ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
Por Pbro. Eduardo A. González.
volver
GUIONES LITÚRGICOS PARA EL MES DE DICIEMBRE 2014
 
-Domingo 7 de diciembre 2014 - 2º Domingo de Adviento - Ciclo B
-Lunes 8 de diciembre 2014 - Solemnidad de la Inmaculada Concepción
-Domingo 14 de diciembre 2014 - 3º Domingo de Adviento - Ciclo B
-Domingo 21 de diciembre 2014 - 4º Domingo de Adviento - Ciclo B
-Miercoles 24 de diciembre 2014 - Nochebuena
-Jueves 25 de diciembre 2014 - Natividad del Señor
-Domingo 28 de diciembre 2014 - La Sagrada Familia
-Jueves 1 de enero 2015 - Solemnidad de Santa María, Madre de Dios
canciones
ir a guiones
volver | subir

adviento2

7 de diciembre 2014 / 2º Domingo de Adviento - Ciclo B

El pueblo de Israel que se encontraba desterrado en el Exilio de Babilonia, recibe un mensaje de consuelo y esperanza a través de los mensajes proféticos.

Es necesario “preparar el camino”, figura que significa literalmente construir el lugar por dónde pasaba el rey y su cortejo. Pero en este caso será  el propio Dios, identificado con el pastor que con ternura y delicadeza conduce a las ovejas recién nacidas y a sus madres débiles por el esfuerzo del parto. Es el camino que recorrerán las caravanas de exiliados hasta llegar a la Jerusalén recobrada (1a. lectura).

El “camino” se concreta en una realidad con amplia repercusión social: la salvación, la paz, el amor, la verdad, la justicia, fruto de la misericordia divina (Salmo).

El comienzo del Evangelio de Marcos retoma la invitación profética a “preparar el camino”, tarea que es encomendada a la austera figura de Juan, el bautista que anuncia la venida de quien “bautizará con el Espíritu Santo” (Evangelio).
También en el tiempo de Adviento suena el llamado a la conversión y a una conducta sin mancha que espere y acelere la llegada del “cielo nuevo y la tierra nueva... donde habite la justicia” (2a.lectura).

El tema del “cielo nuevo y la tierra nueva” se encuentra ampliamente desarrollado en el nº 39 de la Constitución Gaudium et Spes, del Concilio Vaticano II.

“Ignoramos el tiempo en que se hará la consumación de la tierra y de la humanidad. Tampoco conocemos de qué manera se transformará el universo. La figura de este mundo afeada por el pecado pasa, pero Dios nos enseña que nos prepara una nueva morada y una nueva tierra donde habita la justicia y cuya bienaventuranza en capaz de saciar y rebasar todos los anhelos de paz que surgen en el corazón humano...

La espera de una tierra nueva no debe amortiguar, sino más bien avivar la preocupación de perfeccionar esta tierra, donde crece el cuerpo de la nueva familia humana, el cual puede de alguna manera anticipar un vislumbre del siglo nuevo...

Pues los bienes de la dignidad humana, la unión fraterna y la libertad, en una palabra, todos los frutos excelentes de la naturaleza y de nuestro esfuerzo, después de haberlos propagado por la tierra en el Espíritu del Señor y de acuerdo con su mandato, volveremos a encontrarlos limpios de toda mancha, iluminados y transfigurados, cuando Cristo entregue al Padre el reino eterno y universal: reino de verdad y de vida, reino de santidad y de gracia; reino de justicia, de amor y de paz. El reino está ya misteriosamente presente en nuestra tierra, cuando venga el Señor, se consumará su perfección”.

Bienvenida

El tiempo de Adviento une la celebración de la manifestación de Jesús entre nosotros, preparada por Juan el Bautista.
El tiempo de Adviento también nos lleva a vivir en la esperanza de la manifestación definitiva de Jesús; cuando aparezcan el cielo nuevo y la tierra nueva que Dios nos regalará para siempre.

Antes de las lecturas

1a. Lectura:
A través de los Profetas el pueblo de Dios recibe un mensaje de consuelo y esperanza.
La salvación está cerca y es necesario preparar los caminos y el corazón. (Is 40, 1-5. 9-11)
Salmo:
El salmo canta la fidelidad de Dios que se concreta en una realidad con amplia repercusión social: la salvación, la paz, la verdad, la justicia, el amor. (Sal 84, 9ab. 10-14)
2a. Lectura:
También en el tiempo de Adviento suena el llamado a la conversión y a una conducta sin mancha que espere y acelere la llegada del “cielo nuevo y la tierra nueva...donde habite la justicia”. (2 Pedro 3, 8-14)
Evangelio
El comienzo del Evangelio de Marcos retoma la invitación profética a “preparar el camino”, tarea que es encomendada a la austera figura de Juan, el bautista que anuncia la venida de quien “bautizará con el Espíritu Santo”. (Mc 1, 1-8)

Oración universal

A cada intención respondemos: ¡Te lo pedimos, mientras esperamos tu venida, Señor!

-Para que la Iglesia, siguiendo el ejemplo de Juan Bautista prepare los caminos para tu encuentro. Oremos…

-Por los gobernantes para que sus decisiones contribuyan a construir una patria de hermanos, anticipo del cielo nuevo y la tierra nueva dónde habitará la justicia. Oremos…

-Por los gobernantes para que sus decisiones contribuyan a construir una patria de hermanos, anticipo del cielo nuevo y la tierra nueva dónde habitará la justicia. Oremos…

-Por los que queremos preparar una próxima fiesta de Navidad en la armonía de la familia y con  el corazón reconciliado. Oremos…

Presentación de los dones

Preparamos la mesa con los frutos de la naturaleza y el esforzado trabajo de los hombres y mujeres de la tierra.
Con las palabras de la Última Cena, estos sencillos dones  nos permitirán anunciar la muerte del Señor y proclamar su resurrección, mientras esperamos su gloriosa venida.

Comunión

La Eucaristía es el alimento de los que queremos preparar el camino del Señor, allanar sus senderos, esperando y acelerando la venida del día glorioso y definitivo.

Cantamos...

Envío

Las palabras del Profeta son la consigna del tiempo del Adviento que estamos viviendo: “Preparen el camino del Señor”.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
inmaculada

8 de diciembre 2014 / Solemnidad de la Inmaculada Concepción

En el clima que acentúa la espera de la Venida del Señor y la preparación de la próxima fiesta de Navidad se lee el texto del Evangelio de Lucas conocido como “la Anunciación del Señor”. Su lectura volverá a escucharse el último domingo de Adviento.

En la Solemnidad de la Inmaculada se subraya especialmente un versículo: El Ángel entró en su casa y la saludó diciendo: “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo” (Lucas 1,28).

Este  saludo adquiere en la doctrina católica una fuerza especial al subrayar la expresión “llena de gracia” extendiéndola más allá del primer sentido literario.

Así se enseña que Dios Padre eligió a María desde antes de nacer, desde el mismo momento de su concepción, y le mostró un amor especial que la hizo Inmaculada desde el seno de su madre.

Fue preparada por la ternura divina para que una vez adulta, recibiera la propuesta de ser la madre del Hijo de Dios. Por esa presencia desde el comienzo de su vida podrá ser reconocida como “llena de gracia”.

La religiosidad popular en Argentina se difundió desde la “Pura y Limpia Concepción del Río Luján”, de “Nuestra Señora de Itatí” y del “Valle de Catamarca”.

Bienvenida

Fiesta de la Inmaculada.
Fiesta de María, la Mujer elegida por Dios desde antes de nacer, y amada desde el mismo momento de su concepción, 
Fiesta de la Inmaculada Concepción de María.
Fiesta de los Santuarios marianos y fiesta de esta comunidad de cristianos y cristianos “elegidos de Dios para que fuéramos santos e irreprochables en su presencia.”

Antes de las lecturas

1a. Lectura:   Ante el mal presente en el mundo, la Palabra de Dios, desde las primeras páginas del Génesis quiere anunciar el triunfo definitivo del descendiente de la Mujer.
(Gn 3, 9-15.20)
Salmo: El Salmo invita a cantar porque será la victoria del Señor que reveló su justicia, su amor y su fidelidad a todos los pueblos. (Sal 97, 1-4)
2a.lectura: El amor de Dios no tiene tiempos. Elige desde siempre, antes de la creación del universo. Su amor resplandece de modo privilegiado y exclusivo en la mujer que habría de ser la madre de su Hijo.
(Ef 1, 3-6. 11-12)
Evangelio: María Inmaculada recibe el saludo más apropiado: “llena eres de gracia”.
Su libertad le impulsa a una respuesta al Señor que está con ella: “Yo soy la servidora del Señor”.
Se convierte así en modelo de todo creyente que quiere ser fiel a la Palabra. (Lc 1, 26-38)

Oración universal

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Padre de Nuestro Señor Jesucristo.

-Por el Pueblo de Dios, que honra a María por su fidelidad a tu palabra. Oremos…

-Por las naciones que protegen la vida de las mujeres contra el machismo y la discriminación. Oremos…

-Por los hombres y mujeres que quieren llevar una vida auténtica, libre del pecado y de todas sus injustas consecuencias. Oremos…

-Por los peregrinos y peregrinas que hoy concurren a los santuarios marianos   para manifestar la alegría de su fe. Oremos…

Presentación de los dones

Junto con el pan, el vino y las ofrendas solidarias nos presentamos cada uno de nosotros.
María Inmaculada nos acompaña porque ella es “la servidora del Señor”.

Comunión

Jesús se ofrece en alimento.
Es verdadero Dios y verdadero hombre.
Es el Hijo de Dios nacido de María Inmaculada.

Cantamos...

Envío

Hemos visto a María Inmaculada como la mujer de la fidelidad y la respuesta.
La misma que recibió el saludo del Ángel acompaña nuestra marcha.
En el recorrido de la vida no estamos solos.
Dios Padre nos ha bendecido en Cristo, Hijo de Dios e Hijo de María.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
adviento3

14 de diciembre 2014 / 3º Domingo de Adviento - Ciclo B

El clima de la Venida definitiva de Jesús se mantiene con un llamado a estar siempre alegres (2a. Lectura).

Pero sin nombrarlo, la liturgia de Adviento nos va acercando al comienzo de la historia humana del Hijo de Dios, a la presencia de Jesús de Nazaret.

Lo presentará un testigo de la luz, un enviado por Dios, un hombre llamado Juan, que no se consideraba digno de desatar la correa de la sandalia de Aquél cuya venida preparaba (Evangelio).

Según el libro de Isaías, el que vendrá tiene el espíritu del Señor y enviado a llevar la buena noticia a los pobres, vendar los corazones heridos, proclamar la liberación a los cautivos, la libertad a los prisioneros y proclamar un año de gracia del Señor. Así germinará la justicia y la alabanza (1a.lectura).

El Salmo es reemplazado hoy por el Canto de la Embarazada de Nazaret. Tampoco se la nombra, pero con ella  se  prepara a la comunidad, alabando la grandeza del Señor, que dispersó a los soberbios de corazón, derribó a los poderosos de su trono y elevó a los humildes, colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías (ver Lucas 1,46-55).

La sorpresa está en que los triunfadores y poderosos de aquél entonces y de la sociedad globalizada de hoy son dejados de lado para que los excluidos y abandonados pasen ahora a ocupar el lugar privilegiado.

Isaías, Juan el Bautista y María nos van conduciendo al encuentro del que pronto nacerá.

Bienvenida

Somos invitados a la alegría y a la esperanza.
Juntos con María de Nazaret, la esposa de san José anhelamos la venida del Salvador.
Nos reunimos para cantar las grandezas del Señor, nuestro Dios.
Él levanta a los humildes y a los pobres y derriba a los soberbios y poderosos.

Antes de las lecturas

Las lecturas del libro de Isaías, el Canto de la Virgen María y el testimonio de Juan Bautista son una urgente exhortación a estar preparados porque según la carta a los Tesalonicenses: “El Señor Jesucristo, que nos ha llamado es fiel y cumplirá sus promesas.  

Lecturas bíblicas: Isaías 61, 1-2ª.10-11; Salmo Lc 1, 46-50. 53-54; 1 Tesalonicenses 5, 16-24; Jn 1, 6-8. 19-28

Oración universal

A cada intención respondemos: Ven Señor, Luz del mundo, ven.

-Por la Iglesia para que como el Profeta Isaías anuncie al que es enviado a llevar la buena noticia a los pobres y vendar los corazones heridos. Oremos...

-Por los dirigentes políticos, sociales, económicos y religiosos, para que escuchando el Canto de María estén atentos a los reclamos de los hambrientos y excluidos. Oremos…

-Por los que sufren angustias y necesidades, para que siguiendo el consejo del Apóstol, a pesar de todo, puedan mantener la capacidad de alegría y oración. Oremos…

-Por nosotros, para que como Juan el Bautista, podamos ser testigos de la verdad y de la luz. Oremos…

Presentacion de los dones

Presentamos el pan, el vino, las contribuciones solidarias. Sobre todo, nos presentamos nosotros mismos con la intención de conservarnos irreprochables en todo nuestro ser - espíritu, alma y cuerpo- hasta la Venida de nuestro Señor Jesucristo.

Comunión

Hemos anunciado la muerte del Señor, y hemos proclamado su Resurrección, hasta que vuelva. Ahora también lo compartimos en comunión, alimento de la presencia y la esperanza.

Cantamos...

Envío

Con María cantamos la grandeza del Señor; como Juan el Bautista somos enviados, discípulos misioneros, a dar testimonio de la luz.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
adviento4

21 de diciembre 2014 / 4º Domingo de Adviento - Ciclo B

Los evangelios no  relatan  la infancia de María, pero podemos suponer que vivió como las mujeres judías de su tiempo, en este caso, en  la pequeña aldea de Nazaret, muy ligada al ambiente familiar hasta comprometerse con un trabajador, José.

Nazaret pertenecía a la región  de la Galilea. Sus habitantes solían poner a sus hijos e hijas nombres relacionados con la experiencia política y religiosa de los antepasados. Eran nombres que recordaban proezas de gran intensidad militante.

El  nombre de María, recordaba a la hermana de Aarón, que encabezó la fiesta junto con las demás mujeres, cuando el pueblo logró la liberación de la explotación del Faraón de Egipto atravesando el Mar Rojo y entonó: “Canten al Señor, que se ha cubierto de gloria; él hundió en el mar los caballos y los carros de guerra” (Éxodo 15, 20-21).

Cuando María recibe el anuncio del Ángel se inicia, incluso físicamente, su adviento y su espera (Evangelio). La acompañará José, su novio trabajador en el pueblo de Nazaret. El nombre de José evoca al hombre que fue vendido por sus hermanos, capaz de interpretar los sueños hasta convertirse en el Primer ministro en Egipto, rescatando a su familia de la miseria y el hambre (ver Génesis, cap. 37 al 47).

La cercanía de la Navidad recuerda la realidad de lo ocurrido: En Jesús, descendiente de David, salido de sus entrañas se cumplen las promesas anunciadas por Samuel (1a. lectura).
Él podrá decir: “Tu eres mi padre, mi Dios, mi Roca salvadora” (Salmo).

Pero la promesa no queda encerrada en un pueblo ni en una raza: “Este es el misterio que, por medio de los escritos proféticos y según el designio del Dios eterno, fue dado a conocer a todas las naciones para llevarlas a la obediencia de la fe” (2a. Lectura).

Bienvenida

Pocos días nos separan de la fiesta de la Navidad.
Nosotros, familia de Dios, preparamos la fiesta del Nacimiento del Niño que fue anunciado a la Virgen María, como el descendiente del gran rey David, pero sobre todo como Hijo de Dios.

Antes de las lecturas

Las lecturas bíblicas que proclamamos y escuchamos desbordan de alegres anuncios y promesas. Se pueden resumir en las palabras de san Pablo a los cristianos de Roma: “¡Gloria a Dios, que tiene el poder de afianzarlos, según la buena Noticia que yo anuncio, proclamando a Jesucristo!”

Lecturas bíblicas: 2 Sam 7, 1-5.8b-12.14ª.16; Salmo 88, 2-5.27.29; Romanos 16, 25-27; Lc 1, 26-38.

Oración universal

A cada intención respondemos: Que venga Jesús, el Salvador

-Para el pueblo de Dios, convocado para cantar el amor y la fidelidad del Señor. Oremos…

-Para las familias que en estos días buscan reunirse en serenidad, diálogo y paz. Oremos…

-Para los que se encuentran en soledad o lejanía, y para los que transmiten un anuncio de esperanza. Oremos…

-Para cada uno de nosotros, que siguiendo el ejemplo de María de Nazaret y su esposo José tratamos de responder  con fidelidad en la vida cotidiana. Oremos…

Presentación de los dones

Las ofrendas que presentamos son pan y vino.
Luego serán para nosotros Cuerpo y Sangre de Jesús, el Hijo de Dios y el Hijo de María.

Comunión

En la comunión nos unimos al descendiente del rey David.
Es el Salvador que María, comprometida con José,  albergó en su seno.
Es el que recibió el nombre de Jesús.

Cantamos...

Envío

Inspirados en la respuesta que María dio al Ángel, podemos decir: Somos servidores, discípulos misioneros y misioneras del Señor. Que se haga en nosotros según su palabra.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
nochebuena

24 de diciembre 2014 / Nochebuena

Nochebuena es la fiesta del nacimiento de la luz. Una luz que el pueblo ha visto porque brillaba sobre él. El hijo recién nacido será la luz que Dios ha concedido a su pueblo. Él que es consejero y príncipe, llegará a ser Dios y Padre. Isaías lo presentará como “príncipe”, porque un día “reinará sobre la casa de Jacob para siempre”, con un reino que no conocerá ocaso. Un príncipe pacífico, un Dios fuerte, un consejero admirable y eternamente Dios.

Al comienzo de la creación, Dios creó la luz y la separó de las tinieblas. Cristo es la luz del mundo que ha venido a iluminar a las naciones paganas, y a manifestar la gloria del Dios de Israel. Pero a pesar de eso, las tinieblas no la distinguieron. Jesús llegará a ser la luz que iluminará la Ciudad Santa.

La Virgen María dio a luz a la Luz. Y en ese instante, los ángeles se vistieron de luz y deleitaron con su canto al grupo de pastores que vigilaban sus rebaños. Guiados por las instrucciones angélicas, llegaron al Pesebre, donde sus vidas se iluminaron y recobraron un sentido nuevo.

El nacimiento de la Luz, se ha ido preparando en el tiempo. Por eso, san Pablo, en la carta a Tito exhortaba a ser pacientes para aguardar ese momento. Proponía así, el ejemplo del sembrador. Él sabe esperar el tiempo necesario para que la semilla germine; así también, el creyente debe saber esperar el instante en el cual madure la luz, y aparezca Cristo brillando en el corazón de sus fieles.

Bienvenida

En medio de la noche, el pueblo peregrino reconoce una luz que aparece y brilla. Es el anticipo de un día nuevo. Jesús es la Luz a quién María dio a luz en Belén. Lo reconocieron los ángeles que cantaron su grandeza. Y los pastores fueron al encuentro del Buen Pastor, que había nacido en un pesebre. Ha nacido Cristo, esperanza nuestra. El Señor que nace, ilumina la vida presente de los hombres y disipa las tinieblas de sus corazones.

Antes de las lecturas

La alegría por el nacimiento del Niño, iluminó la vida oscurecida del pueblo. Por eso el pueblo anuncia con alegría y canta al Señor que viene a gobernar la tierra.
Belén es la tierra de la luz. Mientras el coro de los ángeles le cantaba el Gloria, como canción de cuna, dormía en un pesebre el Hijo primogénito de María.

Lecturas bíblicas: 1º Lectura: Is 62, 1-5 / Salmo: 88, 4-5.16-17.27.29 / 2º Lectura: Hch 13, 16-17.22-25 / Evangelio: Mt 1, 1-25

O bien: 1º Lectura: Is 9, 1-6 / Salmo: 95, 1-3.11-13 / 2º Lectura: Tito 2, 11-14 / Evangelio: Lc 2, 15-20

Oración universal

Hoy ha nacido un Niño que es el Salvador y los justos saltan de gozo diciendo: “Gloria a Dios en el cielo”. A cada oración, respondemos: Niño Jesús, iluminá con tu venida nuestras vidas.

-Tú que siendo rico te hiciste pobre; consuela a la Iglesia, cólmala de todos tus bienes en tu nuevo nacimiento. Oremos…

-Dios envió a su Hijo nacido de una mujer; Niño pequeño y Dios eterno, haz que el papa Francisco, los obispos y sacerdotes sean buenos administradores de tu gracia. Oremos…

-Presencia amorosa del Padre; manifiéstate en esta noche a los pueblos que sufren violencia y opresión. Oremos…

-Encontrarán a un Niño recién nacido acostado en un pesebre; pidamos por los niños, ancianos, presos y enfermos que viven en el dolor, para que experimenten la alegría consoladora de tu visita. Oremos…

-Vayamos a Belén y veamos lo que nos fue anunciado; quienes hoy nos reunimos para adorarte Señor, al igual que los pastores, seamos fieles a la alianza que el Padre renueva en el Niño de Belén. Oremos…

Presentación de los dones

Vinculada a la alabanza de los pastores, unamos la ofrenda de nuestro trabajo. Pan y vino que Dios convertirá en alimento viviente.

Comunión

Belén quiere decir: “la casa del pan”. En un pesebre descansa el verdadero maná, Cristo Eucaristía, el alimento de la Iglesia.

Cantamos...

Envío

Guardemos nosotros también en el corazón, junto a María, las maravillas que hemos oído decir de este Niño. Comuniquemos al mundo que la noche ha pasado y el día está encima. Porque Cristo es la luz que comenzó a brillar sobre su pueblo.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
navidad

25 de diciembre 2014 / La Natividad del Señor

En las misas de Nochebuena y Navidad se suele dar importancia al canto del Gloria. Sus primeras palabras evocan la alabanza de los ángeles que escuchan los pastores de Belén. “Una multitud del ejército celestial alababa a Dios diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz a los hombres amados por Él” (Evangelio de la Noche).

“Cantémoslo también nosotros – que no anunciamos su nacimiento a los pastores de las ovejas, sino que celebramos la Natividad junto a sus ovejas – cantemos con un corazón lleno de fe y con piadosa voz…

Como nosotros verdaderamente ahora creemos, esperamos y deseamos, cuando en la resurrección del cuerpo espiritual seamos llevados al encuentro con Cristo, también seremos la gloria de Dios en las alturas, con tal que ahora, mientras estamos en la tierra, busquemos la paz con buena voluntad” (San Agustín).

El canto de los Ángeles, sólo citado en el Evangelio de la Infancia de Lucas, tendrá  un paralelo inverso cuando Jesús entre en Jerusalén y todos los discípulos comiencen a “alabar a Dios en alta voz por todos los milagros que habían visto. Y decían: ¡Bendito sea el Rey que viene en nombre del Señor! Paz en el cielo y gloria en las alturas” (Lucas 19,37-38).

Es posible que la comunidad cristiana utilizara estas expresiones al modo de antífonas, de tal manera que se completara la imagen de los seres celestiales proclamando la paz en la tierra y los discípulos terrenos anunciando la paz en los cielos.

El relato evangélico tiene un ritmo progresivo: los mensajeros divinos reconocen que ha nacido un Salvador, que es el Mesías, el Señor. Pero está oculto, es un recién nacido envuelto en pañales y acostado en un pesebre. Con el correr de los años será reconocido por los hombres como el Rey que entra en Jerusalén.

«Los pastores fueron los primeros que vieron esta “tienda”, que recibieron el anuncio del nacimiento de Jesús. Fueron los primeros porque eran de los últimos, de los marginados… Que en esta Noche compartamos la alegría del Evangelio: Dios nos ama, nos ama tanto que nos ha dado a su Hijo como nuestro hermano, como luz para nuestras tinieblas. El Señor nos dice una vez más: No teman (Lc 2,10). Como han dicho los ángeles a los pastores, 'no teman'. Y también yo les repito: No teman. Nuestro Padre tiene paciencia con nosotros, nos ama, nos da a Jesús como guía en el camino a la tierra prometida. Él es la luz que disipa las tinieblas. Él es la misericordia. Nuestro Padre perdona siempre. Él es nuestra paz» (Francisco, 24.12.2013).

Por ello, la buena noticia del Ángel desborda a los pastores de Belén, y a los habitantes de Jerusalén. Llega hasta nosotros, hasta lo más lejano de nuestros barrios.

Bienvenida

¡Feliz Navidad!
Este saludo que colorea la celebración del nacimiento del Hijo de Dios es mucho más que una formalidad o un gesto de buena educación.
Es el deseo que la gracia y el amor del Dios hecho hombre nos envuelva y nos transforme.
Somos felices porque “la gracia de Dios que es fuente de salvación para todos los hombres, se ha manifestado”.
¡Feliz navidad!

Antes de las lecturas

Los pastores de Belén recibieron un anuncio del Ángel del Señor: “Les traigo una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo” (Lucas 2,10).
Hoy el anuncio ya no lo trae un ángel. Lo trae la misma Palabra de Dios. “Y la palabra se hizo carne, y habitó entre nosotros” (Juan 1,14).

Misa de la Aurora: Isaías 62,11-12; Salmo 96,1.6.11-12; Tito 3,4-7; Lucas 2,15-20

Misa del Día: Isaías 52,7-10; Salmo 97,1-6; Hebreos 1,1-6; Juan 1,1-8.

Oración universal

A cada intención respondemos: Padre Nuestro, te lo pedimos por tu Hijo Jesucristo

-Por la Iglesia, pueblo de Dios que celebra la fiesta de Navidad, para que todos sus hijos y sus hijas renazcan a la vida del amor y de la paz. Oremos…

-Por todos los pueblos, para que respondiendo al anuncio de los Ángeles, encuentren caminos de diálogo y fraternidad. Oremos…

-Por todos los que en estos días sufren la ausencia de sus seres queridos, para que sean consolados con le mensaje salvador de la Navidad. Oremos…

-Por los familiares y amigos, con los que nos reunimos en clima de fiesta y alegría. Oremos…

-Por la intención universal del papa Francisco: Para que el Nacimiento del Redentor traiga paz y esperanza a todas las personas de buena voluntad. Oremos…

Presentación de los dones

Los villancicos y las representaciones populares suelen mostrar a los pastores llevando dones al niño Jesús.
Nuestros dones se unen en una ofrenda sencilla de pan, vino, contribuciones voluntarias y el esfuerzo por construir, en medio de violencias y temores, una Navidad de hermanos y hermanas en paz.

Comunión

Dice el Salmo: “Griten de gozo delante del Señor, porque Él viene a gobernar la tierra: Él gobernará al mundo con justicia y a los pueblos con su verdad”
También viene a nosotros en Pan compartido, Bebida de comunión, manjar de Navidad.

Cantamos...

Envío

Nuestra fiesta de Navidad nos ha reunido como Pueblo elegido.
La “práctica del bien”, de la conversión, de la reconciliación, del diálogo, de la justicia, de la paz, es compromiso de celebrar el nacimiento del niño que recibe el nombre de “Consejero maravilloso, Dios fuerte, Padre para siempre, Príncipe de la paz.”
Una vez más nos deseamos: ¡Feliz Navidad!

Nos despedimos cantando...

volver | subir
sagradafamilia

28 de diciembre 2014 / La Sagrada Familia de Jesús, María y José

La fiesta de la Sagrada Familia comienza presentando a Abraham nuestro padre en la fe, que cree en la promesa del Señor y junto con su esposa, la anciana Sara, engendrará a su hijo Isaac (1a. lectura).

Es posible considerar a Sara nuestra madre en la fe, porque “también por la fe, Sara siendo estéril, recibió el poder de concebir, a pesar de su edad avanzada, porque juzgó digno de fe al que se lo prometía” (2a. lectura).
El pacto sellado entre Dios y Abraham dura eternamente (Salmo).

A su vez según el Evangelio de Lucas, José de Nazaret y su esposa María son padres creyentes que cumplen con la ley de Moisés y llevan al pequeño Jesús al templo de Jerusalén, ofreciendo dos pichones de palomas, la ofrenda de las familias de escasos recursos.

El encuentro con el justo y creyente Simeón se convierte en un anuncio que desborda al pueblo de Israel, porque el niño que levanta en sus brazos será “luz para iluminar a las naciones paganas y gloria de tu pueblo, Israel”.

La familia de José y María reciben la bendición de Simeón, pero en sus palabras se comienza a vislumbrar el drama de la vida de Jesús: no todos lo aceptarán. Será signo de contradicción. Habrá aceptaciones y rechazos, adhesiones y desprecios. Y una espada en el corazón de la madre.

Ana, la única mujer que recibe el nombre de “profetisa” en el Nuevo Testamento se convierte en la primera misionera en la ciudad. Si los pastores anunciaron el nacimiento de Jesús en Belén, ella hablará “acerca del niño a todos los que esperaban la redención de Jerusalén”.

El relato concluye con la vuelta de la Sagrada Familia a la ciudad de Nazaret, en Galilea.
En ese ambiente de familia de creyentes judíos, en una ciudad distante del centro geográfico y político de Israel se desarrollará un largo período de quien “iba creciendo, y se fortalecía, lleno de sabiduría, y la gracia de Dios estaba con Él”.

A pesar de las crisis personales, muchos hombres y mujeres tratan de mantener unidas sus familias. Aunque los vínculos se debiliten, nuestro pueblo, que se considera “familiero” recurre a la energía de la fe y puede rezar: “¡Jesús de Nazaret,/ hijo de Familia humana/ por tu Familia divina/ santifica nuestras casas” (Himno de Lecturas).

Bienvenida

En el tiempo de Navidad y Año Nuevo tratamos de reunirnos en familia.
También en la liturgia del tiempo de Navidad nos reunimos y celebramos  que somos parte de la familia de Dios, unidos a la fe de nuestros antepasados y vivida y celebrada en el clima de cada día.
La Sagrada Familia de Nazaret es presentada como modelo para cada una de nuestras familias y para todas las comunidades de cristianos y cristianas.

Antes de las lecturas

La palabra de Dios muestra como los hombres y mujeres del pueblo de Jesús vivían una fe que se remontaba a Abraham, “nuestro padre en la fe”  y una religiosidad conforme a las enseñanzas de Moisés. Pero en el Templo de Jerusalén un anciano creyente descubre al Salvador.

Lecturas bíblicas: Génesis 15, 1-6; 17, 5; 21, 1-3; Salmo 104, 1b-6.8-9; Hebreos 11, 8.11-12.17-19; Lc 2, 22-40.

Oración universal

A cada intención respondemos: Padre Nuestro, escucha a tu familia

-Para que la Sagrada Familia de Nazaret ayude a la fe y el compromiso de la Iglesia, la gran familia de los creyentes. Oremos…

-Para que la Sagrada Familia de Nazaret sea ejemplo de quienes queremos construir una patria de hermanos y hermanas. Oremos…

-Para que la Sagrada Familia de Nazaret acompañe a quienes se encuentran preocupados, abatidos y desalentados. Oremos…

-Para que la Sagrada Familia de Nazaret proteja el amor y la unidad de nuestras familias. Oremos…

-Para que, según la intención de Francisco, los padres sean auténticos evangelizadores, transmitiendo a sus hijos el don precioso de la fe. Oremos…

Presentación de los dones

El pan y el vino, signo del alimento de nuestras familias, es ofrenda y reclamo. Jesús  solidario con su pueblo, los hará para  nosotros  su Cuerpo y su Sangre, alimento de la familia de hijos e hijas de su Padre.

Comunión

El Pan de Vida es el alimento de las familias que reconocen a Jesús como el Salvador, la Luz  de las Naciones, la gloria de su pueblo.

Cantamos...

Envío

Jesús iba creciendo en la familia de Nazaret y la gracia de Dios lo acompañaba.
También a nosotros la gracia de nuestro Padre nos acompaña para que crezcamos en el amor y en la unidad de su familia.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
1enero

1 de enero 2015 / Solemnidad de Santa María, Madre de Dios / Jornada Mundial de la Paz

Los pastores que encuentran a María, a José y al Niño acostado en un pesebre, son los mismos que habían escuchado el anuncio: “Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra, paz a los hombres...”

La paz es deseada para todos nosotros  como un don de Dios al comienzo del nuevo año (1a. lectura) que se hace realidad en la consigna de la Jornada Mundial de la Paz: "Ya nunca más esclavos, sino hermanos".

Con motivo de la visita de los pastores, María, la Madre de Dios conservaba en su corazón todo lo que ocurría a su alrededor. En la Biblia el corazón no es sólo memoria y sentimiento. Es sobretodo proyecto y decisión. Ella irá descubriendo día a día el sentido de la vida entregada al reino de Dios (Evangelio).

A su lado, José también conservaría estos sucesos en su corazón, ya que es el primero en participar de la fe de la Madre de Dios...y depositario del misterio divino... (San Juan Pablo II) que se realizó en la plenitud de los tiempos (2a. lectura).

De la homilía de Francisco (1 de enero de 2013)

La primera lectura que hemos escuchado nos propone una vez más las antiguas palabras de bendición que Dios sugirió a Moisés para que las enseñara a Aarón y a sus hijos: «Que el Señor te bendiga y te proteja. Que el Señor haga brillar su rostro sobre ti y te muestre su gracia. Que el Señor te descubra su rostro y te conceda la paz» (Núm. 6,24-26).

Es muy significativo escuchar de nuevo esta bendición precisamente al comienzo del nuevo año: ella acompañará nuestro camino durante el tiempo que ahora nos espera. Son palabras de fuerza, de valor, de esperanza. No de una esperanza ilusoria, basada en frágiles promesas humanas; ni tampoco de una esperanza ingenua, que imagina un futuro mejor sólo porque es futuro.

Esta esperanza tiene su razón de ser precisamente en la bendición de Dios, una bendición que contiene el mejor de los deseos, el deseo de la Iglesia para todos nosotros, impregnado de la protección amorosa del Señor, de su ayuda providente.
El deseo contenido en esta bendición se ha realizado plenamente en una mujer, María, por haber sido destinada a ser la Madre de Dios, y se ha cumplido en ella antes que en ninguna otra criatura.

Madre de Dios. Este es el título principal y esencial de la Virgen María. Es una cualidad, un cometido, que la fe del pueblo cristiano siempre ha experimentado, en su tierna y genuina devoción por nuestra madre celestial.

Recordemos aquel gran momento de la historia de la Iglesia antigua, el Concilio de Éfeso, en el que fue definida con autoridad la divina maternidad de la Virgen. La verdad sobre la divina maternidad de María encontró eco en Roma, donde poco después se construyó la Basílica de Santa María «la Mayor», primer santuario mariano de Roma y de todo occidente, y en el cual se venera la imagen de la Madre de Dios —la Theotokos—con el título de Salus populi romani. Se dice que, durante el Concilio, los habitantes de Éfeso se congregaban a ambos lados de la puerta de la basílica donde se reunían los Obispos, gritando: «¡Madre de Dios!». Los fieles, al pedir que se definiera oficialmente este título mariano, demostraban reconocer ya la divina maternidad. Es la actitud espontánea y sincera de los hijos, que conocen bien a su madre, porque la aman con inmensa ternura. (...)

La Madre del Redentor nos precede y continuamente nos confirma en la fe, en la vocación y en la misión. Con su ejemplo de humildad y de disponibilidad a la voluntad de Dios nos ayuda a traducir nuestra fe en un anuncio del Evangelio alegre y sin fronteras. De este modo nuestra misión será fecunda, porque está modelada sobre la maternidad de María. A ella confiamos nuestro itinerario de fe, los deseos de nuestro corazón, nuestras necesidades, las del mundo entero, especialmente el hambre y la sed de justicia y de paz; y la invocamos todos juntos: ¡Santa Madre de Dios! (...)

Bienvenida

¡Feliz año nuevo!

Con esta solemnidad de María, la Madre de Dios, esposa de San José comenzamos un nuevo año, deseando la plenitud de la paz en la tierra, en todo el mundo y en nuestro país.

Por eso celebramos la Jornada Mundial por la Paz que este año tiene como lema: "Ya nunca más esclavos, sino hermanos”.

Nos reunimos   en nombre de Jesucristo, el Señor de la Historia, el Hijo de Dios y el hijo de María que nos dijo. Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida.

Antes de las lecturas

Como María, la madre de Jesús y esposa de José,  que escuchaba admirada y meditaba en su corazón, también nosotros  escuchamos atentos la Palabra de Dios.

Lecturas bíblicas: Números 6,22-27; Salmo 66,2-3.5-6.8; Gálatas 4,4-7; Lucas 2,16-21.

Oración universal

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Señor de la Justicia y  la Paz

-Que nuestro esfuerzo por construir la paz sea respuesta a tu Palabra. Oremos…

-Que los jóvenes reciban una educación para la justicia y la paz. Oremos…

-Que las víctimas de la guerra encuentren nuestra solidaridad. Oremos…

-Que en el nuevo año sepamos conservar tu gracia en nuestro corazón. Oremos…

-Por la intención del papa Francisco: que quienes pertenecen a tradiciones religiosas diversas y todos los hombres de buena voluntad colaboren en la promoción de la paz. Oremos…

Presentación de los dones

El pan y el vino son frutos de la tierra que sólo pueden producirse con el trabajo y la paz.

Ellos representan el esfuerzo por obtener el pan cotidiano y la paz de cada día.

Comunión

Recibimos a Jesús, a quien hemos reconocido como el Cordero de Dios, el que quita el pecado del mundo y nos da la paz.

Cantamos...

Envío

La despedida de hoy se convierte en tarea para el año que se inicia: "Ya nunca más esclavos, sino hermanos".

Una vez más nos deseamos: ¡Feliz año nuevo!

Nos despedimos cantando...

 
volver | subir
 
Para rezar...

HIMNO VÍSPERAS.
TIEMPO DE NAVIDAD

Hermanos, Dios ha nacido
sobre un pesebre. Aleluya
Hermanos, cantad conmigo:
“Gloria a Dios en las alturas.”

Desde su cielo ha traído
mil alas hasta la cuna.
Hermanos, cantad conmigo:
“Gloria a Dios en las alturas.”

El corazón más perdido
ya sabe que alguien le busca.
Hermanos, cantad conmigo:
“Gloria a Dios en las alturas.”

El cielo ya no está solo,
la tierra ya no está a oscuras.
Hermanos, cantad conmigo:
“Gloria a Dios en las alturas.” Amén.

Para rezar...

HIMNO VÍSPERAS.
TIEMPO DE NAVIDAD

El mal se destierra,
ya vino el consuelo:
Dios está en la tierra,
ya la tierra es cielo.

Ya el mundo es trasunto
del eterno bien,
pues está en Belén
todo el cielo junto.

Ya no habrá más guerra
entre cielo y suelo:
Dios está en la tierra,
ya la tierra es cielo.

Ya baja a ser hombre
porque suba yo,
ya están hombre y Dios
en un solo nombre.

Ya el hombre no tiene
sueños de grandeza
porque el Dios que viene
viene en la pobreza.

Ya nadie se encierra
en su propio miedo:
Dios está en la tierra,
ya la tierra es cielo. Amén.

 
volver | subir
concurso
barrita
barrita
navidad
barrita
sorteo
barrita
gottau
barrita
bajalibros
barrita
gonzalez
barrita
barrita
barrita
separador

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-5924 - paulinasred@paulinas.org.ar