ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
Por Pbro. Eduardo A. González.
volver
GUIONES LITÚRGICOS PARA EL MES DE JULIO 2015
 

-Domingo 5 de julio 2015 - 14º Domingo durante el año

-Domingo 12 de julio 2015 - 15º Domingo durante el año
-Domingo 19 de julio 2015 - 16º Domingo durante el año
-Domingo 26 de julio 2015 - 17º Domingo durante el año
-Domingo 2 de agosto 2015 - 18º Domingo durante el año
canciones
ir a guiones
volver | subir

guion

5 de julio de 2015 / 14º Domingo durante el año

Los profetas del Antiguo Testamento eran hombres y mujeres que interpretaban críticamente lo que ocurría en la historia del pueblo y cuál era el camino que Dios señalaba para ser fieles a la Alianza; pero podían ser escuchados o rechazados (1a. Lectura).

En medio de las dificultades, ellos podían decir “estamos hartos de desprecios” (Salmo).

También Jesús de Nazaret conoció  el rechazo de los suyos cuando visitó a su pueblo y a su familia y quedó asombrado de su falta de fe, que les impedía descubrirlo más allá de los lazos humanos y abrirse a los signos que realizaba en otros lugares (Evangelio).

Las primeras comunidades de los cristianos y cristianas también se encontraron con  rechazos y dificultades.  Pablo de Tarso, el antiguo perseguidor, experimentó en su vida “oprobios, privaciones, persecuciones...” porque todo lo que le ocurría lo fortalecía por amor de Cristo (2a.lectura).

Los “profetas” de nuestra época siguen teniendo el riesgo del rechazo. Quizás la misma comunidad a la que pertenecen no tiene en cuenta sus advertencias, los marginan o incluso los persigue y en casos extremos, los mata.

En 2007 decían los Obispos Latinoamericanos en el Documento de Aparecida: “Nuestras comunidades llevan el sello de los Apóstoles y además, reconocen el testimonio cristiano de tantos hombres y mujeres que esparcieron en nuestra geografía las semillas del Evangelio, viviendo valientemente su fe, incluso derramando su sangre como mártires.

Con valentía, han perseverado en la promoción de los derechos de las personas, fueron agudos en el discernimiento crítico de la realidad a la luz de la enseñanza social de la Iglesia y creíbles por el testimonio coherente de sus vidas” (275).

La próxima beatificación del obispo mártir Arnulfo Romero, defensor de los derechos humanos y de los pobres de El Salvador concreta en una persona, el testimonio de tantos varones y mujeres que también son “mártires”, aunque nunca tengan una declaración canónica.

 

Bienvenida

Jesús de Nazaret quiere estar entre nosotros, la familia de los hijos y de las hijas de su Padre.
Queremos escuchar su palabra, y reunirnos en la mesa de la Eucaristía.
Queremos estar atentos a los signos de los tiempos que se convierten en desafíos para la construcción del Reino.

Antes de las lecturas

La Palabra de Dios llega hasta nosotros.
De cada uno depende aceptarla o rechazarla, encerrarnos en nuestra mentalidad o abrirnos a la presencia de quién era conocido en su pueblo, como “el carpintero”.

Lecturas bíblicas: Ezequiel 2,2-5; Salmo 122,1-4; 2 Corintios 12,7-10; Marcos 6,1-6a.

Oración universal

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Divino Carpintero.

-Por la Iglesia, llamada al anuncio y la denuncia profética, para que los rechazos y las persecuciones no le impidan cumplir la misión que le encomendaste. Oremos…

-Por los gobernantes y gobernados de nuestra patria, para que el recuerdo de la independencia nacional nos ayuden a la entrega generosa en favor de la justicia social entre todos los habitantes de esta tierra. Oremos…

-Por los que sufren cansados y hartos de desprecios y burlas de los arrogantes y orgullosos, para que puedan decir como san Pablo: “cuando soy débil, soy fuerte”. Oremos…

-Unidos a la intención  del Papa Francisco: que la responsabilidad política sea vivida a todos los niveles como una forma elevada de caridad. Oremos…

Presentación de los dones

Presentamos el pan y el vino, fruto del trabajo y del esfuerzo de las manos, de las máquinas y de la tarea cotidiana de nuestro pueblo.
Se convertirán en el Cuerpo y la Sangre de Jesús, el que trabajó con sus manos en su pueblo de Nazaret.

Comunión

La comunión es el alimento que da fuerza a nuestra debilidad.
Es la comida de la nueva familia de Jesús.

Cantamos...

Envío

En medio de conflictos, dificultades y tristezas somos enviados.
No se nos promete el éxito.
Sólo necesitamos la compañía de Jesús de Nazaret, el carpintero resucitado.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
guion

12 de julio de 2015 / 15º Domingo durante el año

“En el Evangelio de este domingo, Jesús toma la iniciativa de enviar a los apóstoles en misión (...) El hecho de que Jesús llame a algunos discípulos a colaborar directamente en su misión, manifiesta un aspecto de su amor: no desdeña la ayuda que otros hombres puedan aportar a su obra; conoce sus límites, sus debilidades, pero no los desprecia, es más, les confiere la dignidad de ser sus enviados. Jesús los envía de dos en dos y les da instrucciones (...) La primera atañe al espíritu de desapego: los apóstoles no pueden estar apegados al dinero y a las comodidades. Jesús advierte también a los discípulos de que no siempre serán bien acogidos: a veces los rechazarán; incluso podrían ser perseguidos. Pero no tienen que impresionarse: deben hablar en nombre de Jesús y predicar el Reino de Dios, sin preocuparse por tener éxito (...) El éxito se lo dejan a Dios.

La primera lectura nos presenta la misma perspectiva, mostrándonos que, a menudo, los enviados de Dios no son bien recibidos. Es el caso del profeta Amós, (...) que predica con gran energía contra las injusticias, denunciando sobre todo los abusos del rey y de los potentes, abusos que ofenden al Señor y hacen vanos los actos de culto. (...) Por tanto, ya sea aceptado o rechazado, Amós seguirá profetizando y predicando lo que Dios dice y no lo que los hombre quieren escuchar. Este sigue siendo el mandato de la Iglesia, que no predica lo que los poderosos quieren que les digan. Su criterio es la verdad y la justicia, aún en contra de los aplausos y los poderes humanos”.

La otra indicación muy importante del pasaje evangélico es que los Doce no pueden contentarse con predicar la conversión: la predicación tiene que estar acompañada, según las instrucciones y el ejemplo de Jesús, por la curación de los enfermos. Curación corporal y espiritual. Jesús habla de la curación concreta de las enfermedades (...) y de purificar la mente humana (...) de limpiar los ojos del alma que están oscurecidos por la ideología y por eso no pueden ver a Dios. No pueden ver la verdad y la justicia (...) La misión apostólica tiene que abarcar siempre los dos aspectos de predicación de la palabra de Dios y de manifestación de su bondad con gestos de caridad, de servicio y de entrega.

El Señor llama a todos, distribuyendo diversos dones para diversas tareas en la Iglesia. Llama al sacerdocio y a la vida consagrada, y llama al matrimonio y al compromiso como laicos en la Iglesia y en la sociedad (...) Dos vías complementarias que se iluminan, se enriquecen recíprocamente y juntas enriquecen a la comunidad (...) El Señor siembra con abundancia sus dones, llama a seguirlo y a prolongar su misión en nuestra época” (Benedicto XVI – Homilía del Domingo 15 Durante el año – 2012).

Bienvenida

Somos la familia de Jesús. Nos ha reunido su Padre que nos ha elegido en Él antes de la creación del mundo. Somos la Iglesia enviada a continuar su mensaje, sus palabras y su obra.

Antes de las lecturas

Porque creemos en la Palabra de la verdad, escuchamos la Buena Noticia de la Salvación.

Lecturas bíblicas: Amós 7,12-15; Salmo 84,9ab.10-14; Efesios 1,3-14; Marcos 6,7-13.

Oración universal

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Padre de Nuestro Señor Jesucristo.

-Para que el Papa y los Obispos, sucesores de los Apóstoles anuncien el mensaje de Jesús con sencillez, pobreza y libertad. Oremos…

-Para que los enfermos reciban la atención médica necesaria y la compañía de los agentes de la Pastoral de la Salud. Oremos…

-Para que cada uno de nosotros cumpla la misión que Jesús nos encomienda en el mundo. Oremos…

-Para que según la intención evangelizadora de Francisco,  los cristianos de América Latina, ante las desigualdades sociales, den testimonio de amor a los pobres y contribuyan a una sociedad más fraterna. Oremos…

Presentación de los dones

El Salmo dice: “El mismo Señor nos dará sus bienes y nuestra tierra producirá sus frutos”.
Nuestras ofrendas son los dones del Señor, fruto de la tierra y del trabajo humano.

Comunión

El mayor don que nos ha dado el Padre del cielo es su Hijo muy querido.
Lo recibimos en la comunión, el alimento de los que somos llamados a una comunidad de amor y de misión.

Cantamos...

Despedida

Como los Doce, también nosotros, discípulos misioneros y misioneras somos enviados.
La misa termina, la misión comienza.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
guion

19 de julio de 2015 / 16º Domingo durante el año

El texto del Evangelio de Marcos que recuerda la invitación de Jesús a sus enviados para ir en barca a un lugar desierto y el encuentro con la muchedumbre que estaba como “ovejas sin pastor” prepara el relato de la multiplicación de los panes y la enseñanza sobre “el pan de vida” que la liturgia presentará los próximos domingos desde la perspectiva del Evangelio de Juan.

La “compasión” de Jesús por la muchedumbre es más que un sentimiento humano. El Antiguo Testamento lo pone como atributo de Dios, que como “pastor” conduce a cada oveja al descanso en las praderas abundantes de pastos y vertientes de aguas tranquilas que reparan las fuerzas (Salmo.)

La imagen del Señor-Pastor se contrapone a la de los malos pastores que dispersan las ovejas y no se ocupan de sus necesidades (1a.lectura).

Los “pastores” del pueblo de Israel son las autoridades religiosas y los dirigentes políticos, entre los que sobresale el rey y los sumos sacerdotes, aunque sin una distinción tan clara como la de nuestra época. Según su comportamiento serán “buenos” o “malos” es decir, conductores justos que atienden al pueblo o injustos aprovechados y explotadores.
La primera acción de Jesús frente al abandono de la multitud es estar con ellos “enseñándoles largo rato”. Jesús se convierte en buen pastor porque es un auténtico maestro.

Sus sentimientos, actitudes y mensajes son también hoy advertencia para todo tipo de autoridad y al mismo tiempo indicación para que busquemos y acudamos a Él como lo hicieron los que pudieron verlo y escucharlo.
“Por medio de Cristo, todos sin distinción tenemos acceso al Padre, en un mismo Espíritu” (2a.lectura).

“Oh  buen Pastor: fortalece a todos en su fe para que sean tus discípulos misioneros” (Benedicto XVI, Discurso inaugural en Aparecida).

Bienvenida

Igual que la muchedumbre que acudía a encontrarse con Jesús, también nosotros nos reunimos porque lo reconocemos como nuestro Pastor, nuestro Maestro, el que viene a proclamar  la Buena Nueva de la reconciliación y la paz.

Antes de las lecturas

Jesús como auténtico Maestro pasaba largo tiempo enseñando a la multitud.
La enseñanza de la Palabra de Dios llega hasta nosotros que somos su Pueblo,  las ovejas de su rebaño.

Lecturas bíblicas: Jeremías 23,1-6; Salmo 22,1-6; Efesios 2,13-18; Marcos 6,30-34.

Oreación universal

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Pastor y Maestro.

-Por los Pastores de la Iglesia, para que conduzcan al Pueblo de Dios derribando los muros de la enemistad, restableciendo la paz y reconciliando con misericordia. Oremos…

-Por los pueblos que por el descuido de los dirigentes religiosos, políticos y sociales son como ovejas sin pastor, para que se unan en acciones que resuelvan sus crisis y sus dificultades. Oremos…

-Por los que esperan una palabra de aliento o una educación esmerada, para que los planes de enseñanza los ayuden al desarrollo personal y social, civil y religioso. Oremos…

-Por los bautizados y bautizadas, miembros del rebaño de Dios, para que sepamos seguir siempre al único Pastor, y seamos sus auténticos discípulos  misioneros y misioneras. Oremos…

-Por nuestros amigos y amigas con motivo de la celebración de su día, que también ellos puedan seguir a Jesús, nuestro Buen Pastor y Buen Amigo. Oremos…


Presentación de los dones

Para poder presentar el pan y el vino, fruto de la tierra y del trabajo del hombre y de la mujer,  se necesita la fertilidad del suelo y una  paz  que permita la tarea cotidiana.
Así podrán ser el Cuerpo del Señor que restableció la paz entre los pueblos.

Comunión

Jesús, nuestro buen Pastor prepara una mesa para nosotros.
Allí recibimos su Cuerpo y su Sangre.
Es la máxima expresión del amor crucificado que nos reconcilia con Dios y restablece la paz.

Cantamos...

Envío

Como las muchedumbres que buscaban a Jesús, nos hemos encontrado con Él.
Por eso somos enviados a anunciar la Buena Noticia de la Paz a todos los hombres, también a quienes nos rodean en la convivencia cotidiana.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
guion

26 de julio de 2015 / 17º Domingo durante el año

El relato de la multiplicación de los panes, el sermón del Pan de Vida y su conclusión con la afirmación de fe de Simón Pedro que se encuentra a lo largo del capítulo 6 del Evangelio de san Juan ha sido dividido para la proclamación litúrgica de la Misa en seis domingos consecutivos.

La multitud que acaba de ser alimentada por Jesús con un signo tan admirable no duda en reconocerlo como “el Profeta que debía de venir al mundo”.

Es posible que recordaran que Eliseo, uno de los antiguos profetas había repartido unos pocos panes de cebada entre cien personas porqué así había dicho el Señor “Comerán y sobrará” (1a.lectura).

La acción de Jesús había comenzado desde lo más humilde: un niño que poseía cinco panes de cebada y dos pescados secos. A diferencia del pan de trigo, bastante común, el de cebada se usaba en situaciones de mucha pobreza y junto con el pescado podían constituir una comida diaria.

La solidaridad del niño que entregó lo poco que tenía fue aprovechada por Jesús para realizar el signo: “tomó los panes, dio gracia y los distribuyó...”

Escuchadas o leídas por las primeras comunidades cristianas, estas palabras les recordaban casi de inmediato los relatos de la última Cena y las referían a las celebraciones eucarísticas. Por algo se había indicado que todo ocurre cerca de la fiesta de la Pascua.

Con el correr del tiempo, la eucaristía se convierte en la Pascua celebrada en el Día del Señor, reconociendo que “hay un solo Cuerpo y un solo Espíritu...un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo...un solo Dios y Padre” (2a.lectura).
La explicación del signo de la multiplicación requerirá de un largo y dificultoso diálogo entre Jesús y el pueblo hasta que Simón Pedro le confiese: “Señor... tú tienes palabra de Vida eterna” (Juan 6,68).

Hoy nos dice que lo pobre y lo pequeño no sólo no impide la acción de Dios, en cierto sentido parece preferirla.

Bienvenida

Como la multitud que acudía a ver a Jesús, nosotros nos reunimos porque queremos celebrar la Misa del domingo, su Pascua, la fiesta de los bienes compartidos, la fiesta del Pan de Vida.

Antes de las lecturas

Necesitamos el pan de cada día.
Necesitamos también el pan de la palabra que sale de la boca de Dios.
Es el momento de alimentarnos.

Lecturas bíblicas: 2 Reyes 4,42-44; Salmo 144,10-11.15-18, Efesios 4,1-6, Juan 6,1-15.

Oración universal

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Dios y Padre de todos nosotros.

-Para que el amor de la Iglesia reproduzca el milagro del alimento solidario y compartido. Oremos…

-Para que los organismos internacionales acentúen su lucha contra el hambre en el mundo. Oremos…

-Para que tengamos el pan de cada día y el trabajo digno para comprarlo. Oremos…

-Para que los cristianos y cristianas nos encontremos en torno a la mesa de la Palabra y del único Pan de Vida. Oremos…

Presentación de los dones

Pocas cosas hicieron posible el signo de Jesús: un niño solidario, tres panes de cebada que era el alimento de los pobres, dos pescados secos. Ese poco se hizo comida de muchedumbre.
Nuestros dones son sencillos: algunas hostias, un poco de vino.
También lo poco se convertirá en alimento de multitud, la comida del Pan de Vida.

Comunión

La pregunta de Felipe “¿dónde compraremos pan para darles de comer?” tiene una respuesta  en el amor de Jesús que nos invita a su mesa para comer el  Pan de Vida, y unirnos en un solo Cuerpo y en solo Espíritu.

Cantamos...

Envío

La carta a los Efesios es un programa para la semana que comienza: “con mucha humildad, mansedumbre y paciencia, sopórtense mutuamente por amor.”

Nos despedimos cantando...

 
volver | subir
guion

2 de agosto de 2015 / 18º Domingo durante el año

Después de la multiplicación de los cinco panes de cebada y de los dos pescados que tenía un niño, Jesús quiere que veamos más lejos, porque estar saciados de pan no es suficiente.

Por algo los emperadores decían que para tener contento al pueblo de Roma y evitar protestas, había que darle “pan y circo”. A los cristianos de Éfeso se les advierte que tienen que abandonar “la seducción de la concupiscencia” (2a.lectura).

El pueblo de Dios  en su marcha por el desierto fue alimentado  por el maná, (1a.lectura),  y al recordarlo cantaban “Todos comieron un pan de ángeles, les dio comida hasta saciarlos” (Salmo).

Pero se comenzaba a diseñar una nueva realidad que Jesús muestra en su exacta dimensión. Él mismo es el verdadero pan del cielo  que se presenta como “Pan de Vida” y asegura que el que va hacia Él ya no tendrá hambre, el que cree en Él ya no tendrá sed (Evangelio).

Cuando hoy pedimos “Señor, danos siempre de ese pan” solicitamos poner la confianza en Jesús, creyendo, confiando, esperando aún cuando se presentan tantos “panes de muerte”, verdaderos alimentos envenenados por una sociedad injusta que destruye la vida humana y su dimensión trascendente.

El maná del desierto alimentó la marcha hacia la tierra de la libertad prometida, el Pan de Vida alimenta la marcha hacia la libertad definitiva.

Bienvenida

Celebramos el encuentro con Jesús.
Es el Señor que nos reúne y nos convoca: “El que viene a mi jamás tendrá hambre; el que cree en mí jamás tendrá sed”.

Antes de las lecturas

Antes de escuchar la Palabra de Dios podemos preguntarnos, como lo hizo el pueblo después de la multiplicación de los panes y de los peces: “¿Qué debemos hacer para realizar las obras de Dios?”
En su Palabra, la respuesta.
 

Lecturas bíblicas: Éxodo 16.2-4.12-15; Salmo 77,3-bc.23-25.54, Efesios 4,17.20-24, Juan 6,24-35.

Oración universal

A cada intención respondemos: Danos siempre el Pan de Vida.

-Para que la Iglesia, reunida cada domingo en la celebración de la  Eucaristía, anuncie la verdadera Vida al mundo. Oremos...

-Por quienes cumpliendo el deber ciudadano participarán en las elecciones de la próxima semana, para que su voto se base en la sinceridad de la conciencia y la  búsqueda del bien común de la Patria. Oremos...

-Por los niños y las niñas, especialmente los amenazados a causa de la cultura de la muerte, para que podamos ofrecerles una vida con futuro. Oremos..

-Por los catequistas de nuestras comunidades, que al preparar a los Sacramentos de la Iniciación cristiana den testimonio fiel de su adhesión al Evangelio. Oremos...

Presentación de los dones

Los dones del Señor del Universo que se presentan son el alimento y la bebida, que no pueden llegar a todos por la injusta distribución de los bienes, pero que el pueblo agradece porque serán Pan de Vida y bebida de salvación.

Comunión

En la comunión nos alimentamos con el trigo celestial, con el pan de los ángeles, con el Pan de Vida.

Cantamos...

Envío

El mismo Señor nos confía la tarea: “Trabajen por el alimento que permanece hasta la Vida eterna”.

Nos despedimos cantando...

 
volver | subir
 
enec
barrita
barrita
amigo
barrita
centenario
barrita
barrita
bajalibros
barrita
gonzalez
barrita
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-5924 - paulinasred@paulinas.org.ar