ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
Por Pbro. Eduardo A. González.
volver
GUIONES LITÚRGICOS PARA EL MES DE FEBRERO 2018
   
-Viernes 2 de febrero 2018 - PRESENTACIÓN DEL SEÑOR

-Domingo 4 de febrero 2018 - 5º Tiempo ordinario - Ciclo B

-Domingo 11 de febrero 2018 - 6º Tiempo ordinario - Ciclo B
-Miércoles 14 de febrero 2018 - Miércoles de Cenizas
-Domingo 18 de febrero 2018 - 1º de Cuaresma - Ciclo B
-Domingo 25 de febrero 2018 - 2º de Cuaresma - Ciclo B
-Domingo 4 de marzo 2018 - 3º de Cuaresma - Ciclo B
canciones
ir a guiones
volver | subir
1

02 de febrero 2018 / PRESENTACIÓN DEL SEÑOR

La Fiesta de la Presentación del Señor, es popularmente conocida como “Fiesta de Nuestra Señora de la Candelaria” o simplemente “la Candelaria”, ya que la liturgia propone una procesión inicial con velas o “candelas”  encendidas.
Jesús de Nazaret participa de nuestra carne y de nuestra sangre, por eso podemos considerarnos sus hermanos. (2a.lectura).
Al ser presentado por sus padres en el Templo de Jerusalén, cumple con la profecía de Malaquías “Entrará en el Santuario el Señor a quien ustedes buscan, el mensajero de la alianza que ustedes desean” (1a.lectura) Es la Luz que alumbra a todos los pueblos, su Salvador. (Evangelio)

Del mismo modo que la Virgen Madre de Dios tomó en sus brazos la luz verdadera y la comunicó a los que yacían en tinieblas, así también nosotros, iluminados por él y llevando en nuestras manos una luz visible para todos, apresurémonos a salir al encuentro de Aquél que es la luz verdadera (san Sofronio)

BIENVENIDA

Celebramos la fiesta de la Presentación del Señor en el templo de Jerusalén, el centro de la peregrinación del pueblo de Jesús, María y José.
Al tomarlo en sus brazos, Simeón presenta al niño como el Salvador, la luz que ilumina a todos los pueblos.

También hoy ilumina nuestra marcha de peregrinos y peregrinas hasta encontrarnos en la gloria de la Luz definitiva.

ANTES DE LAS LECTURAS

Jesús se muestra como Luz de los Pueblos. La palabra nos invita hoy a dejarnos iluminar y guiar por la luz de nuestro hermano y Señor.

Lecturas bíblicas: Malaquias 3,1-4; Salmo 23,7-10; Hebreos 2,14-18; Lucas 2,22-32

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Escúchanos, Jesús, luz de los pueblos

-Te pedimos por tu Iglesia, que continúa difundiendo la luz de tu amor y tu verdad. Oremos…

-Te pedimos por los responsables de los pueblos, que contribuyen con su poder y sus leyes a proteger a quienes viven en la oscuridad de la miseria y la marginación. Oremos…

-Te pedimos por los hombres y mujeres que te van buscando día a día en la coherencia de sus vidas y en el servicio solidario. Oremos…

-Te pedimos por nosotros que queremos que nuestros ojos vean tu salvación. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Al cumplir con la ley de Moisés, más que los pichones de palomas, los padres de Jesús presentaron a  su propio hijo en el Templo

Junto con el pan y el vino, hoy nos presentamos a nosotros mismos, que somos templos del Espíritu Santo.

COMUNIÓN

Simeón se encontró con Jesús en el Templo de Jerusalén. Nosotros nos encontramos con él en la fracción del pan y en la comunión con su cuerpo.

Cantamos...

ENVÍO

Jesús ya no está en el Templo. Ahora se presenta en los hambrientos, los sedientos, los sin techo, los desocupados, los que sufren y los desolados. ¿Podremos encontrarlo?

No importan tanto las palabras, podemos empezar con la vida.

Nos despedimos cantando...

volver | subir

liturgia

04 de febrero 2018 / 5º Domingo durante el año

En el libro de Job se resume toda la inquietud y el dolor del hombre que siente la vida como un penoso servicio (1a.lectura).

Porque Jesús de Nazaret anuncia la llegada del reino de Dios enfrenta el mal, ya esté presente en alguien particularmente conocido, como la suegra de Pedro; ya se manifieste en la multitud de desconocidos enfermos que sufrían diversos males (Evangelio).

El relato describe con todo detalle los gestos de Jesús con la mujer enferma.

«Se acercó». Es lo primero que hace siempre: acercarse a los que sufren, mirar de cerca su rostro y compartir su sufrimiento. Luego, «la tomó de la mano»: toca a la enferma, no teme las reglas de pureza que lo prohíben; quiere que la mujer sienta su fuerza curadora. Por fin, «la levantó», la puso de pie, le devolvió la dignidad.

Así está siempre Jesús en medio de los suyos: como una mano tendida que nos levanta, como un amigo cercano que nos infunde vida. Jesús solo sabe servir, no ser servido. Por eso la mujer curada por él se pone a «servir» a todos. Lo ha aprendido de Jesús. Sus seguidores han de vivir acogiéndose y cuidándose unos a otros.

Pero sería un error pensar que la comunidad cristiana es una familia que piensa solo en sus propios miembros y vive de espaldas al sufrimiento de los demás. El relato dice que, ese mismo día, «al ponerse el sol», cuando ha terminado el sábado, le llevan a Jesús toda clase de enfermos y poseídos por algún mal.

Los cristianos hemos de grabar bien la escena. Al llegar la oscuridad de la noche, la población entera con sus enfermos «se agolpa a la puerta». Los ojos y las esperanzas de los que sufren buscan la puerta de esa casa donde está Jesús. La Iglesia solo atrae de verdad cuando la gente que sufre puede descubrir dentro de ella a Jesús curando la vida y aliviando el sufrimiento. A la puerta de nuestras comunidades hay mucha gente sufriendo.” (José Antonio Pagola)

Además, como la mentalidad semítica une estrechamente lo externo y lo interno, las curaciones de Jesús son entendidas como la inauguración del tiempo esperado por el pueblo, porque quien vence la enfermedad triunfa sobre el pecado.”El Señor sana a los que están afligidos y les venda las heridas...eleva a los oprimidos” (Salmo).

“Aunque la victoria sobre el pecado y la muerte, conseguida pro Cristo con su cruz y resurrección no suprime los sufrimientos de la vida humana ni libera del sufrimiento toda la dimensión histórica de la existencia, sin embargo, sobre toda esa dimensión y sobre cada sufrimiento esta victoria proyecta una luz nueva ( San Juan Pablo II).

Los que siguen a Jesús, anunciando su triunfo, tampoco podrán escapar a la dimensión del dolor y de la opresión.
Algunas veces llegarán a compartirlo por una decisión ineludible, como es el caso de Pablo: “Siendo libre me hice esclavo...y me hice débil con los débiles” (2a. lectura).

Así la solidaridad y el amor tienen la dimensión de la cercanía, de la que Jesús fue “maestro”.

BIENVENIDA

Llegamos a esta celebración con nuestras dolencias, males y problemas.
Jesús de Nazaret quiere recibirnos como lo hizo con su pueblo agobiado y sufriente.

¡Todos lo buscaban!¡Todos lo seguimos buscando!

ANTES DE LAS LECTURAS

La misión de Jesús se extenderá por toda Galilea y luego a las regiones vecinas, curando a los enfermos y consolando a los agobiados. Pero a lo largo del camino de su vida tendrá también, él mismo,  la experiencia humana del dolor.

Lecturas bíblicas: Job 7,1-4.6-7; Salmo 147, 1-6; 1 Corintios 9,16-19.22-23; Marcos 1,29-39

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Queremos orar contigo, Jesús

-Por toda la Iglesia, pueblo de Dios,  para que haciéndose débil con los débiles, anuncie el Evangelio con la fuerza de Dios. Oremos…

-Por los hombres y mujeres, que como Job, se preguntan por el sentido de la vida y del dolor. Oremos…

-Por cada uno de nosotros, para que sepamos encontrar momentos de plegaria silenciosa. Oremos…

-Unidos a la intención del Papa Francisco: que quienes  tienen un poder material, político o espiritual no se dejen dominar por la corrupción. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Nuestros dolores y dificultades son hoy ofrenda de vidas compartidas y solidarias.

COMUNIÓN

Como las multitudes del pueblo de Israel, buscamos a Jesús. En la comunión el llega con su consuelo, su alegría y su paz.

Cantamos...

ENVÍO

Igual que Pedro, todos podemos decirle a Jesús: “Todos te andan buscando”.
La respuesta puede resonar en nuestros días: “Vayamos a predicar por todas partes”.

No importan tanto las palabras, podemos empezar con la vida.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

11 de febrero 2018 / 6º Domingo durante el año - Ciclo B

En la mentalidad semita enfermedad e impureza iban unidas. La ley referida a los leprosos tenía como finalidad proteger a la comunidad del contagio.

“Esa persona será impura mientras dure su afección y por eso mismo vivirá apartada y su morada estará fuera del campamento” (1a lectura).

Nadie se atreverá a tocarlo y quedará privado de contacto humano que significa una caricia o un apretón de manos.

El Salmo propone una relectura desde la perspectiva del pecador que al ser perdonado estalla en la alegría del reencuentro y la reconciliación.

“En la lepra es posible entrever el símbolo del pecado, que es la verdadera impureza del corazón, capaz de alejarnos de Dios.

La enfermedad física de la lepra no nos separa de Él, como preveían las antiguas normas, sino la culpa, el mal espiritual y moral.

Por este motivo, el salmista exclama: Dichoso el que está absuelto de su culpa, a quien le han sepultado su pecado.

Ante el pedido del leproso - que puede representarnos a cada uno de nosotros - Jesús reaccionó con un sentimiento que se expresa con el verbo “conmover”, quebró la barrera que lo separaba del hombre sufriente y marginado, “extendió la mano y lo tocó”, de tal manera que su curación, atestiguada por el sacerdote, lo devolverá al seno de la vida familiar (Evangelio).

“Jesús, sobre todo con su estilo de vida y con sus acciones, ha demostrado cómo en el mundo en que vivimos está presente el amor, el amor operante, el amor que se dirige al hombre y abraza todo lo que forma al humanidad. (San Juan Pablo II)

Los cristianos y cristianas son llamados a realizar en sus vidas la práctica de Jesús. Por eso se atreve a decirnos san Pablo: “Sigan mi ejemplo, como yo sigo el de Cristo (2a. Lectura).

BIENVENIDA

Nos reunimos con la misma confianza con que las multitudes buscaban a Jesús de Nazaret. Él quiere estar presente en medio nuestro, porque celebramos la misa para la gloria de Dios Padre.

ANTES DE LAS LECTURAS

Si queremos seguir el ejemplo de vida que nos enseña Jesús, escuchemos la Palabra, que nos muestra su cercanía y su amor.

Lecturas bíblicas: Levítico 13,1-2.44-46 ; Salmo 31,1-2.5.11 ; 1 Corintios 10.31-11.1 ; Marcos 1,40-45

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Jesús de Nazaret, extiende tu mano

-Para el Pueblo de Dios, llamado a seguir tu ejemplo. Oremos…

-Para que  los responsables de la salud, atiendan con ciencia, conciencia y amor. Oremos…

-Para los que sufren discriminación por la enfermedad, el color de la piel o los prejuicios sociales. Oremos…

-Para  cada uno de nosotros, que queremos experimentar tu amor y tu salvación. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Al preparar la mesa de la eucaristía recordamos las palabras de san Pablo: “Cuando coman o beban, o hagan cualquier otra cosa, háganlo para gloria de Dios”.

COMUNIÓN

Queremos comer y beber para gloria de Dios.
Queremos compartir la Eucaristía porque “cada vez que comemos de este pan y bebemos de esta copa, anunciamos la muerte del Señor, hasta que vuelva”.

Cantamos...

ENVÍO

El programa de esta semana puede ser la consigna de san Pablo: “Sigan mi ejemplo, como  yo sigo el de Cristo”.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

14 de febrero 2018 / Miércoles de Ceniza

Es posible que el gesto de la ceniza sobre la cabeza no tenga el fuerte significado con el que antiguamente se concluía el desenfrenado tiempo de Carnaval, tan bien pintado por los autores del renacimiento.

Pero sigue diciendo mucho frente a la globalizada acumulación de las riquezas,  lujos y soberbias en manos de unos pocos ladrones del esfuerzo de todos.

Sobre todo si señala el destino final de todo lo que es injusticia: al igual que el hombre, "en polvo se convertirá." (Formula alternativa de la Imposición de la Ceniza)

Por el contrario "los bienes de la dignidad humana, la unión fraterna y la libertad; en una palabra, todos los frutos excelentes de la naturaleza y de nuestro esfuerzo, después de haberlo propagado por la tierra en el Espíritu del Señor y de acuerdo con su mandato, volveremos a encontrarlos limpios de toda mancha, iluminados y transfigurados, cuando Cristo entregue al Padre el reino eterno y universal" (Gaudium et Spes,39).

Ese será el encuentro con  Cristo glorioso y resucitado, nuestra pascua unida a la suya.

Comenzamos a prepararla practicando la justicia sólo ante la mirada del Padre que "ve e en lo secreto." (Evangelio).

Dice Benedicto XVI: “El amor, como reafirma Jesús en el pasaje evangélico de hoy, debe traducirse después en gestos concretos en favor del prójimo, y en especial en favor de los pobres y los necesitados, subordinando siempre el valor de las "obras buenas" a la sinceridad de la relación con el "Padre celestial", que "ve en lo secreto" y "recompensará" a los que hacen el bien de modo humilde y desinteresado (cf. Mt 6, 1. 4. 6. 18).

La concreción del amor constituye uno de los elementos esenciales de la vida de los cristianos, a los que Jesús estimula a ser luz del mundo, para que los hombres, al ver sus "buenas obras", glorifiquen a Dios (cf. Mt 5, 16). Esta recomendación llega a nosotros muy oportunamente al inicio de la Cuaresma, para que comprendamos cada vez mejor que "la caridad no es una especie de actividad de asistencia social (...), sino que pertenece a su naturaleza y es manifestación irrenunciable de su propia esencia" (“Deus caritas est, 25”). El verdadero amor se traduce en gestos que no excluyen a nadie, a ejemplo del buen samaritano, el cual, con gran apertura de espíritu, ayudó a un desconocido necesitado, al que encontró "por casualidad" a la vera del camino (cf. Lc 10, 31).” (Homilía del Miércoles de Ceniza, 1º de marzo de 2007)

Por ello la exigencia del profeta Joel "Desgarren su corazón y no sus vestiduras" (1a. lectura) realizada en un momento propicio y alentador: "Este es el tiempo favorable este es el día de la salvación" (2a.lectura)

Así a imagen del Resucitado podremos alcanzar la vida nueva del reino de Dios. (ver Oración alternativa de la bendición de la Ceniza)

BIENVENIDA

La Celebración del Miércoles de Ceniza es el inicio de una marcha de peregrinos y peregrinas hacia la Pascua.
Día tras día conducidos por la Palabra, la austeridad de vida y los gestos solidarios llegaremos hasta la Semana Santa y la celebración del Triduo de la Muerte y la Resurrección de Jesús.

El tiempo de la conversión ha comenzado.

ANTES DE LAS LECTURAS

Las lecturas de la Biblia muestran el sentido de este Miércoles de Ceniza. Somos convocados a volver a Dios con todo el corazón, a dejarnos reconciliar con Él, a la oración, la austeridad y la solidaridad que se manifiesta sólo ante el Padre que ve en lo secreto.

Lecturas bíblicas: Joel 2,12-18; Salmo 50,3-6a.12-14. 17; 2 Corintios 5,20-6,2 Mateo 6,1-6.16-18.

BENDICIÓN E IMPOSICIÓN DE LA CENIZA

Pedimos la bendición de quienes recibiremos la ceniza como signo de preparar nuestro corazón y nuestras comunidades para la celebración de la Pascua del Señor.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Danos un nuevo corazón

-Por la Iglesia Universal, para que nos reunamos en la conversión, la unidad y la paz. Oremos…

-Por los pueblos que tienen hambre divino, para que anunciemos la belleza de tu palabra. Oremos…

-Por los que excluidos de los derechos humanos, para que encuentren nuestra manos solidaria. Oremos…

-Por cada uno de nosotros, para que los signos de la Cuaresma sean mojones en el camino hacia la Pascua. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Nuestras ofrendas más importantes son hoy nuestros corazones desgarrados, para que  nuestro Dios los convierta en corazones puros, renovados, firmes y reconciliados.

COMUNIÓN

El mismo Jesús que nos ha indicado el camino de la solidaridad silenciosa, la oración oculta y la austeridad sonriente es alimento para esta marcha cuaresmal de peregrinos y peregrinas.

Cantamos...

ENVÍO

El sencillo signo de la Ceniza nos recuerda el programa para este tiempo de Cuaresma y para la marcha de toda la vida.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

18 de febrero 2018 / 1º Domingo de Cuaresma - Ciclo B

El relato del Diluvio, patrimonio de la cultura de los pueblos antiguos recibe en la reflexión del libro del Génesis un sentido nuevo. No concluye con la destrucción total de la humanidad, sino que culmina en una alianza para toda la historia futura y expresada con el signo cósmico del arco iris. (1a lectura)

Así muestra al Dios de la Vida que protege el derecho a la vida de cada hombre y mujer que habita la tierra pronta a repoblarse: “Yo pediré cuenta de la sangre de cada uno de ustedes, pediré cuenta de ella a todos los animales, y también pediré cuenta del hombre de la vida de su prójimo.”(ver Génesis 9,5-7).

Estos versículos pueden ser la introducción al texto que se proclama al inicio de la Cuaresma, cuando se recuerda la Alianza cósmica de Dios con Noé y “con todos los seres vivientes que están con ustedes: con los pájaros, el ganado y las fieras salvajes; con todos los animales que salieron, en una palabra, con todos los seres vivientes que hay en la tierra” (Gn.9,10).

Por eso el Salmo se entusiasma al pedirle al Señor "Acordate de tu compasión y de tu amor, porque son eternos."
A su vez la Iª Carta de Pedro relee el suceso del Arca y permite una doble perspectiva.

a) la Alianza se universaliza hasta el punto que la liberación del Resucitado abarca hasta  “a los que se resistieron a creer cuando Dios esperaba pacientemente, en los días en que Noé construía el Arca” ( 1 Ped. 3,19). Esta afirmación permite a algunos Santos Padres  interpretar que Cristo murió por todos los hombres y mujeres que vivieron antes que él y también por los que han vivido y vivirán a lo largo de la historia humana.

b) Pero también la salvación a través del agua “es figura del bautismo...que es el compromiso con Dios de una conciencia pura...”(1 Ped.3,21) (2a.lectura)

El Evangelio de Marcos había iniciado la presentación de Jesús de Nazaret desde su ciudad natal en Galilea para ser bautizado por Juan en el río Jordán.

Pero de inmediato la escena que se proclama en este domingo cambia de ambientación: "El Espíritu lo llevó al desierto, donde fue tentado por Satanás y vivía entre las fieras..."

Es posible que los animales del desierto que acompañan a Jesús representen el ideal de la armonía  de toda la creación al final de los tiempos, cumpliéndose la alianza anticipada con Noé, pero definitiva con la Buena Noticia que trae Jesús y que comienza a ser anunciada en Galilea.

La cercanía del Reino de Dios y la urgencia del "conviértanse y crean en la Buena Noticia" de ese mismo Reino - frase que pudo haberse utilizado en la celebración de la Imposición de las Cenizas - es para los cristianos y cristianas de hoy un nuevo desafío. Es volver a preguntarse por los valores del Reino y por la esperanza que estimula a recibirlo como don y a construirlo como tarea.

La Cuaresma que se inicia es el tiempo de prepararnos a renovar en la Pascua el compromiso de la fe recibida en el  Bautismo y a llevar a la práctica las renuncias "al favoritismo, al negociado y al soborno", (3ª fórmula de las Renuncias en el Ritual del Bautismo) entre otras tantas cosas. Renuncias que después de conocer los grandes negociados y coimas ligadas por la corrupción globalizada, adquiere una vigencia concreta.

BIENVENIDA

El tiempo de la Cuaresma ha comenzado.
Es un periodo que nos prepara a celebrar el misterio de la muerte y la resurrección de Jesús.

En la noche de la Pascua renovaremos la Alianza con nuestro Dios, renovando las promesas del Bautismo y renunciando públicamente a todo lo que nos aparta de su Reino.

ANTES DE LAS LECTURAS

Primera lectura: Dios sale al encuentro de la familia humana, representada por Noé‚ y establece una alianza con toda la tierra. El arco iris, un fenómeno natural se convierte en el signo cósmico que recuerda el compromiso del Señor de la vida con todos los vivientes.

Salmo: El Salmo es la oración esperanzada de quien recuerda la alianza del Señor. Su compasión y su amor son eternos.

Segunda lectura: Jesús nos conduce al Padre por el agua del bautismo. Estamos llamados a realizar la Alianza con una conciencia pura que procede de nuestra unión con el Resucitado.

Evangelio: Jesús nos llama a descubrir la Nueva Alianza, convirtiéndonos y creyendo en su Buena Noticia: el Reino de Dios está  cerca.

Lecturas bíblicas: Génesis 9,8-15; Salmo 24,4-5b.6.7b-9; 1 Pedro 3,18-22; Marcos 1,12-15

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Te  pedimos, Dios de la Alianza y del Amor

-Por el pueblo de Dios que inicia su marcha de peregrinos durante el tiempo de Cuaresma. Oremos…

-Por la Patria que busca caminos y proyectos para ser una nación con justicia y libertad. Oremos…

-Por los que sufren por la desnutrición, la falta de trabajo y la ausencia de la mano amiga. Oremos…

-Por nosotros, que desde el Miércoles de Ceniza venimos escuchando el llamado "Conviértanse y crean en la Buena Noticia". Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

El sencillo alimento del pan que falta en muchas mesas y el vino que se ha convertido en bebida ocasional son signos del alimento necesario para la existencia.
También se  presenta el dinero de la colecta solidaria.

Junto con nuestra respuesta a vivir seriamente esta Cuaresma serán para nosotros dones de Dios y llamado a compartirlos entre hermanos y hermanas.

COMUNIÓN

Somos peregrinos en marcha hacia la Pascua.

La comunión, alimento en esta Cuaresma y en toda la vida nutre el camino de la fe, consolida la esperanza y fortalece la solidaridad de nuestro amor.

Cantamos...

ENVÍO

La Cuaresma ha comenzado.

Una vez m s nos dice el Señor: El tiempo se ha cumplido, el reino de Dios esta  cerca. Conviértanse y crean en la Buena Noticia.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

25 de febrero 2018 / 2º domingo de cuaresma- Ciclo B

La prohibición de Jesús de no hablar de la Transfiguración "hasta que el Hijo del hombre resucitara de entre los muertos" y la dificultad de Pedro, Santiago y Juan para entender el significado de "resucitar de entre los muertos", permite relacionar este relato con la nueva dimensión que le dará  la Pascua. (Evangelio)

La Cuaresma nos va conduciendo hacia el Dios de la Vida. Una de sus primeras manifestaciones es la orden del ángel a  Abraham para que no mate al joven Isaac.

Vale preguntarse sobre la fe de nuestro Padre: ¿qué‚ es más difícil para un hombre rodeado de cultos de ofrendas humanas y sacrificios de primogénitos: continuar con esa cultura sacrificial y sangrienta o descubrir que Dios no quiere la muerte sino la vida?

Cuando San Pablo afirma que nada "podrá  separarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús" (Romanos 8,39; texto inmediatamente posterior a los versículos que se proclaman en la misa de hoy) lleva a su máxima dimensión este Himno al Amor de Dios. La manifestación de ese amor supone llevar hasta las últimas consecuencias la historia humana de Jesús, a condición que su resurrección y su gloria supriman la culpa y derramen sus dones. “¿Quién podrá  acusar a los elegidos de Dios?... ¿Será acaso Jesucristo, el que murió, más aún, el que resucitó y esta  a la derecha de Dios e intercede por nosotros?” (2a.lectura)

Marcos coloca el relato de la Transfiguración, de tal manera que pueda interpretarse como una preparación para que los discípulos asumieran la dimensión de la pasión y el futuro encuentro con la gloria del Resucitado.
Mientras que en el bautismo de Jesús la voz del Padre hablaba a su Hijo muy querido (ver Mc.1,11), ahora se dirige a los discípulo y también resuena en nosotros: “Este es mi Hijo muy querido, escúchenlo”(Mc.9,7)

Según santo Tomás de Aquino, somos hijos e hijas de Dios por cierta conformidad de imagen con el Hijo. Si por el bautismo se inician los vínculos con el Padre, la transfiguración muestra también nuestra gloria futura. Por eso considera que  también  aquí apareció toda la Trinidad: el Padre en la voz, el Hijo en el hombre, el Espíritu Santo en la nube luminosa.

El tiempo de Cuaresma prepara para renovar las promesas del bautismo, respuesta y compromiso ante la ternura del Padre, al celebrar en la noche pascual, la gloria definitiva de nuestro hermano Resucitado.

BIENVENIDA

El tiempo de Cuaresma está  especialmente dedicado a profundizar el sentido de la palabra de Dios en nuestra marcha hacia la Pascua.

Por eso somos convocados por nuestro Padre del cielo que ante la escena de Jesucristo transfigurado nos dice: "Este es mi Hijo muy querido, escúchenlo".

ANTES DE LAS LECTURAS

Primera lectura: Escuchar la Palabra de Dios es descubrirlo como el Señor de la Vida. Abraham escuchó y su hijo conservó la vida.

Salmo: El Salmo canta la confianza de los que caminan en presencia del Dios de la Vida.

Segunda lectura: Jesucristo, el que murió y resucito intercede por nosotros.       

Evangelio: La Transfiguración de Jesús adquiere su pleno sentido después de su resurrección. Por eso estamos atentos a la voz del Padre del cielo que nos dice: "Este es mi Hijo muy querido, escúchenlo".

Lecturas bíblicas: Génesis 22,1-2.9-13.15-18; Salmo 115.10.15-19; Romanos 8,31b-34; Marcos 9.2-10.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Jesús, queremos escucharte

-Para que la Iglesia te muestre al mundo como el Dios de la Vida y la Resurrección. Oremos…

-Para que se abandone la cultura de la muerte y se proteja la vida humana desde su comienzo. Oremos…

-Para que en medio del dolor podamos encontrar tu rostro transfigurado. Oremos…

-Para que al encontrarnos con Vos, descubramos el rostro de tu Padre, que es nuestro Padre. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Hemos escuchado la Palabra. Preparamos la mesa con los dones de nuestra pobreza solidaria.

COMUNIÓN

El Padre del Cielo nos ha mostrado a Jesús. "Este es mi Hijo muy querido. Escúchenlo"
El Hijo muy querido también nos dice hoy: "Tomen y coman, esto es mi cuerpo...".

Porque escuchamos su palabra, participamos de su cuerpo y de su sangre.

Cantamos...

ENVÍO

Queremos ver la gloria de Jesús.
Él nos dice que se manifiesta oculta en cada necesidad humana.

¿Seremos capaces de descubrirla?

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

4 de marzo de 2018 / 3º domingo de cuaresma- Ciclo B

La alianza cósmica con Noé y el llamado personal a Abrahán, nuestro padre en la fe, adquiere una nueva dimensión en la propuesta del Sinaí.

La costumbre catequística de enunciar los "Diez Mandamientos" a partir la reformulación "Amar a Dios sobre todas las cosas", puede llevar a perder el enunciado inicial que tiene las características del llamado al pueblo: "Yo soy el Señor, tu Dios, que te hice salir de Egipto, de un lugar de esclavitud", y por eso "no tendrás otros dioses delante de m"(1a.lectura)

“Si Dios saca a su pueblo de una dura esclavitud económica, política y cultural, es con miras as hacer de él, mediante la Alianza en el Sinaí, un reino de sacerdotes y una nación santa. Dios quiere ser adorado por hombres libres. Todas las liberaciones ulteriores del pueblo de Israel tienden a conducirle a esa libertad que no puede encontrar más que en la comunión con su Dios.” (Libertad Cristiana 44)

Si el Padre de la libertad quiere ser adorado por hombres libres, ser  necesario que el Hijo purifique incluso su Templo en Jerusalén con un látigo de cuerdas y desparramando las monedas de los cambistas. (Evangelio)

La "casa" de su Padre no puede ser una "casa" de comercio del que, según algunos estudiosos, aprovechaban Caifás  y los sumos sacerdotes. Cuando el comercio se hace culto y el culto se convierte en comercio, desaparece la libertad del encuentro con Dios, y todos, especialmente los pobres, quedan trabados en la expresión de su religiosidad y esclavizados por el fundamentalismo del mercado.

Para captar mejor ese momento, culminante en la vida de Jesús de Nazaret se dice que "sus discípulos recordaron las palabras de la Escritura "El celo por tu Casa me consume ", perteneciente al Salmo 69,10. Pero para un sentido más abarcativo conviene citar completos los versículos 8-10: “Por ti he soportado afrentas y la vergüenza cubrió mi rostro; me convertí en  un extraño para mis hermanos, fui un extranjero para los hijos de mi madre; porque el celo de tu Casa me devora, y caen sobre mí los ultrajes de los que te agravian.”

En el evangelio de Juan, que se proclama en estos tres últimos domingos de Cuaresma, destacando el triunfo del amor de Jesús en la Cruz, “se interpreta el salmo en el sentido de que la pasión por el Templo destruirá a Jesús y le acarreará la muerte...En su actual contexto, la interpretación de la purificación como un acto que tuvo que ver con la muerte de Jesús, prepara la interpretación de su sentencia acerca del templo como referida a la resurrección “.(Raymond Brown)

“Por eso cuando Jesús resucitó, sus discípulos recordaron que él había dicho esto” (Jn. 2,22). Desde la gloria del Hijo, “ha llegado la hora en que los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad”(ver Jn 4,23). Poco a poco se irá insinuando  una perspectiva trinitaria.

También ha llegado la hora de reconocer que lo “débil de Dios es más fuerte que los hombres” (2ª. Lectura)

BIENVENIDA

A nosotros, reunidos en este domingo de Cuaresma se nos dice: "Yo soy el Señor, tu Dios, que te hice salir de Egipto, de un lugar de esclavitud."

Hoy celebramos la libertad de los hijos y de las hijas de Dios y anunciamos la resurrección del Cristo crucificado.

ANTES DE LAS LECTURAS

Primera lectura: Dios saca a su pueblo de una dura esclavitud económica, política y cultural, para realizar una Alianza de hombres y mujeres libres. Sus mandamientos resumen lo necesaria para que una sociedad pueda vivir sin opresiones ni injusticias.

Salmo: El Salmo canta la alegría del corazón porque sus mandamientos traen luz y dulzura para la vida.

Segunda lectura: Cristo crucificado muestra la debilidad de Dios. Pero su debilidad es más poderosa que la fuerza de sus adversarios.     

Evangelio: El episodio de la expulsión de los vendedores del Templo de Jerusalén lleva a descubrir la auténtica libertad que nos obtuvo la resurrección de Jesús.

Lecturas bíblicas: Éxodo 20,1-17; Salmo 18,8-11; 1 Corintios 1,22-25; Juan 2,13-25.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos:Te lo pedimos, Dios de la libertad

-Para que la Iglesia anuncie la alianza basada en el amor a Vos sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos. Oremos…

-Para que las leyes de nuestro país sean reflejo de la justicia y la libertad que nos dejaste en tus mandamientos. Oremos…

-Para que, con motivo del Día de la Mujer  se reconozca cada vez más la contribución propia de la mujer en todos los ámbitos de la sociedad. Oremos…

-Para que la renuncia a la opresión del pecado nos conduzca al encuentro con Jesús resucitado. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

El pan y el vino que presentamos serán el sacramento de la Alianza que Jesús quiso que celebráramos, anunciando su muerte en la cruz y proclamando su resurrección.

COMUNIÓN

La comunión nos une a Jesús crucificado y resucitado. Es el alimento de la gracia y la libertad, del amor y la solidaridad.

Cantamos...

ENVÍO

Hemos celebrado al Dios de la Alianza y la libertad.

Discípulos y misioneros, somos enviados a realizarla como un proyecto que culminará  en nuestra Pascua.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
cuaresma
barrita
tecla
barrita
barrita
catequesis
barrita
barrita
1
barrita
gonzalez
barrita
vocacional
barrita
bajalibros
barrita
vivienda
barrita
teologia
barrita
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-5924 - revista@familiacristiana.org.ar