ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
Por Pbro. Eduardo A. González.
volver
GUIONES LITÚRGICOS PARA EL MES DE SEPTIEMBRE 2014
 
-Domingo 7 de septiembre. 23º domingo durante el año - Ciclo A
-Domingo 14 de septiembre. Exaltación de la Santa Cruz
-Domingo 21 de septiembre. 25º domingo durante el año -Ciclo A
-Domingo 28 de septiembre. 26º domingo durante el año -Ciclo A
canciones
ir a guiones
volver | subir

Domingo 7 de septiembre. 23º domingo durante el año - Ciclo A
PACIENTES, INSISTENTES, RESPONSABLES

6sepAsí como los israelitas debían advertir la mala conducta del malvado (1a. Lectura) la  nueva familia que Jesús  va formando tendrán también la responsabilidad personal frente al pecado del hermano.

Existe un ritmo de respeto, paciencia e insistencia  para “ganar al hermano”. Primero será la corrección privada, luego la de alguno más, finalmente ese grupo especial que se llama “la comunidad”. Pero aún cuando tampoco escuche la última instancia y pase a ser considerado “de afuera”  queda todavía un recurso contundente: quienes se unen en la tierra, pueden pedir por ese hermano o hermana al Padre del Cielo (Evangelio).

Y esa oración, se requiere también antes de iniciar todo tipo de corrección, advertencia o indicación, sea privada o pública.

A la inversa, la observación que recibimos está impulsada por los mismos sentimientos de quien nos quiere bien y por eso quiere nuestro bien. Por eso hemos de agradecerla como parte de la solidaridad mutua.

Por eso todos somos llamados a “no endurecer el corazón” y escuchar también hoy la voz del Señor (Salmo) que puede llegarnos a través de un amplio sonido de mediaciones humanas.

En términos de San Pablo: sólo existe una deuda con los demás: el amor mutuo que es la plenitud de toda ley (2a. Lectura). Ese amor se concreta incluso ante los errores y  las fallas, según escribe a los Gálatas: “Si alguien es sorprendido en alguna falta, ustedes, los que están animados por el Espíritu, corríjanlo con dulzura. Piensa que también tú puedes ser tentado. Ayúdense mutuamente a llevar las cargas y así cumplirán la Ley de Cristo” (Gálatas, 6,1-2).

Para la corrección fraterna es interesante el consejo de San Agustín: “reconocer nuestras propias debilidades, abrazarnos al que se equivoca, y llorar juntos la miseria de los dos” (citado en El Domingo, 4.09.2011).

Bienvenida

Somos dos, tres y quizás muchos más reunidos en nombre del Señor Jesús.
Por eso Él está presente en medio de nosotros.

Antes de las lecturas

Somos el pueblo que Dios apacienta, las ovejas conducidas por su mano.
Ojalá también hoy escuchemos su voz.

Lecturas bíblicas: Ezequiel, 33,7-9; Salmo 94,1-2.6-9; Romanos 13,8-10; Mateo 18,15-20.

Oración universal

A cada intención respondemos: Escúchanos Padre, porque estamos reunidos con tu Hijo.

-Por la Iglesia, comunidad de hermanos y hermanas responsables unos de otros en el diálogo, la corrección y el amor. Oremos…

-Por los responsables políticos, que también ellos escuchen con atención las críticas y correcciones que llegan del pueblo. Oremos…

-Por los que nos encontramos en errores y pecados, para que recibamos la gracia de la advertencia y la corrección. Oremos…

-Por los que sufren a causa de nuestras equivocaciones, pecados y faltas de solidaridad. Oremos…

Presentación de los dones

El pan y el vino son las ofrendas de los que estamos reunidos en nombre del Señor.
En la consagración serán el sacramento de su presencia.

Comunión

La comida de los hermanos y las hermanas es presencia de quien nos enseña el camino de la responsabilidad, el amor mutuo, el propio Jesús.

Cantamos...

Envío

Nuestra solidaridad responsable se convierte y se extiende más allá de nuestra comunidad. Abarca a todos, porque los mandamientos se resumen en éste: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
Domingo 14 de septiembre. Exaltación de la Santa Cruz
¿EXALTACIÓN O TORTURA?

13sepSi a través de una imaginaria máquina del tiempo un romano del siglo I llegara a nuestra celebración sentiría un profundo horror porque entendería “fiesta de la exaltación de un instrumento de  tortura y de muerte”. Para su tiempo, la cruz era un instrumento tan denigrante que las leyes del Imperio no la aplicaban a un ciudadano romano y la reservaban para esclavos y extranjeros.

Esa fue la condición de Jesús, que “presentándose con aspecto humano, se humilló hasta aceptar la muerte y muerte de cruz” (2a. Lectura).

En la representación  del crucifijo, todos los que sufren ven a Cristo identificado en el dolor, solidario con todos,  y al mismo tiempo es el pueblo el que se ve retratado en el sufriente y torturado.

Pero esta no es una fiesta de la muerte, sino de la vida, ya que lo que se exalta es la ofrenda de Jesús, el Hijo Único que manifiesta el amor del Padre por todos los hombres y mujeres del mundo (Evangelio).

La serpiente de bronce en el mástil, que Dios hizo fabricar a Moisés para que la miraran los mordidos por los reptiles del desierto, era un signo de salud (1a. Lectura), y la muestra de la compasión divina, que perdona en su misericordia (Salmo).

El Evangelio de Juan relee el episodio en la perspectiva del Hijo del hombre, porque “de la misma manera que Moisés levantó en alto la serpiente en el desierto, también es necesario que el Hijo del hombre sea levantado en alto, para que todos los que creen en Él tengan Vida Eterna”.

Si hubo cruz, hubo crucificadores. Si hoy hay crucificados es porque sigue habiendo crucificadores. Los seguidores del Dios de la Vida descubren una tarea comprometida que evite más dolor y más sufrimiento, y que exalte el amor del Dios del mundo y de la historia.

Bienvenida

Hoy celebramos  la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz.
La invitación de la Carta a los Gálatas explica el motivo de nuestro encuentro:   “Nosotros hemos de gloriarnos en la cruz de nuestro Señor Jesucristo.
En él está nuestra salvación, vida y resurrección. Él nos ha salvado y liberado.”

Antes de las lecturas

La cruz, instrumento de tortura y muerte que el Imperio Romano reservaba a los esclavos y extranjeros se ha convertido en la prueba del amor, la entrega y la solidaridad del Hijo de Dios con la familia humana.

Lecturas bíblicas: Números 21,4b-9; Salmo 77,1-2.34-38; Filipenses 2,6-11; Juan 3,13-17

Oración universal

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Padre del Hijo Crucificado.

-Por la Iglesia, comunidad creyente, que anuncia la muerte del Señor en la Cruz y proclama su Resurrección hasta que vuelva. Oremos…

-Por las autoridades responsables de impedir la tortura, la injusticia y la muerte. Oremos…

-Por los que sufren la cruz de la enfermedad, la soledad y el desaliento. Oremos…

-Por la intención del papa Francisco: que los cristianos, inspirados en la Palabra de Dios, se comprometan al servicio de los pobres y de los que sufren. Oremos…

-Por los que colaboran en la Colecta Más por Menos, para que junto con la ayuda económica se visualice la reconciliación y la solidaridad de tu familia. Oremos…

Presentacion de los dones

El pan y el vino son los sencillos dones con los que preparamos lo que Jesús en la última cena mandó celebrar en su memoria.
Con ellos también presentamos nuestra contribución a la Colecta Nacional Más por Menos, con la que nos unimos a todos los que descubrimos la presencia del Señor entre los más pobres y necesitados.

Comunión

El amor de Jesús Crucificado es hoy mesa compartida, porque su vida ofrecida en la cruz se hace eucaristía y comunión de todos los redimidos.

Cantamos...

Envío

Jesús, muerto en cruz,  y resucitado en gloria, nos ha dado el ejemplo de su amor.
Lo hemos celebrado en esta Misa.
Lo continuamos en nuestra vida.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
Domingo 21 de septiembre. 25º domingo durante el año - Ciclo A
POR UNA HORA EL JORNAL DE UN DÍA

21sepLa situación narrada en la parábola del Evangelio, era frecuente en Palestina en el tiempo de Jesús. Se vivía en una grave crisis económica y los trabajadores rurales desocupados se habían multiplicado por la pérdida de las pequeñas parcelas de tierras.

Al igual que hoy, los desocupados de la última hora responden a la pregunta por su inactividad con un desgarrador: “Nadie nos ha contratado”. 

Pero mientras los obreros de la madrugada trataron en “un denario por día” y los de las horas sucesivas aceptaron la promesa de que se les pagaría “lo que sea justo”, los últimos sólo escuchan que también pueden ir a trabajar por el breve tiempo de la puesta del sol.

Con éstos la justicia se desborda y el dueño de la viña les participa de su soberana bondad, aún a riesgo de que los trabajadores de la primera hora lo tomen a mal.

El sentido de la parábola es bastante claro: los pecadores, los últimos y postergados, son beneficiados porque “grande es el Señor y muy digno de alabanza: su grandeza es insondable” (Salmo), y tiene caminos y pensamientos que sobrepasan la cortedad de los juicios humanos (1a. Lectura).

Al igual que Pablo, la vida de todo hombre sobre la tierra le permitirá “seguir trabajando fructuosamente” (2a. Lectura), sabiendo que la alegría de la fe es la felicidad en descubrir que todos somos llamados a recibir un salario que ya no se mide por las horas, sino por el amor.

Un Himno de Vísperas presenta una relectura poética:
“Hora de la tarde/fin de las labores,/Amo de las viñas/ paga los trabajos/ de tus viñadores. Al romper el día/nos apalabraste./Cuidamos tu viña/ del alba a la tarde. Ahora que nos pagas/nos lo das de balde/ que a jornal de gloria/ no hay trabajo grande.
Das el de la tarde/lo que al mañanero./ Son tuyas las horas/ y tuyo el viñedo. A lo que sembramos/dale crecimiento. /Tu que eres la viña/ cuida los sarmientos” (Miércoles I).

Bienvenida

Nosotros nos reunimos porque queremos invocar al Señor.
El salmo nos dice que Él “está cerca de aquellos que lo invocan, de aquéllos que lo invocan de verdad”.
    

Antes de las lecturas

Nos preparamos a escuchar las lecturas de la Biblia con las palabras que introducen la proclamación del Evangelio de hoy: “Señor, toca nuestro corazón, para que aceptemos las palabras de tu Hijo”.

Lecturas bíblicas: Isaías 55,6-9; Salmo 144,2-3.8-9.17-18; Filipenses 1,20b-26; Mateo 19,30-20.16

Oración universal

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Padre de la justicia y el amor.

-Por la Iglesia, que sea fiel en el anuncio del Señor de la viña, inmensamente rico  en la grandeza de su gracia y de su amor. Oremos...

-Por los responsables de la administración de los bienes de la patria, para que los pobres y los desocupados sean los privilegiados de sus planes económicos. Oremos…

-Por los hombres y mujeres que buscan trabajo, para que no se encuentren en la situación de decirle a su familia: “Nadie nos ha contratado”.. Oremos…

-Por los jóvenes, para que los encuentros y festejos de la Fiesta de la Primavera sean ocasión de alegría y nuevas amistades. Oremos…

-Por nosotros, para que como san Pablo podamos seguir trabajando fructuosamente en la viña del Señor. Oremos...

Presentacion de los dones

El pan y el vino es el fruto del trabajo de los hombres, muchas veces retribuido con bajos salarios y sin protección legal.
A pesar de todo, será para nosotros el pan del Dios que es justo en sus caminos y desbordante de amor.

Comunión

El libro de Isaías dice: “¡Busquen al Señor mientras se deja encontrar, llámenlo mientras está cerca!” En la comunión se acerca totalmente. Nosotros vamos a buscarlo con la seguridad de encontrarlo.

Cantamos...

Envío

El trabajo en la viña del Señor continúa.
Nuestro encuentro en la misa que termina nos estimula a seguir trabajando fructuosamente.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
Domingo 28 de septiembre. 26º domingo durante el año -Ciclo A
EL HIJO DEL "NO", PERO "SI"

28sepTodos los textos del Evangelio que se leerán los domingos hasta el fin del año litúrgico corresponden a situaciones y parábolas que Mateo ubica después de la entrada triunfal de Jesús de Nazaret en Jerusalén y del conflicto que se produce por la expulsión de los mercaderes del Templo.

Las autoridades preguntan a Jesús con qué autoridad ha obrado así y éste a su vez los interroga sobre el origen del bautismo de Juan. Como se niegan a responder, Jesús les dice: “Yo tampoco les digo con qué autoridad actúo así”.

En ese contexto aparecen tres parábolas referidas al rechazo de Jesús por parte de las autoridades religiosas: “el hijo del sí y el hijo del no”; “los viñadores asesinos” y “los invitados a la boda”.

La primera, que corresponde al Evangelio de este domingo muestra a un hijo que se niega a la indicación de trabajar en la viña de su padre, pero luego se arrepiente y va, y a la inversa, el otro que acepta de palabra pero luego no va.

El padre representa a Dios, los hijos, a los dos grupos de que se componía el pueblo judío: “los pecadores e impuros” y los “justos cumplidores”. Lo más importante es cómo actúan.

Por eso Jesús concluye con una pregunta a las autoridades que lo habían interrogado.”¿Cuál de los dos cumplió la voluntad de su padre?”

El primer grupo de los hijos e hijas de Dios son los publicanos y prostitutas que comenzaron a creer en el camino de la justicia anunciado por Juan.

El segundo grupo - las autoridades religiosas - ni siguieron a Juan ni se conmovieron al ver el ejemplo y la práctica de los hombres y mujeres más criticados y enjuiciados por sus pecados e impurezas.

El juicio de Dios es diferente porque tanto “el justo” como “el malvado” pueden cambiar lo practicado hasta ese momento (1a. Lectura). Porque Dios es bondadoso y justo y “por eso muestra el camino a los extraviados...enseña su camino a los pobres” (Salmo).

La comunidad de los hijos e hijas de Dios descubrirán el sorprendente juicio del Padre manifestado en las palabras y en la práctica de su Hijo.

“Así, el Señor concluye su parábola con palabras drásticas: "Los publicanos y las prostitutas van por delante de ustedes en el Reino de Dios. Porque vino Juan a enseñarles el  camino de la justicia y ustedes no le creyeron, ; en cambio, los publicanos y las prostitutas le creyeron. Y, aun después de ver esto, ustedes no se  arrepintieron ni le creyeron" (Mt 21, 31-32). Traducida al lenguaje de nuestro tiempo, la afirmación podría sonar más o menos así: los agnósticos que no encuentran paz por la cuestión de Dios; las personas que sufren a causa de nuestros pecados y tienen deseo de un corazón puro, están más cercanos al Reino de Dios que los fieles rutinarios, que ya solamente ven en la Iglesia el boato, sin que su corazón quede tocado por la fe” (Benedicto XVI en Friburgo, el 25.09.2911).

A los cristianos de Filipos se los exhorta con una consigna que llega hasta nosotros: “Vivan con los mismos sentimientos que hay en Cristo Jesús” (2a. Lectura) Así evitaremos el riesgo que los “cumplidores”, seamos del grupo en el que decimos “sí” y practicamos “no”.

Bienvenida

Somos hijos e hijas de un mismo Padre.
Él nos invita a trabajar en su viña, a practicar el camino de la justicia y el derecho enseñado por su Hijo Jesucristo, el Señor.
En nosotros está la respuesta.

Antes de las lecturas

Vamos a escuchar la Palabra anticipando las palabras del Evangelio de Juan que se nos propone como antífona del Evangelio: “Mis ovejas escucha mi voz. Yo las conozco y ellas me siguen. Dice el Señor.”

Lectura bíblicas: Ezequiel 18,24-28; Salmo 24,4-9; Filipos 2,1-11; Mateo 21,28-32

Oración universal

A cada intención respondemos: Padre, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

-Por la Iglesia, familia de tus hijos y de tus hijas, para que el amor sea respuesta al trabajo al que nos llamas cada día. Oremos…

-Por las autoridades públicas, para que sus decisiones atiendan a las necesidades de trabajo de todos, especialmente de los más pobres y postergados. Oremos…

-Por las Iglesias y comunidades cristianas, para que nos mantengamos constantes en la búsqueda de la unidad querida por Jesús. Oremos…

-Por la  intención del papa Francisco: que los discapacitados mentales reciban el amor y la ayuda que necesitan para llevar una vida digna. Oremos…

Presentación de los dones

El pan, el vino y la contribución solidaria son fruto del trabajo de cada día.
Son también bienes que presentamos agradecidos al Padre que nos envía a trabajar en su viña.

Comunión

En la comunión se realiza el deseo de la carta a los Filipenses: “Les ruego que hagan perfecta mi alegría, permaneciendo bien unidos.” Así podremos realizar en la tierra la voluntad del  Padre de los Cielos.

Cantamos...

Envío

Como a los hijos de la parábola, nos dice el Señor: “Quiero que hoy vayan a trabajar a mi viña”. Esa es la misión y la tarea que ahora comienza.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
 
Para rezar...

HIMNO I VÍSPERAS.
III DOMINGO TIEMPO ORDINARIO

Luz mensajera de gozo,
hermosura de la tarde,
llama de la santa gloria,
Jesús, luz de los mortales.

Te saludamos, Señor,
oh luz del mundo que traes
en tu rostro sin pecado
pura la divina imagen.

Cuando el día se oscurece,
buscando la luz amable
nuestras miradas te siguen
a ti, lumbre inapagable.

Salve, Cristo venturoso,
Hijo y Verbo en nuestra carne,
brilla en tu frente el Espíritu,
das el corazón del Padre.

Es justo juntar las voces
en el descanso del viaje,
y el himno del universo
a ti, Dios nuestro, cantarte.

Oh Cristo que glorificas
con tu visa nuestra sangre,
acepta la sinfonía
de nuestras voces filiales. Amén.

volver | subir
Para rezar...

HIMNO LAUDES
III DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Las sombras oscuras huyen,
ya va pasando la noche;
y el sol, con su luz de fuego,
nos disipa los temores.

Ya se apagan las estrellas
y se han encendido soles;
el rocío cae de los cielos
en el cáliz de las flores.

Las creaturas van vistiendo
sus galas y sus colores,
porque al nacer el nuevo día
hacen nuevas las canciones.

¡Lucero, Cristo, del alba,
que paces entre esplendores,
apacienta nuestras vidas
ya sin sombras y sin noches!

¡Hermoso Cristo, el Cordero,
entre collados y montes!. Amén.

volver | subir
mesbiblia
barrita
barrita
gottau
barrita
concurso
barrita
bajalibros
barrita
gonzalez
barrita
barrita
barrita
separador

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-5924 - paulinasred@paulinas.org.ar