ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
Por Pbro. Eduardo A. González.
volver
GUIONES LITÚRGICOS PARA EL MES DE MAYO 2017
   

-Domingo 7 de mayo 2017 - 4º Domingo de Pascua- Ciclo A

-Domingo 14 de mayo 2017 - 5º Domingo de Pascua - Ciclo A
-Domingo 21 de mayo 2017 - 6º Domingo de Pascua - Ciclo A
-Domingo 28 de mayo 2017 - ASCENSIÓN DEL SEÑOR - Ciclo A
-Domingo 4 de junio 2017 - PENTECOSTÉS
canciones
ir a guiones
volver | subir

liturgia

7 de mayo de 2017 / 4º Domingo de Pascua- Ciclo A

Este domingo de Pascua es conocido como “Domingo del Buen Pastor”. Hoy  se lee el comienzo del  Capítulo 10 del Evangelio de Juan. En el cuarto domingo de los próximos dos años se leerán las otras dos partes, según la división de los ciclos litúrgicos.

Surgen aquí varias imágenes que se van superponiendo: el pastor auténtico, la puerta por dónde se entra al corral, el guardián que abre, y las ovejas que salen porque reconocen la voz de quien las llama.

Siguiendo una larga tradición en el pueblo elegido, Dios es presentado como el pastor que conduce a las aguas tranquilas, repara las fuerzas y guía por el camino recto. (Salmo)

Por el contrario, los profetas solían denunciar a los dirigentes políticos y religiosos como falsos pastores que roban al pueblo. Son los que Jesús señala como ladrones y asaltantes que entran trepando por las paredes del corral.

Aún hoy tiene su valor el reproche de San Agustín: “¿Te imaginas que clase de pastores son aquellos que para no disgustar a sus oyentes, dejan no sólo de prepararlos para las pruebas, sino que incluso llegan a prometer una felicidad que ni el mismo Señor jamás prometió? El Señor anunció sufrimientos y trabajos sin medida hasta el fin de los tiempos, y tú ¿pretendes que el cristiano puede vivir exento del sufrimiento? Por el sólo hecho de ser cristiano, el hombre sufrirá en este mundo más que sus semejantes.”

La relación entre el pastor y las ovejas adquiere en el Evangelio de Juan una especial intimidad: las ovejas escuchan la voz de su pastor que las llama por su nombre y pueden seguirlo, ya que se adelanta en la marcha. El pastor está a la cabeza del rebaño.

A su vez la puerta que inicialmente servía para que pudiera entrar el pastor y salir con su rebaño se personaliza en Jesús, que define: “Les aseguro que Yo soy la puerta de las ovejas...El que entra por mí se salvará”.

La aplicación a la comunidad de los creyentes a los que se dirige el autor de la Primera Carta de Pedro es clara: “antes andaban como ovejas perdidas, pero ahora han vuelto al Pastor y Guardián de ustedes” (2a. Lectura)

Con toda su riqueza, la imagen de las ovejas puede asociarse con los animales lanudos, mansos y casi sin defensas. No es esa la intención del evangelio. Por el contrario, las ovejas que Jesús apacienta son  personas concretas, el rebaño es también “pueblo de Dios”, capaces de “recibir el don del Espíritu Santo” (1a. Lectura)

Al celebrarse la Jornada Mundial de Oración por las vocaciones podemos preguntarnos qué modelo de pastores queremos hoy para nuestro pueblo. ¿De qué tipo de comunidades saldrán? ¿Estarán a la cabeza de las ovejas - personas adultas y responsables - guiándolas con paso firme o marcharán detrás o sin rumbo? ¿Se creerán dueños del rebaño o podrán reconocer que el único propietario es Jesús, el Señor Resucitado? ¿Serán “pastores con olor a oveja” – según la frase de papa Francisco?

BIENVENIDA

Somos el pueblo de Dios, las ovejas que Jesús reúne en su rebaño.
Nos reunimos para celebrar lo que Jesús nos dijo: Yo he venido para que las ovejas tengan Vida, y la tengan en abundancia.
Esta es la fiesta de la gracia y de la vida, de la mesa compartida y de la copa que rebosa.

ANTES DE LAS LECTURAS

La figura del pastor, el trabajador que cuida los rebaños en las tierras de Israel sirve también para mostrar la cercanía de Dios, el Señor que conduce a su pueblo. Jesús se muestra como quien quiere la Vida de sus ovejas.

Lecturas bíblicas: Hechos de los Apóstoles 2,14a. 36-41; Salmo 22,1-6; 1 Pedro 2,20b-25; Juan 10,1-10.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Jesús, Buen Pastor resucitado, escúchanos

-Por la Iglesia, el pueblo de Dios que conduces en el camino de la historia, guiándola a las praderas cubiertas del verdor de los pastos. Oremos…

-Por los Obispos, los presbíteros, los diáconos y todos los que tienen una tarea pastoral en nuestras comunidades. Oremos…

-Por las vocaciones al ministerio sacerdotal, al diaconado permanente, a la vida religiosa y consagrada que respondan con generosidad al llamado de tu voz. Oremos…

-Por los responsables del gobierno que deben atender el reclamo de los más pobres y excluidos, como el pastor atiende a las ovejas. Oremos…

-Por nosotros, para que según las intenciones de los obispos, sepamos compartir valores y proyectos que conformen un ideal de vida y convivencia, dejando circular la vida, la simpatía, la ternura y el calor humano. Oremos...

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

El Señor, Buen Pastor quiere prepararnos una mesa.
El pan y el vino son ofrendas que simbolizan nuestro compartir la vida, la alegría, los dones y las dificultades de cada día.

COMUNIÓN

Jesús, Buen Pastor, Guardián de nuestras Vidas, puerta de salvación es también el Cordero de Dios que nos alimenta en la comunión.

Cantamos...

ENVÍO

Jesús es el Pastor que da la Vida y la puerta que nos lleva al Padre.
Lo seguimos en la larga marcha del Pueblo de Dios.
Somos caminantes con un rumbo preciso.

Nos despedimos cantando.

volver | subir
liturgia

14 de mayo 2017 / 5º Domingo de Pascua - Ciclo A

Este domingo y el próximo se leen dos fragmentos del capítulo 14 del Evangelio de Juan. Pertenecen al discurso de Jesús en la cena de despedida, pero en el contexto del tiempo de Pascua, ya resuena como un mensaje del Señor Resucitado.

Tomás y Felipe formulan dos deseos: conocer el camino para seguir a Jesús y ver al Padre. Parece un reclamo “Muéstranos al Padre y eso nos basta”.

Las respuestas de Jesús pueden unificarse: Él es el camino, la verdad y la vida. Para conocer al Padre hay que recorrer ese camino “Nadie va al Padre sino por mí”. Además quién ve a Jesús también puede ver al Padre.

En el rostro de Jesús se refleja el Padre.

Pero también se refleja todo el sufrimiento del mundo, producto de la injusticia y el desprecio por el hombre. Es el rostro del Crucificado que vuelve a mostrarse en todas las víctimas que sufren la crucifixión de cada día.

En el reverso de tanto dolor, el rostro del Resucitado   nos muestra el destino final de nuestra condición humana: la gloria con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Allí habrá muchas “habitaciones” que Él nos ha preparado. Mientras tanto, está oculto en la sencillez de cada gesto de amor que la presencia divina inspira.

Así lo entendió Santa Teresita de Lisieux que escribió:

“Sé que ha habido santos que pasaron su vida practicando asombrosas mortificaciones para expiar sus pecados. Pero., ‘en la casa del Padre celestial hay muchas habitaciones’. Lo dijo Jesús, y por eso yo sigo el camino que él me traza. Procuro no preocuparme ya de mí misma en nada y dejar en sus manos lo que él quiera obrar en mi alma, pues no he elegido una vida de austeridad para expiar mis faltas sino las de los demás”.

Los primeros cristianos se llamaban “los seguidores del camino” o “caminantes”, significando con esto que eran peregrinos de la vida.

Más adelante sabrán que “son raza elegida, un sacerdocio real, una nación consagrada, un pueblo adquirido por Dios para proclamar las hazañas del que nos llamó a salir de la tiniebla y a entrar en su luz admirable” (2a. Lectura)

Poco a poco las comunidades que reconocen a Jesús, “camino, verdad y vida”, tendrán que resolver la tensión de los diversos servicios: anunciar la palabra y atender las necesidades de los pobres. El simple gesto de “imponer las manos” será la manera de ir diseñando las responsabilidades y la misión (1a. lectura)

BIENVENIDA

Somos una familia de caminantes y peregrinos.
Seguimos a Jesús: el único camino.
Nos encontramos con Jesús, la Verdad en persona.
Por eso con nosotros está la Vida.

ANTES DE LAS LECTURAS

Como nuestras comunidades actuales, los primeros cristianos y cristianas tuvieron que resolver dificultades y tensiones.
A pesar de todo, siempre se reconocieron como un pueblo sacerdotal, el Pueblo de Dios.
Su proyecto aparece muy simple: seguir a Jesús, camino, verdad y vida.
¿Ese es nuestro proyecto de hoy?

Lecturas bíblicas: Hechos de los Apóstoles 6,1-7; Salmo 32,1-2.4-5.18-19; 1 Pedro 2,4-10; Juan 14,1-12

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos:Que descienda tu amor, Señor

-Para el pueblo de Dios que anuncia a Jesucristo, el camino, la verdad y la vida. Oremos…

-Para los que desempeñan en nuestras comunidades el servicio de la palabra y la acción solidaria. Oremos…

-Para los pobres que  descubren el valor del apoyo mutuo y del encuentro. Oremos…

-Para los que como Felipe, queremos ver al Padre. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Al presentar las ofrendas recordamos que somos “edificados como una casa espiritual, para ejercer un sacerdocio santo y ofrecer sacrificios espirituales, agradables a Dios por Jesucristo.”

COMUNIÓN

En la comunión Jesús viene a nosotros.
Al igual que en la Última Cena nos dice: Yo estoy en el Padre y el Padre está en mi.

Cantamos...

ENVÍO

Jesús nos ha preparado un lugar.
Un día volverá para llevarnos con Él.
Donde Él está, estaremos también nosotros.
Entonces, la felicidad y la alegría no tendrán fin.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

21 de mayo de 2017 / 6º Domingo de Pascua - Ciclo A

Según el libro de los Hechos, los Apóstoles eran conscientes que el Espíritu Santo, don de Dios, se hacía presente a partir de la oración de la comunidad y del gesto de “imponer las manos” (1a. Lectura)

Más que una explicación acabada, se muestra al Espíritu en su acción de impulso divino, presente en las reuniones de los creyentes, en la expansión misionera y en la resolución de los problemas que la apertura al mundo les iba suscitando.

Es el mismo Espíritu que vivificó a Jesús - el Justo muerto por los injustos -  para que  nos condujera hacia Dios (2a.lectura)

El Evangelio de Juan, con la mención al “otro Paráclito” permite acercarse más a las dimensiones íntimas de Dios. Con este nombre aparecen cinco anuncios que se encuentran sólo en el Discurso de despedida de Jesús. (Capítulos 14,15 y 16)

El Primero, que se lee este domingo se encuentra en el contexto de una relación de amor entre los discípulos, la intercesión de Jesús y el don del Padre que es también el Espíritu de la Verdad.

- “Si ustedes me aman, cumplirán mis mandamientos. Yo rogaré al Padre y él les dará otro Paráclito para que esté siempre con ustedes: el Espíritu de la Verdad.”.(14,15-17)

Paráclito es una palabra derivada del griego que puede traducirse literalmente como el que es llamado para estar junto. Era utilizada para designar al que aconsejaba en cuestiones legales y sobre todo el que cumplía funciones jurídicas en las cortes reales. Algunas traducciones bíblicas utilizan los términos abogado, defensor o también consolador. Actualmente se prefiere conservar castellanizando Paráclito que ya se encontraba en la versión latina de la biblia Vulgata como Paraclitus.

La dimensión del amor se convierte en una experiencia circular: los que aman son “amadores”, es decir,  cumplen el “mandamiento del amor”, pero a su vez serán amados por el Padre y por el propio Jesús. El “Paráclito” se manifestará como el Espíritu de la Verdad y del Amor.
“El mismo Espíritu Santo es amor” (san Gregorio Nacianceno).

Las tragedias, injusticias, odios y violencias que suelen rodearnos, y de la que a veces podemos ser responsables o cómplices, no impiden vislumbrar el proyecto de Jesús para sus seguidores. También somos responsables del amor.

BIENVENIDA

Nuestra Misa actualiza la Cena del Señor.
Allí Jesús nos mostró un encuentro lleno de intimidad y amor: el que lo ama, será amado por el Padre. No estamos solos, el Espíritu de la Verdad permanece con nosotros.
Hoy nos reúne, nos convoca y nos impulsa.

ANTES DE LAS LECTURAS

El Espíritu Santo es un don.
Lo piden Apóstoles para los que creen en Jesús.
Lo pide Jesús para todos los que viven la experiencia del amor.

Lecturas bíblicas: Hechos de los Apóstoles 8,5-8.14-17; Salmo 65,1-3a.4-7a.16.20; 1 Pedro 3,15- 18; Juan 14,15-21

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Envíanos el Espíritu de la Verdad y del Amor

-Junto con toda la Iglesia, que confía en la promesa de Jesús, te  pedimos. Oremos…

-Junto con quienes festejarán la Fiesta Patria del 25 de mayo,  te suplicamos. Oremos…

-Junto con los que se sienten solos, huérfanos o abandonados, te clamamos. Oremos…

-Junto con Pedro, Juan y los demás apóstoles, te rogamos. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Presentamos el pan y el vino.
Sobre ellos se extenderán las manos y se pedirá que el Padre santifique estos dones con la efusión del Espíritu de la Verdad y del Amor, de maneras que sean el Cuerpo y Sangre del Señor.

COMUNIÓN

Al igual que en la Última Cena nos dice: “Yo estoy en mi padre, y ustedes están en mí y Yo en ustedes. Esta presencia y esta unión se hace ahora “comunión”.

Cantamos...

ENVÍO

En nuestra marcha no estamos solos.
Jesús no nos deja huérfanos.
Nos promete un nuevo compañero.
Es el Paráclito.
Es el Espíritu Santo.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

28 de mayo de 2017 / ASCENSIÓN DEL SEÑOR

UNA PRESENCIA COMPARTIDA

“¿Qué significa que Cristo subió a los cielos?

El cielo no es un lugar al que vamos sino una situación en la que seremos transformados si vivimos en el amor y en la gracia de Dios. El cielo de las estrellas y de los viajes espaciales de los astronautas y el cielo de nuestra fe no son idénticos. Por eso cuando rezamos el Credo un domingo tras otro y decimos que Cristo subió a los cielos no queremos decir que El, anticipándose a la ciencia moderna, emprendiera un viaje sideral. En el cielo de la fe no existe el tiempo, la dirección, la distancia ni el espacio. Eso vale para nuestro cielo espacial.

El cielo de la fe es Dios mismo de quien las Escrituras dicen: "Habita en una luz inaccesible" (1 Tim 6,16).

Del mismo modo, la subida de Cristo al cielo no es igual a la subida de nuestros cohetes; éstos se trasladan constantemente de un espacio a otro, se encuentran constantemente dentro del tiempo y nunca pueden salir de estas coordenadas por más lejanos que viajen por espacios indefinidos.

La subida de Cristo al cielo es también un pasar, pero del tiempo a la eternidad, de lo visible a lo invisible. de la inminencia a la transcendencia, de la opacidad del mundo a la luz divina, de los seres humanos a Dios.

Con su ascensión al cielo Cristo fue por consiguiente entronizado en la esfera divina; penetró en un mundo que escapa a nuestras posibilidades. Nadie sube hasta allí si no ha sido elevado por Dios (cfr. Lc 24,51; Hch 1,9).

El vive ahora con Dios, en la absoluta perfección, presencia, ubicuidad, amor, gloria, luz, felicidad, una vez alcanzada la meta que toda la creación está llamada a lograr. Cuando proclamamos que Cristo subió al cielo pensamos en todo eso.” (Leonardo Boff: Hablemos de la otra vida)

Según el libro de los Hechos, Jesús resucitado en ese simbólico tiempo de “cuarenta días” que culmina con una comida, la promesa del Espíritu Santo y la ascensión” insiste con su mensaje central: “el Reino de Dios”. Al mismo tiempo aparece la misión de ser testigos “hasta los confines de la tierra”.(1a. lectura)

El evangelio de Mateo finaliza también con la misión expansiva y universal: “vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos”. (Evangelio)

La misma energía que Dios manifiesta en Cristo al resucitarlo de entre los muertos se proyecta en hombres y mujeres concretos y nos invita a descubrir “la extraordinaria grandeza del poder con que El obra en nosotros, los creyentes, por la eficacia de su fuerza” (2a. lectura)

Sólo con ella es posible construir hoy el reinado de Dios en el ámbito personal, los vínculos familiares y el complejo mundo de la política, la economía,  la cultura y los medios de comunicación social, cuya jornada hoy celebramos con el lema “Comunicar esperanza y confianza en nuestros tiempos.”

BIENVENIDA

La fiesta de la Ascensión del Señor nos invita a la alegría.
El triunfo definitivo de Jesús Resucitado es también nuestro triunfo.
Dónde Él ha llegado, esperamos llegar nosotros
Por eso somos enviados a todos los confines de la tierra.
Para irradiar el mensaje  también se recurre a los medios de comunicación como la prensa escrita, la radio, la televisión, las redes sociales…
Lo recordamos al celebrar hoy la Jornada Mundial de los Medios de Comunicación Social con el lema “Comunicar esperanza y confianza en nuestros tiempos.”

ANTES DE LAS LECTURAS

La Ascensión de Jesús de Nazaret no deja el vacío de la ausencia. El promete estar con nosotros todos los días, hasta el fin del mundo.

Lecturas bíblicas: Hechos de los Apóstoles 1,1-11; Salmo 46,2-3.6-9; Efesios 1,17-23; Mateo, 28,16-20

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Muéstrales tu presencia cada día

-A las familias que bautizan  a sus hijos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Oremos…

-A los que enseñan a cumplir todo lo que Vos nos mandaste. Oremos…

-A los que se sienten solos, abandonados y excluidos. Oremos…

-A los cristianos de África, para que – según la intención misionera del Papa Francisco -  den un testimonio profético de reconciliación, de justicia y paz. Oremos…

-A los cristianos y cristianas  para que, hagan realidad la propuesta de la Jornada Mundial de la Comunicación Social: “Comunicar esperanza y confianza en nuestros tiempos". Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Al igual que los discípulos comieron con Jesús resucitado poco antes de la Ascensión, nosotros también vamos a ser invitados.

Preparamos la mesa que se convertirá en una fiesta de presencia compartida.

COMUNIÓN

Jesús está con nosotros.
Lo prometió y lo cumple.
Su presencia se hace comunión de hermanos y hermanas, testigos del Resucitado.

Cantamos...

ENVÍO

La fiesta de la Misa termina.
Se nos dijo: Vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos.
La misión comienza.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
1

4 de junio 2017 / PENTECOSTÉS

Una vez más la reunión de los discípulos de Jesús de Nazaret.

Con una experiencia nueva: “todos quedaron llenos del Espíritu Santo” con palabras y expresiones que permite decir “todos los oímos proclamar en nuestras lenguas las maravillas de Dios” (1a. lectura)

La misma acción del Espíritu Santo que impulsa a salir del encierro, se manifiesta en lo íntimo de la comunidad para que la diversidad de ministerios y de actividades construya el valioso “bien común” (2a.lectura)

Así será posible cumplir con el envío misionero de Jesús que deja una nueva presencia: “Como el Padre me envió a mí, Yo también los envió a ustedes. Reciban el Espíritu Santo”. (Evangelio)

“La Alianza nueva que Cristo pactó con su Padre se interioriza por el Espíritu Santo que nos da la ley de gracia y de libertad que El mismo ha escrito en nuestros corazones. Por eso la renovación de los hombres y consiguientemente de la sociedad dependerá en primer lugar, de la acción del Espíritu Santo.

Las leyes y estructuras deberán ser animadas por el Espíritu que vivifica a los hombres y hace que el Evangelio se encarne en la sociedad”. ( Puebla, 199)

Realizarlo en  Argentina es compromiso y ruego al Espíritu Santo: “Ven Padre de los pobres, ven a darnos tus dones, ven a darnos tu luz”.

BIENVENIDA

La fiesta de Pentecostés - que significa “cincuenta” es la conclusión del tiempo pascual, que comenzó hace alrededor de cincuenta días con la fiesta de la Resurrección de Jesús.

Por eso todavía hoy el Cirio encendido en la noche de la Pascua, todavía hoy nos acompaña.

En nuestro encuentro de hoy recordamos el regalo recibido de Jesús. El nos dijo: “Reciban el Espíritu Santo”.

ANTES DE LAS LECTURAS

Las distintas lecturas bíblicas nos preparan para comprender la presencia del Espíritu Santo en la historia humana y en nuestras vidas.

Lecturas bíblicas:

VIGILIA:  Génesis, 11,1-9; o Exodo 19,3-8ª.16-20b, o Ezequiel 37,1-14; o Joel 2,28-32;  Salmo 103; Romanos 8,22-27 y Juan 7,37-39.

MISA DEL DÍA Hechos de los Apóstoles 2,1-11; Salmo 103,1ab.-24 ac; 29b-31.34; 1 Corintios 12, 3b-7. 12-13; Secuencia del Espíritu Santo;  Juan 20,19-23.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: ¡Ven Padre de los Pobres, ven a darnos tus dones, ven a darnos tu luz!

-Para que la Iglesia anuncie la buena noticia descubriendo el lenguaje, los signos y los sentimientos de cada cultura. Oremos…

-Para que los pobres descubramos que tenemos un Padre que nos consuela y nos ilumina. Oremos…

-Para que todos los cristianos y cristianas, al comenzar la Semana Por la Unidad, podamos responder al mensaje de San Pablo : El amor de Cristo nos apremia (2 Co 5, 14)». Oremos…

-Para que, según la intención del Papa Francisco,  para que  los responsables de las naciones, se comprometan con decisión a poner fin al comercio de las armas, que causa tantas víctimas inocentes. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Las ofrendas que se presentan son por ahora pan, vino y bienes materiales.

Pediremos al Espíritu Santo que sean para nosotros pan de vida, bebida de salvación y vínculo de solidaridad.

COMUNIÓN

El mismo Jesús que nos envió el Espíritu Santo es ahora el alimento que nos une en un sólo cuerpo.

Cantamos...

ENVÍO

Y al comenzar la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, somos invitados a responder al lema tomado de la carta de San Pablo a los Corintios: El amor de Cristo nos apremia.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
centenariofatima
barrita
barrita
feria2017
barrita
catequesis
barrita
vocacional
barrita
bajalibros
barrita
viviendadigna
barrita
teologia
barrita
barrita
gonzalez
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-5924 - revista@familiacristiana.org.ar