ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
Por Pbro. Eduardo A. González.
volver

GUIONES LITÚRGICOS PARA EL MES DE ENERO 2019

   
-Domingo 30 de diciembre 2019 - Solemnidad de la Sagrada Familia
-Martes 1 de enero 2019 - Solemnidad de Santa María Madre de Dios

-Domingo 6 de enero 2019 - Epifanía del Señor

-Domingo 13 de enero 2019 - Bautismo del Señor - Ciclo C
-Domingo 20 de enero 2019 - 2º Domingo durante el año - Ciclo C
-Domingo 27 de enero 2019 - 3º Domingo durante el año - Ciclo C
-Domingo 3 de febrero 2019 - 4º Domingo durante el año - Ciclo C
canciones
ir a guiones
volver | subir
liturgia

30 de diciembre 2018 / Sagrada Familia de Jesús, María y José

La religiosidad de las familias ya aparecen relatadas en los textos del Antiguo Testamento que fueron escritos mil años a.C. Elcaná y su esposa Ana concurren anualmente al templo a presentar sus ofrendas e incluso a consagrar al hijo único que será recibido por el Sumo Sacerdote (1a.lectura).

La alegría del camino hacia la Casa del Señor aparece en muchos salmos que alentaban a los fieles en medio de las normales dificultades de la marcha: “¡Felices los que encuentran su fuerza en ti, al emprender la peregrinación!” (Salmo).

Los mismos sentimientos religiosos afloran en la familia de Nazaret que concurre peregrinan anualmente al Templo de Jerusalén. Pero el relato del Evangelio de Lucas es más que un episodio de un jovencito que es buscado por sus padres durante tres días.

La pregunta y el reproche de María  “Hijo mío, porque nos has hecho esto? Piensa que tu padre y yo te buscábamos angustiados” encuentra en la respuesta de Jesús “¿no sabían que Yo debo ocuparme de los asuntos de mi Padre?”, algo más que una discusión familiar.

Se contrapone un “padre” terreno que ni siquiera habla y el Padre al que el Hijo dirigirá después sus últimas palabras: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” (Lucas 23,46).

Quizás en esta escena comenzaba a cumplirse la profecía de Simeón a María: “una espada te atravesará el corazón”, porque la angustiada búsqueda de tres días y la pregunta directa al hijo tiene una respuesta que salta sobre la sensibilidad humana de esos padres doloridos y que no llega a satisfacerlos plenamente. “Ellos no entendieron lo que les decía”.

Muy lentamente llegará el momento de descubrir nuevos vínculos en una nueva familia amplia y globalizada: “¡Miren como nos amó el Padre! Quiso que nos llamáramos hijos de Dios y nosotros lo somos realmente” (2a.lectura)
Por eso cada familia ha de ser el ámbito dónde cada miembro descubre su misión y su libertad para l amoroso proyecto descubierto en la medida en que como María, a pesar de las oscuridades y dificultades “se  guarden estas cosas en el corazón”.

“Ella no sólo guarda en su corazón toda la vida de Jesús, que «conservaba» cuidadosamente (cf Lc 2,19.51), sino que también comprende ahora el sentido de todas las cosas. Por eso podemos pedirle que nos ayude a mirar este mundo con ojos más sabios.

Junto con María, en la familia santa de Nazaret, se destaca la figura de san José. Él cuidó y defendió a María y a Jesús con su trabajo y su presencia generosa, y los liberó de la violencia de los injustos llevándolos a Egipto.

En el Evangelio aparece como un hombre justo, trabajador, fuerte. Pero de su figura emerge también una gran ternura, que no es propia de los débiles sino de los verdaderamente fuertes, atentos a la realidad para amar y servir humildemente. Por eso fue declarado custodio de la Iglesia universal.

Él también puede enseñarnos a cuidar, puede motivarnos a trabajar con generosidad y ternura para proteger este mundo que Dios nos ha confiado” (Francisco, Laudato Si, 241/2).

BIENVENIDA

El tiempo de Navidad es especial para reunirnos en familia y encontrarnos más allá de las distancias.
Nosotros también nos reunimos en familia.

Somos los hijos e hijas de Dios que festejamos la fiesta de la  Familia de Nazaret integrada por José el Carpintero, su esposa la Virgen María y Jesús, el Hijo de Dios.

ANTES DE LAS LECTURAS

Las lecturas de la Biblia que vamos a proclamar, no sólo muestran la religiosidad de las familias del Antiguo Testamento o la peregrinación de la Sagrada Familia al Templo de Jerusalén.

También quiere descubrirnos la gran familia a la que todos pertenecemos desde el momento en que Jesús enseña que ha de dedicarse a los asuntos de su auténtico Padre.

Lecturas bíblicas: Samuel 1,20-22.24-28; Salmo 83,2-3.5-6.9-10; 1 Juan 3,1-2.21-24; Lucas 2,41-52

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Te lo pedimos Padre de la gran familia humana

-Por la Iglesia,  para que llegue a todos su mensaje de que todos somos miembros de la gran familia humana, llamados a vivir como hijos e hijas de Dios. Oremos…

-Por los legisladores, para que proyecten leyes y resoluciones que reconozcan los derechos de cada familia a la vivienda digna y a un trabajo seguro para mantenerse y progresar. Oremos…

-Por las familias que viven momentos de desencuentro y rupturas, para que otras familias puedan ayudarles con su cariño y cercanía. Oremos…

-Por nuestra propia familia, para que nos descubramos hijos tuyos e hijas tuyas, unidos por el mandamiento de amarnos sinceramente unos a otros. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Penas y alegrías, proyectos y fracaso de la vida familiar se unen a los dones que presentamos para preparar la mesa que reúne a la familia de los hijos y las hijas de Dios.

COMUNIÓN

Toda familia necesita alimentarse.
La familia de los hijos y las hijas de Dios nos alimentamos con el Cuerpo y la Sangre del Hijo Único de Dios.

Con el salmista podemos decir: “Nuestro corazón y nuestra carne claman ansiosos por el Dios viviente”.

Cantamos...

DESPEDIDA

Hemos proclamado y celebrado en familia la fiesta de la Sagrada Familia.

Nos despedimos con programa claro y sencillo presentado por nuestro Padre: “que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo y nos amemos los unos a los otros como Él nos ordenó”.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
1

Martes 1 de enero 2019 / Solemnidad de Santa María Madre de Dios

Jornada Mundial de la Paz:

El Evangelio de Lucas presenta en la escena del nacimiento de Jesús a varios personajes junto a María y a José. Aparecen los pastores, un grupo de oyentes que escuchan sus relatos, quedando maravillados y finalmente se destaca la madre que “conservaba estas cosas y las meditaba en su corazón”. María será el único adulto del relato que volverá a aparecer en el ministerio público de su hijo y junto a la comunidad creyente en torno a Pentecostés.

“La mujer de nuestra época, deseosa de participar con poder de decisión en las elecciones de la comunidad...comprobará con gozosa sorpresa que María de Nazaret, aún habiéndose abandonado a la voluntad del Señor, fue algo muy distinto de una mujer pasiva o de religiosidad alienante. Por el contrario, fue una mujer que no dudó en proclamar que Dios hace justicia a los humildes y a los oprimidos, derribando a los poderosos de su trono.

Reconocerá en María, que sobresale entre los humildes y los pobres del Señor, a una mujer fuerte, que conoció la pobreza y el sufrimiento, la huida y el exilio. Estas situaciones no pueden escapar a la atención de quien quiere secundar con espíritu evangélico las energías liberadoras del hombre y de la sociedad” ( San Pablo VI: El culto a María).

“Meditar en el corazón” es una expresión que puede significar “observar y reflexionar”, “descifrar un significado oculto”, o también “interpretar los acontecimientos”.

Actitud que al celebrar a Santa María, Madre de Dios, se intenta plasmar en cada uno de los que por obra del Espíritu queremos llama a Dios con el nombre de “papá” (2a.lectura).

Entonces será posible hacer realidad el deseo de la bendición que los sacerdotes de Israel impartían sobre el pueblo: “Que el Señor haga brillar su rostro sobre ti y te muestra su gracia.”(1a.lectura) y extendiéndose a todos los pueblos “para que en la tierra se reconozca su domino y su victoria entre las naciones” (Salmo).

Victoria que no es triunfalismo del vencedor sobre el vencido, sino del don de  su Reino de Justicia y de paz que hemos de construir día a día.

“ 'Me gustaría hacer resonar hoy con fuerza una palabra que a nosotros nos gusta mucho: paz.

La anuncian los ángeles en la noche de la Navidad como don precioso de Dios y, al mismo tiempo, como responsabilidad personal y social que reclama nuestra solicitud y diligencia.

Pero, junto a la paz, la Navidad nos habla también de otra dramática realidad: el rechazo. En algunas representaciones iconográficas, tanto de Occidente como de Oriente -pienso, por ejemplo, en el espléndido icono de la Natividad de Andréi Rubliov -, el Niño Jesús no aparece recostado en una cuna sino en un sepulcro.

Esta imagen, que pretende unir las dos fiestas cristianas principales-la Navidad y la Pascua - , indica que, junto a la acogida gozosa del recién nacido, está también todo el drama que sufre Jesús, despreciado y rechazado hasta la muerte en Cruz (,,,)'.

Hay un tipo de rechazo que nos afecta a todos, que nos lleva a no ver al prójimo como a un hermano al que acoger, sino a dejarlo fuera de nuestro horizonte personal de vida, a transformarlo más bien en un adversario, en un súbdito al que dominar.

Esa es la mentalidad que genera la cultura del descarte que no respeta nada ni a nadie: desde los animales a los seres humanos, e incluso al mismo Dios. De ahí nace la humanidad herida y continuamente dividida por tensiones y conflictos de todo tipo.” ( Francisco: A los Diplomáticos, el 11 de enero de 2015).

BIENVENIDA

Según la Ley de Moisés, a los ocho niños los varones eran circuncidados y recibían su nombre.
Así ocurre también  con el Hijo de Dios que recibe el nombre de Jesús, es decir “Salvador”.
El tiempo se ha cumplido y este niño, es el Hijo de Dios nacido de María, la virgen de Nazaret, esposa de José.

Hoy nos reunimos junto a Santa María, Madre de Dios.

Y en el primer día del Año Nuevo celebramos también la Jornada Mundial por la Paz.

ANTES DE LAS LECTURAS

Un nuevo año nos encuentra atentos a la Palabra de Dios.

Escuchemos esa Palabra, miremos los sucesos que ocurren a nuestro alrededor y en la vida del pueblo y como María, conservemos estas cosas y meditémosla en nuestro corazón.

Lecturas bíblicas: Números 6,22-27; Sal 66, 2-3.5-6.8, Gálatas 4,4-7; Lucas 2,16-21.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Padre, escúchanos

-Por la intención de Francisco: que  los jóvenes, especialmente los de América Latina, siguiendo el ejemplo de María, respondan al llamado del Señor para comunicar la alegría del Evangelio al mundo. Oremos…

-Para que unida a sus pastores, la Iglesia esté atenta a los signos de los tiempos y a los hechos en los que  quiere mostrar la presencia salvadora de Jesús. Oremos…

-Para que unidos a los varones y mujeres de buena voluntad, celebremos la Jornada Mundial de la Paz. Oremos…

-Para que unidos a los que hoy festejan el comienzo del año 2019, el deseo de felicidad y prosperidad se convierta en acciones solidarias con los más pobres y necesitados. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

El pan y el vino son fruto del trabajo del hombre.
Para obtenerlos se necesita paz en la tierra cultivada.

Hoy se unen a las fiestas de un nuevo año para convertirse en la eucaristía de Jesús, celebrada por quienes clamamos a Dios llamándolo ¡Padre!

COMUNIÓN

Nos hemos preparado para recibir la comunión con la confianza de los hijos y de las hijas que han dicho “Padre nuestro”.
Hemos reconocido que vamos a acercarnos al Cordero de Dios, el que quita el pecado del mundo.

La comunión es reconocernos también  hijos libres, herederos en una familia que buscar la libertad y la gracia del amor.

Cantamos...

DESPEDIDA

El saludo de ¡Feliz año nuevo!, es también un proyecto de construir la paz humana que nuestro Padre divino quiere concedernos.

Nos despedimos cantando...

volver | subir

liturgia

Domingo 6 de enero 2019 / Epifanía del Señor

Mateo es el único evangelio que en los relatos de la infancia de Jesús trae el episodio conocido popularmente como “la visita de los Reyes Magos” y que en algunos lugares del norte argentino se convierten, según la tradición en los Santos Gaspar, Melchor y Baltazar.

Los Magos del Oriente son paganos que se asoman al misterio divino a través de los conocimientos astronómicos y astrológicos que conforman su mundo cultural. Para conocer más tienen que dirigirse al pueblo de Israel, que con sus sacerdotes y escribas pueden escrudiñar las Escrituras Sagradas e interpretar a los Profetas, hasta precisar que el Mesías tenía que nacer “en Belén de Judá”.

Pero en el relato se produce una contradicción: los Magos “que apenas saben” pero que se ponen en camino tras una estrella llegan a encontrarse con el Niño, adorarlo y ofrecerle el oro, el incienso y la mirra.

A la inversa, los “que saben”, no sólo no se mueven, sino que llegan a convertirse en perseguidores de inocentes niños. Se anticipa en la infancia de Jesús de Nazaret su futuro adulto, cuando sea condenado por los sumos sacerdotes, los escribas y el poder del Imperio.(ver Mateo, cap.26 y 27)

Estos importantes hombres del Oriente llegan a Belén  guiados por una estrella.

 “¿Qué tipo de estrella era aquella que los Magos vieron y siguieron?"

Él mismo responde: “A lo largo de los siglos esta pregunta ha sido objeto de discusiones entre los astrónomos, Kepler, por ejemplo, consideraba que se trataba de una “nova” o una “supernova”, es decir de una de esas estrellas que normalmente emiten una luz débil, pero que pueden tener de manera improvisada una violenta explosión interna que produce una luz excepcional. Sí, cosas interesantes, pero que no nos guían a lo que es esencial para entender esa estrella.

Debemos volver al hecho de que esos hombres buscaban las huellas de Dios; buscaban leer su firma en la creación; sabían que los cielos narran la gloria de Dios (Sal 19,2); estaban seguros, de que Dios puede vislumbrarse en lo creado.

Pero, como hombres sabios, sabían sin embargo que no es con un telescopio cualquiera, sino con los ojos profundos de la razón en búsqueda del sentido último de la realidad y con el deseo de Dios movido por la fe, como es posible encontrarlo, incluso se hace posible que Dios se acerque a nosotros” (Benedicto XVI Epifanía de Jesucristo, el 6 de enero del 2011)

La manifestación de Jesús de Nazaret a todos los pueblos se expresa con el nombre griego de “Epifanía” o Manifestación.

Hoy todos los pueblos son llamados a presentar al Padre un sólo don, porque ya no son “los dones de oro incienso y mirra, sino Jesucristo... que en estos misterios se manifiesta, se inmola y se da en comida” (Oración sobre las Ofrendas).

BIENVENIDA

La manifestación de Jesús de Nazaret a todos los pueblos se expresa con el nombre griego de “Epifanía” o Manifestación.

Hoy todos los pueblos son llamados a presentar al Padre un sólo don, porque ya no son “los dones de oro incienso y mirra, sino Jesucristo... que en estos misterios se manifiesta, se inmola y se da en comida.

ANTES DE LAS LECTURAS

El libro del profeta Isaías alaba a Jerusalén, la ciudad santa que convocará a todos los pueblos.
La carta a los Efesios anuncia que los paganos, es decir, los que no pertenecen al pueblo judío también son partícipes de la Promesa en Jesucristo.

Según el Evangelio, los Magos del Oriente son paganos que se asoman al misterio divino  partiendo de una cultura acostumbrada a leer los signos de las estrellas.

Lecturas bíblicas: Isaías 60,1-6; Salmo 71,1-2.7-8.10-13; Efesios 3,2-6; Mateo 2,1-12.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: ¡Te rogamos, Jesucristo, luz del mundo!

-Por la Iglesia, pueblo de Dios, para que su presencia en todos los pueblos contribuya a descubrir los valores del Reino en todos los pueblos. Oremos…

-Por los hombres y mujeres de la política, la empresa, el sindicato y las Organizaciones no gubernamentales, que sus vidas sean servicio y dedicación de cada día. Oremos…

-Por los que sufren la falta de trabajo, vivienda, remedios o abrigo, que encuentren respuestas concretas a sus necesidades. Oremos…

-Por nosotros, varones y mujeres de Latinoamérica y el Caribe, para que seamos auténtico discípulos  misioneros y misioneras de todos los pueblos. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

El pan, el vino y los dones de la solidaridad concretan el canto  tradicional de Navidad:

“La luz de la estrella, que guió a los Magos, alumbre el misterio de Navidad./ Firmes sigamos esa luz del cielo; ¡cristianos adoremos a nuestro Dios!

COMUNIÓN

Recibimos a Jesús.
Es el mismo que fue adorado por los visitantes del Oriente
Es la Palabra hecha carne.
Hoy continúa habitando en todos los pueblos.

También entre nosotros se manifiesta y se da en comida.

Cantamos...

DESPEDIDA

Los Magos, guiados por la estrella, contemplaron con alegría a Cristo, la verdadera luz del mundo. Hoy somos enviados, discípulos misioneros y misioneras  a llevar esa  luz por todas partes.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

Domingo 13 de enero 2018 / Bautismo del Señor - Ciclo C

El libro de Isaías invita a consolar al pueblo, a preparar el camino del Señor, que como un pastor, apacienta su rebaño y lleva en su pecho a los corderos. (1a.lectura)

El texto del salmo concluye con una frase que evoca nuestra oración la Espíritu Santo: “Envía Señor tu Espíritu y todo será creado; y renovarás la faz de la tierra”.

El Espíritu Santo, con forma de paloma, aparece en el bautismo del Hijo muy querido, reconocido por la voz del Padre. (Evangelio)

La escena del Jordán remite, a través de la carta a Tito a nuestro bautismo: “Él nos salvó, haciéndonos renacer por el bautismo y renovándonos por el Espíritu Santo” (2a.lectura)

El tiempo de Navidad, que comenzó con los relatos de un niño envuelto en pañales culmina con el Jesús adulto que inicia su misión.

Si la mayoría de nosotros recibimos el bautismo de pequeños, esta fiesta se convierte en ocasión de renovar nuestros compromisos de cristianos y cristianas adultos, no tanto por la edad, cuanto por la convicción de la fe de todo el Pueblo de Dios.

El Salvador manifestó su amor y su entrega, para librarnos de la injusticia y crear para sí un pueblo elegido, que viva con austeridad, justicia y solidaridad. (Ver Tito 2,11-14)

BIENVENIDA

Hoy concluye el tiempo de Navidad.
La fiesta del Bautismo de Jesús nos presenta la voz del Padre, al Hijo sumergiéndose en las aguas del Jordán y al Espíritu Santo bajando en forma de paloma.

El relato de la manifestación de las Tres Personas de la Trinidad nos recuerda que nosotros fuimos bautizados en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

ANTES DE LAS LECTURAS

La mayoría de las lecturas de la Palabra de Dios del tiempo de Navidad nos mostraron a Jesús niño. Hoy nos presentan al hombre adulto que va a comenzar el anuncio del Reino.

Dios nos habla al corazón para que escuchemos un mensaje de consuelo y esperanza.

Lecturas bíblicas: Isaías 40,1-5; 9-11; Salmo 103, 1b-4.24-25.27-30; Tito 2,11-14. 3,4-7; Lucas 3,15-16.21-22.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Señor

-Por la Iglesia, el Pueblo de Dios congregado por la unidad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Oremos…

-Por las autoridades civiles, responsable del bien común de todo el pueblo. Oremos…

-Por los niños y niñas que reciben el Bautismo y por los adultos que se preparan a  incorporarse al Pueblo de Dios. Oremos…

-Por cada uno de nosotros, que agradecemos el regalo del  bautismo que hemos recibido. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Dice el Salmo que los animales esperan del Señor que les de la comida a su tiempo, les abra su mano y los deje satisfechos.

En cambio a nosotros, la generosidad del Señor nos dio las manos para que con el trabajo de la tierra, obtengamos el pan y en  el vino  que hoy presentamos.

La palabra del Hijo muy querido los hará para nosotros alimento y bebida de vida y salvación.

COMUNIÓN

Nos acercamos a la mesa de la Eucaristía y participamos en la comunión.

Recibimos a quien Juan el Bautista anunció como Aquél “que bautizará con Espíritu Santo y fuego”.

Cantamos...

DESPEDIDA

Hemos sido bautizados en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Somos destinados a gozar de la vida íntima de Tres Personas distintas, pero un sólo Dios verdadero.

En ese mismo nombre nos despedimos.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

20 de enero 2019 / 2º Domingo del tiempo ordinario - Ciclo C

Necesitada de experiencias humanas, para hablar de Dios y de su pueblo, es normal que la Biblia recurra a la imagen de la fiesta íntima: “como la esposa es la alegría de su esposo, así serás tu alegría de tu Dios” (1a.lectura)

La carta a la comunidad dividida de Corinto ilumina todas las situaciones en las que existen tensiones, rupturas de vínculos y enfrentamientos, sea a nivel familiar, eclesiástico, vecinal o nacional, porque “hay diversidad de dones, ministerios y actividades, pero un sólo Señor” (2a.lectura)

Al igual que el texto de Isaías, el evangelio de Juan recurre al ámbito de una fiesta matrimonial para presentar a Jesús y resolver la tensión que parece suscitarse entre la madre y el Hijo.

“Hoy nos detenemos en el primer milagro de Jesús, que el evangelista Juan llama ‘signos’, porque Jesús no los hizo para suscitar maravilla, sino para revelar el amor del Padre. El primero de estos signos prodigiosos se cumple en Caná de Galilea. Se trata de una especie de “puerta de ingreso”, en la que están talladas palabras y expresiones que iluminan todo el misterio de Cristo y abren el corazón de los discípulos a la fe. Veamos algunas.

En la introducción encontramos la expresión “Jesús con sus discípulos” (v. 2). Aquellos a los que Jesús ha llamado a seguirlo, les ha unido a sí en una comunidad y ahora como una única familia, están todos invitados a la boda.

Comenzando su ministerio público en las bodas de Caná, Jesús se manifiesta como el esposo del Pueblo de Dios, anunciado por los profetas y nos revela la profundidad de las relaciones que nos une a Él: es una nueva Alianza de amor.
En el contexto de la Alianza se comprende también la observación de la Virgen: “No tienen vino” (v. 3). ¿Cómo es posible celebrar las bodas y hacer fiesta si falta lo que los profetas indicaban como un elemento típico del banquete mesiánico? (cfr Am 9,13-14; Gl 2,24; Is 25,6). El agua es necesaria para vivir, pero el vino expresa la abundancia del banquete y la alegría de la fiesta.

¡Una fiesta de boda donde falta el vino hace sentir vergüenza a los recién casados, imaginen terminar la fiesta de la boda bebiendo té! Sería una vergüenza. El vino es necesario para la fiesta. Transformando en vino el agua de las ánforas utilizadas “para la purificación ritual de los judíos” (v. 6), Jesús cumple un signo elocuente: transforma la Ley de Moisés en Evangelio, portador de alegría. Como dice en otra parte el mismo Juan: “porque la Ley fue dada por medio de Moisés,  pero la gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo” (1,17).

Las palabras que María dirige a los sirvientes coronan el cuadro esponsal de Caná: “Haced lo que él os diga” (v. 5). Es curioso, son sus últimas palabras transmitidas por los Evangelios: son su herencia entregada a todos nosotros. También hoy la Virgen nos dice, ‘haced lo que Jesús os diga’.

En esta boda, realmente viene estipulada una Nueva Alianza y a los sirvientes del Señor, es decir a toda la Iglesia, se le confía una nueva misión: “¡Haced lo que él os diga!”. Servir al Señor significa escuchar y poner en práctica su Palabra. Es la recomendación sencilla pero esencial de la Madre de Jesús y es el programa de vida del cristiano.“ (Catequesis de Francisco sobre las Bodas de Caná, (8 de junio de 2016).

BIENVENIDA

Somos invitados a la fiesta de la Misa.

Así como la Madre de Jesús y los discípulos acompañaron a Jesús en las bodas de Cana, hoy “la Eucaristía es el lugar privilegiado del encuentro del discípulo con Jesucristo. Con este Sacramento, Jesús nos atrae hacia sí y nos hace entrar en su dinamismo hacia Dios y hacia el prójimo. (Aparecida 251)

ANTES DE LAS LECTURAS

Para mostrar la fiesta que procede de la alegría del encuentro de Dios con su pueblo y de Jesús con la comunidad de los que creen en Él, la Biblia recurre a imágenes y símbolos tomados de la vida matrimonial y del banquete de bodas.

Lecturas bíblicas: Isaías 62,1-5; Salmo 95,1-3.7-10a.c.; I Corintios 12,4-11; Juan 2,1-11.

ORACIÓN UNIVERSAL

Con la misma confianza con la que la Madre de Jesús se dirigió a su Hijo, nosotros también, presentamos las intenciones de quienes necesitamos el vino de la alegría y el amor.

A cada intención respondemos: Juntos con María en Caná, te  pedimos, Señor

-Por la Iglesia, comunidad de los que creen en los signos realizados por Jesús. Oremos…

-Por los gobernantes, responsables de proteger a todas las familias. Oremos…

-Por los novios que se preparan para unirse en matrimonio. Oremos…

-Por nuestras familias, los que se acercan a nuestra casa y por nuestros vecinos. Oremos…

-Por los participantes de la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá con el lema “He aquí la servidora del Señor”. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Así como los sirvientes de Caná llenaron  los recipientes para la bebida de la fiesta, nosotros presentamos los dones de pan,  vino y agua que serán comida y bebida en el sacramento de la Eucaristía.

COMUNIÓN

Ya no estamos en las bodas de Caná.
Pero estamos de fiesta con Jesús.

Somos invitados a su mesa.

Cantamos...

ENVÍO

Las palabras de la Madre de Jesús trascienden el instante en Caná de Galilea y se convierte en consigna para todos los que queremos ser discípulos misioneros y misioneras  de su Hijo: “Hagan todo lo que Él les diga”.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

27 de enero 2019 / 3º Domingo del tiempo ordinario - Ciclo C

Lo esencial en una fiesta de creyentes se encuentra en el relato del libro de Nehemías. Allí aparece el anuncio de la Palabra, la respuesta del pueblo, la adoración, la actualización interpretando el sentido y una invitación final a la alegría, la comida, la bebida y el compartir. (1a.lectura).

Son los preceptos del Señor los que alegran el corazón, y dan la sabiduría al hombre humilde y sencillo (Salmo)
Jesús de Nazaret comienza su misión con un programa privilegiado de fiesta,  gracia y buena noticia para los pobres y los oprimidos, los pecadores y los religiosamente marginados. (Evangelio)

“Los pobres son los primeros destinatarios de la misión y su evangelización es por excelencia señal y prueba de la misión de Jesús” (Puebla, 1142)

En el mismo Espíritu del Señor que ha ungido y enviado a Jesús, todos hemos sido bautizados, del tal manera que los opuestos “judíos y griegos, esclavos y hombres libres” forman un sólo Cuerpo, en una fraternidad de hombres y mujeres libres. ( 2a. lectura).

“La liberación que Jesús trae no es simplemente la del hambre o de la injusticia; es la dignificación absoluta e infinita del ser humano. Cada ser humano tiene una dignidad infinita porque es hijo de Dios. Si todos los hombres nos miráramos unos a otros como hijos de Dios, el gran pecado de nuestro tiempo, que la explotación del hombre por el hombre y la opresión de la injusticia, desaparecerían. (P. Carlos Mugica).

BIENVENIDA

Todo encuentro en la Misa es una nueva oportunidad para celebrar un tiempo de gracia y de fiesta, de alegría y de encuentro con Jesús.

ANTES DE LAS LECTURAS

En Jesús brilla una feliz noticia. Él nos trae la novedad de la Buena Nueva del Reino de Dios  de su la fraternidad y de su libertad. Desde siempre, el pueblo está atento a la Palabra de Dios y quiere responder con su adoración y su vida.

Lecturas bíblicas: Nehemías 8,2-4a.5-6.8-10; Salmo 18,8-10.15; I Corintios 12,12-30; Lucas 1,1-4.4,14-21.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Envíanos tu Espíritu

-Para que la Iglesia, pueblo de Dios, anuncie el mensaje liberador de Jesús. Oremos…

-Para que la buena noticia para los pobres llegue al corazón de los responsables de los pueblos. Oremos…

-Para que los pobres, lo marginados, los enfermos y los pecadores recibamos con alegría el Evangelio. Oremos…

-Para que seamos capaces de vivir en  comunidades de hombres y mujeres libres. Oremos…

-Por los participantes de la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá que hoy concluye, para que puedan realizar en sus vida el lema mariano: “Hágase en mí según tu palabra”. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Presentamos los dones con la confianza de que “somos el Cuerpo de Cristo, y cada de nosotros es miembro de ese cuerpo”.

COMUNIÓN

Dice el libro de Nehemías. “Coman bien, beban un buen vino...No estén tristes, porque la alegría en el Señor es la fortaleza de ustedes”.

Esta es nuestra mejor comida y nuestra mejor bebida, el Cuerpo y la Sangre del Señor que nos nutre con su fuerza y con su gracia.

Cantamos...

DESPEDIDA

“El Espíritu Santo que nos anima es el mismo que impulsó a Jesús.
Él nos hacer participar de la vida y de la misión del Salvador.

Con su ayuda podemos ser testigos de Jesús en medio del mundo, para transformar la sociedad” (Navega Mar Adentro).

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

3 de febrero 2019 / 4º Domingo del tiempo ordinario - Ciclo C

La misión de los auténticos profetas proviene de la elección del Señor. Pero ellos habrán de enfrentar las incomprensiones de los dirigentes políticos, religiosos e incluso del propio pueblo.

Sólo tendrán la seguridad de la promesa de Dios: “Yo estoy contigo para librarte” (1a.lectura). Ellos podrán cantar el Salmo de invocación: “Yo me refugio en Ti, Señor. Sé para mi una roca protectora.”

También Jesús va a ser rechazado en su pueblo de Nazaret.

Cómo ocurrió con Elías y Eliseo, dos profetas que actuaron más allá de los límites de los ciudadanos de Israel, para favorecer con signos favorables a los extranjeros, pero que fueron perseguidos de tal manera que se cumple el dicho “Ningún profeta es bien recibido en su tierra” (Evangelio)

¿El motivo del rechazo?. Querer encerrar el don de Dios en los límites de los territorios nacionales y no descubrir el amor desbordante con que los Profetas y el propio Jesús de Nazaret quieren llegar a todos los hombres, rompiendo fronteras y discriminaciones.

“En una palabra, ahora existen tres cosas. La fe, la esperanza y el amor, pero la más grande todas es el amor” (2a.lectura)

Y el amor se extiende sin límites  de naciones, grupos sociales, orientaciones sexuales ni religiones.

BIENVENIDA

Una vez más el Amor nos reúne y nos convoca.
Una vez más celebramos el Amor de Jesús.
Una vez más anunciamos su muerte y proclamamos su resurrección, hasta que vuelva.

ANTES DE LAS LECTURAS

La misión del Profeta es anunciar la Palabra en cada circunstancia de la historia de su pueblo. Nosotros podemos aceptarla o rechazarla.

Lecturas bíblicas: Jeremías 1,4-5.17-19; Salmo 70,1-4a.5-6ab.15ab.17; 1 Corintios 12,31-13,13; Lucas 4,21-30

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Dios y Padre de todos los pueblos

-Por los Pastores de la Iglesia para que sean fieles a la misión de enseñar los caminos de la paz y de la concordia entre los pueblos. Oremos…

-Por los embajadores y diplomáticos, para que su misión de representar a su país no les impida reconocer y valorar la importancia de otras naciones y culturas. Oremos…

-Por los que sufren la discriminación por su condición de extranjeros, especialmente los inmigrantes de los países vecinos a nuestro territorio nacional. Oremos…

-Por nuestra comunidad que se reúne en la celebración de la fe, el anuncio de la esperanza y la búsqueda de un amor real y solidario. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Nuestros dones, sino amor, no son nada. Porque lo más grande de nuestros dones es el amor.

COMUNIÓN

Cuando el profeta Elías escapaba del rey Ajab, Dios lo alimentó y lo fortaleció para que pudiera continuar su marcha por el desierto.

En la marcha de peregrinos de la vida también somos alimentados y fortalecidos por Jesús, el profeta de Nazaret, el Hijo de Dios.

Cantamos...

DESPEDIDA

Hemos celebrado con fe la presencia de Jesús entre nosotros. Marchamos en la esperanza del encuentro definitivo. El amor que no pasará jamás se convierte en tarea de cada día.

“En una palabra, ahora existen tres cosas: la fe, la esperanza y el amor, pero la más grande de todas es el amor”.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
publicidad
2019
barrita
sanpablo
barrita
barrita
1
barrita
1
barrita
vocacional
barrita
barrita
gonzalez
barrita
bajalibros
barrita
vivienda
barrita
teologia
barrita
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-4333 - revista@familiacristiana.org.ar