ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
Por Pbro. Eduardo A. González.
volver
GUIONES LITÚRGICOS PARA EL MES DE MARZO 2015
 

-Domingo 1 de marzo 2015 - 2º Domingo de Cuaresma - Ciclo B

-Domingo 8 de marzo 2015 - 3º Domingo de Cuaresma - Ciclo B
-Domingo 15 de marzo 2015 - 4º Domingo de Cuaresma - Ciclo B
-Jueves 19 de marzo 2015 - Solemnidad de San José
-Domingo 22 de marzo 2015 - 5º Domingo de Cuaresma - Ciclo B
-Miércoles 25 de marzo 2015 - Solemnidad de la Anuniación del Señor
-Domingo 29 de marzo - Domingo de Ramos - Ciclo B
canciones
ir a guiones
volver | subir

2cuaresma

1 de marzo de 2015 / 2º Domingo de Cuaresma

La prohibición de Jesús de no hablar de la Transfiguración "hasta que el Hijo del hombre resucitara de entre los muertos" y la dificultad de Pedro, Santiago y Juan para entender el significado de "resucitar de entre los muertos", permite relacionar este relato con la nueva dimensión que le dará  la Pascua (Evangelio).

La Cuaresma nos va conduciendo hacia el Dios de la Vida. Una de sus primeras manifestaciones es la orden del ángel a  Abraham para que no mate al joven Isaac.

Vale preguntarse sobre la fe de nuestro Padre: ¿qué‚ es más difícil para un hombre rodeado de cultos de ofrendas humanas y sacrificios de primogénitos: continuar con esa cultura sacrificial y sangrienta o descubrir que Dios no quiere la muerte sino la vida?

Cuando San Pablo afirma que nada "podrá  separarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús" (Romanos 8,39; texto inmediatamente posterior a los versículos que se proclaman en la misa de hoy) lleva a su máxima dimensión este Himno al Amor de Dios. La manifestación de ese amor supone llevar hasta las últimas consecuencias la historia humana de Jesús, a condición que su resurrección y su gloria supriman la culpa y derramen sus dones. “¿Quién podrá  acusar a los elegidos de Dios?... ¿Será acaso Jesucristo, el que murió, más aún, el que resucitó y está  a la derecha de Dios e intercede por nosotros?” (2a. lectura).

Marcos coloca el relato de la Transfiguración, de tal manera que pueda interpretarse como una preparación para que los discípulos asumieran la dimensión de la pasión y el futuro encuentro con la gloria del Resucitado.

Mientras que en el bautismo de Jesús la voz del Padre hablaba a su Hijo muy querido (ver Mc.1,11), ahora se dirige a los discípulos y también resuena en nosotros: “Este es mi Hijo muy querido, escúchenlo” (Mc.9,7).

Según santo Tomás de Aquino, somos hijos e hijas de Dios por cierta conformidad de imagen con el Hijo. Si por el Bautismo se inician los vínculos con el Padre, la transfiguración muestra también nuestra gloria futura. Por eso considera que  también  aquí apareció toda la Trinidad: el Padre en la voz, el Hijo en el hombre, el Espíritu Santo en la nube luminosa.

El tiempo de Cuaresma prepara para renovar las promesas del Bautismo, respuesta y compromiso ante la ternura del Padre, al celebrar en la noche pascual, la gloria definitiva de nuestro hermano Resucitado.

Bienvenida

El tiempo de Cuaresma está  especialmente dedicado a profundizar el sentido de la palabra de Dios en nuestra marcha hacia la Pascua.
Por eso somos convocados por nuestro Padre del cielo que ante la escena de Jesucristo transfigurado nos dice: "Este es mi Hijo muy querido, escúchenlo".

Antes de las lecturas

Primera lectura: Escuchar la Palabra de Dios es descubrirlo como el Señor de la Vida. Abraham escuchó y su hijo conservó la vida.
Salmo: El Salmo canta la confianza de los que caminan en presencia del Dios de la Vida.
Segunda lectura: Jesucristo, el que murió y resucitó intercede por nosotros.
Evangelio: La Transfiguración de Jesús adquiere su pleno sentido después de su resurrección. Por eso estamos atentos a la voz del Padre del cielo que nos dice: "Este es mi Hijo muy querido, escúchenlo"

Lecturas bíblicas: Génesis 22,1-2.9-13.15-18; Salmo 115.10.15-19; Romanos 8,31b-34; Marcos 9.2-10.

Oración universal

A cada intención respondemos: Jesús, queremos escucharte.

-Para que la Iglesia te muestre al mundo como el Dios de la Vida y la Resurrección. Oremos…

-Para que se abandone la cultura de la muerte y se proteja la vida humana desde su comienzo. Oremos…

-Para que en medio del dolor podamos encontrar tu rostro transfigurado. Oremos…

-Para que al encontrarnos con Vos, descubramos el rostro de tu Padre, que es nuestro Padre. Oremos…

Presentación de los dones

Hemos escuchado la Palabra. Preparamos la mesa con los dones de nuestra pobreza solidaria.

Comunión

El Padre del Cielo nos ha mostrado a Jesús. "Este es mi Hijo muy querido. Escúchenlo."
El Hijo muy querido también nos dice hoy: "Tomen y coman, esto es mi cuerpo...".
Porque escuchamos su palabra, participamos de su cuerpo y de su sangre.

Cantamos...

Envío

Queremos ver la gloria de Jesús.
Él nos dice que se manifiesta oculta en cada necesidad humana.
¿Seremos capaces de descubrirla?

Nos despedimos cantando...

volver | subir
3cuaresma

8 de marzo 2015 / 3º Domingo de Cuaresma

La alianza cósmica con Noé y el llamado personal a Abrahán, nuestro padre en la fe, adquiere una nueva dimensión en la propuesta del Sinaí.

La costumbre catequística de enunciar los "Diez Mandamientos" a partir de la reformulación "Amar a Dios sobre todas las cosas", puede llevar a perder el enunciado inicial que tiene las características del llamado al pueblo: "Yo soy el Señor, tu Dios, que te hice salir de Egipto, de un lugar de esclavitud", y por eso "no tendrás otros dioses delante de mí" (1a. lectura).

“Si Dios saca a su pueblo de una dura esclavitud económica, política y cultural, es con miras a hacer de él, mediante la Alianza en el Sinaí, un reino de sacerdotes y una nación santa. Dios quiere ser adorado por hombres libres. Todas las liberaciones ulteriores del pueblo de Israel tienden a conducirle a esa libertad que no puede encontrar más que en la comunión con su Dios” (Libertad Cristiana 44).

Si el Padre de la libertad quiere ser adorado por hombres libres, será  necesario que el Hijo purifique incluso su Templo en Jerusalén con un látigo de cuerdas y desparramando las monedas de los cambistas (Evangelio).

La "casa" de su Padre no puede ser una "casa" de comercio del que, según algunos estudiosos, aprovechaban Caifás  y los sumos sacerdotes. Cuando el comercio se hace culto y el culto se convierte en comercio, desaparece la libertad del encuentro con Dios, y todos, especialmente los pobres, quedan trabados en la expresión de su religiosidad y esclavizados por el fundamentalismo del mercado.

Para captar mejor ese momento, culminante en la vida de Jesús de Nazaret se dice que "sus discípulos recordaron las palabras de la Escritura "El celo por tu Casa me consume ", perteneciente al Salmo 69,10. Pero para un sentido más abarcativo conviene citar completos los versículos 8-10: “Por ti he soportado afrentas y la vergüenza cubrió mi rostro; me convertí en  un extraño para mis hermanos, fui un extranjero para los hijos de mi madre; porque el celo de tu Casa me devora, y caen sobre mí los ultrajes de los que te agravian.”

En el evangelio de Juan, que se proclama en estos tres últimos domingos de Cuaresma, destacando el triunfo del amor de Jesús en la Cruz, “se interpreta el salmo en el sentido de que la pasión por el Templo destruirá a Jesús y le acarreará la muerte...En su actual contexto, la interpretación de la purificación como un acto que tuvo que ver con la muerte de Jesús, prepara la interpretación de su sentencia acerca del templo como referida a la resurrección" (Raymond Brown).

“Por eso cuando Jesús resucitó, sus discípulos recordaron que él había dicho esto” (Jn. 2,22). Desde la gloria del Hijo, “ha llegado la hora en que los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad”(ver Jn 4,23). Poco a poco se irá insinuando  una perspectiva trinitaria.

También ha llegado la hora de reconocer que lo “débil de Dios es más fuerte que los hombres” (2ª. Lectura).

 

Bienvenida

A nosotros, reunidos en este domingo de Cuaresma se nos dice: "Yo soy el Señor, tu Dios, que te hice salir de Egipto, de un lugar de esclavitud."
Hoy celebramos la libertad de los hijos y de las hijas de Dios y anunciamos la resurrección del Cristo crucificado.

Antes de las lecturas

Primera lectura: Dios saca a su pueblo de una dura esclavitud económica, política y cultural, para realizar una Alianza de hombres y mujeres libres. Sus mandamientos resumen lo necesaria para que una sociedad pueda vivir sin opresiones ni injusticias.
Salmo: El Salmo canta la alegría del corazón porque sus mandamientos traen luz y dulzura para la vida.
Segunda lectura: Cristo crucificado muestra la debilidad de Dios. Pero su debilidad es más poderosa que la fuerza de sus adversarios.
Evangelio: El episodio de la expulsión de los vendedores del Templo de Jerusalén lleva a descubrir la auténtica libertad que nos obtuvo la resurrección de Jesús.

Lecturas bíblicas: Éxodo 20,1-17; Salmo 18,8-11; 1 Corintios 1,22-25; Juan 2,13-25.

Oración universal

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Dios de la libertad.

-Para que la Iglesia anuncie la alianza basada en el amor a Vos sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos. Oremos…

-Para que las leyes de nuestro país sean reflejo de la justicia y la libertad que nos dejaste en tus mandamientos. Oremos…

-Para que los que sufren por la opresión y la violencia de los hombres que crucifican y matan, puedan encontrar solidaridad y paz. Oremos…

-Para que la renuncia a la opresión del pecado nos conduzca al encuentro con Jesús resucitado. Oremos…

-Unidos a la intención del Papa Francisco  en el Día de la Mujer: Para que se reconozca cada vez más la contribución propia de la mujer a la vida de la Iglesia. Oremos...

Presentación de los dones

El pan y el vino que presentamos serán el sacramento de la Alianza que Jesús quiso que celebráramos, anunciando su muerte en la cruz y proclamando su resurrección.

Comunión

La comunión nos une a Jesús crucificado y resucitado.
Es el alimento de la gracia y la libertad, del amor y la solidaridad.

Cantamos...

Envío

Hemos celebrado al Dios de la Alianza y la libertad.
Discípulos y misioneros, somos enviados a realizarla como un proyecto que culminará  en nuestra Pascua.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
4cuaresma

15 de marzo 2015 / 4º Domingo de Cuaresma

El Dios de la Alianza se dirige al pueblo de Israel mostrando su "compasión". Aunque estalle su ira y su enojo hasta el exilio de Babilonia, provocados por el desprecio a su palabra y a sus mensajeros, volverá  a triunfar la fidelidad y la ternura entrañable. Esta vez no surgirá  ni un profeta ni un caudillo de una de las "doce tribus" porque este Dios imprevisto quiere mostrar una vez más su amor y los sorprende inspirando al pagano, al rey de Persia que los retorne a la tierra de los padres (1a. lectura).

Ese amor tiene una intensidad con nombre propio: " Dios ha querido demostrar a los tiempos futuros la inmensa riqueza de su gracia por el amor que nos tiene en Cristo Jesús." Es "rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó" (2a. Lectura).

La palabra "misericordia" que en el vocabulario actual se relaciona más con un sentimiento de lástima, tiene en los textos bíblicos una enorme riqueza.  Más que traducirle con una sola palabra, puede describirse sintéticamente como una postura de compromiso, de fidelidad, de firmeza unida a la ternura, debiéndose recurrir a imágenes provista por la sensibilidad atribuida al padre, a la madre, a los esposos, a los amigos y amigas.

Es una exquisita sintonía frente al más leve mal que puede sufrir el ser amado. La misericordia es consecuencia del amor y se traduce en la solidaridad concreta. A mayor intensidad de amor, más se manifiesta la misericordia.

En el Evangelio el tema adquiere más fuerza a partir de las respuestas de Jesús a Nicodemo: "es necesario que el Hijo del hombre sea levantado en alto”. En arameo el verbo "zeqap" tiene un doble significado: "colgar, crucificar" y "levantar en alto", por lo que la teología de Juan permite dar un ritmo progresivo hacia el Padre.

Puede visualizárselo como un paulatino ascenso de Jesús en la cruz, en la resurrección y en la exaltación a la gloria. Esa es la intensidad del amor del Padre que envía a su Hijo "para que el mundo se salve por él".

En el "ser levantado" muestra la total coherencia de Jesús de Nazaret que lleva hasta sus ultimas consecuencias la sumisión a la condición de condenado; pero también el amor del Padre que "lo levanta en alto" para que el "Condenado" posibilite que ya  "el que cree en él, no es condenado".

Bienvenida

Somos los que creemos en Jesucristo, somos los que queremos tener la Vida eterna.
Somos los que creemos que "Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna."

Antes de las lecturas

Primera lectura: Nuestra infidelidades y pecados nos apartan de Dios. Pero Dios no se aparta de nosotros porque quiere mostrar su fidelidad y su misericordia.
Salmo: El salmista recuerda la ciudad de Jerusalén con la nostalgia del desterrado de su patria.. Según san Hilario, "este destierro y esclavitud material, hay que tomarlo como símbolo de la esclavitud espiritual".
Segunda lectura: El pecado es la más grave esclavitud. Pero toda esclavitud es fruto del pecado de los hombres. El don de Dios es la libertad y la riqueza de su gracia manifestada en el amor de Cristo Jesús.
Evangelio: Dios nos muestra su amor enviando a su Hijo, el salvador del mundo y de la historia.

Lecturas bíblicas: 2 Crónicas 36,14-16.19-23; Salmo 136,1-6; Efesios 2,4-10; Juan 3,14-21.

Oración universal

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Padre, de la misericordia y el amor

-Por la Iglesia, para que en marcha hacia la Pascua anuncie tu amor y tu misericordia. Oremos...

-Por los gobernantes, para que descubran su misión de servir al pueblo. Oremos…

-Por los que sufren las dificultades cotidianas, para que encuentren una vida digna. Oremos…

-Por nosotros, para que crezcamos en la fe en Jesucristo y en la Vida Eterna. Oremos…

Presentacion de los dones

Nuestras humildes ofrendas quieren ser signos de nuestro amor.
Luego serán el alimento de la Vida Eterna.

Comunión

Participamos del Cuerpo y la Sangre de Jesús, el Hijo de Dios que ha sido levantado en lo alto para que todos los que creen en Él tengan vida eterna.

Cantamos...

Envío

A nosotros se nos dice lo mismo que a la comunidad de los Efesios: fuimos creados en Cristo Jesús a fin de realizar aquellas buenas obras que Dios preparó de antemano para que las practicáramos. Nuestras obras serán la consecuencia del don de la fe.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
sanjose

19 de marzo 2015 / Solemnidad de san José, esposo de la Virgen María

El evangelio de Mateo presenta a José como esposo de María. Era descendiente de David y de profesión carpintero. El ángel Gabriel le reveló que el hijo que María llevaba en su seno, fue concebido por el Espíritu Santo. José recibió en sueños la misión de cuidar de la madre y del niño. Como era un hombre justo, adoptó la revelación angélica y aceptó la orden divina que le fue comunicada. Jesús, el hijo de María sería el descendiente que afianzaría la realeza. Quien edificaría una casa al nombre de Dios. La casa de su cuerpo, en la cual nos vamos integrando como piedras vivientes. Esa casa será la Iglesia, establecida sobre el fundamento y la piedra angular, que es Cristo, y edificada sobre la piedra angular que es Cristo, y los cimientos apostólicos. Quien establecerá una alianza nueva y definitiva con Dios. Una alianza nueva y definitiva fundada en la fe. José, creyó en Dios y en María; y Dios llevó adelante su obra.

Bienvenida

Dentro de la austeridad cuaresmal, celebramos la solemnidad de San José. Ejemplo de santidad y esposo comprometido. Protector de los trabajadores. Modelo de hombre justo y creyente. Obediente, como María y pronto a cumplir la voluntad celestial. Es, además, el patrono de la Iglesia. Así como cuidó y mantuvo unida a la Sagrada Familia, también debe hacerlo con la Iglesia, familia de todos los bautizados. En Jesús, hijo de María, Dios quiere afianzar su realeza, y permanecer entre nosotros para siempre.

Antes de las lecturas

- Pondré a uno de tus descendientes sobre mi trono (1ª Lectura / 2 Sam 7, 4-5ª. 12-14ª.16)
- La alianza y el amor del Señor permanecen para siempre. (Salmo / Sal 88, 2-5.27.29)
- La fe hizo de Abraham un padre prolífico (2ª Lectura / Rom 4, 13.16-18.22)
- José es un hombre creyente y justo (Evangelio / Mt 1, 16.18-21.24ª)

Oración universal

Dios Padre eligió a San José como modelo de su paternidad amorosa para que permaneciera siempre reuniendo a sus hijos.
A él, le pedimos: “San José, intercede por nosotros”

-Por la Iglesia, familia cristiana, para que abra su corazón a la Palabra de Dios y la transmita, expresando todo aquello que nuestro Padre creador desee y quiera. Oremos…

-Que San José como padre de Jesús y esposo fiel y generoso de María, sea para las familias de nuestro país un modelo de santidad y entrega amorosa a quien le otorgó el don de la paternidad. Oremos…

-San José, hombre creyente y justo, te pedimos por el papa Francisco, en el aniversario de su pontificado,  para que siguiendo tu ejemplo de santidad, actúe siempre inspirado por Dios, atendiendo a las necesidades de toda la Iglesia. Oremos…

-San José, protector de los trabajadores, te pedimos por quienes viven situaciones difíciles, de marginalidad trabajando en condiciones indignas, para que sean valorados y mejoren las circunstancias laborales. Oremos…

-Por todos nosotros para que encontremos la voluntad divina en las situaciones diarias de la vida, acrecentando la fidelidad  hacia el Salvador de toda la humanidad. Oremos…

Presentación de los dones

San José entregó con amor y servicio su vida a Dios; así nosotros entreguemos nuestro corazón con generosidad junto al pan y al vino. Cantamos…

Comunión

José creyó en Dios y en María, así Dios llevó su obra adelante. Imitemos su fidelidad, alimentémonos del Cuerpo y de la Sangre, auténtica alianza de amor del Padre con sus hijos. Vayamos a comulgar con alegría y devoción.

Cantamos...

Envío

Después de celebrar la solemnidad de San José, Esposo de María y padre de Jesús, sigamos recorriendo el camino cuaresmal, de penitencia y conversión.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
5cuaresma

22 de marzo de 2015 / 5º Domingo de Cuaresma

Jeremías en el Exilio de Babilonia anuncia los días de una nueva Alianza que se escribirá  en los corazones (1a. lectura).

Según  la antropología semita, el "corazón" no es tanto la sede de los sentimientos cuanto de los pensamientos, proyectos y decisiones más comprometidas.

Por eso el Salmo se hace petición: "Crea en mi, Dios mío, un corazón puro".

Santo Tomás de Aquino interpreta que la ley nueva de esta Alianza "es la gracia del Espíritu Santo que se da por la fe de Cristo".

Es la "ley del Reino en los corazones", es decir la decisión de continuar y vivir en el proyecto de Jesús, que se ha convertido en "causa de salvación eterna para todos los que le obedecen, porque Dios lo proclamó Sumo Sacerdote según el orden de Melquisedec" (2a. lectura).

Para eso finalmente "ha llegado la hora”, frase que con diferentes matices vuelve a ser reiterada en el Evangelio de Juan como un turbado interrogante de Jesús "Diré ¿Padre, líbrame de esta hora?" que se convierte en una poderosa afirmación ante lo definitivo de  la misión "Para eso he llegado a esta hora”.

Junto con el reconocimiento de "la hora", Jesús pide "Padre, glorifica tu Nombre! Entonces se oyó una voz del cielo: Ya lo he glorificado y lo volveré‚ a glorificar".

“Jesús se somete a los planes divinos de hacer que el nombre de Dios sea glorificado en su persona, y a esto responde el Padre respaldando a Jesús” (Raymond Brown).

La glorificación llega a su culmen porque, como vuelve a decir Jesús "cuando yo sea levantado en alto sobre la tierra, atraeré a todos hacia mi."

Así, "la hora del retorno al Padre" es la hora de ser elevado en la cruz, en la resurrección y en la gloria definitiva. "Ha llegado la hora en que el Hijo del hombre va a ser glorificado".

Bienvenida

Somos la comunidad de los que creemos en Jesús.
Pero sabemos que no basta creer.
También somos los que queremos servir a Jesús, que como el grano de trigo, muere para dar el fruto de su amor.

Antes de las lecturas

Primera lectura: Una vez más los profetas hablan de una alianza. La novedad está  en que se escribirá  en los corazones.
Salmo: El salmista nos invita a prepararnos a recibir la nueva alianza: "Crea en mi, Dios mío, un corazón puro.
Segunda lectura: La nueva alianza es causa de salvación eterna.
Evangelio: La hora de Jesús es el momento de la entrega definitiva. Es la hora del grano de trigo que cae en tierra y muere para dar mucho fruto. 

Lecturas bíblicas: Jeremías 31,31-34; Salmo 50,3-4.12-15; Hebreos 5,7-9; Juan 12,20-33.

Oración universal

A cada oración, respondemos: Padre, crea en nosotros corazones puros.

-Para que seamos una Iglesia que sepa morir para dar mucho fruto. Oremos…

-Para que construyamos una  Nación con memoria y justicia, dónde no haya desaparecidos ni víctimas de la violencia cotidiana. Oremos…

-Para que podamos mostrar a tu Hijo a través de nuestra vida. Oremos…

-Por la intención del Papa Francisco: que quienes se dedican a la investigación científica se pongan al servicio del bien integral de la persona humana. Oremos…

Presentación de los dones

El grano de trigo cayó en tierra y ahora se multiplica en el pan que presentamos.
Los racimos de la vid se confundieron hasta fermentar en el vino que presentamos.
Nuestras vidas son grano de trigo y racimos de uva que quieren dar mucho fruto.

Comunión

El grano de trigo caído en tierra se hizo pan.
El pan presentado en el altar se hizo eucaristía.
Ha dado mucho fruto: Es el cuerpo de Jesús glorificado que lo atrae todo hacia Él.

Cantamos...

Envío

Estamos a punto de comenzar la Semana Santa.
Durante esos días volveremos a encontrarnos con Jesús, el Hijo de Dios que como el grano de trigo muere en la Cruz y surge como fruto de Vida y Resurrección.
Él nos dice: "El que quiera servirme, que me siga, y donde Yo esté, estará también mi servidor.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
anunciacion

25 de marzo de 2015 / Solemnidad de la Anunciación del Señor

Habría que interpretar la festividad de hoy, a la luz de la pascua. Dios le daba al rey Ajaz, un signo, porque él cumple su promesa. El hijo de la Joven embarazada, el Emmanuel, será el signo de la presencia de Dios en medio de su pueblo. Que asume una existencia humana, y permaneciendo fiel a la justicia, se ofrece a sí mismo en sacrificio para salvación de la asamblea. De ese modo, cumple con la voluntad de Dios. Jesús es el Emmanuel, el siervo obediente, sumo sacerdote fiel y misericordioso. El hijo santo del Dios altísimo. Rey de reyes, nacido de una madre, que es servidora obediente, y custodia fiel de la voluntad divina.

Bienvenida

Jesús tomó la forma humana de una virgen obediente. De la servidora del Señor, aprendió el significado de la obediencia. Por eso, el que asumió una condición humana, llegó a ser hijo del hombre sufriente y paciente. Jesús se encarnó en el seno virginal, para dar un día la vida por amor, elevado sobre el madero de la cruz. Y recibir la aclamación del cosmos, que tributa a Cristo un homenaje; haciendo memorable su nuevo nombre: el de Señor y Mesías.

Antes de las lecturas

Primera lectura: El Emmanuel es el signo divino para el rey escéptico (Is 7, 10-14)
Salmo responsorial: Es el hombre de oído atento, que ama su ley y su voluntad y la proclama en la asamblea (Sal 39, 7-11)
Segunda lectura: Cristo, sumo sacerdote, se ofrece una vez para siempre; borrando los pecados y santificándonos (Heb 10, 4-10)
Evangelio: María es la servidora del que vino a dar su vida en rescate de una multitud. (Lc 1, 26-38)

Oración universal

María es la virgen obediente y servidora de Dios, por medio de ella le pedimos a Cristo...Escúchanos Señor.

-Por intercesión de María su madre, modelo de fidelidad y servicio, pedimos que la Iglesia crezca y se fortalezca, para anunciar a Cristo. Oremos…

-Por intercesión de María, madre amorosa y servicial, pedimos que la Iglesia se fortalezca en la caridad y el servicio. Oremos…

-Por intercesión de María, madre creyente, pedimos para nuestro papa Francisco que el Señor le conceda siempre la fortaleza de la fidelidad, para poder vivir y comunicar la fe, la esperanza y la caridad con alegría. Oremos…

-Por intercesión de María, Madre de entrañable misericordia; pedimos a Dios que nos conceda a todos nosotros sabiduría y paciencia para vivir lo que anunciamos. Oremos…

Presentación de los dones

Junto al Pan y al Vino ofrezcamos nuestras vidas. Pidiendo al Señor que nos dé un corazón semejan te  al de su Madre Lo hacemos cantando...

Comunión

Cristo, sumo sacerdote, se nos ofrece una vez más en la Eucaristía. Vayamos a recibirlo con devoción y agradecimiento.

Cantamos...

Envío

Pongamos nuestra confianza en María, que aprendió el significado de la obediencia por el sufrimiento, para que llevemos a todos el signo divino de Emmanuel. Nos despedimos cantando…

Nos despedimos cantando...

volver | subir
ramos

29 de marzo de 2015 / Domingo de Ramos en la Pasión del Señor

La primera parte de la celebración de este Domingo se centra en el simbolismo de los ramos, y recuerda la entrada de Jesús en Jerusalén, cuando muchos "extendían sus mantos sobre el camino; otros lo cubrían con ramas que cortaban en el campo" (Mc. 11,8).

Refiriéndola a nosotros, dice San Juan Crisóstomo: “Imitemos a los que salían al encuentro de Cristo. No para alfombrarle el camino con ramos de olivo, tapices, mantos y ramas de palmera, sino para poner bajo sus pies nuestras propias personas, con un espíritu humillado al máximo, con una mente y un propósito sinceros, para que podamos así recibir a la Palabra que viene a nosotros y dar cabida a Dios a quien nadie puede contener” (Oficio de Lectura del Domingo de Ramos).

En la liturgia de la Palabra de la Misa el  relato de la Pasión según el evangelio de Marcos divide en dos grupos a quienes se encuentran al pie de la Cruz.

Unos representan la incredulidad y el rechazo, Son los que pasan e insultan, los sumos sacerdotes y escribas que se burlan, los que habían sido crucificados con él, y los que ironizan esperando la llegada de Elías para bajarlo del suplicio.

Del lado de los creyentes se encuentran José‚ de Arimatea, notable del Sanedrín que "esperaba" la llegada del Reino de Dios; algunas mujeres que seguían a Jesús; y sobre todo el centurión romano que al verlo morir lo reconoce definitivamente "Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios".

“Es particularmente absurda la condición de aquel que, como Boecio (+524) es torturado hasta la muerte únicamente por sus convicciones ideales, políticas y religiosas. De hecho, Boecio, símbolo de un número inmenso de detenidos injustamente en todos los tiempos y en todas las latitudes, es una puerta objetiva para entrar en la contemplación del misterioso Crucificado del Gólgota" (Benedicto XVI, 12 de marzo de 2007).

“¡Mira a Jesús! ¡Mira su Faz adorable!... ¡Mira sus ojos apagados y sumisos!... ¡Mira sus llagas!... Mira a Jesús en su Faz... Allí verás cómo nos ama” (Santa Teresita del Niño Jesús).

Los hombres y mujeres que escuchamos este relato desde hace veinte siglos, frente al Inocente Crucificado y frente a los rostros muy concretos en los que deberíamos reconocer los rasgos sufrientes de Cristo, el Señor, que nos cuestiona y nos interpela (Puebla 31, Aparecida 407) nos preguntamos ¿nosotras y nosotros: de que lado estamos?

Bienvenida

Comenzamos la Semana Santa recordando la entrada triunfal de Jesús de Nazaret en la ciudad de Jerusalén.

Así nos invita San Juan Crisóstomo: “Imitemos a los que salían al encuentro de Cristo. No para alfombrarle el camino con ramos de olivo, tapices, mantos y ramas de palmera, sino para poner bajo sus pies nuestras propias personas, con un espíritu humillado al máximo, con una mente y un propósito sincero, para que podamos recibir a la Palabra que viene a nosotros y dar cabida a Dios a quien nadie puede contener.

Antes de la lectura del Evangelio de la Bendición de los Ramos

Jesús entra en Jerusalén aclamado como Rey y Mesías. Pero a diferencia de los poderosos de su tiempo, no viene montado sobre  el caballo del conquistador guerrero, sino sobre un asno, en símbolo de quien  trae la paz para su pueblo.

Lecturas bíblicas: Bendición de Ramos: Marcos 11,1-10.

Antes de las lecturas

El Tercer Cántico del Siervo del Señor que se encuentra en el libro de Isaías pone en su boca la confianza de quien a pesar de la injusticia encuentra la ayuda en el Señor.

Santa Teresita del Niño Jesús dirige nuestra mirada hacia el amor: -“Mirá a Jesús ¡Mirá su Faz adorable!... ¡Mirá sus ojos apagados y sumisos!... ¡Mirá sus llagas!... ¡Mirá a Jesús en su Faz!...Allí  verás cómo nos ama. 

Lecturas bíblicas: Misa: Isaías 50,4-7; Salmo 21,8-9. 17-20.23-24; Filipenses 2,6-11; Marcos 14,1–15,47.

Oración universal

A cada intención respondemos: Jesús de Nazaret, Hijo de Dios, escúchanos.

-Por el Pueblo de Dios que te alaba y quiere seguir tu camino, renunciando al pecado y viviendo en tu amor. Oremos…

-Por los responsables de las decisiones políticas, sociales y económicas, que encuentren inspiración en tus enseñanzas de justicia y amor. Oremos…

-Por quienes se sienten crucificados por el dolor, la angustia, la enfermedad y la injusticia de los hombres. Oremos…

-Por todos nosotros, que la Semana Santa iniciada concluya en la alegría del encuentro con tu Vida de Resucitado. Oremos…

Presentación de los dones

El pan con forma de hostias y el vino que se vierte en el cáliz son los dones que hacen posible que anunciemos la muerte del Señor y proclamemos su resurrección, hasta que vuelva.

Comunión

El mismo Jesús de Nazaret que fue reconocido por el soldado romano como "Hijo de Dios" nos llama a su comunión.
Él mismo nos dice: "Tomen y coman, esto es mi cuerpo, tomen y beban, esta es mi sangre..."

Cantamos...

Envío

El agitar de nuestros ramos y la lectura de la Pasión del Señor han sido el comienzo de esta Semana Santa.
A lo largo de estos días podemos recurrir al Sacramento de la Reconciliación y participar de las distintas celebraciones hasta llegar a las fiestas de la Pascua con el corazón renovado.
El triunfo de Jesús resucitado alienta nuestra esperanza y estimula la construcción de una patria de hermanos y hermanas.

Nos despedimos cantando...

 
volver | subir
 
barrita
barrita
concurso
barrita
cuaresma
barrita
centenario
barrita
barrita
bajalibros
barrita
gonzalez
barrita
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-5924 - paulinasred@paulinas.org.ar