barrio, la ciudad y las ONG.

Porque “el actuar humano en la historia es de por sí significativo y eficaz para la instauración definitiva del Reino, aunque éste no deja de ser don de Dios, plenamente trascendente.

Este actuar, cuando respeta el orden objetivo de la realidad temporal y está iluminado por la verdad y por la caridad, se convierte en instrumento para una realización cada vez más plena e íntegra de la justicia y de la paz y anticipa en el presente el Reino prometido” (Compendio DSI,58. ver también: 49-55 , 383 y 578) Allí, finalmente, los justos y las justas brillarán como el sol (Evangelio).

Bienvenida

Una vez más nos encontramos. Jesús nos convoca para que en la Misa celebremos que llega a nosotros el Reino del Padre. Aparece casi sin darnos cuenta. Pero desde la fe lo encontramos a cada paso.

Antes de las lecturas

Al escuchar la Palabra de Dios tratemos de descubrir el Reino de Dios oculto en las parábolas de la cizaña y el trigo, del grano de mostaza y de la levadura en la masa.

Lecturas bíblicas: Sabiduría 12,13.16-19; Salmo 85,5-6.9-10.15-16a.; Romanos 8, 26-27; Mateo 13,24-43.

Oración universal

A cada intención respondemos: Espíritu de Dios, ven en nuestra ayuda....

-Para que la Iglesia, comunidad de cristianos y cristianas anuncie la presencia del Reino en medio de la vida cotidiana. Oremos...

-Para que la justicia de los gobernantes sea reflejo de la justicia de Dios. Oremos…

-Para que cada uno de nuestros amigos y amigan  reciban en sus vidas la siembra del Hijo de Dios. Oremos…

-Para que seamos testimonio de la alegría del Evangelio y signo viviente del amor de Cristo. Oremos…

Presentacion de los dones

Algo de pan, un poco de vino. Estas ofrendas tienen la sencillez del grano de trigo, la semilla de mostaza y la levadura en la masa. Nos recuerdan el comienzo del Reino de Dios. Luego serán el Cuerpo y la Sangre de Cristo, el Sembrador.

Comunión

En la comunión nos unimos con Jesús. Es el sembrador que ha plantado en nuestros corazones la buena semilla del Reino. Con él aprendemos “que el justo debe ser amigo de los hombres”.

Cantamos...

Envío

Somos enviados en medio del trigo y la cizaña, que también crece en nuestro corazón.

Pero el Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad. Por eso confiamos que, discípulos  misioneros y misioneras,   resplandeceremos como el sol en el Reino de nuestro Padre.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
Domingo 27 de julio. 17º domingo durante el año
EL TESORO, EL COMERCIANTE Y LA RED

27julioEste domingo se leen las tres últimas parábolas del capítulo 13 del Evangelio de Mateo, que no se encuentran en los otros evangelios y en las que Jesús compara el Reino de Dios con un tesoro escondido, un comerciante que busca una perla de  gran valor y a una red repleta al concluir la pesca.

El tesoro es encontrado por personas que lo consideran tan valiosos que no dudan en vender todo lo demás con tal de quedarse con ellos.

¿Cómo reaccionar hoy ante el encuentro con el Reino de Dios?

Primero es la alegría de algo que deslumbra y maravilla. Pero luego viene concretarlo: verdad, justicia, amor, paz, compromiso, fidelidad, reconciliación que se transparenta en la vida personal, en la familia, en el barrio, en los países, en el mundo.

Entonces la alegría no será efímera, sino que brotará como uno de los frutos del Espíritu.

"La primera parábola dice que Dios es como algo muy  valioso que nosotros podemos encontrar.
Haberlo encontrado a él, por pura gracia, porque él se deja encontrar, es hallar un tesoro, y si verdaderamente lo hemos encontrado, eso nos llena de gozo y nos damos cuenta que vale la pena entregarlo todo por ese tesoro.

Está escondido pero escondido en medio de las cosas de nuestra vida. Parece oculto, pero está a mano.
La segunda parábola en cambio, dice que Dios es como un comerciante.

Él no es la perla fina, sino un comerciante que anda buscando perlas finas.

Pero ¿cuáles son las perlas finas? Evidentemente somos nosotros, para sus ojos de Padre tenemos un inmenso valor. Por eso nos busca...

El Padre Dios nos ha comprado con un alto precio, la sangre preciosa de su propio Hijo” (Víctor M. Fernández).

La parábola de la red que recoge toda clase de peces es una réplica de la del trigo y la cizaña y se une a las anteriores porque así como el hombre decide en su libertad guardar o abandonar el tesoro del Reino de Dios, sólo al final de la historia aparecerán los que respondieron al llamado del Padre a “reproducir la imagen de su Hijo” (2a. Lectura).

Mientras tanto se necesita “un corazón comprensivo para discernir entre el bien y el mal”, como lo pide Salomón (1a.lectura), pero en este caso para descubrir cómo el Reino de Dios ya está misteriosamente presente en lo más valioso del reino de los hombres.

“Ser discípulos y misioneros de Jesucristo para que nuestros pueblos en Él tengan vida, nos lleva a asumir evangélicamente y desde la perspectiva del Reino las tareas prioritarias que contribuyen a la dignificación de todo ser humano, y a trabajar junto con los demás ciudadanos e instituciones en bien del ser humano” (Documento de Aparecida, 384).

Bienvenida

 Estamos reunidos porque queremos descubrir el valioso  tesoro del reino de Dios, que ya está misteriosamente presente en lo más valioso del reino de los hombres.

Antes de las lecturas

Dice el Salmo: “Yo he decidido cumplir tus palabras”. Por eso las escuchamos, porque “vale más que todo el oro y la plata”.

Lecturas bíblicas: 1 Reyes 3, 5-6a. 7-12; Salmo 118,57.72.76-77.127-130.; Romanos 8, 28-30; Mateo 13,44-52.

Oración universal

A cada intención respondemos: ¡Venga a nosotros tu Reino!

-Para que la Iglesia anuncie el tesoro del reino descubierto en los campos del mundo. Oremos…

-Para que los gobiernos encuentren la riqueza del servicio al bien común del pueblo. Oremos…

-Para que los necesitados y excluidos puedan recibir con alegría el Reino de Dios y su justicia. Oremos…

-Para que estemos entre los elegidos a reproducir la imagen de Jesucristo. Oremos…

Presentación de los dones

 A las ofrendas materiales unimos nuestra intención de trabajar para que todos podamos encontrar el Reino de Dios y su inmensa riqueza para bien de la humanidad.

Comunión

Recibimos a Jesús, el primogénito de muchos hermanos.

Nosotros somos los hermanos y hermanas llamados a reproducir la imagen del Hijo de Dios.

Cantamos...

Envío

Anunciar el Reino y vivirlo es una tarea comprometida y arriesgada.
A  nosotros, discípulos misioneros y misioneras, nos esperan dificultades y tensiones.

Pero “sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de los que lo aman, de aquellos que Él llamó según su designio.”

Nos despedimos cantando...

volver | subir
Domingo 3 agosto. 18º domingo durante el año
COMER UNA BUENA COMIDA

3agostoEl relato de la multiplicación de los panes y pescados tiene en Mateo un sentido muy amplio: A diferencia de las rígidas normas religiosas de la época que precisaban la pureza necesaria para las comidas, es una multitud heterogénea la que ahora puede participar del alimento.

El gesto de “partir el pan” recordaba a los que escuchaban el relato tres situaciones que aumentan en intensidad de significado: la acción del padre en la comida de la familia judía; la última cena de Jesús con sus amigos y la celebración de la eucaristía en la comunidad de Mateo.

Jesús, compadecido de la multitud, sana a los enfermos y les muestra un signo de saciedad y alegría (Evangelio). Así anticipa lo que tendrá que ocurrir en el reino de Dios, en la misma línea que las promesas del libro de Isaías: “Háganme caso y comerán buena comida, se deleitarán con sabrosos manjares” (1a. Lectura).

Sin embargo, esta imagen ideal no parece responder a la realidad actual. El hambre y la miseria aumenta junto con la acumulación de las riquezas y los bienes de la vida son destrozados en la cultura de la muerte.

Las tribulaciones, angustias, persecución, hambre, desnudez, peligros, y espadas presentes en los tiempos del Apóstol Pablo nos siguen acompañando, junto con la pregunta "¿Quién podrá separarnos del amor de Cristo?”.

De Él recibimos la fuerza para continuar sembrando las semillas del Reino, que pueden concretarse en la fe del pueblo,  la solidaridad del compartir, el triunfo sobre el pecado y todas sus consecuencias.

“En todo esto obtenemos una amplia victoria, gracia a Aquél que nos amó” (2a. Lectura).

Bienvenida

Estamos reunidos porque Jesús nos invita al banquete.
Nos alimenta con su palabra y multiplica para nosotros su Pan de vida.

Antes de las lecturas

Nos preparamos a escuchar la Palabra con un interrogante:
¿de verdad queremos alimentarnos y hacer que otros se alimenten?

Lecturas bíblicas: Isaías 55,1-3; Salmo 144,8-9.15-18; Romanos 8, 35.37-39; Mateo 14,13-21.

Oración universal

A cada intención respondemos: ¡Danos siempre de tu Pan!

-Para que la Iglesia, en medio de los problemas y dificultades de la vida contemporánea, anuncie a todos los pueblos la convocatoria al banquete de Dios. Oremos…

-Para que los Organismos internacionales respondan con planes concretos a resolver el problema de los que mueren por falta de justicia en la distribución de los alimentos que produce la tierra. Oremos…

-Para que todas las familias puedan compartir cada día el pan del diálogo, la solidaridad, el encuentro y el amor. Oremos…

-Para que cada uno de nosotros participe frecuentemente del Pan de Vida ya sea en el Sacramento de la Eucaristía o con la comunión espiritual. Oremos…

Presentación de los dones

A las ofrendas materiales unimos nuestra intención de trabajar para que todos podamos encontrar el pan de cada día y el alimento del Pan de Vida.

Comunión

Recibimos a Jesús, el Pan de Vida multiplicado en cada comunión.

Cantamos...

Envío

A pesar de las angustias, los problemas y las dificultades de nuestra próxima semana  ¿quién podrá separarnos del amor de Jesús?

Nos despedimos cantando...

volver | subir
 
Para rezar...

HIMNO LAUDES.
III DOMINGO TIEMPO ORDINARIO

Las sombras oscuras huyen,
ya va pasando la noche;
y el sol, con su luz de fuego,
nos disipa los temores.

Ya se apagan las estrellas
y se han encendido soles;
el rocío cae de los cielos
en el cáliz de las flores.

Las creaturas van vistiendo
 sus galas y sus colores,
porque al nacer nuevo día
hacen nuevas las canciones.

¡Lucero, Cristo, del alba,
que paces entre esplendores,
apacienta nuestras vidas
ya sin sombras y sin noches!

¡Hermoso Cristo, el Cordero
entre collados y montes! Amén.

volver | subir
Para rezar...

HIMNO VÍSPERAS
MIÉRCOLES PRIMERA SEMANA
TIEMPO ORDINARIO

Hora de la tarde,
fin de las labores,
Amo de las viñas,
paga los trabajos
de tus viñadores.

Al romper el día
nos apalabraste.
Cuidamos tu viña
del alba a la tarde.

ahora que nos pagas,
nos lo das de balde,
que a jornal de gloria
no hay trabajo grande.

Das al de la tarde
lo que al mañanero.
Son tuyas las horas
y tuyo el viñedo.

A lo que sembramos
dale crecimiento.
Tú que eres la viña,
cuida los sarmientos. Amén.

volver | subir
concurso
barrita
barrita
bajalibros
barrita
gonzalez
barrita
barrita
barrita
separador

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-5924 - paulinasred@paulinas.org.ar