ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
Por Pbro. Eduardo A. González.
volver
GUIONES LITÚRGICOS PARA EL MES DE JULIO 2018
   
-Domingo 1 de julio 2018 - 13º Domingo durante el año - Ciclo B

-Domingo 8 de julio 2018 - 14º Domingo durante el año - Ciclo B

-Domingo 15 de julio 2018 - 15º Domingo durante el año - Ciclo B
-Domingo 22 de julio 2018 - 16º Domingo durante el año - Ciclo B
-Domingo 29 de julio 2018 - 17º Domingo durante el año - Ciclo B
canciones
ir a guiones
volver | subir
1

1 de julio 2018 / 13º Domingo del tiempo ordinario

Jesús de Nazaret vuelve a la vida a una joven hija del jefe de la sinagoga. Todo ocurre ante un círculo muy íntimo: el padre, la madre y sus tres acompañantes, Pedro, Santiago y Juan. Una vez en pie, les hace notar que la vida continúa normalmente, por eso, hay que darle de comer. (Evangelio)

Así se pone una vez más de manifiesto  “que Dios no hizo la muerte...” (1a.lectura) y” cambia el luto en alegres danzas” (Salmo)

La joven vuelta a la vida nos recuerda que “el joven debe experimentar a Cristo como amigo personal que no falla nunca, camino de total realización. Con Él y por la ley del amor, camina al Padre común y a los hermanos. Así se siente verdaderamente feliz” (Puebla: Opción preferencial por los jóvenes 1183)

El amor y la generosidad de Dios y de su Hijo Resucitado fundamenta todas obras  solidarias que enfrentan a  todos los signos de muerte que como la miseria, o el hambre  presentes en la comunidad de Corinto (2a.lectura) y lo siguen estando también  hoy día, junto con otras situaciones de verdadero riesgo, como la droga y el enfrentamiento violento entre grupos y bandas.

“Con el paso de los años y la difusión progresiva de la Iglesia, el ejercicio de la caridad se confirmó como uno de sus ámbitos esenciales, junto con la administración de los sacramentos y el anuncio de la Palabra: practicar el amor hacia las viudas y los huérfanos, los presos, los enfermos y los necesitados de todo tipo, pertenece a su esencia tanto como el servicio de los Sacramentos y el anuncio del Evangelio” (Encíclica Deus caritas est, 22)

BIENVENIDA

Nos encontramos junto al Dios de la Vida.
Al celebrar la muerte y la Resurrección de Jesús, afirmamos su victoria sobre el pecado, la muerte y la destrucción humana.

Anunciamos su muerte y proclamamos su resurrección, hasta que vuelva.

ANTES DE LAS LECTURAS

Las lecturas bíblicas anuncian que Dios quiere la vida de sus hijos e hijas.
Por eso en el Evangelio Jesús dice a la joven muerta: “Yo te lo ordeno, levántate”.

Y para que la existencia de cada día pueda vivirse dignamente, los Corintios reciben las instrucciones de San Pablo para contribuir a las necesidades de los hermanos pobres.  

Lecturas bíblicas: Sabiduría 1,13-15.2,23-25; Salmo 29;2Corintios 8,7.9.13-15; Marcos 5,21-24.35-43. Más largo: 5,21-43..

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Te lo pedimos Padre y Dios de la Vida

-Por toda la Iglesia, para que la opción preferencial por los jóvenes sea una tarea cotidiana. Oremos…

-Por  los gobernantes de los pueblos,  para que escuchen el grito de los desposeídos y marginados. Oremos…

-Por los que sufren a causa de la muerte de personas cercanas en familiaridad y afecto, para que reciban nuestro consuelo y cercanía. Oremos…

-Por los difuntos y difuntas de nuestra comunidad, para que lleguen al encuentro de Jesús Resucitado, que dijo “Yo soy la resurrección y la vida”. Oremos…

-Por la intención del Papa Francisco: que los sacerdotes que viven con fatiga y en la soledad el trabajo pastoral se sientan confortados con la ayuda de la amistad con el Señor y con los hermanos

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Dice San Ireneo: “Es necesario que presentemos nuestra ofrenda a Dios y que le seamos gratos en todo, ofreciéndole con mente sincera, con fe sin mezcla de engaño, con firme esperanza, con amor ferviente, las primicias de su creación”.

COMUNIÓN

Dice San Ireneo: “Del mismo modo que el pan, fruto de la tierra, cuando recibe la invocación divina, deja de ser pan común y corriente y se convierte en eucaristía, compuesta de dos realidades, terrena y celestial, así también nuestros cuerpos, cuando reciben la eucaristía, dejan ya de ser corruptible, pues tienen la esperanza de la resurrección”.

Cantamos...

DESPEDIDA

Sabiduría 1,13-15.2,23-25; Salmo 29;2Corintios 8,7.9.13-15; Marcos 5,21-24.35-43. Más largo: 5,21-43.

Nos despedimos cantando...

volver | subir

liturgia

8 de julio 2018 / 14º Domingo del tiempo ordinario

Los profetas del Antiguo Testamento eran hombres y mujeres que interpretaban críticamente lo que ocurría en la historia del pueblo y cuál era el camino que Dios señalaba para ser fieles a la Alianza Pero podían ser escuchados o rechazados. (1a. lectura)

En medio de las dificultades, ellos podían decir “estamos hartos de desprecios” (Salmo)
También Jesús de Nazaret conoció  el rechazo de los suyos cuando visitó a su pueblo y a su familia y quedó asombrado de su falta de fe, que les impedía descubrirlo más allá de los lazos humanos y abrirse a los signos que realizaba en otros lugares. (Evangelio)

Las primeras comunidades de los cristianos y cristianas también se encontraron con  rechazos y dificultades.  Pablo de Tarso, el antiguo perseguidor experimentó en su vida “oprobios, privaciones, persecuciones...” porque todo lo que le ocurría lo fortalecía por amor de Cristo (2a.lectura)

Los “profetas” de nuestra época siguen teniendo el riesgo del rechazo. Quizás la misma comunidad a la que pertenecen no tiene en cuenta sus advertencias, lo margina o incluso los persigue y en casos extremos, los mata.

En 1979 decían los Obispos Latinoamericanos: “La conciencia de la misión evangelizadora de la Iglesia la ha llevado...a soportar en sus miembros la persecución y, a veces, la muerte, en testimonio de su misión profética. Sin duda, falta mucho por hacer, para que la Iglesia se muestre más unidad y solidaria.

El temor al marxismo impide a muchos enfrentar la realidad opresiva del capitalismo liberal. Se puede decir que, ante el peligro de un sistema claramente marcado por el pecado, se olvida denunciar y combatir la realidad implantada por otro sistema igualmente marcado por el pecado”. (Documento de Puebla, 92)

Estas afirmaciones se continúan en el Documento de Aparecida: “Nuestras comunidades llevan el sello de los Apóstoles y además, reconocen el testimonio cristiano de tantos hombres y mujerona que esparcieron en nuestra geografía las semillas del Evangelio, viviendo valientemente su fe, incluso derramando su sangre como mártires..

Con valentía, han perseverado en la promoción de los derechos de las personas, fueron agudos en el discernimiento crítico de la realidad a la luz de la enseñanza social de la Iglesia y creíbles por el testimonio coherente de sus vidas” (275).

La próxima canonización del obispo mártir Arnulfo Romero, defensor de los derechos humanos y de los pobres de El Salvador concreta en una persona el testimonio de tantos varones y mujeres que también son “mártires”, aunque nunca tengan una declaración canónica.

BIENVENIDA

Jesús de Nazaret quiere estar entre nosotros, la familia de los hijos y de las hijas de su Padre.
Queremos escuchar su palabra, y reunirnos en la mesa de la eucaristía. Queremos estar atentos a los signos de los tiempos que se convierten en desafíos para la construcción del Reino.

ANTES DE LAS LECTURAS

La Palabra de Dios llega hasta nosotros.

De cada uno depende aceptarla o rechazarla, encerrarnos en nuestra mentalidad o abrirnos a la presencia de quién era conocido en su pueblo, como “el carpintero”.

Lecturas bíblicas: Ezequiel 2,2-5; Salmo 122,1-4; 2 Corintios 12,7-10; Marcos 6,1-6a.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Divino Carpintero

-Por la Iglesia, llamada al anuncio y la denuncia profética, para que los rechazos y las persecuciones no le impidan cumplir la misión que le encomendaste. Oremos…

-Por los gobernantes y gobernados de nuestra patria, para que el próximo recuerdo de la independencia nacional nos ayuden a la entrega generosa en favor de la justicia social entre todos los habitantes de esta tierra. Oremos…

-Por los que sufren cansados y hartos de desprecios y burlas de los arrogantes y orgullosos, para que puedan decir como san Pablo: “cuando soy débil, soy fuerte”. Oremos…

-Unidos a la intención  de los obispos: que el aporte de los artistas a la cultura nos haga crecer en la contemplación de la belleza. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Presentamos el pan y el vino, fruto del trabajo y del esfuerzo de las manos, de las máquinas y de la tarea cotidiana de nuestro pueblo.

Se convertirán en el Cuerpo y la Sangre de Jesús, el que trabajó con sus manos en su pueblo de Nazaret.

COMUNIÓN

La comunión es el alimento que da fuerza de nuestra debilidad. Es la comida de la nueva familia de Jesús.

Cantamos...

ENVÍO

En medio de conflictos, dificultades y tristezas somos enviados.
No se nos promete el éxito.

Sólo necesitamos la compañía de Jesús de Nazaret, el carpintero resucitado.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

15 de julio 2018 / 15º Domingo del tiempo ordinario - Ciclo B

El Padre de Nuestro Señor Jesucristo nos ha elegido para formar una nueva familia de hijos e hijas unidos en su amor (2a.lectura)

Esa elección supone en algunos casos una misión concreta, como la encomendada a Amós: “Ve a profetizar a mi pueblo” (1a.lectura)

Jesús de Nazaret también elige y envía con total autoridad a los Doce.

Su misión no ha de brillar por el poder ni la riqueza. La pobreza esta representada por el sencillo bastón, las humildes sandalias y la única túnica.

Realizarán las mismas acciones de quien los envía: predicar, exhortar a la conversión, expulsar a los espíritus del mal y sanar a los enfermos. (Evangelio)

Proclamarán lo que dice el Señor: “promete la paz para su pueblo y sus amigos...El amor y  la Verdad se encontrarán, la Justicia y la Paz se abrazarán” (Salmo)

La misión que Jesús encomendó a los Doce y a los demás discípulos ha de ser continuada hoy por la Iglesia

Homilía de Benedicto XVI: “En el Evangelio de este domingo, Jesús toma la iniciativa de enviar a los apóstoles en misión (...) El hecho de que Jesús llame a algunos discípulos a colaborar directamente en su misión, manifiesta un aspecto de su amor: no desdeña la ayuda que otros hombres puedan aportar a su obra; conoce sus límites, sus debilidades, pero no los desprecia, es más, les confiere la dignidad de ser sus enviados. Jesús los envía de dos en dos y les da instrucciones (...) La primera atañe al espíritu de desapego: los apóstoles no pueden estar apegados al dinero y a las comodidades. Jesús advierte también a los discípulos de que no siempre serán bien acogidos: a veces los rechazarán; incluso podrían ser perseguidos. Pero no tienen que impresionarse: deben hablar en nombre de Jesús y predicar el Reino de Dios, sin preocuparse por tener éxito (...) El éxito se lo dejan a Dios.

La primera lectura nos presenta la misma perspectiva, mostrándonos que, a menudo, los enviados de Dios no son bien recibidos. Es el caso del profeta Amós, (...) que predica con gran energía contra las injusticias, denunciando sobre todo los abusos del rey y de los potentes, abusos que ofenden al Señor y hacen vanos los actos de culto. (...) Por tanto, ya sea aceptado o rechazado, Amós seguirá profetizando y predicando lo que Dios dice y no lo que los hombre quieren escuchar. Este sigue siendo el mandato de la Iglesia, que no predica lo que los poderosos quieren que les digan. Su criterio es la verdad y la justicia, aún en contra de los aplausos y los poderes humanos”.

La otra indicación muy importante del pasaje evangélico es que los Doce no pueden contentarse con predicar la conversión: la predicación tiene que estar acompañada, según las instrucciones y el ejemplo de Jesús, por la curación de los enfermos. Curación corporal y espiritual. Jesús habla de la curación concreta de las enfermedades (...) y de purificar la mente humana,(...) de limpiar los ojos del alma que están oscurecidos por la ideología y por eso no pueden ver a Dios. No pueden ver la verdad y la justicia (...) La misión apostólica tiene que abarcar siempre los dos aspectos de predicación de la palabra de Dios y de manifestación de su bondad con gestos de caridad, de servicio y de entrega.

El Señor llama a todos, distribuyendo diversos dones para diversas tareas en la Iglesia. Llama al sacerdocio y a la vida consagrada, y llama al matrimonio y al compromiso como laicos en la Iglesia y en la sociedad (...) Dos vías complementarias que se iluminan, se enriquecen recíprocamente y juntas enriquecen a la comunidad (...) El Señor siembra con abundancia sus dones, llama a seguirlo y a prolongar su misión en nuestra época”. (Benedicto XVI – Homilía del Domingo 15 Durante el año – 2012).

BIENVENIDA

Somos la familia de Jesús. Nos ha reunido su Padre que nos ha elegido en Él antes de creación del mundo. Somos la Iglesia enviada a continuar su mensaje, sus palabras y su obra.

ANTES DE LAS LECTURAS

Porque creemos en la Palabra de la verdad, escuchamos la Buena Noticia de la Salvación.

Lecturas bíblicas: Amós 7,12-15; Salmo 84,9ab.10-14; Efesios 1,3-14; Marcos 6,7-13.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Padre de Nuestro Señor Jesucristo

-Para que el Papa y los Obispos, sucesores de los Apóstoles anuncien el mensaje de Jesús con sencillez, pobreza y libertad. Oremos…

-Para que los responsables políticos y sociales se dejen interpelar por las palabras de Jesús y la Doctrina social de la Iglesia. Oremos…

-Para que los enfermos reciban la atención médica necesaria y la compañía de los agentes de la Pastoral de la Salud. Oremos…

-Para que cada uno de nosotros cumpla la misión que Jesús nos encomienda en el mundo. Oremos…

-Por nuestros amigos y amigas con motivo de la celebración de su día, que también ellos puedan seguir a Jesús, nuestro Buen Amigo. Oremos...

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

El Salmo dice: “El mismo Señor nos dará sus bienes y nuestra tierra producirá sus frutos”.

Nuestras ofrendas son los dones del Señor, fruto de la tierra y del trabajo humano.

COMUNIÓN

El mayor don que nos ha dado el Padre del cielo es su Hijo muy querido.

Lo recibimos en la comunión, el alimento de los que somos llamados a una comunidad de amor y de misión.

Cantamos...

ENVÍO

Como los Doce, también nosotros, discípulos misioneros y misioneras somos enviados.

La misa termina, la misión comienza.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

22 de julio 2018 / 16º Domingo del tiempo ordinario - Ciclo B

El texto del Evangelio de Marcos que recuerda la invitación de Jesús a sus enviados para ir en barca a un lugar desierto y el encuentro con la muchedumbre que estaba como “ovejas sin pastor” prepara el relato de la multiplicación de los panes y la enseñanza sobre “el pan de vida” que la liturgia presentará los próximos domingos desde la perspectiva del Evangelio de Juan.

La “compasión” de Jesús por la muchedumbre es más que un sentimiento humano. El Antiguo Testamento lo pone como atributo de Dios, que como “pastor” conduce a cada oveja al descanso en las praderas abundantes de pastos y vertientes de aguas tranquilas que reparan las fuerzas. (Salmo)

La imagen del Señor-Pastor se contrapone a la de los malos pastores que dispersan las ovejas y no se ocupan de sus necesidades (1a.lectura)

Los “pastores” del pueblo de Israel son las autoridades religiosas y los dirigentes políticos, entre los que sobresale el rey y los sumos sacerdotes, aunque sin una distinción tan clara como la de nuestra época. Según su comportamiento serán “buenos” o “malos” es decir, conductores justos que atienden al pueblo o injustos aprovechados y explotadores.

La primera acción de Jesús frente al abandono de la multitud es estar con ellos “enseñándoles largo rato”. Jesús se convierte en Buen Pastor porque es un auténtico Maestro.

Sus sentimientos, actitudes y mensajes son también hoy advertencia para todo tipo de autoridad y al mismo tiempo indicación para que busquemos y acudamos a Él como lo hicieron los que pudieron verlo y escucharlo.

“La segunda lectura muestra la obra final del  buen pastor. Cristo consigue -ciertamente sólo gracias a la entrega de su vida, en virtud de  su muerte- reunir al rebaño que hasta entonces estaba separado en dos partes.

Pero Pablo pone aquí todo el acento en la manera en que lapazse realiza: el pastor  hace de su propio cuerpo, en la cruz, el lugar de la batalla decisiva, en la que el cuerpo  desgarrado se convierte precisamente en el cuerpo entregado por todos que funda y  garantiza la unidad.

Otra tiranía queda abolida: «La Ley con sus mandamientos y reglas»,  cuya multiplicidad fragmentaba, rompía la vida de los hombres. De ahora en adelante reina  la paz gracias al único amor del que en la cruz y en la Eucaristía se ha convertido en el  reconciliador, impotente y sin embargo todopoderoso, de toda división entre los hombres.” (Hans Urs von Balthasar)

BIENVENIDA

Igual que la muchedumbre que acudía a encontrarse con Jesús, también nosotros nos reunimos porque lo reconocemos como nuestro Pastor, nuestro Maestro, el que viene a proclamar  la Buena Nueva de la reconciliación y la paz

ANTES DE LAS LECTURAS

Jesús como auténtico Maestro pasaba largo tiempo enseñando a la multitud.

La enseñanza de la Palabra de Dios llega hasta nosotros que somos su Pueblo,  las ovejas de su rebaño.

Lecturas bíblicas: Jeremías 23,1-6; Salmo 22,1-6; Efesios 2,13-18; Marcos 6,30-34.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Pastor y Maestro

-Por los Pastores de la Iglesia, para que conduzcan al Pueblo de Dios derribando los muros de la enemistad, restableciendo la paz y reconciliando con misericordia. Oremos…

-Por los pueblos que por el descuido de los dirigentes religiosos, políticos y sociales son como ovejas sin pastor, para que se unan en acciones que resuelvan sus crisis y sus dificultades. Oremos…

-Por los que esperan una palabra de aliento o una educación esmerada, para que los planes de enseñanza los ayuden al desarrollo personal y social, civil y religioso. Oremos…

-Por los bautizados y bautizadas, miembros del rebaño de Dios, para que sepamos seguir siempre al único Pastor, y seamos sus auténticos discípulos  misioneros y misioneras. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Para poder presentar el pan y el vino, fruto de la tierra y del trabajo del hombre y de la mujer,  se necesita la fertilidad del suelo y una  paz  que permita la tarea cotidiana.

Así podrán ser el Cuerpo del Señor que restableció la paz entre los pueblos.

COMUNIÓN

Jesús, nuestro buen Pastor prepara una mesa para nosotros.
Allí recibimos su Cuerpo y su Sangre.

Es la máxima expresión del amor crucificado que nos reconcilia con Dios y restablece la paz.

Cantamos...

ENVÍO

Como las muchedumbres que buscaban a Jesús, nos hemos encontrado con Él.
Por eso somos enviados a anunciar la Buena Noticia de la Paz a todos los hombres, también a quienes nos rodean en la convivencia cotidiana.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

29 de julio 2018 / 16º Domingo del tiempo ordinario - Ciclo B

El relato de la multiplicación de los panes, el sermón del Pan de Vida y su conclusión con la afirmación de fe de Simón Pedro que se encuentra a lo largo del capítulo 6 del Evangelio de san Juan ha sido dividido para la proclamación litúrgica de la Misa en cinco domingos consecutivos.

Es conveniente tener en cuenta la dimensión de todo el capítulo y su movimiento narrativo aunque se comente en particular la unidad de cada domingo.

La unidad presenta un hecho (este Domingo 17) que luego será calificado de “signo” (18º), un discurso de auto-revelación en el que Jesús se manifiesta como “pan de vida” (19º) ampliado a un sentido eucarístico (20º) para un dialogo-debate conclusivo sobre el discipulado (21º).

La multitud que acaba de ser alimentada por Jesús con un signo tan admirable no duda en reconocerlo como “el Profeta que debía de venir al mundo”.

Es posible que recordaran que Eliseo, uno de los antiguos profetas había repartido unos pocos panes de cebada entre cien personas porqué así había dicho el Señor “Comerán y sobrará” (1a.lectura)

“Los discípulos razonan en términos de “mercado”, pero Jesús, a la lógica de comprar la sustituye con la del dar. Las dos lógicas, la del comprar y la del dar. Y así, Andrés, otro de los apóstoles, hermano de Simón Pedro, presenta a un joven que pone a disposición todo lo que tiene: cinco panes y dos peces; pero seguro --dice Andrés-- no son nada para esa multitud (cfr v. 9).

Pero Jesús esperaba precisamente esto. Ordena a los discípulos que hagan sentarse a la gente, después tomó esos panes y esos peces, dio gracias al Padre y los distribuyó (cfr v. 11).

Estos gestos anticipan los de la Última Cena, que dan al pan de Jesús su significado más profundo y verdadero. El pan de Dios y Jesús mismo. Haciendo la Comunión con Él, recibimos su vida en nosotros y nos hacemos hijos del Padre celeste y hermanos entre nosotros.

Haciendo la Comunión nos encontramos con Jesús realmente vivo y resucitado. Participar en la Eucaristía significa entrar en la lógica de Jesús, la lógica de la gratuidad, del compartir. Y aunque seamos pobres, todos podemos dar algo.

“Hacer la Comunión” significa también obtener de Cristo la gracia que nos hace capaces de compartir con los otros lo que somos y lo que tenemos.

La multitud se conmueve por el prodigio de la multiplicación de los panes, pero el don que Jesús ofrece es plenitud de vida para el hombre hambriento.

Jesús sacia no solo el hambre material, sino esa más profunda, el hambre del sentido de la vida, el hambre de Dios. Frente al sufrimiento, la soledad, la pobreza y las dificultades de tanta gente, ¿qué podemos hacer nosotros?

Lamentarse no resuelve nada, pero podemos ofrecer ese poco que tenemos. Seguramente tenemos alguna hora de tiempo, algún talento, alguna capacidad…

¿Quién de nosotros no tiene sus “cinco panes y dos peces”? Si estamos dispuestos a ponerlos en las manos del Señor, bastarán para que en el mundo haya un poco más de amor, de paz, de justicia y de alegría.

¡Cuánto es necesaria la alegría en este mundo! Dios es capaz de multiplicar nuestros pequeños gestos de solidaridad y hacernos partícipes de su don.” (Francisco, Angelus del 26 de julio de 2015) “La segunda lectura remite a la verdadera multiplicación de los panes de Jesús, la de su cuerpo en la Eucaristía, al igual que la promesa de ésta en Juan sigue inmediatamente también al milagro de la multiplicación de los panes y los peces.

La aparente insignificancia de un trozo de pan se convierte en la sobreabundancia de la autodonación del cuerpo de Jesús, que sacia a los que lo comen, pero no individualmente, sino uniéndolos a todos en un solo Espíritu, que se muestra en que todos participan en la humildad, amabilidad y paciencia de Jesús, lo que les hace participar también como verdaderos cristianos en la fuerza milagrosa de Cristo, que puede unir al mundo hambriento y desesperado en «una sola esperanza» en un «único Dios y Padre de todos» (Von Balthasar)

La explicación del signo de la multiplicación requerirá de un largo y dificultoso diálogo entre Jesús y el pueblo hasta que Simón Pedro le confiese: “Señor... tú tienes palabra de Vida eterna” (Juan 6,68)

Hoy nos dice que lo pobre y lo pequeño no sólo no impide la acción de Dios, en cierto sentido parece preferirla.

BIENVENIDA

Como la multitud que acudía a ver a Jesús, nosotros nos reunimos porque queremos celebrar la Misa del domingo, su Pascua, la fiesta de los bienes compartidos, la fiesta del Pan de Vida.

ANTES DE LAS LECTURAS

Necesitamos el pan de cada día.
Necesitamos también el pan de la palabra que sale de la boca de Dios.

Es el momento de alimentarnos.

Lecturas bíblicas: 2 Reyes 4,42-44; Salmo 144,10-11.15-18, Efesios 4,1-6, Juan 6,1-15

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Dios y Padre de todos nosotros

-Para que el amor de la Iglesia reproduzca el milagro del alimento solidario y compartido. Oremos…

-Para que los organismos internacionales acentúen su lucha contra el hambre en el mundo. Oremos…

-Para que tengamos el pan de cada día y el trabajo digno para comprarlo. Oremos…

-Para que los cristianos y cristianas nos encontremos en torno a la mesa de la Palabra y del único Pan de Vida. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Pocas cosas hicieron posible el signo de Jesús: un niño solidario, tres panes de cebada que era el alimento de los pobres, dos pescados secos. Ese poco se hizo comida de muchedumbre.
Nuestros dones son sencillos: algunas hostias, un poco de vino.

También lo poco se convertirá en alimento de multitud, la comida del Pan de Vida.

COMUNIÓN

La pregunta de Felipe “¿dónde compraremos pan para darles de comer?” tiene una respuesta  en el amor de Jesús que nos invita a su mesa para comer el  Pan de Vida, y unirnos en un solo Cuerpo y en solo Espíritu.

Cantamos...

DESPEDIDA

La carta a los Efesios es un programa para la semana que comienza: “con mucha humildad, mansedumbre y paciencia, sopórtense mutuamente por amor.”

Nos despedimos cantando...

volver | subir
publicidad
opeka
barrita
1
barrita
barrita
1
barrita
 
gonzalez
barrita
vocacional
barrita
bajalibros
barrita
vivienda
barrita
teologia
barrita
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-5924 - revista@familiacristiana.org.ar