ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
Por Pbro. Eduardo A. González.
volver
GUIONES LITÚRGICOS PARA EL MES DE MARZO 2015
 

-Domingo 22 de marzo 2015 - 5º Domingo de Cuaresma - Ciclo B

-Miércoles 25 de marzo 2015 - Solemnidad de la Anunciación del Señor
-Domingo 29 de marzo 2015 - Domingo de Ramos - Ciclo B
-Jueves 2 de abril 2015 - Jueves Santo de la Cena del Señor
-Viernes 3 de abril 2015 - Viernes Santo de la Pasión del Señor
-Sábado 4 de abril 2015 - Vigilia Pascual
-Domingo 5 de abril 2015 - Pascua de Resurrección
canciones
ir a guiones
volver | subir

2cuaresma

22 de marzo de 2015 / 5º Domingo de Cuaresma

Jeremías en el Exilio de Babilonia anuncia los días de una nueva Alianza que se escribirá  en los corazones (1a. lectura).

Según  la antropología semita, el "corazón" no es tanto la sede de los sentimientos cuanto de los pensamientos, proyectos y decisiones más comprometidas.

Por eso el Salmo se hace petición: "Crea en mi, Dios mío, un corazón puro".

Santo Tomás de Aquino interpreta que la ley nueva de esta Alianza "es la gracia del Espíritu Santo que se da por la fe de Cristo".

Es la "ley del Reino en los corazones", es decir la decisión de continuar y vivir en el proyecto de Jesús, que se ha convertido en "causa de salvación eterna para todos los que le obedecen, porque Dios lo proclamó Sumo Sacerdote según el orden de Melquisedec" (2a. lectura).

Para eso finalmente "ha llegado la hora”, frase que con diferentes matices vuelve a ser reiterada en el Evangelio de Juan como un turbado interrogante de Jesús "Diré ¿Padre, líbrame de esta hora?" que se convierte en una poderosa afirmación ante lo definitivo de  la misión "Para eso he llegado a esta hora”.

Junto con el reconocimiento de "la hora", Jesús pide "Padre, glorifica tu Nombre! Entonces se oyó una voz del cielo: Ya lo he glorificado y lo volveré‚ a glorificar".

“Jesús se somete a los planes divinos de hacer que el nombre de Dios sea glorificado en su persona, y a esto responde el Padre respaldando a Jesús” (Raymond Brown).

La glorificación llega a su culmen porque, como vuelve a decir Jesús "cuando yo sea levantado en alto sobre la tierra, atraeré a todos hacia mi."

Así, "la hora del retorno al Padre" es la hora de ser elevado en la cruz, en la resurrección y en la gloria definitiva. "Ha llegado la hora en que el Hijo del hombre va a ser glorificado".

Bienvenida

Somos la comunidad de los que creemos en Jesús.
Pero sabemos que no basta creer.
También somos los que queremos servir a Jesús, que como el grano de trigo, muere para dar el fruto de su amor.

Antes de las lecturas

Primera lectura: Una vez más los profetas hablan de una alianza. La novedad está  en que se escribirá  en los corazones.
Salmo: El salmista nos invita a prepararnos a recibir la nueva alianza: "Crea en mi, Dios mío, un corazón puro.
Segunda lectura: La nueva alianza es causa de salvación eterna.
Evangelio: La hora de Jesús es el momento de la entrega definitiva. Es la hora del grano de trigo que cae en tierra y muere para dar mucho fruto. 

Lecturas bíblicas: Jeremías 31,31-34; Salmo 50,3-4.12-15; Hebreos 5,7-9; Juan 12,20-33.

Oración universal

A cada oración, respondemos: Padre, crea en nosotros corazones puros.

-Para que seamos una Iglesia que sepa morir para dar mucho fruto. Oremos…

-Para que construyamos una  Nación con memoria y justicia, dónde no haya desaparecidos ni víctimas de la violencia cotidiana. Oremos…

-Para que podamos mostrar a tu Hijo a través de nuestra vida. Oremos…

-Por la intención del Papa Francisco: que quienes se dedican a la investigación científica se pongan al servicio del bien integral de la persona humana. Oremos…

Presentación de los dones

El grano de trigo cayó en tierra y ahora se multiplica en el pan que presentamos.
Los racimos de la vid se confundieron hasta fermentar en el vino que presentamos.
Nuestras vidas son grano de trigo y racimos de uva que quieren dar mucho fruto.

Comunión

El grano de trigo caído en tierra se hizo pan.
El pan presentado en el altar se hizo eucaristía.
Ha dado mucho fruto: Es el cuerpo de Jesús glorificado que lo atrae todo hacia Él.

Cantamos...

Envío

Estamos a punto de comenzar la Semana Santa.
Durante esos días volveremos a encontrarnos con Jesús, el Hijo de Dios que como el grano de trigo muere en la Cruz y surge como fruto de Vida y Resurrección.
Él nos dice: "El que quiera servirme, que me siga, y donde Yo esté, estará también mi servidor.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
3cuaresma

25 de marzo de 2015 / Solemnidad de la Anunciación del Señor

Habría que interpretar la festividad de hoy, a la luz de la pascua. Dios le daba al rey Ajaz, un signo, porque él cumple su promesa. El hijo de la Joven embarazada, el Emmanuel, será el signo de la presencia de Dios en medio de su pueblo. Que asume una existencia humana, y permaneciendo fiel a la justicia, se ofrece a sí mismo en sacrificio para salvación de la asamblea. De ese modo, cumple con la voluntad de Dios. Jesús es el Emmanuel, el siervo obediente, sumo sacerdote fiel y misericordioso. El hijo santo del Dios altísimo. Rey de reyes, nacido de una madre, que es servidora obediente, y custodia fiel de la voluntad divina.

Bienvenida

Jesús tomó la forma humana de una virgen obediente. De la servidora del Señor, aprendió el significado de la obediencia. Por eso, el que asumió una condición humana, llegó a ser hijo del hombre sufriente y paciente. Jesús se encarnó en el seno virginal, para dar un día la vida por amor, elevado sobre el madero de la cruz. Y recibir la aclamación del cosmos, que tributa a Cristo un homenaje; haciendo memorable su nuevo nombre: el de Señor y Mesías.

Antes de las lecturas

Primera lectura: El Emmanuel es el signo divino para el rey escéptico (Is 7, 10-14)
Salmo responsorial: Es el hombre de oído atento, que ama su ley y su voluntad y la proclama en la asamblea (Sal 39, 7-11)
Segunda lectura: Cristo, sumo sacerdote, se ofrece una vez para siempre; borrando los pecados y santificándonos (Heb 10, 4-10)
Evangelio: María es la servidora del que vino a dar su vida en rescate de una multitud. (Lc 1, 26-38)

Oración universal

María es la virgen obediente y servidora de Dios, por medio de ella le pedimos a Cristo...Escúchanos Señor.

-Por intercesión de María su madre, modelo de fidelidad y servicio, pedimos que la Iglesia crezca y se fortalezca, para anunciar a Cristo. Oremos…

-Por intercesión de María, madre amorosa y servicial, pedimos que la Iglesia se fortalezca en la caridad y el servicio. Oremos…

-Por intercesión de María, madre creyente, pedimos para nuestro papa Francisco que el Señor le conceda siempre la fortaleza de la fidelidad, para poder vivir y comunicar la fe, la esperanza y la caridad con alegría. Oremos…

-Por intercesión de María, Madre de entrañable misericordia; pedimos a Dios que nos conceda a todos nosotros sabiduría y paciencia para vivir lo que anunciamos. Oremos…

Presentación de los dones

Junto al Pan y al Vino ofrezcamos nuestras vidas. Pidiendo al Señor que nos dé un corazón semejan te  al de su Madre Lo hacemos cantando...

Comunión

Cristo, sumo sacerdote, se nos ofrece una vez más en la Eucaristía. Vayamos a recibirlo con devoción y agradecimiento.

Cantamos...

Envío

Pongamos nuestra confianza en María, que aprendió el significado de la obediencia por el sufrimiento, para que llevemos a todos el signo divino de Emmanuel. Nos despedimos cantando…

Nos despedimos cantando...

volver | subir
4cuaresma

29 de marzo de 2015 / Domingo de Ramos en la Pasión del Señor

La primera parte de la celebración de este Domingo se centra en el simbolismo de los ramos, y recuerda la entrada de Jesús en Jerusalén, cuando muchos "extendían sus mantos sobre el camino; otros lo cubrían con ramas que cortaban en el campo" (Mc. 11,8).

Refiriéndola a nosotros, dice San Juan Crisóstomo: “Imitemos a los que salían al encuentro de Cristo. No para alfombrarle el camino con ramos de olivo, tapices, mantos y ramas de palmera, sino para poner bajo sus pies nuestras propias personas, con un espíritu humillado al máximo, con una mente y un propósito sinceros, para que podamos así recibir a la Palabra que viene a nosotros y dar cabida a Dios a quien nadie puede contener” (Oficio de Lectura del Domingo de Ramos).

En la liturgia de la Palabra de la Misa el  relato de la Pasión según el evangelio de Marcos divide en dos grupos a quienes se encuentran al pie de la Cruz.

Unos representan la incredulidad y el rechazo, Son los que pasan e insultan, los sumos sacerdotes y escribas que se burlan, los que habían sido crucificados con él, y los que ironizan esperando la llegada de Elías para bajarlo del suplicio.

Del lado de los creyentes se encuentran José‚ de Arimatea, notable del Sanedrín que "esperaba" la llegada del Reino de Dios; algunas mujeres que seguían a Jesús; y sobre todo el centurión romano que al verlo morir lo reconoce definitivamente "Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios".

“Es particularmente absurda la condición de aquel que, como Boecio (+524) es torturado hasta la muerte únicamente por sus convicciones ideales, políticas y religiosas. De hecho, Boecio, símbolo de un número inmenso de detenidos injustamente en todos los tiempos y en todas las latitudes, es una puerta objetiva para entrar en la contemplación del misterioso Crucificado del Gólgota" (Benedicto XVI, 12 de marzo de 2007).

“¡Mira a Jesús! ¡Mira su Faz adorable!... ¡Mira sus ojos apagados y sumisos!... ¡Mira sus llagas!... Mira a Jesús en su Faz... Allí verás cómo nos ama” (Santa Teresita del Niño Jesús).

Los hombres y mujeres que escuchamos este relato desde hace veinte siglos, frente al Inocente Crucificado y frente a los rostros muy concretos en los que deberíamos reconocer los rasgos sufrientes de Cristo, el Señor, que nos cuestiona y nos interpela (Puebla 31, Aparecida 407) nos preguntamos ¿nosotras y nosotros: de que lado estamos?

Bienvenida

Comenzamos la Semana Santa recordando la entrada triunfal de Jesús de Nazaret en la ciudad de Jerusalén.

Así nos invita San Juan Crisóstomo: “Imitemos a los que salían al encuentro de Cristo. No para alfombrarle el camino con ramos de olivo, tapices, mantos y ramas de palmera, sino para poner bajo sus pies nuestras propias personas, con un espíritu humillado al máximo, con una mente y un propósito sincero, para que podamos recibir a la Palabra que viene a nosotros y dar cabida a Dios a quien nadie puede contener.

Antes de la lectura del Evangelio de la Bendición de los Ramos

Jesús entra en Jerusalén aclamado como Rey y Mesías. Pero a diferencia de los poderosos de su tiempo, no viene montado sobre  el caballo del conquistador guerrero, sino sobre un asno, en símbolo de quien  trae la paz para su pueblo.

Lecturas bíblicas: Bendición de Ramos: Marcos 11,1-10.

Antes de las lecturas

El Tercer Cántico del Siervo del Señor que se encuentra en el libro de Isaías pone en su boca la confianza de quien a pesar de la injusticia encuentra la ayuda en el Señor.

Santa Teresita del Niño Jesús dirige nuestra mirada hacia el amor: -“Mirá a Jesús ¡Mirá su Faz adorable!... ¡Mirá sus ojos apagados y sumisos!... ¡Mirá sus llagas!... ¡Mirá a Jesús en su Faz!...Allí  verás cómo nos ama. 

Lecturas bíblicas: Misa: Isaías 50,4-7; Salmo 21,8-9. 17-20.23-24; Filipenses 2,6-11; Marcos 14,1–15,47.

Oración universal

A cada intención respondemos: Jesús de Nazaret, Hijo de Dios, escúchanos.

-Por el Pueblo de Dios que te alaba y quiere seguir tu camino, renunciando al pecado y viviendo en tu amor. Oremos…

-Por los responsables de las decisiones políticas, sociales y económicas, que encuentren inspiración en tus enseñanzas de justicia y amor. Oremos…

-Por quienes se sienten crucificados por el dolor, la angustia, la enfermedad y la injusticia de los hombres. Oremos…

-Por todos nosotros, que la Semana Santa iniciada concluya en la alegría del encuentro con tu Vida de Resucitado. Oremos…

Presentación de los dones

El pan con forma de hostias y el vino que se vierte en el cáliz son los dones que hacen posible que anunciemos la muerte del Señor y proclamemos su resurrección, hasta que vuelva.

Comunión

El mismo Jesús de Nazaret que fue reconocido por el soldado romano como "Hijo de Dios" nos llama a su comunión.
Él mismo nos dice: "Tomen y coman, esto es mi cuerpo, tomen y beban, esta es mi sangre..."

Cantamos...

Envío

El agitar de nuestros ramos y la lectura de la Pasión del Señor han sido el comienzo de esta Semana Santa.
A lo largo de estos días podemos recurrir al Sacramento de la Reconciliación y participar de las distintas celebraciones hasta llegar a las fiestas de la Pascua con el corazón renovado.
El triunfo de Jesús resucitado alienta nuestra esperanza y estimula la construcción de una patria de hermanos y hermanas.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
sanjose

2 de abril 2015 / Jueves Santo de la Cena del Señor

La oración de la Asamblea resume lo que la rúbrica señala para la homilía, “en la que se ilustran los grandes misterios conmemorados en esta misa (la institución de la Eucaristía, el orden sacerdotal y el mandamiento del Señor referido a la caridad fraternal)…” (nota 5): “Dios, cuyo único Hijo antes de entregarse a la muerte instituyó en la santísima Cena de la que ahora participaos un Sacrificio nuevo y eterno y encomendó a la Iglesia que lo renovara en el banquete con signos de su amor, te pedimos que nos inundes con la caridad y la Vida que brotan de este misterio tan grande.”

Con esta celebración se inicia el Triduo Pascual introducido por las prescripciones de la cena del cordero que el libro del Éxodo señala para el comienzo de la noche de la liberación del pueblo de Israel (1ª. Lectura).

El salmo 115 relee el rito de elevar “la copa de la salvación” en la perspectiva del nuevo testamento “El cáliz que bendecimos es la comunión de la sangre de Cristo” (Antífona del Salmo).

La carta de Pablo a los Corintios  es el relato más antiguo de la “institución” que ha llegado hasta nosotros y que “es transmitido” como memorial que impulsa a proclamar la muerte del Señor en la firme esperanza de su regreso (2ª. Lectura).

El evangelio de Juan, a diferencia de los Sinópticos no menciona el pan ni el vino en la Cena, sino que se centra en el amor de Jesús “hasta el extremo” manifestado en el lavatorio de los pies – trabajo de los esclavos – que se convierte en la más visual de las  predicaciones y catequesis sobre el servicio (Evangelio).

“¿En qué consiste lavarnos los pies unos a otros? Cada obra buena hecha a favor del prójimo, especialmente a favor de los que sufren y de los que son poco apreciados, es un servicio como lavar los pies” (Benedicto XVI, Homilía del Jueves Santo 2006).

Esta es la única celebración eucarística en la que se sugiere el canto “con la presentación de las ofrendas para los pobres” que  prolonga el gesto del lavatorio de los pies.: Ubi cáritas et amor, ibi Deus (que se traduce: Donde reina la caridad y el amor, allí está Dios,)  u otro canto adecuado (ver nota 9).

Para la reserva del Santísimo Sacramento debe prepararse una Capilla convenientemente adornada, que invite a la oración y a la meditación. Si el sagrario está habitualmente colocado en una Capilla separada de la nave central conviene que se disponga allí el lugar de la reserva y de la adoración. (CEA: Semana Santa).

Bienvenida

Comenzamos el Triduo Pascual celebrando la Cena del Señor.
En cada misa renovamos el banquete del Señor en memoria suya, anunciando su muerte, proclamando su resurrección y esperando su venida definitiva.

Cada misa es también un estímulo al amor que se hace realidad en la tarea de construir día a día un mundo más justo y humano y una Iglesia servidora de mujeres y varones, hermanas y  hermanos.

Antes de las lecturas

La Palabra de Dios celebra la Pascua del Pueblo de Israel y recuerda la Nueva Pascua de Jesús, el que ofrece su Cuerpo y su Sangre y da ejemplo del servicio y el amor.

Lecturas bíblicas: Éxodo 12,1-8.11-14; Salmo 115; I Corintios 11,23-26; Juan 13,1-15.

Oración universal

A cada intención respondemos: Te lo pedimos por Jesús Crucificado y Resucitado.

-Por la Iglesia, para que realice su vocación de servicio misionero y fraternidad en el amor. Oremos…

-Por los que son llamados a servir como Obispos, presbíteros, diáconos y otros ministerios que construyen día a día la comunidad. Oremos…

-Por las Iglesias y comunidades cristianas, para que finalmente logremos la unidad que nos permita participar juntos en la Cena del Señor. Oremos…

-Para que estemos junto a tu Hijo que se presenta en cada sufrimiento humano, especialmente en quienes recuerdan hoy a los muertos y heridos en la Guerra de Malvinas. Oremos…

-Por nosotros, para que este Triduo Pascual estimule nuestra fe en Cristo muerto y resucitado y en su ejemplo de amor ilimitado. Oremos…

Presentación de los dones

El pueblo judío preparaba la mesa para comer el cordero de la Pascua.
Nosotros preparamos la mesa para celebrar la Cena de Jesús, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

Comunión

Vamos a participar de la Cena del Señor.
Felices los invitados a la mesa de Jesús.

Cantamos...

Envío

Trasladamos al lugar preparado el sacramento del Cuerpo del Señor, el pan de la Eucaristía que será distribuido mañana, Viernes Santo en la celebración de la Pasión y Muerte de Jesús.

Nuestra permanencia ante el Santísimo Sacramento nos recuerda aquella larga sobremesa del Señor con los suyos y nos conduce también a la oración en el Huerto de Gestsemaní.

 
volver | subir
5cuaresma

3 de abril de 2015 / Viernes Santo de la Pasión del Señor

La Celebración de la Pasión del Señor ocupa el centro litúrgico del Viernes Santo, y la religiosidad popular extiende su resonancia en el Vía Crucis y en otras expresiones de piedad que varían según las regiones.

Según una antiquísima tradición la Iglesia no celebra la Eucaristía ni ningún otro sacramento (con excepción de la Reconciliación) ni en este día ni en el siguiente.

Las rúbricas indican con sobriedad: “Concluida la lectura de la Pasión, si es oportuno, hágase una breve homilía” (nota 9).

Para la breve homilía, es posible destacar  alguna escena propias de la Pasión según san Juan; como la presencia de la Madre de Jesús, el discípulo amado y otras discípulas junto a la Cruz, simbolizando “la misericordia entrañable de Dios, que vibra en el corazón materno ante el dolor del Hijo y de todos los hijos. También se refleja la dignidad de las personas sostenidas por Dios, que en la adversidad se mantienen unidas de pie, con esperanza” (Navega mar adentro, 61).

También es una escena exclusiva del evangelio de Juan que del costado lanceado de Cristo brote la sangre y el agua, símbolo de los sacramentos más directamente ligados a la Pascua del Señor: el bautismo y la Eucaristía.

Es el comienzo de la Iglesia: “Este comienzo y crecimiento están simbolizados en la sangre y el agua que manaron del costado abierto de Cristo crucificado (Jn. 19,34) y están profetizados en las palabras de Cristo acerca de su muerte en la cruz: Y yo, cuando fuere levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mi. (Jn. 12,32)” (Concilio Vaticano II, Lumen Gentium, 3).

--- La celebración comienza en silencio. Si hay que decir algunas palabras de introducción, debe hacerse antes de la entrada de los ministros (CEA: Semana Santa) ----

Bienvenida

Según una antigua tradición, la Iglesia no celebra la Eucaristía ni en este día ni en el siguiente.
Nuestro encuentro de este Viernes Santo se centra en la Pasión del Señor que culminará con el triunfo de la Resurrección.
La celebración se divide en tres partes: la Liturgia de la Palabra que incluye la Lectura de la Pasión y la Oración Universal; la solemne veneración de la Cruz y finalmente la Comunión.
Acompañamos con nuestra oración silenciosa el comienzo de la Celebración.

Antes de las lecturas

La Palabra de Dios nos presenta a Jesús, el siervo sufriente que nos muestra el inmenso amor de entregar la vida por  amigos y enemigos.

Lecturas bíblicas: Isaías 52,13-53,12; Salmo 30; Hebreos 4,14-16;5,7-9; Juan 18,1—19,42.

Oración universal

La liturgia de la Palabra concluye con la Oración Universal  en la que pedimos por toda la Iglesia, por los hermanos de otras Iglesias y comunidades cristianas y de otras religiones, por los hombres y mujeres de buena voluntad y por las necesidades de todo el mundo.

Después de la invitación que introduce cada petición, tendremos un momento de oración en silencio para concluir con la plegaria propia de esta intención.

Veneración de la Santa Cruz

En la segunda parte de nuestra celebración del Viernes Santo vamos a adorar a Cristo crucificado, vencedor de la muerte y resucitado a la Vida Nueva de  gloria junto al Padre.
A la presentación de la Cruz, nuestra respuesta será: “Adoremos al Señor, nuestro Dios”.

Comunión

Nos acercamos a recibir a Jesús Sacramentado, el Cordero de Dios que fue elevado en la cruz para nuestra salvación y ahora vive triunfante y resucitado.

Despedida

Nuestra celebración llega a su fin. Después de pedir la  bendición del Señor, nos podemos retirar en silencio.

 
volver | subir
anunciacion

4 de abril de 2015 / Solemnidad de la Anunciación del Señor

"¿La situación espiritual de las mujeres (que se van del sepulcro con temor. N. del e.) refleja la de la comunidad cristiana evangelizada por san Marcos? Miedo de anunciar la resurrección de Jesús ha sido muchas veces la actitud de la Iglesia a lo largo de los siglos. Y con el miedo del anuncio, el miedo de vivir la resurrección. Y, por tanto, la ausencia de alegría espiritual.

¿No es ésta, tal vez, la actitud de la Iglesia de hoy? Cumplir las ceremonias pascuales. Anunciar con la boca que Jesús resucitó. Pero vivir espantados por la cultura de la muerte que invade el mundo y destierra todo lo que huela a cristiano. Y así ponernos a lidiar contra esa cultura, en vez de anunciar la resurrección de Cristo. Y, sobre todo, no vivirla y no permitir que transforme nuestras vidas" (Homilía de +Mons. Carmelo Giaquinta para el Domingo de Pascua).

Bienvenida

En esta noche nos reunimos para celebrar la solemne Vigilia de la Pascua, la fiesta más importante de todo el año cristiano.

La celebración tiene cuatro partes bien definidas.

En la primera parte, Lucernario o “liturgia de la luz” se bendice el fuego, y con su llama se enciende el Cirio Pascual que representa a Cristo Resucitado. La luz del gran Cirio se expandirá a nuestras pequeñas velas y una vez en el altar, se lo alabará con un Himno que invita a la alegría de todo el pueblo y al canto entusiasta.

En la segunda parte,  Liturgia de la Palabra se proclaman varias lecturas bíblicas y sus correspondientes salmos que relatan y cantan como el Señor salvó a su pueblo de la opresión, lo condujo con su mano poderosa y finalmente envió a su Hijo para redimirnos.  Después de cada lectura, una Oración pedirá que lo escuchado se haga realidad en nuestras vidas.

En la tercera parte, Liturgia Bautismal o “liturgia del agua” se bendice el agua del bautismo (se bautizan a los nuevos hijos e hijas de Dios)  y se renuevan las promesas de nuestro Bautismo.

La cuarta parte es la Liturgia de la Eucaristía o “liturgia del pan y del vino” que se consagran con las palabras de Jesús en la Cena de despedida y en la que “anunciamos la muerte del Señor y proclamamos su resurrección, hasta que vuelva.

Comenzamos la celebración con el templo oscurecido y nos preparamos a  escuchar la bendición del fuego y a recibir al Cirio Pascual que con su luz disipará las tinieblas del mal, la injusticia y el pecado.

Introducción a la Liturgia de la Palabra (Antes de las lecturas)

Comenzamos la Liturgia de la Palabra. Varios textos del Antiguo y del Nuevo Testamento, con sus respectivos Salmos nos muestras las maravillas que Dios ha obrado a favor de la liberación de su pueblo hasta enviarnos a su Hijo, el Vencedor del pecado y de la muerte, el Resucitado, el que nos da la nueva vida.

Liturgia del Bautismo

El bautismo es el sacramento que nos hace pasar de la muerte del pecado a la vida de hijos e hijas de Dios. En el bautismo nos sumergimos con Jesús en la muerte y resurgimos unidos a su Resurrección y su Vida.

La bendición del agua del bautismo (el bautismo de adultos y/o niños) y la renovación de las promesas del bautismo con los cirios encendidos nos invitan, una vez más, a renunciar a todo mal y a proclamar la fe en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Oreación universal

A cada intención respondemos: Te  pedimos por Jesús Resucitador.

-Por todos los pueblos que celebran una nueva fiesta de Pascua. Oremos…

-Por las Iglesias y comunidades cristianas que anuncian la resurrección de tu Hijo. Oremos…

-Por los que en medio de la incertidumbre y del dolor aguardan un mensaje de esperanza. Oremos…

-Por esta familia de hermanos y hermanas, que reconoce el triunfo de tu Hijo sobre la muerte, la injusticia y el pecado. Oremos…

-Por la intención del papa Francisco que las personas aprendan a respetar la creación y a cuidarla como don de Dios. Oremos...

Liturgia Eucarística
Presentación de los dones

Comenzamos la Liturgia Eucarística recordando que el pueblo judío preparaba la mesa para comer el cordero de la Pascua.
Nosotros preparamos la mesa para celebrar la Pascua de Jesús, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

Comunión

Vamos a participar de la mesa del Señor.
Felices los invitados en esta Pascua de Jesús.

Cantamos...

Envío

¡Felices pascuas!
Es un saludo y un deseo de felicidad auténtica.
¡Felices pascuas porque Jesús ha resucitado!

Nos despedimos cantando...

volver | subir
ramos

5 de abril de 2015 / Domingo de Pascua de Resurrección

El texto del Evangelio de Marcos  que se lee en la Vigilia Pascual, puede  reiterarse en las Eucaristías de este Domingo.

Es de una gran sobriedad y parte de las preocupaciones normales de tres mujeres que quieren honrar con estilo judío a un amigo muerto: ungir el cuerpo, ir al sepulcro a la madrugada y preguntarse cómo encontrar a alguien que mueva la gran piedra de la entrada.

La sorpresa de encontrar la piedra removida se refuerza por el anuncio de un joven vestido de túnica blanca: Jesús de Nazaret, el Crucificado ya no está en la tumba, ha resucitado, y podrá ser visto en Galilea.

“En el centro de la historia humana queda así implantado el Reino de Dios, resplandeciente en el rostro de Jesucristo resucitado. La justicia de Dios ha triunfado sobre las injusticias de los hombres. Con Adán se inició la historia vieja.

Con Jesucristo, el nuevo Adán se inicia la historia nueva y ésta recibe el impulso indefectible que llevará a todos los hombres, hechos hijos de Dios por la eficacia del Espíritu a un dominio del mundo cada día más perfecto; a una comunión entre hermanos cada vez más lograda y a la plenitud de comunión y participación que constituyen la vida misma de Dios.” (Puebla 197).

Sin embargo, el final inesperado del evangelio de Marcos refiere que María Magdalena, María, la madre de Santiago y Salomé “salieron corriendo del sepulcro, porque estaban temblando y fuera de sí. Y no dijeron nada a nadie porque tenían miedo.” En los versículos siguientes, que el “Libro del Pueblo de Dios” llama “Apéndice”, se dice que María Magdalena fue a contarlo, pero “cuando la oyeron decir que Jesús estaba vivo y que lo había visto no le creyeron”. A otros dos que lo anunciaron “tampoco les creyeron”. Estas actitudes merecen el reproche de Jesús aparecido a los Once, por su incredulidad y su obstinación, “porque no habían creído a quienes lo habían visto resucitado” (v.14).

Siempre es posible que las comunidades cristianas tengan miedo ante los conflictos que significa afirmar el  Dios de la Vida y la Resurrección en contra de los dioses y la “cultura de la muerte”.

Pero como lo relata los Hechos de los Apóstoles también están los “testigos que cumplen valientemente la nueva misión,. Pedro y los demás se presentan como “testigos de todo lo que hizo Jesús en el país de los Judíos”, en la historia que parece terminar con el patíbulo de la cruz. Pero hay otra dimensión: “Dios lo resucitó al tercer día, y le concedió que se manifestara, no a todo el pueblo, sino a testigos elegidos de antemano...” que ahora son enviados “a predicar y ser testigos”, en continuidad con “el testimonio de todos los profetas” (1ª. Lectura).

La resurrección de Jesús es también un anuncio de vida definitiva para toda la familia humana: “Cuando se manifieste Cristo, que es la vida de ustedes, entonces ustedes también aparecerán con él, llenos de gloria” (Col.3,4).

Bienvenida

¡Felices pascuas!
El saludo popular se convierte en llamado de alegría y encuentro al comenzar a celebrar esta Pascua.
Jesús de Nazaret fue el Inocente derrotado y crucificado.
Hoy lo descubrimos vencedor y resucitado.
La justicia de Dios triunfa sobre la injusticia de los hombres.
Cantemos al vencedor de la muerte y del pecado, al Señor de la Vida, a Jesús de Nazaret.

Antes de las lecturas

Al igual que las mujeres que fueron al sepulcro, al igual que los que escuchaban a Pedro, al igual que los cristianos y cristianas de la ciudad de Colosas, nosotros también recibimos el mensaje central de la Palabra de Dios: Jesús de Nazaret ha resucitado.

Lectura bíblicas: Hechos 10, 34.37-43, Salmo 117, 1-2.16-17.22-23; Colosenses 3,1-4; Jn 20, 1-9.

Oración universal

A cada intención respondemos: Te  pedimos por Jesús Resucitado.

-Por todos los pueblos que celebran una nueva fiesta de Pascua. Oremos…

-Por las Iglesias y comunidades cristianas que anuncian la resurrección de tu Hijo. Oremos…

-Por los que en medio de la incertidumbre y del dolor aguardan un mensaje de esperanza. Oremos…

-Por esta familia de hermanos y hermanas, que reconoce el triunfo de tu Hijo sobre la muerte, la injusticia y el pecado. Oremos…

-Por la intención del Papa Francisco: que los cristianos perseguidos sientan la presencia reconfortante del Señor Resucitado y la solidaridad de toda la Iglesia. Oremos...

Presentación de los dones

Los dones que presentamos preparan la mesa de la Pascua.
El pueblo judío comía el cordero pascual.
Nosotros seremos invitados a comulgar con el Cordero de Dios, el que quita el pecado del mundo, el Señor Resucitado.

Comunión

Somos  invitados a la mesa del Señor.
Somos  invitados a la comida de la Pascua.
Esta es la mesa de los que celebramos la fiesta de la vida y el triunfo definitivo del Señor Resucitado
.

Cantamos...

Envío

Una vez más: ¡Felices pascuas!
Es nuestro saludo de hoy.
Nos recuerda nuestro derecho de vivir como mujeres y varones resucitados.
¡Felices pascuas!

Nos despedimos cantando...

 
volver | subir
 
barrita
barrita
concurso
barrita
cuaresma
barrita
centenario
barrita
barrita
bajalibros
barrita
gonzalez
barrita
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-5924 - paulinasred@paulinas.org.ar