ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
Por Pbro. Eduardo A. González.
volver
GUIONES LITÚRGICOS PARA EL MES DE JULIO 2017
   

-Domingo 2 de julio 2017 - 13º durante el año - Ciclo A

-Domingo 9 de julio 2017 - 14º durante el año - Ciclo A
-Domingo 16 de julio 2017 - 15º durante el año - Ciclo A
-Domingo 23 de julio 2017 - 16º durante el año - Ciclo A
-Domingo 30 de julio 2017 - 17º durante el año - Ciclo A
canciones
ir a guiones
volver | subir

liturgia

2 de julio 2017 / 13º Domingo durante el año - Ciclo A

El texto del Evangelio puede separarse en dos partes.

La primera  muestra a Jesús exigente porque se han establecido nuevos vínculos entre la familia de sus seguidores, dónde el absoluto es Él mismo, y todos lo demás – familia humana, bienestar económico e incluso la propia vida - queda subordinado.

“Estemos seguros de que encontraremos lucha, sufrimiento y dolor, pero si poseemos de verdad la fe, no nos consideraremos nunca desgraciados: también con penas e incluso con calumnias, seremos felices con una felicidad que nos impulsará a amar a los demás, para hacerlos participar de nuestra alegría sobrenatural.

Es la fe en Cristo, muerto y resucitado, presente en todos y cada uno de los momentos de la vida, la que ilumina nuestras conciencias, incitándonos a participar con todas las fuerzas en las vicisitudes y en los problemas de la historia humana.” (San Josemaría  Escrivá de Balaguer).

La segunda parte es la identificación de los enviados, los profetas, los justos y los pequeños discípulos con el mismo Jesús y con el Padre, y una recompensa que ya no es el hijo tan deseado (1a. Lectura) sino poder cantar “eternamente el amor del Señor” (Salmo) porque “viviremos con Él” (2a.lectura).

BIENVENIDA

Al reunirnos, saludarnos y recibirnos mutuamente somos también recibidos por Jesús. Él nos dice: “El que los recibe a ustedes, me recibe a mí. El que me recibe a mí, recibe a Aquél que me envió”.

ANTES DE LAS LECTURAS

Dios quiere la vida.
Por eso el Profeta Eliseo anuncia al matrimonio que lo hospeda la presencia de un hijo
Pablo asegura que llevaremos la vida nueva de los resucitados.
Jesús promete que la vida perdida por su causa, será definitivamente encontrada.
Entonces será de cada uno de nosotros la frase del Salmo: “Cantaré eternamente el amor del Señor”.

Lecturas bíblicas: 2 Reyes 4,8-11.14-16a; Salmo 88,2-3.16-19; Romanos 6,3-4.8-11; Mateo 10,37-42.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Dios de la vida.

-Por la Iglesia, la familia de Jesús, para que sea la comunidad del amor y la hospitalidad. Oremos…

-Por nuestros gobernantes, para que protejan con leyes justas la vida y los derechos humanos. Oremos…

-Por los que se encuentran en situaciones de riesgo, para que encuentren sentido y solución a sus dificultades. Oremos…

-Por los que viven la solidaridad cotidiana, para que reciban la recompensa prometida por Jesús. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Llevamos al altar las alegrías y los cansancios de la vida que se pierde en la entrega del amor y se encontrará transformada junto al Señor Resucitado.

COMUNIÓN

Recibimos a Jesús, el Resucitado.
La comunión es anticipo, porque “creemos que también viviremos con Él”.

Cantamos...

ENVÍO

Al concluir la misa nos despedimos para continuar proclamando la fidelidad y el amor eterno del Dios de la Vida.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

9 de julio 2017 / 14º domingo durante el año - Ciclo A

La alabanza de Jesús al Padre proviene en primer lugar del rechazo de la obra salvadora por parte  de los “sabios y prudentes”, que probablemente son los intelectuales de las escuelas rabínicas, principales exponentes de la cultura religiosa. Poco antes había recriminado a los críticos de Juan el Bautista y a las ciudades de Corozaín y Betsaida,  por su falta de conversión ( ver Mateo 11,7-24).

Lo que parece un fracaso es en realidad el verdadero camino: desde los “pequeños” comienza la auténtica revelación del Padre (Evangelio).

Estos “pequeños” son los “pobres”, los considerados “pecadores” por los fariseos, los “simples”, casi “simplotes” en el vocabulario de la época.

Son también quienes se encuentran “afligidos y agobiados” y a quienes Jesús llama para aliviarlos y para enseñarles el verdadero consuelo con su ejemplo de paciencia y humildad de corazón. Es el “el rey humilde” que trae la paz a los pueblos (1a.lectura).

La verdadera sabiduría no es “obra de la “carne”, es decir, la autosuficiencia y el orgullo; sino la que viene del “Espíritu de Dios” que habita en nosotros (2a.lectura).

Los pobres y sencillos en América Latina expresan su fe en el contexto de la religión del pueblo con una sabiduría propia, que es espiritualidad popular.

“Esta mística popular es una verdadera espiritualidad encarnada en la cultura de los sencillos. No está vacía de contenidos sino que los descubre y expresa más por la vía simbólica que por el uso de la razón instrumental. ¡No coartemos ni pretendamos controlar esta fuerza misionera!” (Francisco: La alegría del Evangelio, 124).

BIENVENIDA

Nuestro encuentro tiene un motivo central: Anunciar la muerte del Señor, y proclamar su resurrección hasta que vuelva.
El Espíritu Santo que resucitó a Jesús también dará vida a nuestros cuerpos mortales.

Habita en nosotros para que nuestra pobreza y sencillez nos permita abrirnos a la presencia. del Padre.

ANTES DE LAS LECTURAS

Las lecturas de hoy nos muestran algo extraño para nuestra cultura acostumbrada al éxito y al triunfo. Dios se revela a los sencillos y manifiesta su fuerza en la debilidad.

Lecturas bíblicas: Zacarías 9,9-10; Salmo 144,1-2.8-11.13c-14; Romanos 8,9.11-13; Mateo 11,25-30.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Rey de la Paz, escúchanos

-Por la Iglesia, para que anuncie el Evangelio con sencillez y pobreza. Oremos…

-Por los pobres, para que reciban la alabanza de continuar recibiendo la revelación del Padre. Oremos…

-Por los enfermos, los afligidos y agobiados, para que encuentre alivio en sus dificultades. Oremos…

-En el Día de la Independencia, para que según la intención de los Obispos argentinos,  nuestro país pueda desarrollar las economías regionales como expresión de un verdadero federalismo, respetando las etnias y culturas. Oremos…

-Por la intención evangelizadora de Papa Francisco por nuestros hermanos que se han alejado de la fe, para que, a través de nuestra oración y el testimonio evangélico, puedan redescubrir la cercanía del Señor misericordioso y la belleza de la vida cristiana. Oremos...

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Con la sencillez del pan, del vino y de todas las obras de nuestras manos nos presentamos para alabar y bendecir a nuestro Padre que se revela a los pequeños.

COMUNIÓN

La comunión es invitación de Jesús: “Vengan a mi todos los que están afligidos y agobiados. Yo los aliviaré.

Cantamos...

ENVÍO

Podemos recordar como mensaje para la semana las palabras del Señor: Aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

16 de Julio de 2017 / 15º domingo durante el año - Ciclo A

El Capítulo 13 del Evangelio de Mateo que se lee fragmentado en estos tres domingos consecutivos, agrupa siete parábolas referidas al Reino de Dios. El autor las recopiló teniendo en cuenta la situación que vivía la comunidad cristiana, alrededor del año 80  a la que pertenecía, y la discusión con los adversarios del ambiente fariseo.

El tema de la “cosecha” representa los últimos tiempos y en la parábola del sembrador se explican las dificultades para que sea posible un buen rendimiento, porque no siempre el campo está bien preparado (Evangelio).

También hoy las dificultades vuelven a repetirse: los valores del Reino de Dios pueden ser obstaculizados por los proyectos y decisiones injustas que parten del corazón y se instalan en la sociedad política y económica; por un sentimentalismo religioso falto de convicciones; por la persecución directa o solapada y finalmente por las preocupaciones del mundo que llevan al pecado, y la tentación de la riqueza que aparece como el ídolo principal en el “imperialismo internacional del dinero”(Pio XI).

Cuando la Palabra de Dios fructifica se realiza el anuncio de Isaías: “mi Palabra...realiza todo lo que yo quiero y cumple la misión que le encomendé” (1 Lectura).

Las dificultades presente no pueden ahogar la espera de la manifestación de los hijos y de las hijas de Dios, que no sólo es expectativa de la familia humana sino dolorosa gestación de toda la creación (2a. Lectura).

“Esta parábola nos habla hoy a cada uno de nosotros, como hablaba a quienes se la escuchaban a Jesús hace dos mil años. Nos recuerda que nosotros somos el terreno en donde el Señor arroja incansablemente la semilla de su palabra y de su amor.

¿Con qué disposiciones le acogemos? Podemos plantearnos la pregunta: ¿cómo es nuestro corazón?, ¿a qué terreno se asemeja?: ¿a un camino, a un pedregullo, o a una zarza?

Depende de nosotros que nos volvamos un terreno bueno y sin espinas ni piedras, pero preparado y cultivado con cuidado, para que pueda traer buenos frutos para nosotros y para nuestros hermanos.

Y nos hará bien no olvidarnos que también nosotros somos sembradores. Dios siembra semillas buenas y también aquí podemos hacernos la pregunta: ¿Qué tipo de semilla sale de nuestro corazón y de nuestra boca? Nuestras palabras pueden hacer mucho bien y también tanto mal; pueden curar y pueden herir; pueden animar o pueden deprimir. Hay que recordarse: lo que cuenta no es lo que entra pero lo que sale de la boca y del corazón.

La Virgen nos enseñe con su ejemplo a recibir la Palabra, custodiarla y hacerla fructificar en nosotros y en los otros (Francisco: Angelus del 13 de julio de 2014).

BIENVENIDA

Nos reunimos en torno a la Palabra de Dios y a la Eucaristía de Jesucristo, la Palabra que se hizo carne y habitó entre nosotros. La alegría del encuentro y el espacio de la fiesta no nos impedirá descubrir las dificultades de nuestra comunidad para vivir como cristianos y cristianas en medio de tantas tentaciones.

ANTES DE LAS LECTURAS

Queremos que la palabra de Dios de fruto abundante en cada uno de nosotros.

La escuchamos con la intención de apartar todo lo que impida llevarla a la práctica.

Lecturas bíblicas: Isaías 55, 10-11; Salmo 64,10-14; Romanos 8, 18-23; Mateo 13,1-23.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Cristo, Palabra del Padre, escúchanos

-Por todos los que tenemos  la misión de sembrar la palabra de Dios. Oremos…

-Por los que leen la Palabra de Dios contenida en la Biblia. Oremos…

-Por los que impiden el crecimiento de la Palabra de Dios en el pueblo. Oremos…

-Por nosotros, que queremos escuchar la Palabra y practicarla. Oremos…

 

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

La cosecha del trigo y la recolección de las uvas nos recuerdan la fertilidad de la tierra. Así habrá de ser nuestras vidas fértiles para recibir la semilla de la Palabra y dar abundante fruto.

COMUNIÓN

La comunión es el alimento que nutre nuestros anhelos de construir un mundo inspirado en la abundancia de la Palabra de Dios y de los bienes de la creación.

Cantamos...

ENVÍO

Discípulos misioneros y misioneras, somos enviados en medio de dificultades, tentaciones y contradicciones.

Pero sabemos que con la Palabra de Dios cumpliremos la misión que Él nos encomienda.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

23 de julio de 2017 / 116º domingo durante el año - Ciclo A

Jesús compara el Reino de Dios con un campo en el que se mezcla el trigo y la cizaña, con un pequeño grano de mostaza que llega a ser una enorme planta y con la levadura que levanta la masa (Evangelio).

En la explicación que da Jesús, el trigo son los que pertenecen al Reino, la cizaña los que pertenecen al Maligno, que es el Anti-Reino. Es decir, somos nosotros.

“¿Creen ustedes que la cizaña se encuentra sólo entre los de abajo no entre los que están arriba? ¿Creen que la cizaña no puede subir hasta los presbiterios?

Yo les aseguro que también en los presbiterios se encuentra trigo y cizaña; y entre los fieles hay trigo y hay cizaña” (San Agustín S. 73,3-4)

Conviene detenerse en la pregunta de los peones sorprendidos porque haya crecido mala hierba en el lugar donde se había plantado buena semilla:” ¿Cómo es que ahora hay mala semilla?”.

Es la misma pregunta y la misma urgencia de hoy. ¿Por qué tantas injusticias, tanta corrupción, tanta muerte evitable, tanto desocupación, tanto pecado?¿ No es hora que intervenga Dios - o alguien en su nombre - y arranque todos los malos y perversos que nos rodean?

La separación definitiva ocurrirá un día; pero sólo cuando sea posible diferenciar bien quienes pertenecen al Reino y quienes son lo que hicieron el mal, porque pertenecían al Anti-Reino.

“El tiempo es superior al espacio…La parábola del trigo y la cizaña (cf. Mt 13,24-30) grafica un aspecto importante de la evangelización que consiste en mostrar cómo el enemigo puede ocupar el espacio del Reino y causar daño con la cizaña, pero es vencido por la bondad del trigo que se manifiesta con el tiempo.”(Francisco: La alegría del Evangelio, 225).

Así es posible descubrir a un Dios, rico de tiempo “en amor y fidelidad” (Salmo)  que enseñó “al pueblo que el justo debe ser amigo de los hombres” y al mismo tiempo llena a sus hijos e hijas “de esperanza, porque después del pecado, das lugar al arrepentimiento (1a.lectura) “Entonces puede suceder que los que hoy son cizaña, mañana sean trigo” (san Agustín).

El grano de mostaza que un hombre siembra en el campo y la levadura que una mujer mezcla en la masa precisan el sentido del reino anunciado por Jesús: comienza sin estridencias ni fanfarrias, es algo diminuto pero con capacidad de expandirse como un gran árbol hacia el cielo o de fermentar la masa del mundo.

Es una invitación a comenzarlo en la sencillez de la vida cotidiana, como lo hacen tantos varones y mujeres que, como voluntarios, ofrecen sus servicios en la comunidad cristiana y en otras tareas solidarias en el barrio, la ciudad y las ONG.

BIENVENIDA

Una vez más nos encontramos. Jesús nos convoca para que en la Misa celebremos que llega a nosotros el Reino del Padre. Aparece casi sin darnos cuenta. Pero desde la fe lo encontramos a cada paso.

ANTES DE LAS LECTURAS

Al escuchar la Palabra de Dios tratemos de descubrir el Reino de Dios oculto en las parábolas de la cizaña y el trigo, del grano de mostaza y de la levadura en la masa.

Lecturas bíblicas: Sabiduría 12,13.16-19; Salmo 85,5-6.9-10.15-16a.; Romanos 8, 26-27; Mateo 13,24-43.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Espíritu de Dios, ven en nuestra ayuda

-Para que la Iglesia, comunidad de cristianos y cristianas anuncie la presencia del Reino en medio de la vida cotidiana. Oremos…

-Para que la justicia de los gobernantes sea reflejo de la justicia de Dios. Oremos…

-Para que cada uno de nuestros amigos y amigas  reciban en sus vidas la siembra del Hijo de Dios. Oremos…

-Para que seamos testimonio de la alegría del Evangelio y signo viviente del amor de Cristo. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Algo de pan, un poco de vino. Estas ofrendas tienen la sencillez del grano de trigo, la semilla de mostaza y la levadura en la masa. Nos recuerdan el comienzo del Reino de Dios. Luego serán el Cuerpo y la Sangre de Cristo, el Sembrador.

COMUNIÓN

En la comunión nos unimos con Jesús. Es el sembrador que ha plantado en nuestro mundo la buena semilla del Reino. Con él aprendemos “que el justo debe ser amigo de los hombres”.

Cantamos...

ENVÍO

Somos enviados para ser trigo en el mundo. Corremos el riesgo de ser cizaña.
Pero el Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad.
Por eso confiamos que, discípulos  misioneros y misioneras,   resplandeceremos como el sol en el Reino de nuestro Padre.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

30 de julio 2017 / 17º domingo durante el año - Ciclo A

Este domingo se leen las tres últimas parábolas del capítulo 13 del Evangelio de Mateo, que no se encuentran en los otros evangelios y en las que Jesús compara el Reino de Dios con un tesoro escondido, un comerciante que busca una perla de  gran valor y a una red repleta al concluir la pesca.

“Jesús no se preocupa en explicar que es ''el reino', aunque lo anuncie desde el comienzo de su Evangelio. Sin embargo, no lo muestra directamente, sino siempre de reflejo. 'Prefiere darlo a entender, con parábolas y semejanzas especialmente mediante la revelación de sus efectos: el reino de los cielos es capaz de cambiar el mundo, como la levadura escondida en la masa.

Y ambas parábolas nos hacen entender que 'el reino de Dios está presente en la persona misma de Jesús, Él es el tesoro escondido y la perla de gran valor. Se entiende la alegría del agricultor y la del mercader: ¡han encontrado! Es la alegría de cada uno de nosotros cuando descubrimos la proximidad y la presencia de Jesús en nuestras vidas. Una presencia que transforma la existencia y nos hace sensibles a las necesidades de los hermanos; una presencia que nos invita a acoger recíprocamente cualquier otra presencia, incluida la del extranjero y el inmigrante'.

Para encontrar el reino de Dios cada uno de nosotros tiene un camino particular. Algunos lo esperan y lo buscan desde hace tiempo, como es el caso del mercader; otros lo descubren de repente, como el labrador. 'Esto nos recuerda que Dios se deja encontrar siempre, porque es el primero que quiere encontrarnos...

Vino para ser Dios-con-nosotros. Es Él quien nos busca y se deja encontrar también por los que no le buscan... a veces en lugares insólitos y tiempos inesperados. Cuando se encuentra a Jesús, nos sentimos fascinados, conquistados, y es una alegría salir de nuestro modo habitual de vida, a veces árido y apático para abrazar el Evangelio, para ser guiados por la nueva lógica del amor''. Francisco, en Caserta, el 27 de julio de 2014)

¿Cómo reaccionar hoy ante el encuentro con el Reino de Dios? Primero es la alegría de algo que deslumbra y maravilla. Pero luego viene concretarlo: verdad, justicia, amor, paz, compromiso, fidelidad, reconciliación que se transparenta en la vida personal, en la familia, en el barrio, en los países, en el mundo. Entonces la alegría no será efímera, sino que brotará como uno de los frutos del Espíritu.

La parábola de la red que recoge toda clase de peces es una réplica de la del trigo y la cizaña y su une a las anteriores porque así como el hombre decide en su libertad guardar o abandonar el tesoro del Reino de Dios, sólo al final de la historia aparecerán los que respondieron al llamado del Padre a “reproducir la imagen de su Hijo” (2a. Lectura).

Mientras tanto se necesita “un corazón comprensivo para discernir entre el bien y el mal”, como lo pide Salomón (1a.lectura), pero en este caso para descubrir como el Reino de Dios ya está misteriosamente presente en lo más valioso del reino de los hombres.

BIENVENIDA

Estamos reunidos porque queremos descubrir el valioso  tesoro del reino de Dios, que ya está misteriosamente presente en lo más valioso del reino de los hombres.

ANTES DE LAS LECTURAS

 Dice el Salmo: “Yo he decidido cumplir tus palabras”. Por eso las escuchamos, porque “vale más que todo el oro y la plata”.

Lecturas bíblicas: 1 Reyes 3, 5-6a. 7-12; Salmo 118,57.72.76-77.127-130.; Romanos 8, 28-30; Mateo 13,44-52.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: ¡Venga a nosotros tu Reino!

-Para que la Iglesia anuncie el tesoro del reino descubierto en los campos del mundo. Oremos…

-Para que los gobiernos encuentren la riqueza del servicio al bien común del pueblo. Oremos…

-Para que los necesitados y excluidos puedan recibir el con alegría el Reino de Dios y su justicia. Oremos…

-Para que estemos entre los elegidos a reproducir la imagen de Jesucristo, nuestro hermano. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

A las ofrendas materiales unimos nuestra intención de trabajar para que todos podamos encontrar el Reino de Dios y su inmensa riqueza para bien de la humanidad.

COMUNIÓN

Recibimos a Jesús, el primogénito de muchos hermanos.
Nosotros somos los hermanos y hermanas llamados a reproducir la imagen del Hijo de Dios.

Cantamos...

ENVÍO

Anunciar el Reino y vivirlo es una tarea comprometida y arriesgada.
A  nosotros, discípulos misioneros y misioneras, nos esperan dificultades y tensiones.
Pero “sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de los que lo aman, de aquellos que Él llamo según su designio”.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
centenariofatima
barrita
libro
barrita
barrita
gonzalez
barrita
vocacional
barrita
bajalibros
barrita
viviendadigna
barrita
teologia
barrita
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-5924 - revista@familiacristiana.org.ar