ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
Por Pbro. Eduardo A. González.
volver
GUIONES LITÚRGICOS PARA EL MES DE JUNIO 2016
 

-Viernes 3 de junio 2016 - Sagrado Corazón de Jesús - Ciclo C

-Domingo 5 de junio 2016 - 10º Domingo durante el año - Ciclo C
-Domingo 12 de junio 2016 - 11º Domingo durante el año - Ciclo C
-Domingo 19 de junio 2016 - 12º Domingo durante el año - Ciclo C
-Domingo 26 de junio 2016 - 13º Domingo durante el año - Ciclo C
-Domingo 3 de julio 2016 - 14º Domingo durante el año - Ciclo C
canciones
ir a guiones
volver | subir

liturgia

03 junio de 2016 / Sagrado Corazón de Jesús - Ciclo C

UN AMOR DIVINO CON CORAZÓN DE CARNE

“En la Cruz, Dios mismo mendiga el amor de su criatura: Él tiene sed del amor de cada uno de nosotros. El apóstol Tomás reconoció a Jesús como “Señor y Dios” cuando puso la mano en la herida de su costado. No es de extrañar que, entre los santos, muchos hayan encontrado en el Corazón de Jesús la expresión más conmovedora de este misterio de amor. Se podría incluso decir que la revelación del eros de Dios hacia el hombre es, en realidad, la expresión suprema de su ágape. En verdad, sólo el amor en el que se unen el don gratuito de uno mismo y el deseo apasionado de reciprocidad infunde un gozo tan intenso que convierte en leves incluso los sacrificios más duros” (Benedicto XVI, Mensaje de Cuaresma 2007).

Los Padres de la Iglesia consideraban que el mayor pecado del mundo pagano era su insensibilidad, su dureza de corazón, y citaban con frecuencia la profecía de Ezequiel: (36,26) Yo les quitaré el corazón de piedra y le daré un corazón de carne.

Convertirse a Cristo, hacerse cristiano, quería decir recibir un corazón de carne, un corazón sensible ante la pasión y el sufrimiento de los demás.

Nuestro Dios no es un Dios lejano, intocable en su bienaventuranza. Nuestro Dios tiene un corazón; más aún, tiene un corazón de carne. Se hizo carne precisamente para poder sufrir con nosotros y estar con nosotros en nuestros sufrimientos.

Se hizo hombre para darnos un corazón de carne y para despertar en nosotros el amor a los que sufren, a los necesitados.

Pidamos al Señor que nos dé realmente un corazón de carne, que nos haga mensajeros de su amor, no sólo con palabras, sino también con nuestra vida.” (Benedicto XVI, Vía Crucis del 2007).

Al hablar del “corazón” conviene tener en cuenta que en el NT el término no significa exclusivamente la vida afectiva, sino que se refiere a diversas manifestaciones del hombre, entre las que se encuentran las opciones decisivas, y los proyectos que buscan realizarse (cfr. X. León-Dufour: Diccionario del Nuevo Testamento).

Las lecturas del Ciclo C muestran una clara relación entre el Pastor que busca a las ovejas para reunirlas como un solo pueblo (1ª.lectura), el Salmo 22 “El Señor es mi Pastor” y la parábola del pastor que sale en búsqueda de la oveja perdida para concluir en la alegría que se produce en el cielo por la conversión.

Ese inmenso amor de Dios, manifestado en Jesucristo es derramado en nuestros corazones (2ª.lectura).

BIENVENIDA

El domingo pasado, solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Jesús celebramos que en la Última Cena Jesús realizó el anticipo de la ofrenda del amor, y su cuerpo y su sangre se convirtieron en la comida principal del banquete de todos los que queremos “anunciar la muerte del Señor y proclamar su resurrección, hasta que vuelva”.

Como un eco de aquella fiesta, hoy celebramos la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús. El corazón es el símbolo más popular del amor y de las decisiones que lo acompañan. El Sagrado Corazón manifiesta el amor repleto de la fidelidad y la ternura de Jesús de Nazaret, el Señor Resucitado.

ANTES DE LAS LECTURAS

El amor de Dios se revela, a través de las imágenes del Pastor y de las ovejas como el amor de quien busca con insistencia a cada uno de sus hijos e hijas hasta unirlos en la reconciliación perfecta.

Lecturas bíblicas: Ezequiel, 34,11-16; Salmo 22; Romanos 5,1-11; Lucas 15,3-7 .

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: ¡Te lo pedimos, Dios que sos Amor!

-Para que el Pueblo de Dios anuncie que Jesús muestra tu ternura y tu fidelidad. Oremos…

-Para que los cristianos y cristianas nos amemos unos a otros y extendamos ese amor a todos los hombres y mujeres de nuestra tierra. Oremos…

-Para que los cansados y agobiados, tristes y abatidos encuentren alivio en el Corazón de Jesús. Oremos…

-Para que aprendamos a ser mansos y humildes de corazón, como testigos y misioneros de Jesús. Oremos…

-Para que tu Hijo presente en la Eucaristía nos acompañe en la celebración del ya próximo Congreso Eucarístico Nacional en Tucumán. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

El pan y el vino, son  fruto de la tierra  y del trabajo de los hombres y mujeres que desean una vida de justicia, de reconciliación, de amor y de paz. .
Estos frutos serán  pan de vida y bebida de salvación.

COMUNIÓN

Compartimos el Cuerpo y la Sangre de Cristo resucitado. El mismo nos invita: “Vengan a mí todos los que están cansados y agobiados”.

Cantamos...

ENVÍO

Dios es amor.
El amor se ha manifestado en su Hijo
Jesús nos ha enviado el Espíritu de Amor.
Ahora somos discípulos,  misioneros y misioneras del Amor.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

5 de junio de 2016 / Domingo 10º Durante el año - Ciclo C

La resurrección del niño operada por Elías se diferencia de la que realiza Jesús en el evangelio en la persona del hijo de la viuda de Naín.

La viuda veterotestamentaria hace amargos reproches al profeta: le dice que ha venido a su casa para avivar el recuerdo de sus culpas, a causa de las cuales (se sobrentiende) habría muerto su hijo. En el fondo Elías pide primero a Dios que devuelva la fe a la mujer, se echa después tres veces sobre el cadáver de niño y finalmente se lo entrega vivo a su madre, quien acto seguido confiesa su fe. (1ª. Lectura)

La resurrección obrada por Jesús en el evangelio está motivada por su misericordia.
Jesús se muestra aquí como el Señor de la vida y de la muerte. (Evangelio)

En la transformación de Pablo se manifiesta el poder del Señor glorificado para obrar también una resurrección espiritual, que aparece como un acontecimiento mucho más poderoso en sus efectos que toda resurrección física a una vida física. (2ª. Lectura)

Por eso, la Palabra de Dios afirma la fe que proclamamos en el Credo: “Espero la resurrección de la carne y la vida del mundo futuro”.

BIENVENIDA

Todas las dolorosas situaciones de muerte y fracaso tienen un final inesperado en el triunfo de la Vida.
En la Eucaristía, la Pascua de cada domingo,  nos reunimos quienes celebramos a Jesús, el Señor Resucitado.

ANTES DE LAS LECTURAS

La Palabra de Dios afirma la fe que proclamamos en el Credo: “Espero la resurrección de la carne y la vida del mundo futuro”.

Lecturas bíblicas: I Reyes 17,17-24; Salmo 29,2.4-6.11-12ª.13b; Gálatas 1,11-19; Lucas 7,11-17.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Te rogamos, Señor de la Vida.

-Por la Iglesia, comunidad reunida en la fe, para que anunciemos con alegría al Dios de la Vida. Oremos…

-Por los que sufren a causa de la muerte de familiares y amigos, para que reciban palabras de esperanza y gestos de cercanía y consuelo. Oremos…

-Por el próximo Congreso Eucarístico Nacional en Tucumán, para que alimentado con el Pan de Vida contribuyamos a construir una patria de hermanos y hermanas. Oremos…

-Por nosotros que somos invitados a participar en la única mesa del Señor, anunciando su muerte y proclamando su resurrección. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

El pan, fruto  de muchos granos de trigo que se parten y la uva, fruto de muchos granos exprimidos nos hablan de una unidad conquistada con muchas entregas amorosas, fruto de corazones disponibles y generosos que se ofrecen a sí mismos para entrar en comunión.

COMUNIÓN

En la comunión recibimos el Pan de Vida, anticipo de nuestra futura resurrección.

Cantamos...

ENVÍO

Discípulos misioneros y misioneras somos enviados para anunciar al Dios de la Vida, Jesucristo, el Señor Resucitado.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

12 de junio de 2016 / Domingo 12º durante el año - Ciclo C

Si se puede llamar al evangelio de Lucas “la buena noticia de la misericordia” se debe, entre otros motivos, al relato de la pecadora perdonada en la abundancia desbordante del amor. (Evangelio)

Un anticipo de esta misericordia divina se encuentra en el perdón del adúltero y criminal David, quien reconoce su pecado y recibe la alegría de la reconciliación. (1ª.lectura)

El Salmo invita a la felicidad de quien se sabe absuelto de la culpa y del pecado porque no oculta su falta, sino que la reconoce sinceramente.

Esta dimensión de la misericordia llega al máximo de la gracia: “El Hijo de Dios me amó hasta entregarse por mí” Así como la mujer recibe el reconocimiento de Jesús: “Tu fe te ha salvado”,(Evangelio) “nosotros somos justificados por la fe en Jesucristo” (2ª. Lectura).

En el Año del Jubileo de la Misericordia, conviene subrayar la fe de David que espera confiado en la misericordia y el perdón (1ª lectura), junto con la alegría del Salmista “tu perdonaste mi culpa y mi pecado”, la afirmación rotunda de Pablo: “el hombre se justifica por la fe” (2ª. Lectura) y la despedida del  Jesús misericordioso  a la mujer perdonada: “Tu fe te ha salvado, vete en paz” (Evangelio).

BIENVENIDA

Nuestro Padre del Cielo nos reúne porque somos su familia.
Su misericordia y su perdón son desbordes de su amor.

ANTES DE LAS LECTURAS

Nuestra familia de hijos e hijas de un mismo Padre se alimenta con su palabra salvadora.

Lecturas bíblicas: 2 Samuel 12,7-10.13; Salmo 31; Gálatas 2.16-19.21; Lucas 7,36-8,3

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Padre, te lo pedimos, por Jesucristo tu Hijo

-Por la Iglesia; que con el testimonio de sus hijos e hijas muestre el auténtico rostro de Jesús, el Hijo de Dios que, desbordante de misericordia, nos ama y nos perdona. Oremos…

-Por la intención del Papa: Para que los ancianos, marginados y las personas solitarias encuentren, incluso en las grandes ciudades, oportunidades de encuentro y solidaridad. Oremos…

-Por los que serán beneficiados por la Colecta Anual de Cáritas, para que también reciban la solidaridad y la cercanía de quienes los rodean. Oremos…

-Por el Congreso Eucarístico Nacional  que tendrá lugar en Tucumán esta semana,  para que alimentado con el Pan de Vida contribuyamos a construir una patria de hermanos y hermanas solidarios. Oremos…


PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Preparamos la mesa a la que todos somos invitados.
Junto con el pan y el vino, nuestra contribución en la Colecta Anual de Caritas es un sencillo gesto que se convierte en signo de fraternidad.

COMUNIÓN

La comunión con Jesús realiza el milagro de reunirnos en la mesa de los pecadores y pecadoras reconciliados por la fe y el amor

Cantamos...

ENVÍO

Alimentados con el pan del Amor que en su misericordia reconcilia y congrega en la unidad, cada cristiano y cada cristiana  puede recibir también las palabras de Jesús: Tu fe te ha salvado, puedes ir en paz.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

19 de junio de 2016 / Domingo 12º durante el año - Ciclo C

La pregunta de Jesús a los discípulos es también interpelación para nosotros: “¿Quién dice la gente que soy Yo?...Pero ustedes ¿quién dicen que soy Yo?”.(Evangelio)

La respuesta dependerá de las creencias y convicciones personales o grupales. Para los mahometanos Jesús es uno de los Profetas, hijo de la virgen María; para el hinduista Gandhi un hombre admirable por su vida y su mensaje; para algunos antropólogos, el fundador de una religión importante.

Si de religión se trata, “existen grupos seudo religiosos y programas televisivos que proponen una religión diluida, sin trascendencia, hecha a la medida de cada uno, fuertemente orientada la búsqueda del bienestar y sin experiencia de lo que significa adorar a Dios” (Navega mar adentro).

Otros adhieren a Jesús para pedirle milagros y cuando no los reciben, entran en crisis o lo abandonan.

La respuesta de la fe de los discípulos del Señor es formulada a partir del cumplimiento de su sufrimiento, la condena a muerte y la resurrección, después de “lamentarse por él como por un hijo único” (1a.lectura).

Se resume en el Credo de los Apóstoles: “Creo en Jesucristo, su Único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, fue crucificado, muerto y sepultado, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos, está sentado a la derecha de Dios Padre, desde allí ha de venir juzgar a los vivos y a los muertos” .

Pero el Jubileo de la Misericordia nos recuerda que  no se trata sólo de una afirmación teórica, sino de un seguimiento que incluye, en el culmen de la misericordia,  la renuncia, la cruz y la entrega cotidiana de la vida, como muchos padres, a los que recordamos en este día, lo enseñan o lo han enseñado. O como tantos varones y mujeres que sirvieron a sus patrias,  como lo recordaremos en el aniversario de la muerte del creador de nuestra bandera.

Por la fe y el bautismo estamos revestidos del mismo Cristo, al que seguimos. (2a.lectura),  y con quien estamos unidos (Salmo), más allá de éxitos o fracasos, desilusiones o alegrías.

BIENVENIDA

Nuestro Padre del Cielo nos reúne porque somos su familia.
Hijos e hijas de Dios, “no somos más que uno en Cristo Jesús” (ver Gálatas 3,26-29)
Es la unidad que también deseamos en cada una de nuestras familias al festejar el Día del Padre.

ANTES DE LAS LECTURAS

Nuestra familia de hijos e hijas de un mismo Padre se alimenta con su palabra.

Lecturas bíblicas: Zacarías 12,10-11;13,1; Salmo 62,2-6.8-9; Gálatas 3,26-29; Lucas 9,18-24.

OORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Padre, te lo pedimos, por Jesucristo tu Hijo.

-Por la Iglesia, para que con el testimonio de sus hijos e hijas muestre el auténtico rostro de Jesús, el Hijo de Dios. Oremos…

-Por las autoridades responsables de proteger la familia, para que pueda ser un ámbito de educación en la pasión por el respeto y la paz. Oremos…

-Por los padres en su Día y  por aquellos que ya no están visiblemente con nosotros, para que su recuerdo nos una en la gran familia del Padre del Cielo. Oremos…

-Por los que sirven en la humildad y silencio a la Patria, como lo recordamos  en el día de la muerte del creador de la Bandera Nacional. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

La hostia es el resultado de muchos granos de trigo que se parten y la uva, fruto de muchos granos exprimidos. Son frutos de la tierra y del trabajo realizado con muchas entregas y sacrificios, alegrías e ilusiones que buscan la unidad.

COMUNIÓN

La comunión con Jesús realiza la promesa del Salmo: “Mi alma quedará saciada como con un manjar delicioso y mi boca te alabará con júbilo en los labios”.

Cantamos...

ENVÍO

Alimentados con el pan del Amor que reconcilia y congrega en la unidad, cada cristiano está llamado a abrirse generosamente a los demás, haciendo suyas las necesidades de los otros y anunciando a Jesucristo, el Salvador.

Nos despedimos cantando.

 
volver | subir
1

26 de junio de 2016 / Corpus Christi (Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo) - Ciclo C

En el pueblo de Dios era normal que los discípulos siguieran las enseñanzas de su maestro, participando de su vida y de sus enseñanzas.

Generalmente era el discípulo el que pedía integrarse al grupo, pero a veces la invitación tenía las características de un llamado especial, expresado incluso con un gesto personal, como Elías que cubre a Eliseo con su manto. (1a.lectura)

Los discípulos de Jesús también siguen al Maestro y tienen que enfrentar sus mismas dificultades. Frente al rechazo de los Samaritanos, aprenderán a que deberán responder de un modo diferente al acostumbrado y que las exigencias de Jesús, más allá de las fuertes expresiones de estilo oriental semita, suponen descubrir la libertad, la urgencia y la audacia para anunciar el Reino de Dios. (Evangelio)

Las nuevas comunidades, como la de los Gálatas, aprenderán que la libertad sólo permite la esclavitud del amor. Entonces será el Espíritu de Dios quien los guíe y los conduzca. (2a.lectura)

El mismo Señor hace conocer el camino de la vida, para saciarnos de alegría eterna junto a Él (Salmo).

También hoy los miembros de la Iglesia podemos esclavizarnos atándonos a los poderes económicos, a la corrupción política y al sentimentalismo religioso.

Por el contrario, seguir al Señor, ser sus discípulos, anunciar el Reino de Dios, caminar en la libertad, vivir el amor y encontrarse definitivamente con Él es todo un entusiasta y alegre  proyecto de vida.

“La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría. En esta Exhortación quiero dirigirme a los fieles cristianos, para invitarlos a una nueva etapa evangelizadora marcada por esa alegría, e indicar caminos para la marcha de la Iglesia en los próximos años.” (Francisco: El evangelio de la alegría, 1).

BIENVENIDA

Jesús nos invita a seguirlo.
Nosotros nos reunimos porque queremos aceptar su llamado y anunciar la Buena Noticia de la libertad y del amor.

ANTES DE LAS LECTURAS

La palabra del Señor nos aconseja y ¡hasta de noche instruye la conciencia!. (ver Salmo)

Nosotros lo escuchamos.

Lecturas bíblicas: 1 Reyes 19,16b.19-21; Salmo 15,1-2a.5.7-11; Gálatas 5,1.13-18; Lucas 9,51-62.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Espíritu de Dios, ¡condúcenos!

-Para que la Iglesia rechace todo lo que pueda esclavizar el anuncio del Evangelio y viva en el servicio del amor. Oremos…

-Para que todos los hombres y mujeres vivamos con generosidad al llamado a trabajar por el Reino de Dios. Oremos…

-Para que sepamos dar gracias al don de nuestra vocación de bautizados y bautizadas. Oremos…

-Por la intención misionera del Papa: Que los seminaristas y los novicios y novicias tengan formadores que vivan la alegría del Evangelio y les preparen con sabiduría para su misión. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

La presentación de nuestros dones, es invitación a ofrecernos como instrumentos de fraternidad, convocados a crear puentes de reconciliación y diálogo, a recrear la amistad entre los grupos sociales y a ser más misericordiosos y solidarios.

COMUNIÓN

Cada vez que los fieles se acercan a hacer la comunión, con su Amén expresan la fe en su presencia real; pero también se comprometen a conformar su vida con la de Jesús, a quien reciben en la comunión.

Cantamos...

ENVÍO

Para responder al llamado de Jesús, “el Espíritu Santo puede infundirnos toda la fuerza y el impulso que nos hace falta” (Navega mar adentro).

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

03 julio de 2016 / Domingo 14º Durante el año- Ciclo C

La indicación de Jesús a los discípulos: “Digan a la gente: el reino de Dios está cerca de ustedes” es presentado en el Evangelio de Lucas como la continuación de la misión que Él ha comenzado y que se extiende hasta nuestros días en la tarea de todos los creyentes..

El anuncio del reino tiene que enfrentarse a las dificultades, por la abundante cosecha, la escasez de los trabajadores y porque los lobos y el rechazo son el “anti-reino”.

Aparece el duelo entre al justicia y la injusticia; el amor y el odio; la paz y la violencia; la liberación y la opresión; el respeto a la vida y la cultura de la muerte; el pecado y la gracia.

El “anti-reino” es mencionado por san Pablo como “el mundo”.

Por eso se considera crucificado para el mundo y se gloría en la Cruz que es la victoria de Jesús.

Así surge el deseo de que su gracia permanezca (2a.lectura), el consuelo de Dios, como el de una madre, alcance al pueblo elegido (1a.lectura) y “todo el mundo cante la gloria de Dios” (Salmo).

Somos los discípulos misioneros y las misioneras del Reino de Dios que crece en la historia humana.

Aquí se lo anuncia y aquí comienza la realización. El final no tiene límites de espacio ni de tiempo. Es el mismo Señor Resucitado.

BIENVENIDA

La Misa puede llamarse “eucaristía” o como decían los primeros cristianos “la fracción del pan”:
El encuentro con Jesús en la fracción del pan nos mueve a ser sus testigos ante nuestros hermanos.

 La Eucaristía es la fuente, el centro culminante de la nueva evangelización

ANTES DE LAS LECTURAS

“Las necesidades humanas fundamentales y la acción de la comunidad cristiana que debe ayudar a satisfacerlas, aquí y ahora, se pueden resumir así: satisfacer el hambre de Dios mediante el pan de la Palabra y la sed de justicia con la promoción más íntegra de la dignidad humana. Esto alcanza su culminación en la Eucaristía” (Documento de preparación del X Congreso Eucarístico Nacional).

Lecturas bíblicas:Isaías 66,10-14; Salmo 65,1-3a.4.7a.16.20; Gálatas 6,14-18; Lucas 10,1-12.17-20.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos:Te lo pedimos, Dios y Padre, dueño de los sembrados

-Por toda la Iglesia, para que su única ambición sea el anuncio de tu Reino. Oremos…

-Por los que vamos a recordar los 200 años de la Independencia de nuestra patria y por los que tienen las mayores responsabilidades sociales, para que también ellos construyan el reino de la justicia, el amor y la paz. Oremos…

-Por los enfermos de nuestra familia y de nuestro barrio, para que los acompañemos con nuestra oración y cuidado solidario. Oremos…

-Por la intención evangelizadora de Francisco: que la Iglesia de América Latina y el Caribe, a través de la misión continental, anuncie con ímpetu y entusiasmo renovado el Evangelio. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

En el pan y el vino se recoge todo lo que la asamblea eucarística presenta por sí misma como ofrenda a Dios. Por eso, en una sociedad fragmentada, la Eucaristía, sacramento de unidad, nos invita a ofrecernos como instrumentos de justicia, auténtica fraternidad y amor solidario.

COMUNIÓN

La Eucaristía es el alimento de quienes descubrimos el Reino de Dios que crece como don en la historia humana.
En esta tierra se lo anuncia y aquí comienza su realización.
El final no tiene límites de espacio ni de tiempo.

Es el mismo Señor Resucitado.

Cantamos...

ENVÍO

Continua la misión que también a nosotros nos encomienda el Señor: “Vayan y digan: el reino de Dios está cerca”.

Nos despedimos cantando...

 
 
volver | subir
 
 
barrita
colecta
barrita
padre
barrita
barrita
sanpablo
barrita
viviendadigna
barrita
teologia
barrita
misericordia
barrita
barrita
bajalibros
barrita
gonzalez
barrita
vocacional
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-5924 - paulinasred@paulinas.org.ar