ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
Por Pbro. Eduardo A. González.
volver
GUIONES LITÚRGICOS PARA EL MES DE AGOSTO 2015
 

-Domingo 2 de agosto 2015 - 18º Domingo durante el año

-Domingo 9 de agosto 2015 - 19º Domingo durante el año
-Sábado 15 de agosto 2015 - Asunción de la Virgen María
-Domingo 16 de agosto 2015 - 20º Domingo durante el año
-Domingo 23 de agosto 2015 - 21º Domingo durante el año
-Miércoles 26 de agosto 2015 - Beato Ceferino Namuncurá
-Domingo 30 de agosto 2015 - 22º Domingo durante el año
canciones
ir a guiones
volver | subir

guion

2 de agosto de 2015 / 18º Domingo durante el año

Después de la multiplicación de los cinco panes de cebada y de los dos pescados que tenía un niño, Jesús quiere que veamos más lejos, porque estar saciados de pan no es suficiente.

Por algo los emperadores decían que para tener contento al pueblo de Roma y evitar protestas, había que darle “pan y circo”. A los cristianos de Éfeso se les advierte que tienen que abandonar “la seducción de la concupiscencia” (2a.lectura).

El pueblo de Dios  en su marcha por el desierto fue alimentado  por el maná, (1a. lectura),  y al recordarlo cantaban “Todos comieron un pan de ángeles, les dio comida hasta saciarlos” (Salmo).

Pero se comenzaba a diseñar una nueva realidad que Jesús muestra en su exacta dimensión. Él mismo es el verdadero pan del cielo  que se presenta como “Pan de Vida” y asegura que el que va hacia Él ya no tendrá hambre, el que cree en Él ya no tendrá sed (Evangelio).

Cuando hoy pedimos “Señor, danos siempre de ese pan” solicitamos poner la confianza en Jesús, creyendo, confiando, esperando aún cuando se presentan tantos “panes de muerte”, verdaderos alimentos envenenados por una sociedad injusta que destruye la vida humana y su dimensión trascendente.

El maná del desierto alimentó la marcha hacia la tierra de la libertad prometida, el Pan de Vida alimenta la marcha hacia la libertad definitiva.

Bienvenida

Celebramos el encuentro con Jesús.
Es el Señor que nos reúne y nos convoca: “El que viene a mi jamás tendrá hambre; el que cree en mí jamás tendrá sed”.

Antes de las lecturas

Antes de escuchar la Palabra de Dios podemos preguntarnos, como lo hizo el pueblo después de la multiplicación de los panes y de los peces: “¿Qué debemos hacer para realizar las obras de Dios?”
En su Palabra, la respuesta.
 

Lecturas bíblicas: Éxodo 16.2-4.12-15; Salmo 77,3-bc.23-25.54, Efesios 4,17.20-24, Juan 6,24-35.

Oración universal

A cada intención respondemos: Danos siempre el Pan de Vida.

-Para que la Iglesia, reunida cada domingo en la celebración de la  Eucaristía, anuncie la verdadera Vida al mundo. Oremos...

-Por quienes cumpliendo el deber ciudadano participarán en las elecciones de la próxima semana, para que su voto se base en la sinceridad de la conciencia y la  búsqueda del bien común de la Patria. Oremos...

-Por los niños y las niñas, especialmente los amenazados a causa de la cultura de la muerte, para que podamos ofrecerles una vida con futuro. Oremos..

-Por los catequistas de nuestras comunidades, que al preparar a los Sacramentos de la Iniciación cristiana den testimonio fiel de su adhesión al Evangelio. Oremos...

Presentación de los dones

Los dones del Señor del Universo que se presentan son el alimento y la bebida, que no pueden llegar a todos por la injusta distribución de los bienes, pero que el pueblo agradece porque serán Pan de Vida y bebida de salvación.

Comunión

En la comunión nos alimentamos con el trigo celestial, con el pan de los ángeles, con el Pan de Vida.

Cantamos...

Envío

El mismo Señor nos confía la tarea: “Trabajen por el alimento que permanece hasta la Vida eterna”.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
guiones

9 de agosto de 2015 / 19º Domingo durante el año

El 7 de agosto una enorme multitud se reunió frente a la imagen de San Cayetano, en su santuario de Liniers y en tantos otros lugares que cómo una geografía religiosa de la patria resplandece con el fulgor de la vela, la oración esperanzada y la petición del pan y el trabajo digno.

El pan es alimento, es seguridad, es salud, es respuesta al llanto de los niños y es consuelo en el estómago adulto. Es fortaleza en la angustia y refuerzo para la marcha, como lo experimentó el profeta Elías (1a. lectura) y es respuesta de Dios cuando el pobre lo invoca (Salmo).

El mismo Jesús de Nazaret, nacido en un pueblo dónde todos conocían a  su familia, después de haber ofrecido a la muchedumbre el milagro del pan multiplicado y compartido, utiliza la imagen del alimento para provocar el desafío de la fe: “Les aseguro que el que cree, tiene Vida eterna. .Yo soy el pan de Vida. Yo soy el pan vivo bajado del cielo. El que coma este pan vivirá eternamente y el pan que yo les daré es mi carne para la vida del mundo”. (Evangelio).

Por eso en cada misa el pan se hace eucaristía, síntesis de muerte y vida, de fruto del doloroso esfuerzo humano y del sufrimiento de Cristo “que nos amó y se entregó por nosotros” (2a. lectura) pero resucitado nos asegura una resurrección en el último día.

“No sólo de pan vive el hombre; pero para vivir el hombre debe tener pan. Por ello nos importa tantísimo que ese pan no falte a nadie en la tierra, que no falte en nuestra patria...El hombre necesita el pan. Tanto del pan que es fruto de la tierra y del trabajo del hombre, como de aquél que baja del cielo y da la vida al mundo” (San Juan Pablo II a los campesinos polacos, 10.6.87).

Bienvenida

Necesitamos alimentarnos para la marcha de peregrinos y peregrinas en el mundo.
Somos encargados de recibir el reino de Dios como una gracia, empeñados en construirlo como una tarea.
Toda eucaristía es alimento compartido por quienes tenemos que caminar juntos.

Antes de las lecturas

Vamos a escuchar la Palabra de Dios y nos preparamos recordando  las palabras de Jesús: “Todo serán instruidos por Dios. Todo el que oyó al Padre y recibe su enseñanza viene a mí.”

Lecturas bíblica: 1 Reyes 19,1-8; Salmo 33,2-9, Efesios 4,30—5.2, Juan 6,41-51

Oración universal

A cada intención respondemos: Padre, te lo pedimos tus hijos y tus hijas.

-Por los que nos reunimos para escuchar tu palabra y comer el pan vivo bajado del cielo. Oremos…

-Por los niños y niñas que celebran su día, para que sus derechos sean respetados y cumplidos. Oremos…

-Por las personas que sufren por la amargura, la ira, y la maldad del entorno que los rodea. Oremos…

-Por los que queremos imitarte, como hijos tuyos muy queridos llamados a resucitar en el último día. Oremos…

-Por la intención de Papa Francisco: que quienes colaboran en el campo del voluntariado se entreguen con generosidad al servicio de los necesitados. Oremos...

Presentación de los dones

Nuestros dones son el alimento cotidiano.
Luego será el pan de Jesucristo, su carne entregada para la vida del mundo.

Comunión

Dice Jesús: “El pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo”. En la comunión recibimos ese pan, esa carne, esa vida.

Cantamos...

Despedida

Hemos recibido el Pan de Vida, carne entregada para la vida del mundo.
Nuestra misión es anunciar la entrega y la vida practicando el amor a ejemplo de Cristo.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
guiones

15 de agosto de 2015 / LA ASUNCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA

Jesús resucita y vence a la muerte. Dios hace grandes cosas. Lleva junto a su Hijo, gloriosa en cuerpo y alma, a María que ya había respondido declarado ante Isabel: “Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios mi Salvador. Porque él miró con bondad la pequeñez de su servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz, porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas” (Evangelio).

El Varón-Jesucristo y la Mujer-María ya son la plena realidad de la liberación definitiva.”Ya llegó la salvación, el poder y el Reino de nuestro Dios y la soberanía de su Mesías (1a.lectura).

“La Virgen Madre de Dios es figura y primicia de la Iglesia que un día será glorificada…” (Prefacio).

Por eso, esta no es sólo una solemnidad mariana. Es también fiesta de todos los varones y mujeres en la medida en que reaviva la esperanza nuestra esperanza en la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro.”En efecto, así como todos mueren en Adán, así también todos revivirán en Cristo, cada uno según el orden que le corresponde” (2a.lectura).

“En el cuerpo glorioso de María comienza la creación material a tener parte en el cuerpo resucitado de Cristo. María Asunta es la integridad humana, cuerpo y alma que ahora reina intercediendo por los hombres, peregrinos en la historia. Estas verdades y misterios alumbran un continente donde la profanación del hombre es una constante y donde muchos se repliegan en un pasivo fatalismo.

María, por su cooperación libre en la nueva Alianza de Cristo, es junto a El protagonista de la historia. Por esta comunión y participación, la Virgen Inmaculada vive ahora inmersa en el misterio de la Trinidad, alabando la gloria de Dios e intercediendo por los hombres” (Documento de Puebla).

Bienvenida

Fiesta de la Asunción de la Virgen María a la gloria del Padre.
La Madre, con toda su condición femenina se encuentra con el Hijo Resucitado.

Llega a su plenitud la esposa de José, el hombre que recibió el mensaje “lo que ha sido engendrado en ella, proviene del Espíritu Santo.

Antes de las lecturas

Las lecturas de esta fiesta muestran cómo se cumple en María que el Señor eleva a los humildes y despide a los soberbios con las manos vacías.

Lecturas bíblicas: Apocalipsis 11,19ª; 12, 1-6a.10ab; Salmo 44,10b-12.15b.16; 1 Corintios 15,20-27a; Lucas 1,39-56

Oreación universal

A cada intención respondemos:Te lo pedimos Padre Nuestro.

-Por el pueblo de Dios, peregrino en la historia, que canta acompañado por María, la Madre de Dios y esposa de San José. Oremos…

-Por los organismos responsables de defender a los varones y mujeres en su derecho a la vida, la integridad física, la salud y la propia cultura. Oremos…

-Por todas las personas que sufren a causa de la enfermedad física, el dolor espiritual o la pérdida de la esperanza. Oremos…

-Por los que confiamos encontrarnos, más allá de la muerte, junto a Jesucristo resucitado, a su Madre glorificada y a su esposo San José  en la felicidad de tu reino. Oremos…


Presentación de los dones

Junto con los dones de pan, vino y ofrendas solidarias, presentamos también nuestros corazones que quieren vivir, como María, en fidelidad y amor.

Comunión

La comunión es el alimento de los creyentes que celebramos al Señor Resucitado y a María glorificada, mientras esperamos nuestra futura resurrección.

Cantamos...

Envío

La Virgen María participa de la gloria del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Por eso nos acompaña a lo largo de la vida, en nuestro caminar cotidiano, y en la hora de nuestra muerte, cuando también nosotros seamos llamados a encontrarnos con las Tres Personas Divinas.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
guion

16 de agosto de 2015 / 20º Domingo durante el año

El precio del pan y del vino depende de muchas variables, que incluyen las relaciones internacionales, el salario de los trabajadores y las lluvias que favorecen las cosechas o el clima adecuado para la vendimia.

¿Podemos preguntar cuánto cuesta el pan que ofrece Jesús al decirnos “Yo soy el pan vivo bajado del cielo… El que coma este pan vivirá eternamente”?

¿Cuánto cuesta esa presencia real, esa simple hostia consagrada, esa pequeña cantidad de vino transformado en dimensión divina?

El precio es la propia vida de Jesús ofrecida como carne palpitante de amor y destilada en sangre derramada.
“Porque mi carne es la verdadera comida y mi sangre la verdadera bebida”. (Evangelio).

Celebrar su Eucaristía al actualizar la Última Cena es “dar gracias a Dios, nuestro Padre, en nombre de nuestro Señor Jesucristo” (2a.lectura).

Es alimentarse con el pan y el vino que ha preparado la divina Sabiduría (1a. lectura).

“Señor, pobre de aquél que se nutre de ti y luego no sabe abrir los ojos para descubrirte buscando su alimento en las basuras, expulsado de todas partes, viviendo en condiciones infrahumanas, bajo el signo de una incertidumbre total” (Helder Cámara).

“En el culto mismo, en la comunión eucarística, está incluido a la vez el ser amados y el amar a otros.
Una Eucaristía que no comporte un ejercicio práctico del amor es fragmentaria en sí misma” (Benedicto XVI, Deus Cáritas Est, 14).

Bienvenida

En nuestro encuentro queremos seguir las instrucciones a los cristianos de Éfeso: “Cuando se reúnan, reciten salmo, himnos y cantos espirituales, cantando y celebrando al Señor de todo corazón”.
Es la fiesta de la Eucaristía que actualiza la muerte y la Resurrección de Jesús, hasta que vuelva.

Antes de las lecturas

La sabiduría de Dios ilumina nuestra fe y nos señala el verdadero alimento y la verdadera bebida.

Lecturas bíblicas: Proverbios 9,1-6; Salmo 33,2-3.10-15, Efesios 5,15-20, Juan 6,51-59

Oración universal

A cada intención respondemos: Te lo pedimos Jesús, Pan de Vida.

-Por el pueblo de Dios, que alimentado con la celebración de la Eucaristía vaya al encuentro fraternal con los más pobres y necesitados. Oremos…

-Por el pueblo de Argentina, que el recuerdo de los hombres y mujeres que, como el General San Martín,  sirvieron a la libertad y a la organización nacional, sea estímulo para construir ahora una patria de hermanos y hermanas. Oremos…

-Por los niños y los adultos que se preparan en la Catequesis para recibir el Cuerpo y la Sangre del Señor, que puedan crecer en la inteligencia de la fe. Oremos…

-Por la intención evangelizadora de Papa Francisco: que saliendo de nosotros mismos, sepamos hacernos prójimos de quienes se encuentran en las periferias de las relaciones humanas y sociales. Oremos…

Presentación de los dones

El pan que es  comida y el vino que es bebida son dones que harán realidad las palabras de Jesús: “Mi carne es la verdadera comida y mi sangre, la verdadera bebida.”

Comunión

En la comunión recibimos el Cuerpo y la Sangre de Jesús que nos dice: “El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y Yo en él.
Nos dice Benedicto XVI: “En el culto mismo, en la comunión eucarística, está incluido a la vez el ser amados y el amar a otros.
Una Eucaristía que no comporte un ejercicio práctico del amor es fragmentaria en sí misma”.

Cantamos...

Envío

La misa termina, la promesa del Señor permanece: “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene Vida eterna, y Yo lo resucitaré en el último día”.
Hasta ese momento nuestra misión incluye el ejercicio práctico del amor solidario.

Nos despedimos cantando...

 
volver | subir
guion

23 de agosto de 2015 / 21º Domingo durante el año

El Evangelio de Juan cierra el “Discurso del Pan de Vida” con el desconcierto que provoca que se Jesús se muestre como pan de vida, carne hecha comida y sangre para ser bebida.

A diferencia de un publicista de campaña electoral, el Señor no promete nada, más bien señala las dificultades porque “sabía desde el primer momento quienes eran los que no creían y quién era el que lo iba a entregar”.

Muchos discípulos se alejan pero ante los Doce que aún quedan, insiste con una pregunta inquietante: “¿También ustedes quieren irse?”

Es una elección que recuerda las palabras de Josué ante todo el pueblo reunido en Siquém: “Elijan hoy a quién servir” (1a. lectura).

Pregunta que resuena hasta nuestro hoy personal:

¿Yo también quiero irme? ¿Yo también quiero dejar de seguirte Señor?

A veces siento que tu camino es sólo para ingenuos, románticos o fracasados.

Otras veces me descubro sin energía para un proyecto tan audaz y comprometido.

No siempre aparece claro que el Evangelio tiene más fuerza que los corruptos y los prepotentes.

¿No es posible una negociación y sentarme en la mesa de los explotadores mientras me alimento con el Pan de Vida?
¿O aunque sea una fugaz infidelidad matrimonial que no impida la copa de tu bebida, dejando de lado esa unión matrimonial en la que los dos somos una sola carne (2a.lectura)?

Dame fuerza para que frente a tantos interrogantes que me aplastan, me angustian o me bajonean, pueda, como Pedro, balbucear esa media pregunta, que es toda una respuesta: “¿Señor, a quién iremos? Vos tenés palabras de vida eterna”.

Que el ejemplo y la intercesión del beato arzobispo Oscar Romero, mártir de la justicia y de los derechos humanos, nos acompañe.

Bienvenida

El Padre de Jesús nos ha concedido que podamos reunirnos en el nombre de su Hijo. Somos la Iglesia, miembros del cuerpo de Cristo.
Somos el pueblo de Dios que renueva su alianza de amor.

Antes de las lecturas

La Palabra de Dios llega hasta nosotros. Palabras que son Espíritu y Vida. Palabras de Vida Eterna. Porque creemos, escuchamos. 

Lectura bíblicas: Josué 24,1-2a.15-17.18b.; Salmo 33,2-3.16-23, Efesios 5,21-33, Juan 6,60-69

Oración universal

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Dios nuestro.

-Por el Pueblo de Dios que renueva su alianza de amor y fidelidad con el Dios de la Vida y la libertad. Oremos...

-Por los que sufren dudas y vacilaciones en el seguimiento del Hijo de Dios. Oremos...

-Por los matrimonios que tienen dificultades en el diálogo familiar o en obtener el pan para sus hijos y sus hijas. Oremos..

-Por nosotros, que como Pedro queremos encontrarnos con el Señor de la Palabra y el Pan de Vida. Oremos...

Presentación de los dones

La fe nos permite conocer que los dones que presentamos serán el Cuerpo y la Sangre de Jesús, el Señor que tiene palabras de vida Eterna.

Comunión

Somos el pueblo de Dios, los miembros del Cuerpo de Jesucristo.
El Pan de Vida refuerza nuestra unión y nuestra alianza con el Señor que quiere una Iglesia resplandeciente, sin mancha, sin arrugas, sin ningún defecto.

Cantamos...

Envío

Una vez más hemos elegido y celebrado al Único Señor.
Queremos continuar eligiéndolo.

Nos despedimos cantando...

 
volver | subir
guiones

26 de agosto de 2015 / Beato Ceferino Namuncurá

 

Bienvenida

Celebramos  la memoria del Beato Ceferino Namuncurá, el joven mapuche, nacido en Chimpay el 26 de agosto de 1886.

Durante su corta vida se empeñó en prepararse como discípulo de Jesucristo,  con la intención de ser misionero de su pueblo originario en las tierras de la Patagonia.

Antes de las lecturas

Como el Beato Ceferino Namuncurá, queremos seguir a Jesús, discernir en la voluntad de Dios lo que es bueno, lo que le agrada, lo perfecto.

La Palabra proclamada y escuchada nos enseña el camino que nos hace más discípulos  misioneros y misioneras.

Lecturas bíblicas sugeridas: I Juan 5,1-5; Salmo 22,1-6; Mateo 22,34-40

Oración universal

A cada intención respondemos: Junto con Ceferino, te lo pedimos, Señor.

-Por el pueblo de Dios, para que escuchemos la Palabra y la practiquemos en nuestra vida cotidiana. Oremos...

-Por los pueblos originarios de América, para que sean respetados en sus derechos y se encuentren entre ellos auténticos misioneros y misioneras de sus hermanos y hermanas. Oremos...

-Por los jóvenes, varones y mujeres, para que descubran a Jesús, Camino, Verdad y Vida. Oremos..

-Por los que han peregrinado a Chimpay, para que la entrega del joven mapuche, sea ejemplo para todos nosotros. Oremos...

Presentación de los dones

Presentamos el pan y el vino, junto con los sufrimientos y esfuerzos de los pueblos originarios para obtener el pan de cada día y la dignidad y libertad de hijos e hijas de Dios.

Comunión

Jesús, Pan de Vida nos alimenta como alimentó a Ceferino hasta el último instante de su vida en la tierra.

Cantamos...

Envío

Recordando las palabras de Ceferino. “quiero ser misionero de mi pueblo”, nos  despedimos con el compromiso de ser también nosotros discípulos  misioneros y misioneras de nuestros pueblos.

Nos despedimos cantando...

 
volver | subir
guiones

30 de agosto de 2015 / 22º Domingo durante el año

Al retomar la lectura del Evangelio de Marcos podemos preguntarnos: ¿Dónde nace el mal?
Jesús responde: “Es del interior, del corazón de los hombres de donde provienen las malas intenciones, las fornicaciones, los robos, los homicidios, los adulterios, la avaricia, la maldad, los engaños, las deshonestidades, la envidia, la difamación, el orgullo y el desatino” (Evangelio).

En el lenguaje bíblico el “corazón” no es tanto la sede de los sentimientos sino el centro de las decisiones, los proyectos, los actos responsables y la propia libertad.

Lo que vuelve al hombre impuro, manchado e injusto no es “lo que siente” sino lo que va aceptando, decidiendo y realizando.

A la inversa, la religiosidad pura, justa, sin mancha no es principalmente el sentimiento religioso que puede tener sus oscilaciones emocionales, sino el “ocuparse de los huérfanos y de las viudas”, es decir de todo aquél que está necesitado de la solidaridad de los que quieren poner en práctica la Palabra de Dios Padre (2a.lectura).

“El deber inmediato de actuar a favor de un orden justo en la sociedad es más bien propio de los fieles laicos….Por tanto, no pueden eximirse de la multiforme y variada acción económica, social, legislativa, administrativa y cultural, destinada a promover orgánica e institucionalmente el bien común…

La caridad debe animar toda la existencia de los fieles laicos y por tanto, su actividad política, vivida como caridad social” (Benedicto XVI, Deus Caritas Est, 29).

“¿Quién puede habitar en la casa de Dios?” Los que proceden con justicia, hablan con verdad, no hacen mal al prójimo y ayudan con su dinero sin aceptar sobornos, coimas ni negociados (Salmo).

Esos son los auténticos mandamientos del Señor que su pueblo quiere poner en práctica (1a. lectura).

Cardenal Bergoglio: Fragmento de la Homilía en ocasión de la misa de clausura del Encuentro 2012 de Pastoral Urbana Región Buenos Aires 2.09.2012

“Me llama la atención que San Marcos, siempre es tan conciso, tan breve, que le haya dedicado tanto a este episodio —y conste que en esta versión litúrgica está recortado y es más largo todavía— parece que se ensaña con los que se hacen lejanos, con aquellos que el mensaje de la cercanía de ese Dios, que viene caminando con su pueblo, que se hizo hombre para ser uno más y caminar, han tomado esa realidad, la han destilado a lo largo de las tradiciones de ellos, la han hecho idea, la han hecho puro precepto y la han alejado a la gente.

Jesús sí que los va a acusar de prosélitos a éstos, de hacer proselitismo. Ustedes recorren medio mundo para buscar un prosélito y después lo matan con todo esto. Alejaron a la gente.

Los que se escandalizaban cuando Jesús iba a comer con los pecadores, con los publicanos, a éstos Jesús les dice: “los publicanos y las prostitutas los van a preceder a ustedes”… que era lo peorcito de la época. Jesús no los banca.

Son los que han clericalizado —por usar una palabra que se entienda— a la Iglesia del Señor. La llenan de preceptos y con dolor lo digo, y si parece una denuncia o una ofensa, perdónenme, pero en nuestra región eclesiástica hay presbíteros que no bautizan a los chicos de las madres solteras porque no fueron concebidos en la santidad del matrimonio.

Éstos son los hipócritas de hoy. Los que clericalizaron a la Iglesia. Los que apartan al pueblo de Dios de la salvación. Y esa pobre chica que, pudiendo haber mandado a su hijo al remitente, tuvo la valentía de traerlo al mundo, va peregrinando de parroquia en parroquia para que se lo bauticen.

A éstos que buscan prosélitos, los clericales, los que clericalizan el mensaje, Jesús les señala el corazón, les dice “del corazón de ustedes salen las malas intenciones, las fornicaciones,  los robos, los homicidios, los adulterios, la avaricia, la maldad, los engaños, las deshonestidades, la envidia, la difamación, el orgullo, el desatino…”. Flor de piropo, ¿eh? Así les pasa la mano de bleque. Los denuncia. 

Clericalizar la Iglesia es hipocresía farisaica. La Iglesia del “vengan adentro que les vamos a dar las pautas acá adentro y lo que no entra no está” es fariseísmo.

Jesús nos enseña el otro camino: salir. Salir a dar testimonio, salir a interesarse por el hermano, salir a compartir, salir a preguntar. Encarnarse.

Contra el gnosticismo hipócrita de los fariseos, Jesús vuelve a mostrarse en medio de la gente entre publicanos y pecadores.

Bienvenida

Cada domingo nos encontramos en la Misa.
Nos convoca nuestro Padre, que nos engendra con su Palabra para que seamos como primicias.
Nos convoca el Hijo para que sigamos los mandamientos de su Padre.
Nos convoca el Espíritu Santo en una religiosidad pura y sin mancha, creyente y solidaria.

Antes de las lecturas

Recibimos con docilidad la Palabra que se siembra en nuestro corazón.
No sólo queremos escucharla, también buscaremos ponerla en práctica.

Lecturas bíblicas: Deuteronomio 4,1-2.6-8; Salmo 14,2-5; Santiago 1,17-18.21b.22.27; Marcos 7,1-8.14-15.21-23.

Oración universal

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Dios y Padre Nuestro.

-Por la Iglesia, para que enseñe la auténtica religiosidad fundamentada en tu Palabra. Oremos...

-Por los gobernantes, para que encuentren caminos de justicia y paz para sus pueblos. Oremos...

-Por los que están necesitados de la solidaridad espiritual y material de sus hermanos y hermanas. Oremos..

-Por nosotros, para que nuestro corazón pueda tomar las decisiones que construyen el reino de Dios y expresen nuestro compromiso por el bien común y  la felicidad del pueblo. Oremos...

Presentación de los dones

Nuestras ofrendas son signos de la solidaridad con todos los necesitados.
Esta es la religiosidad pura y sin mancha delante de Dios, nuestro Padre.

Comunión

La comunión no es sólo un sentimiento de unión y fraternidad.
Es encuentro con Jesucristo, con su palabra, con su vida y con su práctica solidaria.

Cantamos...

Envío

Hemos escuchado la consigna en el libro del Deuteronomio: “Pongan en práctica la Palabra”.

Nos despedimos cantando...

 
volver | subir
 
 
dianinio
barrita
campania
centenario
barrita
bajalibros
barrita
barrita
gonzalez
barrita
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-5924 - paulinasred@paulinas.org.ar