ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
Por Pbro. Eduardo A. González.
volver

GUIONES LITÚRGICOS PARA EL MES DE JUNIO 2019

   
-Domingo 2 de junio 2019 - Ascensión del Señor - Ciclo C

-Domingo 9 de junio 2019 - Pentecostés - Ciclo C

-Domingo 16 de junio 2019 - Santísima Trinidad- Ciclo C
-Domingo 23 de junio 2019 - Corpus Christi - Ciclo C
-Viernes 28 de junio 2019 - Sagrado Corazón de Jesús - Ciclo C
-Domingo 30 de junio 2019 - Domingo 13º durante el año - Ciclo C
canciones
ir a guiones
volver | subir
1

Domingo 2 de junio de 2019 / Ascensión del Señor - Ciclo C

UNA CELEBRACIÓN PUENTE

La fiesta de la Ascensión de Jesús, dentro del tiempo de Pascua,  es una celebración puente entre la conmemoración del Señor Resucitado y la de la acción del Espíritu Santo, la fuerza transformadora que viene de Dios.

El Salmo canta el triunfo porque “El Señor asciende entre aclamaciones”.

Es una despedida, ya que Jesús desparece de la vista de sus discípulos, pero a diferencia de lo que ocurre en los momentos de la ausencia, el Evangelio nos sorprende con una frase inesperada: “Los discípulos volvieron a Jerusalén con gran alegría”.

Quedarán a la espera del cumplimiento de la promesa del Padre, según la recomendación que recibieron en una de las comidas con el Resucitado: “Ustedes serán bautizados con el Espíritu Santo dentro de pocos días.” (1a.lectura) Entonces se convertirán en testigos de Jesús sin límites geográficos ni espacios de tiempo.

Los Obispos en Aparecida nos recordaron que hasta nuestras tierras llegó el anuncio del Evangelio de Jesús. Aunque en la historia existen muchas luces y sombras, continuamos considerando a Latinoamérica “el continente de la esperanza”.

El deseo de la carta a la comunidad cristiana de Éfeso llegas hasta nosotros: “Que el ilumine sus corazones para que ustedes puedan valorar la esperanza a la que han sido llamados”. (2a.lectura)

Es la fuerza de la esperanza la que impulsa al trabajo de transformar la tierra, construyendo día a día el reino que será establecido definitivamente por el Padre en el tiempo y momento establecido.

“No es admisible pensar que, para ser cristiano, haya que dar la espalda al mundo, ser derrotista de la naturaleza humana. Todo, hasta el más pequeño de los acontecimientos honestos encierra un sentido divino”. (San José María Escrivá)

Entre esas realidades, al celebrar la Jornada Mundial de las Comunicaciones, conviene recordar su propuesta: pasar de la abundancia de  comunicaciones a la creación de comunidades.

BIENVENIDA

Hoy celebramos la Ascensión del Señor.
Es una invitación a la alegría, a la esperanza y a la misión.
El cielo es la felicidad en la gloria, la tierra es el lugar de nuestra tarea cotidiana.
Esperamos el encuentro con el Señor glorificado, unidos en el amor definitivo.

ANTES DE LAS LECTURAS

La palabra nos ilumina, para valorar la esperanza a la que hemos sido llamados. Su poder obra en nosotros.

Lecturas bíblicas: Hechos de los Apóstoles 1,1-11; Salmo 46,2-3.6-9; Efesios 1,17-23; Lucas 24,46-53.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos:Te lo pedimos, Padre del Glorificado

-Por toda la Iglesia, pueblo de Dios, que vivamos nuestra vocación de cuidar esta tierra con la esperanza del encuentro definitivo con el Señor de la Gloria. Oremos…

-Por los gobiernos latinoamericanos: que  trabajen por la  paz, el derecho y la justicia entre los pueblos. Oremos…

-Por los Medios de Comunicación que  celebran su Jornada: que hagan realidad su propuesta: pasar de la abundancia de  comunicaciones a la creación de comunidades. Oremos…

-Por la intención de Papa Francisco: que los sacerdotes, con la sobriedad y la humildad de sus vidas, se comprometan en una solidaridad activa hacia los más pobres. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Presentamos los dones que preparan la mesa de la Eucaristía, dónde anunciaremos que el Señor, que ha partido a la gloria del Padre, volverá para encontrarse con nosotros.

COMUNIÓN

En una comida con Jesús resucitado los discípulos recibieron la recomendación de esperar la promesa del Padre.
Somos invitados a la mesa, dónde se renuevan las promesas, las esperanzas y la realidad de recibir el alimento que nos hace participar de la divinidad del Señor glorificado.

Cantamos...

DESPEDIDA

Las palabras de Jesús son también envío misionero para nosotros: “Serán mis testigos hasta los confines de la tierra”.

Nos despedimos cantando...

volver | subir

liturgia

9 de junio 2019 / Domingo de Pentecostés - Ciclo C

UNA NUEVA ALIANZA

Los judíos celebraban Pentecostés recordando que después de cincuenta días de marcha por el desierto habían llegado al Monte Sinaí, dónde Moisés realiza la Alianza con Dios y recibe las tablas de la Ley.

Según el relato de los Hechos de los Apóstoles, el Espíritu Santo se manifiesta en Pentecostés porque viene a realizar una nueva Alianza destinada a todos los hombres y con una ley escrita en el corazón de cada uno.(1a.lectura)

En la carta a los Corintios el Espíritu se manifiesta en cada uno para el bien de toda la comunidad, del servicio y de la misión (2a. lectura).

En el Salmo se canta a las variadas obras de la nueva creación porque el Espíritu “renueva la superficie de la tierra”

El Evangelio alternativo, que más extensamente fue proclamado el 6º domingo de Pascua, muestra la relación de amor entre los discípulos y Jesús que intercede ante el Padre para que envíe otro Paráclito que les enseñará y les recordará todo.

Recordar en el Antiguo Testamento significa la memoria de las acciones liberadoras de Dios, entre las que se encuentran la salida de la esclavitud de Egipto y la Alianza en el Monte Sinaí.

Re-cordar significa “volverlo al presente del corazón”.En el Nuevo Testamento la “memoria” no sólo es recuerdo de lo acontecido, es también actualizar la acción de Jesús de Nazaret que ha llevado a su cumplimiento la plenitud de la liberación humana y desde su resurrección se irán re-cordando con sentido de presente  novedoso todas sus enseñanzas.

“El Espíritu Santo que nos anima es el mismo que impulsó a Jesús. Él nos hace participar de la vida y de la misión del Salvador. Sin Él la evangelización es imposible. Pero con su ayuda podemos ser testigos de Jesús en medio del mundo para transformar la sociedad. Por eso, desde nuestras dudas, temores, cansancios y debilidades le pedimos: Ven, Padre de los pobres, ven a darnos tus dones, ven a darnos tu luz. (Navega Mar adentro)

Es el Espíritu el que nos hace discípulos y misioneros del Resucitado, como lo recuerda el título del Documento de  Aparecida,  “Discípulos y misioneros de Jesucristo, para que nuestro pueblos en Él tengan vida”.

BIENVENIDA

Pentecostés significa Cincuenta. Era la fiesta del pueblo de Dios que en según el Antiguo Testamento  recordaba que a los Cincuenta días de salir de Egipto había realizado la Alianza con Dios en el Monte Sinaí.

Hoy celebramos el Pentecostés del Nuevo Testamento: la Nueva Alianza de Dios con su Pueblo que a pedido del Resucitado envía el Espíritu Santo a nuestros corazones y a nuestras comunidades, para renovar la faz de la tierra.

ANTES DE LAS LECTURAS

Durante la Última Cena Jesús dijo: “El que me ama será fiel a mi Palabra”.

Escuchamos la Palabra para responder con nuestra fidelidad.

Lecturas bíblicas: Hechos de los Apóstoles 2,1-11; Salmo 103, 1ab.2-4c.29b-31.34, I Corintios 12,3b-7.12-13; Juan 14,15-16.23b-26

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: ¡Ven, Espíritu Santo!

-Para renovar la fuerza evangelizadora de la Iglesia en todos los pueblos. Oremos…

-Para que podamos ser fieles al amor por Jesús y a su opción por los pobres. Oremos…

-Para que la Semana de la Unidad de los cristianos nos haga dóciles a tus dones. Oremos…

-Para que quienes  serán beneficiados por la Colecta Anual de Cáritas también reciban la solidaridad y la cercanía de quienes los rodean. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Presentamos nuestra diversidad de dones, ministerios y actividades porque formamos un solo Cuerpo y todos hemos bebido de un mismos Espíritu.

También presentamos nuestra contribución a la Colecta Nacional de Cáritas.

COMUNIÓN

Dice San Efrén: “Jesús llamó al pan su cuerpo viviente, lo llenó de si mismo y de su

Espíritu. Quien lo come con fe, come Fuego y Espíritu. Tomen, coman todos de él y coman con él al Espíritu Santo”.

Cantamos...

DESPEDIDA

Hemos celebrado la Alianza de Dios con su Pueblo.

Hemos celebrado la Nueva Alianza con la fuerza del Espíritu Santo, el Padre de los pobres que quiere darnos su luz.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

16 de junio de 2019 / Domingo de la Santísima Trinidad - Ciclo C

LA TRINIDAD REFLEJADA EN EL PUEBLO

La liturgia elige el texto de la presentación de la Sabiduría “formada desde la eternidad” como “hijo querido de Dios” cuya “delicia era estar con los hijos de los hombres” (1a.lectura) porque insinúa lo que luego la fe cristiana  proclamará como “Jesucristo, Hijo Único de Dios, nacido del padre antes de los siglos”, para afirmar finalmente

“Creemos en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del padre y del Hijo”(Credo de Nicea).

La comunidad cristiana de Roma conoce la justificación por la fe en Jesucristo junto con “una esperanza que no quedará defraudada, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestro corazones por el Espíritu Santo” (2a.lectura)

En el contexto de la Última Cena, Jesús habla de su glorificación, del Padre y del Espíritu Santo. (Evangelio)
El canto al Único Dios de la fe de Israel (Salmo) culmina con la alabanza del Apocalipsis: “Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, al Dios que es, que era y que viene. (Antífona del Aleluia)   

“Hoy contemplamos la Santísima Trinidad, tal y como nos la ha hecho conocer Jesús. Él nos reveló que Dios es amor `no en la unidad de una sola persona, sino en la Trinidad de una sola sustancia¨´ (Prefacio de la misa de la Santísima Trinidad): es Creador y Padre misericordioso; es Hijo unigénito, eterna Sabiduría encarnada, muerto y resucitado por nosotros; por último, es Espíritu Santo que todo lo mueve, el cosmos y la historia, hacia la plena recapitulación final.

Tres personas que son un solo Dios, pues el Padre es amor, el Hijo es amor, el Espíritu es amor. Dios es todo amor y sólo amor, amor purísimo, infinito y eterno. No vive en una espléndida soledad, sino que más bien es fuente inagotable de vida que incesantemente se entrega y comunica…

La prueba más fuerte de que estamos hechos a imagen de la Trinidad es ésta: sólo el amor nos hace felices, pues vivimos en relación, y vivimos para amar y para ser amados. Utilizando una analogía sugerida por la biología, diríamos que el ser humano lleva en el propio "genoma" la huella profunda de la Trinidad, de Dios-Amor. (Benedicto XVI, Angelus del 7.06.09)

Por eso la comunión de la Trinidad tiene consecuencias en la historia cotidiana..

“La Santísima Trinidad es fuente, modelo y fin de toda forma de comunión humana. A partir de la comunión trinitaria hemos de recrear los vínculos de toda comunidad a nivel familiar, vecinal, provincial, nacional e internacional. En el diálogo y en el intercambio libre de dones, animado  por el amor, se construye el nosotros de la comunidad solidaria...

Aprendemos a caminar juntos si asumimos las crisis de nuestros vínculos como un llamado de Dios para convertirnos, a fin de ser más unidos y solidarios, volviéndonos más familia y más pueblo. De esta manera podremos reflejar mejor esa comunión maravillosa que reina entre el padre, el Hijo y el Espíritu Santo.” (Navega mar adentro)

También es misión de los padres, en su día, colaborar en robustecer los vínculos del diálogo y el encuentro en su propia familia.

BIENVENIDA

Hoy es la Solemnidad de la Santísima Trinidad.

“Hoy, como Iglesia fraterna y misionera, queremos reafirmar el mensaje fundamental. Lo que siempre hemos de destacar cuando anunciamos el Evangelio: Jesucristo resucitado nos da el Espíritu Santo y nos lleva al Padre. La Trinidad es el fundamento más profundo de la dignidad de cada persona humana y de la comunión fraterna” (Navega mar adentro)

ANTES DE LAS LECTURAS

La palabra de Dios nos va revelando su misterio más íntimo. El Único Dios es comunidad de personas, diálogo de amor entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Lecturas bíblicas: Proverbios 8,22-31; Salmo 8,4-9; Romanos 5,1-5; Juan 16,12-15

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Te lo pedimos Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo.

-Por la Iglesia que es el Pueblo de Dios congregado por la unidad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, para que en su comunión refleje la Trinidad. Oremos…

-Por las hermanas y hermanos judíos y musulmanes, creyentes en el Dios Único y verdadero, para que junto con el reconocimiento de Abraham, nuestro padre en la fe, erradiquemos la violencia de las guerras y respetemos la libertad religiosa en todos los países. Oremos…

-Por nuestro pueblo, que el recuerdo de la muerte de los Generales Martín Güemes y Manuel Belgrano sea estímulo de  nuestra acción solidaria con los otros pueblos del continente latinoamericano. Oremos…

-Al concluir la Semana de la Unidad de los Cristianos, para que todos los cristianos seamos cada vez más conscientes de la responsabilidad personal y comunitaria de testimoniar el amor de Dios  a cada una de las personas. Oremos…

-Por nuestros padres en su día, por los que están aquí, por los que no han venido y por quienes ya han partido hacia el Padre de todos. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Los dones que llevamos a la mesa de la unidad son fruto de la tierra, del trabajo humano y de la generosidad del Señor, nuestro Dios, que piensa en nosotros y nos cuida.

COMUNIÓN

“Jesucristo nos ha revelado la vida íntima de Dios, el misterio más profundo de nuestra fe: que Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo. Jesús nos invita permanentemente a entrar en esta comunión de amor” (Navega mar adentro).  

Cantamos...

DESPEDIDA

“Después de contemplar el misterio de la Trinidad y hacer memoria de sus exigencias para nuestras vidas, pedimos al Espíritu que podamos reconocer siempre la verdad con humildad. Así llevaremos adelante con convicción y ardor la profunda renovación pastoral que requiere la Nueva Evangelización de nuestra patria” (Navega mar adentro).

Nos despedimos cantando...

 
volver | subir
liturgia

23 de junio de 2019 / Domingo de Corpus Christi

LA EUCARISTÍA Y LOS POBRES

La figura de Melquisedec, que hace traer pan y vino (1a.lectura) es releída por el Salmo  “Tu eres Sacerdote para siempre, a la manera de Melquisedec”.

La Carta a los Hebreos lo aplica con solemnidad a Jesucristo, el mismo que en el Evangelio se muestra hablando acerca del Reino de Dios y respondiendo a los discípulos que parecen querer desentenderse del hambre del pueblo, procurando que se alejen con una orden que los involucra “Denles ustedes mismos de comer”. (Evangelio)

El relato de la multiplicación de los panes y los peces está redactado con características que permiten que se lo entienda como una figura y anticipo de la Eucaristía...A los oyentes cristianos les viene a la memoria el relato de la última cena del Señor.

Junto con él, la actualización de una esperanza acuciante:“Siempre que coman este pan y beban esta copa, proclamarán la muerte del Señor hasta que Él vuelva. (2a.lectura)

“¿De dónde nace la multiplicación de los panes? La respuesta está en la invitación de Jesús a los discípulos: “Ustedes mismos den...”, “dar”, compartir. ¿Qué cosa comparten los discípulos? Lo poco que tienen: cinco panes y dos peces. Pero son justamente estos panes y estos peces los que en las manos del Señor sacian a toda la multitud.

Y son justamente los discípulos desorientados delante de la incapacidad de sus medios --la pobreza de lo que pueden poner a disposición-- quienes hacen acomodar a la gente y distribuyen --confiando en la palabra de Jesús- los panes y peces que sacian a la multitud.

Y esto nos dice que en la Iglesia, pero también en la sociedad, una palabra llave de la que no debemos tener miedo es: “solidaridad”, saber dar, o sea, poner a disposición de Dios todo lo que tenemos, nuestras humildes capacidades, porque solamente compartiendo, en el don, nuestra vida será fecunda, dará fruto. Solidaridad: !una palabra mal vista por el espíritu mundano!

Esta noche, una vez más, el Señor nos distribuye el pan que es su cuerpo, se hace don.

Y en la eucaristía el Señor nos hace recorrer su camino, el del servicio, el compartir, el don. Lo poco que tenemos, lo poco que somos, si se comparte se vuelve riqueza, porque la potencia de Dios, que es la del amor, baja dentro de nuestra pobreza para transformarla” (Francisco: Homilía del Corpus 2013).

BIENVENIDA

Celebramos la solemne fiesta del Cuerpo  y Sangre de Cristo. Una vez más anunciamos su muerte y proclamamos su resurrección, hasta que vuelva.
Separar la Eucaristía de la solidaridad, porque como dice la Beata Teresa de Calcuta:

“Si amamos realmente a Jesús en la Eucaristía, necesitamos poner este amor en acción. No podemos separar estas dos cosas: la Eucaristía y los pobres.”

ANTES DE LAS LECTURAS

El relato de la multiplicación de los panes y de los peces precedido por la ofrenda de Abraham y el recuerdo de la Última Cena del Señor, está presentado con características que permiten que se lo entienda como una figura y anticipo de la Eucaristía.

Hoy también queremos ser alimentados por el pan necesario para la vida cotidiana, el Pan de la Palabra y el Pan de la Eucaristía

Nos preparamos a recibir ese alimento.

Lecturas bíblicas: Génesis 14,18-20; Salmo 109,1-4; I Corintios 11,23-26; Lucas 9,11b-17

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Padre Dios.

-Que tu Hijo y Salvador nos lleve a compartir el Pan de la Palabra y el Pan de la Eucaristía en su única Iglesia. Oremos…

-Que tu Hijo y Salvador haga posible la unidad y el diálogo en nuestra sociedad y en nuestras familias. Oremos…

-Que tu Hijo y Salvador establezca la auténtica solidaridad con quienes están heridos a causa de la injusticia y de la pobreza. Oremos…

-Que tu Hijo, Jesús Sacramentado aliente nuestro fraterno gesto de partir el pan, y nos otorgue su paz. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

El pan y el vino presentados son los frutos del trabajo del hombre y de la tierra generosa  y serán para nosotros pan de Vida y Bebida de Salvación

COMUNIÓN

Si cooperamos  con la gracia que se derrama en la comunión, la Eucaristía podrá ser la fuente y la cumbre de una sincera comunión fraterna y de un compromiso  con todos los necesitados del pan, del trabajo, de la educación y de la fe.

ENVÍO

“Nuestra adoración a Jesús en la Eucaristía se hará plena cuando actuemos de tal manera que la gracia que mana del Sacramento pueda manifestarse gloriosamente en una Patria más creyente, unida, justa y solidaria, cuya identidad sea la pasión por la verdad y el compromiso por el bien común.

Mientas en nuestra sociedad se padecen muchas formas de hambre, el Señor nos ordena: ¡Denles ustedes de comer!” (Documento preparatorio del X Congreso Eucarístico Nacional)

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

Viernes 28 de junio de 2019 / Sagrado Corazón de Jesús - Ciclo C

“Los Padres de la Iglesia consideraban que el mayor pecado del mundo pagano era su insensibilidad, su dureza de corazón, y citaban con frecuencia la profecía de Ezequiel: (36,26) Yo les quitaré el corazón de piedra y le daré un corazón de carne.

Convertirse a Cristo, hacerse cristiano, quería decir recibir un corazón de carne, un corazón sensible ante la pasión y el sufrimiento de los demás.

Nuestro Dios no es un Dios lejano, intocable en su bienaventuranza. Nuestro Dios tiene un corazón; más aún, tiene un corazón de carne. Se hizo carne precisamente para poder sufrir con nosotros y estar con nosotros en nuestros sufrimientos.

Se hizo hombre para darnos un corazón de carne y para despertar en nosotros el amor a los que sufren, a los necesitados.

Pidamos al Señor que nos dé realmente un corazón de carne, que nos haga mensajeros de su amor, no sólo con palabras, sino también con nuestra vida.” (Benedicto XVI, Vía Crucis del 2007).

Al hablar del “corazón” conviene tener en cuenta que en el NT el término no significa exclusivamente la vida afectiva, sino que se refiere al diversas manifestaciones del hombre, entre las que se encuentran las opciones decisivas, y los proyectos que buscan realizarse (cfr. X. León-Dufour: Diccionario del Nuevo Testamento).

BIENVENIDA

El domingo pasado, solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Jesús celebramos que en la Última Cena Jesús realizó el anticipo de la ofrenda del amor, y su cuerpo y su sangre se convirtieron en la comida principal del banquete de todos los que queremos “anunciar la muerte del Señor y proclamar su resurrección, hasta que vuelva”.

Como un eco de aquella fiesta, hoy celebramos la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús. El corazón es el símbolo más popular del amor y de las decisiones que lo acompañan. El Sagrado Corazón manifiesta el amor repleto de la fidelidad y la ternura de Jesús de Nazaret, el Señor Resucitado.

ANTES DE LAS LECTURAS

La nueva Alianza, revela que Dios es Amor, amor que se entrega a todos generosa y gratuitamente en Jesús.

Lecturas bíblicas: Ez 34, 11-16; Sal 22; Rm 5, 5-11; Lc 15, 3-7

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: ¡Te lo pedimos, Dios Amor!

-Para que el Pueblo de Dios anuncie que Jesús muestra tu ternura y tu fidelidad. Oremos…

-Para que los cristianos y cristianas nos amemos unos a otros y extendamos ese amor a todos los hombres y mujeres de nuestra tierra. Oremos…

-Para que los cansados y agobiados, tristes y abatidos encuentren alivio en el Corazón de Jesús. Oremos…

-Para que aprendamos a ser mansos y humildes de corazón, como discípulos misioneros de Jesús. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

El pan y el vino, son  fruto de la tierra y del trabajo de los hombres y mujeres que desean una vida de  justicia, de reconciliación, de amor y de paz.

Estos frutos serán  pan de vida y bebida de salvación.

COMUNIÓN

Compartimos el Cuerpo y la Sangre de Cristo resucitado. El mismo nos invita: “Vengan a mí todos los que están cansados y agobiados”.

Cantamos...

DESPEDIDA

Dios es amor.
El amor se ha manifestado en su Hijo.

Ahora somos testigos y misioneros con el amor de unos a otros.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

Domingo 30 de junio de 2019 / 13º Domingo Ordinario - Ciclo C

SEGUIDORES DEL MAESTRO QUE LLAMA

En el pueblo de Dios era normal que los discípulos siguieran las enseñanzas de su maestro, participando de su vida y de sus enseñanzas.

Generalmente era el discípulo el que pedía integrarse al grupo, pero a veces la invitación tenía las características de un llamado especial, expresado incluso con un gesto personal, como Elías que cubre a Eliseo con su manto. (1a.lectura)

Los discípulos de Jesús también siguen al  Maestro que los llama y tienen que enfrentar sus mismas dificultades. Frente al rechazo de los Samaritanos, aprenderán a que deberán responder de un modo diferente al acostumbrado y que las exigencias de Jesús, más allá de las fuertes expresiones de estilo oriental semita, suponen descubrir la libertad, la urgencia y la audacia para anunciar el Reino de Dios. (Evangelio)

Las nuevas comunidades, como la de los Gálatas, aprenderán que la libertad sólo permite la esclavitud del amor. Entonces será el Espíritu de Dios quien los guíe y los conduzca. (2a.lectura)

El mismo Señor hace conocer el camino de la vida, para saciarnos de alegría eterna junto a Él (Salmo).

También hoy los miembros de la Iglesia podemos esclavizarnos atándonos a los poderes económicos, a la corrupción política y al sentimentalismo religioso.

Por el contrario, seguir al Señor, ser sus discípulos, anunciar el Reino de Dios, caminar en la libertad, vivir el amor y encontrarse definitivamente con Él es todo un entusiasta proyecto de vida.

“La alegría que hemos recibido en el encuentro con Jesucristo, a quien reconocemos como el Hijo de Dios encarnado y redentor, deseamos que llegue a todos los hombres y mujeres heridos por las adversidades; deseamos que la alegría de la buena noticia del Reino de Dios, de Jesucristo vencedor del pecado y de la muerte llegue a todos cuanto yacen al borde  del camino, pidiendo limosna y compasión” (Aparecida, 29).

BIENVENIDA

Jesús nos invita a seguirlo.
Nosotros nos reunimos porque queremos aceptar su llamado y anunciar la Buena Noticia de la libertad y del amor.

ANTES DE LAS LECTURAS

La palabra del Señor nos aconseja y ¡hasta de noche instruye la conciencia!. (ver Salmo)

Nosotros lo escuchamos.

Lecturas bíblicas: 1 Reyes 19,16b.19-21; Salmo 15,1-2a.5.7-11; Gálatas 5,1.13-18; Lucas 9,51-62.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Espíritu de Dios, ¡condúcenos!

-Para que continuemos respondiendo al pedido de Francisco: “recen por mí”. Oremos…

-Para que la Iglesia rechace todo lo que pueda esclavizar el anuncio del Evangelio y viva en el servicio del amor. Oremos…

-Para que todos los hombres y mujeres vivamos con generosidad al llamado a trabajar por el Reino de Dios. Oremos…

-Para que sepamos dar gracias al don de nuestra vocación de bautizados y bautizadas. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

La presentación de nuestros dones, es invitación a ofrecernos como instrumentos de fraternidad, convocados a crear puentes de reconciliación y diálogo, a recrear la amistad entre los grupos sociales y a ser más misericordiosos y solidarios.

COMUNIÓN

Cada vez que los fieles se acercan a hacer la comunión, con su Amén expresan la fe en su presencia real; pero también se comprometen a conformar su vida con la de Jesús, a quien reciben en la comunión.

Cantamos...

DESPEDIDA

Para responder al llamado de Jesús, “el Espíritu Santo puede infundirnos toda la fuerza y el impulso que nos hace falta” (Navega mar adentro).

Nos despedimos cantando...

publicidad
barrita
barrita
barrita
barrita
1
barrita
1
barrita
vocacional
barrita
gonzalez
barrita
bajalibros
barrita
vivienda
barrita
teologia
barrita
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-4333 - revista@familiacristiana.org.ar