ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
Por Pbro. Eduardo A. González.
volver
GUIONES LITÚRGICOS PARA EL MES DE OCTUBRE 2018
   
-Domingo 7 de octubre 2018 - 27º Domingo durante el año - Ciclo B

-Domingo 14 de octubre 2018 - 28º Domingo durante el año - Ciclo B

-Domingo 21 de octubre 2018 - 29º Domingo durante el año - Ciclo B
-Domingo 28 de octubre 2018 - 30º Domingo durante el año - Ciclo B
-Jueves 1 de noviembre 2018 - Solemnidad de todos los santos
-Viernes 2 de noviembre 2018 - Solemnidad de todos los fieles difuntos
-Domingo 4 de noviembre 2018 - 31º Domingo durante el año - Ciclo B
canciones
ir a guiones
volver | subir
1

7 de octubre 2018 / 27º Domingo del tiempo ordinario - Ciclo B

Las normas con las que Moisés había organizado al pueblo hebreo incluían la posibilidad del divorcio y del nuevo matrimonio, bastándole al varón la redacción de un acta de separación.

Las distintas culturas fijaron costumbres basadas en la conveniencia económica del patriarcado, la prostitución sagrada, las relaciones con los efebos, la muerte de los niños defectuosos  la desprotección de los hijos y la sumisión de las mujeres en el entorno oriental del harén.

La intervención de Jesús, dirigida en primer lugar al tema del divorcio, tanto del varón como de la mujer muestra que su propuesta es volver al diseño inicial, reintegrado la sexualidad en el designio amoroso de su Padre  (Evangelio).
Para eso recurre a un par de frases que de inmediato recuerdan el relato de la creación, cargado de un simbolismo que supera las imágenes. (1a.lectura)

La familia adquiere así una dimensión social y religiosa fundamental, vivenciada para los creyentes con en el Sacramento del Matrimonio.

“Para vivir un gran amor, en realidad hay que compenetrarse de la certidumbre de que no existe amor sin fidelidad. Pues quien traiciona a su amor por vanidad, desconoce la libertad, esa inmensa, innombrable libertad que supone un sólo amor (Vinicus de Moraes, poeta brasilero).

En una sociedad en que no sólo la mujer, sino también los niños eran discriminados y marginados, la identificación con los más pequeños, como condición para pertenecer al Reino de Dios se convirtió en un cuestionamiento a todo el comportamiento social.

Los lazos familiares son también un recurso para entender la misión de Jesús entre nosotros, ya “que él no se avergüenza de llamarnos hermanos” (2a.lectura).

Muchas veces el ideal del matrimonio no puede realizarse y se producen conflictos y separaciones.

Como responder pastoralmente a estas situaciones y anunciar y transmitir la  Buena Noticia del Reino que nos trae Jesús para nuestro tiempo está explicado por papa Francisco en la Exhortación “Amoris laetitiae”, que significa: “La alegría del amor”.

BIENVENIDA

Cada uno de nosotros vive en una familia, fruto del encuentro de varones y mujeres.
Cada uno de nosotros también vive en la gran familia de los hijos y de las hijas de Dios. Somos fruto de ese amor y queremos anunciarlo.

También los jóvenes están llamados a esa misión y lo resume el título del Sínodo de Obispos que se encuentra reunido en Roma para tratar el tema “Los jóvenes, la fe y la vocación.

ANTES DE LAS LECTURAS

1a. lectura: En el primer libro de la Biblia se relata como el varón y la mujer son llamados a la experiencia de la intimidad y del encuentro, de tal manera que “los dos llegan a ser una sola carne”
Salmo: El salmo canta felicidad y la alegría en el seno del hogar y deseo que los padres se conviertan en abuelos que puedan ver a sus nietos.
2a. lectura: El Hijo de Dios quiso formar parte de la familia humana. “Por eso, Él no se avergüenza de llamarnos hermanos”.

 Evangelio: Al recordar el comienzo de la familia humana, Jesús quiere mostrar la fuerza de la unidad de los esposos y el cariño por los hijos e hijas de todas las familias.

Lecturas bíblicas: Génesis 2,4b.7a.18-24; Salmo 127,1-6; Hebreos 2,9-11; Marcos 10,2-16

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Padre de la familia humana

-Por el Sínodo de los Obispos reunidos en Roma, para que el anuncio evangelizador llegue a todos los jóvenes. Oremos…

-Por la Iglesia, unida como hermanos y hermanos creyentes, para que acompañe a las familias en conflicto, desencuentros y separaciones. Oremos…

-Por los hombres del gobierno, para que promulguen leyes que aseguren los derechos de varones y mujeres a formar una familia, respeten la unidad de los esposo y garanticen la justicia social entre todos sus miembros. Oremos…

-Por los jóvenes y los adultos que en este tiempo peregrinan a los Santuarios, para que su oración y su esfuerzo contribuyan a  la armonía de sus familias. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Presentamos los dones con  corazón de  niños, porque así  el reino de Dios podrá ser también nuestro reino. 

COMUNIÓN

La comunión nos une en el amor. Por eso dice el Evangelio de Juan: “Si nos amamos los unos a los otros, Dios permanece en nosotros y el amor de Dios ha llegado a su plenitud en nosotros” (Aleluia del Evangelio).

Cantamos...

DESPEDIDA

La Misa nos ha unido en el amor de Dios.
Somos destinados a estrechar los vínculos del amor en nuestras familias, entre los vecinos, los compañeros de trabajo, buscando la unión entre los pueblos.

Somos la familia humana llamados a la alegría de la familia definitiva de la felicidad y de la gloria.

Nos despedimos cantando...

volver | subir

liturgia

14 de octubre 2018 / 28º Domingo del tiempo ordinario - Ciclo B

En la invitación que Jesús hace al hombre que pregunta por la herencia de la Vida eterna existe una indicación que puede pasarse por alto, ya que la atención se centra en el drama de quedar entrampado entre los muchos bienes, la abundancia y las riquezas. “Andá, vendé lo que tenés, dalo a los pobres, así tendrás un tesoro en el cielo”.

Quizás sea el práctico Pedro quien necesita una mayor valoración, porque tras su afirmación de que los amigos de Jesús ya habían comenzado el desprendimiento subyace una pregunta ¿cuál es el tesoro que encontraremos?
Jesús responde: “el ciento por uno...y en el futuro la vida eterna” (Evangelio).

No es el 1%. si no a la inversa, el 100 por 1 en todo lo que el hombre necesita.

Pero el reino de Dios tiene sus dificultades y Jesús no las oculta: será en medio de las persecuciones.
Para comprenderlo se necesita “el Espíritu de Sabiduría” (1a.lectura), que permite conocer el sentido de la vida y calcular los años (Salmo).

Es la propia palabra de Dios la que “discierne los pensamientos y las intenciones del corazón” (2a.lectura).
El anuncio del Reino de Dios nos hace discípulos  misioneros y misioneras. El servicio al Evangelio es para la Iglesia una necesidad del amor, del que ella procede y cuyo servicio es su única justificación” (Joseph Ratzinger).

El domingo de las Misiones es una adecuada oportunidad para refresca la característica que nos  recordó el documento de Aparecida: “Somos testigos misioneros” y misioneras.

BIENVENIDA

Cada uno de nosotros quiere seguir a Jesús.
Por eso somos discípulos y discípulas.
Cada uno de nosotros también quiere anunciarlo.
Por eso todos somos misioneros y misioneras.

Este Domingo de las Misiones nos une a tantos varones y mujeres que anuncian el amor de Dios tanto en la vida cotidiana de estas tierras como en los lejanos lugares de todos los continentes.

ANTES DE LAS LECTURAS

Recibimos la Palabra de Dios. Ella es viva y eficaz. Ella penetra hasta la raíz del alma y del espíritu. Ella discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

Lecturas bíblicas: Sabiduría 7,7-11; Salmo 89,12-17; Hebreos 4,12-13; Marcos 10,17-30

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Escúchanos, Señor

-Por la misión de la Iglesia, para que la celebración de esta Jornada Misionera Mundial mientras está reunido el Sínodo para la evangelización de los jóvenes sea ocasión de un renovado empeño misionero. Oremos…

-Por las comunidades cristianas, para que, según la intención de nuestros obispos,  las estructuras pastorales se abran a la dimensión misionera, saliendo más allá de las fronteras. Oremos…

-Por los países de América, que los pueblos aborígenes, los hijos de los que llegaron más tarde y los actuales inmigrantes puedan integrarse en el diálogo, en el respeto a la diversidad cultural y en la armonía de la única familia humana. Oremos…

-Por la intención de Francisco: que los consagrados y las consagradas revivan el fervor misionero y estén presente entre los pobres, los marginados y los que no tienen voz. Oremos…

-Por nosotros, que nos alegramos con la santificación del Papa Pablo VI, el obispo mártir Oscar Romero y la religiosa misionera Ignacia Nazaria. Oremos...

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Presentamos los sencillos  dones del pan y del vino, fruto de la tierra y de nuestro trabajo para obtener el alimento cotidiano.    

La colecta que acompaña hoy  esta presentación  es nuestra contribución solidaria para las Misiones de la Iglesia Católica.

COMUNIÓN

La promesa de Jesús es que recibiremos el ciento por uno.

En la comunión  recibimos al propio Jesús, mucho más valioso que cualquier porcentaje. Él mismo es una riqueza incalculable.

Cantamos...

ENVÍO

Aquí la misa termina.
Sus frutos continúan en cada familia y más allá de las fronteras

Nuestra vocación es la fraternidad y el amor. ¡Todos somos misioneros y misioneras!

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

21 de octubre 2018 / 29º Domingo del tiempo ordinario - Ciclo B

En la lectura proclamada en un domingo anterior, los discípulos de Jesús discutían sobre quién era el más importante. La respuesta fue “Quien quiera ser el primero, que se haga el último de todos y el servidor de todos (Marcos 9, 35).

El Evangelio de hoy presenta una respuesta más amplia a partir del pedido de los hijos del Zebedeo de ocupar los primeros lugares.

En el texto paralelo del Evangelio de Mateo (20,20-23) es la madre la que pide que sus hijos ocupen esos lugares. ¡Toda madre quiere lo mejor para sus hijos, aún a riesgo de equivocarse!

Jesús de Nazaret  señalará que los “primeros lugares” en el reino de Dios no pasan por el triunfo y el éxito, sino por el cáliz y el bautismo, expresiones que significan los riesgos del amor hasta perder la vida por la muerte violenta en manos de asesinos.

A la inversa del modo como generalmente actúan los jefes de los gobiernos y los poderosos de la tierra, que tiranizan y oprimen a los pueblos, en la comunidad de los seguidores de Jesús, el que quiere ser primero ha se hacerse servidor de todos.

Así la  autoridad pasa a ser servicio al pueblo y la política tarea de construir el bien común.

Jesús,  el Hijo del Hombre que vino para servir es el Servidor Justo (1a.lectura) y el Sumo Sacerdote que abre para nosotros su trono de gracia y misericordia (2a.lectura).

Su ejemplo de servicio total vale para todo el que ocupa un cargo, cualquiera sea el nivel de decisión: gobernador, obispos, intendente, jefe de sección, capataz, directora de colegio, responsable de Cáritas, presidente de sociedad de fomento.

Es también ejemplo para las  madres y para  todos los que tienen la vocación y la responsabilidad de construir una familia.

BIENVENIDA

Muchos de nosotros nos encontramos, especialmente hoy porque es el Día de la Madre.
Nuestras  familias se unen junto a las madres que están presentes, a las que no pudieron venir y a las que ya no están a nuestro lado.
Cada domingo es también encuentro de la gran familia de los hijos e hijas de Dios
Nos reunimos en torno a la Palabra de Dios y alrededor de la mesa en la que celebramos el amor de Jesús por nosotros.
Él es nuestro Sumo Sacerdote, el Hijo de Dios.

Es también quien vino para servir y dar la vida por todos.

ANTES DE LAS LECTURAS

El salmo nos dice que “la palabra del Señor es recta”.
Nosotros la escuchamos para practicarla en servicio cotidiano.

Porque Jesús, es el Siervo anunciado por el Libro de Isaías que no ha venido para que lo sirvan, sino para servir y dar la vida en rescate de todos.

Lecturas bíblicas: Isaías 53,10-11; Salmo 32,4-5.18-20.22; Hebreos 4,14-16; Marcos 10,35-45.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Padre, te lo piden tus hijos y tus hijas

-Por el Sínodo de los Obispos reunidos en Roma, para que el anuncio evangelizador llegue a todos los jóvenes. Oremos…

-Por la Iglesia, que se reconozca comunidad de hermanos y hermanas, servidora y cordial. Oremos…

-Por las madres que celebran su día junto a sus familiares, hijos e hijas, para que tu Palabra acompañe la responsabilidad de cada día. Oremos…

-Por nuestras madres que  ya no están visiblemente con nosotros, para que también con ellas, permanezcamos unidos “en la comunión de los santos”. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Preparamos la mesa del altar con el deseo de ser servidores unos de otros.

COMUNIÓN

El Salmo ha cantado al Señor que reanima a sus fieles en el tiempo del hambre. En la comunión, Jesús, Hijo de Dios nos invita a acercarnos con seguridad a su mesa, para alcanzar misericordia y encontrar la gracia que nos auxilia oportunamente.

Cantamos...

ENVÍO

Queremos ser los primeros.
Queremos ser los esclavos.
Queremos seguir a Jesús, el que no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida  por todos.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

28 de octubre 2018 / 30º Domingo del tiempo ordinario - Ciclo B

El libro de Jeremías que describe a la multitud de sufrientes que regresan en medio de la alegría del retorno a la patria tiene su cumplimento en Jesús de Nazaret. (1a.lectura) Por eso ya pueden cantar: “los que siembran entre lágrimas, cantando cosecharán” (Salmo).

La carta a los Hebreos presenta a Jesús con toda solemnidad como un Sumo Sacerdote que no tiene antecedentes en el culto judío sino en el simbólico Melquisedec. A él le corresponde el reconocimiento de Dios: “Tu eres mi hijo” (2a.lectura).

Bartimeo, el ciego de Jericó reconoce al que pasa entre el ruido de la muchedumbre y grita su reclamo: - “Jesús, hijo de David, ten piedad de mí” (Evangelio).

Pero no todos están conformes con el pedido y muchos quieren hacerlo callar.

Así pretenden que el pobre quede sin palabras. Su necesidad no puede ser satisfecha y su protesta no debe salir de sus labios. Tratan de sumergirlo en la mayor oscuridad y pobreza: ser un hombre sin voz. Que no se escuche su pedido molesto. Ni en Jericó ni en ninguna parte. Ni pedir vista, ni alimento, ni justicia, ni libertad religiosa.

Pero Bartimeo no se deja presionar. Sabe que su propia voz es la única arma contra los que quieren su silencio. Por eso grita cada vez más.

Jesús detiene su marcha y manda llamarlo.

Ahora surgen otros que repiten el llamado y lo alientan a ponerse de pie.

Frente a los nuevos “Bartimeos” podemos tener la actitud de hacerlos callar o unirnos a su clamor. “La Iglesia, en virtud de su compromiso evangélico se siente llamada a estar junto a esas multitudes de pobres, a discernir la justicia de sus reclamos y ayudar a hacerlos realidad” (San Juan Pablo II).

Explica Francisco: “Hay un detalle interesante. Jesús pide a sus discípulos que vayan y llamen a Bartimeo. Ellos se dirigen al ciego con dos expresiones, que sólo Jesús utiliza en el resto del Evangelio. Primero le dicen: «¡Ánimo!», una palabra que literalmente significa «ten confianza, anímate». En efecto, sólo el encuentro con Jesús da al hombre la fuerza para afrontar las situaciones más graves. La segunda expresión es «¡levántate!», como Jesús había dicho a tantos enfermos, llevándolos de la mano y curándolos. Los suyos no hacen más que repetir las palabras de aliento y liberación de Jesús, guiando hacia él directamente, sin sermones. Los discípulos de Jesús están llamados a esto, también hoy, especialmente hoy: a poner al hombre en contacto con la misericordia compasiva que salva. Cuando el grito de la humanidad, como el de Bartimeo, se repite aún más fuerte, no hay otra respuesta que hacer nuestras las palabras de Jesús y sobre todo imitar su corazón. Las situaciones de miseria y de conflicto son para Dios ocasiones de misericordia. Hoy es tiempo de misericordia” (28-10-15).

BIENVENIDA

Todos los bautizados hemos sido iluminados con la luz de la fe.
Somos los que queremos seguir a Jesús por el camino.

La misa es la fiesta de los que somos peregrinos, caminantes, cristianos y cristianas.

ANTES DE LAS LECTURAS

La palabra de Dios es la luz que ilumina nuestra marcha de peregrinos y peregrinas para que dejemos de lado toda oscuridad y ceguera y podamos ver y escuchar.

Lecturas bíblicas: Jeremías 31,7-9; Salmo 125,1-6; Hebreos 5,1-6; Marcos 10,46-52

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Señor, ilumina nuestras vidas

-Por el Sínodo de los Obispos reunidos en Roma, que hoy concluye, para que sus conclusiones sean buena noticia para los jóvenes que buscan el sentido de sus vidas. Oremos…

-Para que la vida de los bautizados y bautizadas muestre a Jesucristo, luz de las naciones y de los pueblos. Oremos…

-Para que las personas discapacitadas puedan manifestar su solidaridad con quienes comparten sus capacidades diferentes. Oremos…

-Para que cada uno de nosotros siga a Jesús por el camino que nos señala. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Con los dones del pan y el vino, presentamos nuestras oscuridades, cegueras y dificultades en la marcha de la vida.

COMUNIÓN

En la comunión recibimos el Cuerpo y la Sangre de Jesús. Él nos dice: “Yo soy la luz del mundo, no hay tinieblas para mí”.

Cantamos...

ENVÍO

Como Bartimeo, que pudo ver más allá de sus ojos, nos proponemos seguir el camino de Jesús.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

1 de noviembre 2018 / Solemnidad de todos los santos

“La liturgia nos invita a compartir el gozo celestial de los santos, a gustar su alegría. Los santos no son una exigua casta de elegidos, sino una muchedumbre innumerable, hacia la que la liturgia nos exhorta hoy a elevar nuestra mirada.

En esa muchedumbre no sólo están los santos reconocidos de forma oficial, sino también los bautizados de todas las épocas y naciones, que se han esforzado por cumplir con amor y fidelidad la voluntad divina. De gran parte de ellos no conocemos ni el rostro ni el nombre, pero con los ojos de la fe los vemos resplandecer, como astros llenos de gloria, en el firmamento de Dios.

El autor del libro del Apocalipsis los describe como una muchedumbre inmensa, que nadie podría contar, de toda nación, raza, pueblo y lengua (1ª lectura).

Este pueblo comprende los santos del Antiguo Testamento, desde el justo Abel y el fiel patriarca Abraham, los del Nuevo Testamento, los numerosos mártires del inicio del cristianismo y los beatos y santos de los siglos sucesivos, hasta los testigos de Cristo de nuestro tiempo.

A todos los une la voluntad de encarnar en su vida el Evangelio, bajo el impulso del eterno animador del pueblo de Dios, que es el Espíritu Santo.

El apóstol san Juan observa: Miren qué amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos! (2ª.lectura) Por consiguiente, es Dios quien nos ha amado primero y en Jesús nos ha hecho sus hijos adoptivos.

En nuestra vida todo es don de su amor. ¿Cómo quedar indiferentes ante un misterio tan grande? ¿Cómo no responder al amor del Padre celestial con una vida de hijos agradecidos? En Cristo se nos entregó totalmente a sí mismo, y nos llama a una relación personal y profunda con él.

Dice Jesús: "Bienaventurados los pobres de espíritu, los que lloran, los mansos, los que tienen hambre y sed de justicia, los misericordiosos, los puros de corazón, los artífices de paz, los perseguidos por causa de la justicia" (Evangelio).

En realidad, el bienaventurado por excelencia es sólo él, Jesús. En efecto, él es el verdadero pobre de espíritu, el que llora, el manso, el que tiene hambre y sed de justicia, el misericordioso, el puro de corazón, el artífice de paz; él es el perseguido por causa de la justicia.

Las Bienaventuranzas nos muestran la fisonomía espiritual de Jesús y así manifiestan su misterio, el misterio de muerte y resurrección, de pasión y de alegría de la resurrección.

Este misterio, que es misterio de la verdadera bienaventuranza, nos invita al seguimiento de Jesús y así al camino que lleva a ella.” (Benedicto XVI: Fragmentos de la Homilía del 1º de Noviembre del 2006).

BIENVENIDA

En esta Solemnidad de Todos los Santos y de Todas las Santas recordamos las palabras con las que Benedicto XVI comenzó esta celebración:

"Queridos hermanos y hermanas, hoy contemplamos el misterio de la comunión de los santos del cielo y de la tierra. No estamos solos; estamos rodeados por una gran nube de testigos: con ellos formamos el Cuerpo de Cristo, con ellos somos hijos de Dios, con ellos hemos sido santificados por el Espíritu Santo. El glorioso ejército de los santos intercede por nosotros ante el Señor; nos acompaña en nuestro camino hacia el Reino y nos estimula a mantener nuestra mirada fija en Jesús, nuestro Señor, que vendrá en la gloria en medio de sus santos".

ANTES DE LAS LECTURAS

La Palabra de Dios es un estímulo a la plena confianza en que hemos sido creados para la Vida y la felicidad definitiva. Seguir el camino de Jesús es entrar en su escuela de alegría y de santidad.

“Somos un pueblo que camina y juntos caminando queremos alcanzar, otra ciudad que no se acaba, ciudad de amor y eternidad.”

Lecturas bíblicas: Apocalipsis 7,2-4.9-14; Salmo 23,1-6; 1 Juan 3,1-3; Mateo 4,25-5,12

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Padre Nuestro

-Por la Iglesia que  en nuestro país, que te pide por la santificación del pueblo argentino y la glorificación de sus siervos de Dios. Oremos…

-Por los hombres y mujeres del mundo especialmente los responsables de la política y la economía para que no cesen en su empeño de proteger la creación, cuidando su ecología. Oremos…

-Por  las intenciones de los enfermos, los desocupados, los que viven tristes y angustiados, para que encuentren solidaridad, cariño y compañía. Oremos…

-Por cada uno de nosotros, para que descubramos el sencillo camino de santidad en la vida cotidiana. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Presentamos el pan que será Pan de Vida.
Presentamos el vino que será bebida de salvación.
Son los dones humanos que serán para nosotros anticipo del banquete pascual de todos los santos y las santas junto al Señor resucitado.

COMUNIÓN

En la comunión recibimos el Cuerpo y la Sangre del Señor Resucitado. Él nos dijo: “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día”

Esta es la mesa de los peregrinos y peregrinos de la tierra que esperamos el banquete definitivo en la comunión de las santas y de los santos, resucitados en la vida perdurable.

Cantamos...

DESPEDIDA

Nos bendice el Dios de la Vida, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Nos despedimos con la esperanza de encontrarnos un día, con todos los santos y las santas,   junto al Señor Resucitado.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

2 de noviembre 2018 / Solemnidad de todos los fieles difuntos

La Conmemoración de los Fieles Difuntos es una ocasión de manifestación de la religiosidad popular, según distintas tradiciones, culturas y sensibilidades.

Los textos bíblicos, las oraciones y los cantos que la liturgia propone para este día van introduciendo en una realidad intangible resumida en una expresión de la fe: “creo en la resurrección de los muertos”.

¿Por qué si Dios estableció un compromiso con los hombres y mujeres concretos  y si quiso compartir en Jesucristo un tiempo determinado de nuestra historia, permitirá que cada persona, nacida de un chispazo de su amor, se apague definitivamente en la nada?

La Eucaristía nos une a quienes  no están visiblemente con nosotros y nos alienta a reconocer el destino definitivo de todos los vivientes.

Una cadena solidaria recorre en misteriosa unión a quienes ya se encuentran en la plenitud de la vida, a quienes experimentan el proceso de purificación definitiva y a quines vislumbramos anticipos que se expresan en fórmulas precisas: “Creo en la comunión de los santos, la resurrección de la carne y la vida perdurable”.

BIENVENIDA

Hoy recordamos a todos nuestros queridos difuntos y difuntas.

Ellos y nosotros esperamos reunirnos, finalmente, junto a Jesús Resucitado, el vencedor definitivo del mal y de la muerte.

ANTES DE LAS LECTURAS

La Palabra de Dios es un estímulo a la plena confianza en que hemos sido creados para la Vida y la felicidad definitiva. Del Amor salimos y al Amor esperamos llegar.

Lecturas bíblicas: Sabiduría 3,1-6.9; Salmo 129; 1 Corintios 15,51-57; san Juan 11,21-27.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Dios de la Vida

-Por la Iglesia, familia de los creyentes en Jesús, llamados a dar testimonio de su fe ante la dura realidad de la muerte. Oremos…

-Por quienes han muerto a causa de la enfermedad, los accidentes, las violencias, la persecución religiosa,  el transcurso de los años o la entrega heroica a sus hermanos. Oremos…

-Por las intenciones de todos los que en este día recuerdan a los difuntos queridos, para que encuentren consuelo y esperanza afirmados en la fe en Jesucristo, el Señor Resucitado. Oremos…

-Por nuestros queridos difuntos y difuntas, para que sean introducidos  en el reino de la serenidad, la alegría y la paz. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Presentamos el pan que será Pan de Vida. Presentamos el vino que será bebida de salvación. Son dones humanos que serán para nosotros anticipo del banquete pascual junto al Señor resucitado.

COMUNIÓN

En la comunión recibimos el Cuerpo y la Sangre del Señor Resucitado. Él nos dijo: “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día”.

Cantamos...

DESPEDIDA

Nos bendice el Dios de la Vida, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Nos despedimos con la esperanza de encontrarnos un día, con todos nuestros difuntos, unidos junto al Señor Resucitado.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

4 de noviembre 2018 / 31º Domingo del tiempo ordinario - Ciclo B

En el Libro del Deuteronomio se encuentra una de las expresiones más pronunciadas por los creyentes israelitas y transmitida de padres a hijos, de abuelos a nietos. (1a.lectura) y que probablemente haya inspirado las primeras afirmaciones del Salmo.

“La fe cristiana, poniendo el amor en el centro, ha asumido lo que era el núcleo de la fe de Israel, dándole al mismo tiempo una nueva profundidad y amplitud. El israelita creyente reza cada día con las palabras del Libro del Deuteronomio que, como bien sabe, compendia el núcleo de su existencia: Escucha Israel. El Señor nuestro Dios es solamente uno. Amarás al Señor con todo el corazón, con toda el alma, con todas las fuerzas. Jesús, haciendo de ambos un único mandamiento del amor a Dios con el del amor al prójimo, contenido en el Libro del Levítico: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.  Y puesto que es Dios quien nos ha amado primero, ahora el amor ya no es sólo un mandamiento sino la respuesta al don del amor, con el cual viene a nuestro encuentro” (Benedicto XVI).

Es el amor el que acerca al Reino de Dios, que es justamente el reinado del Dios del amor (Evangelio).

Es también acercarse a Dios por medio del propio Jesús, porque él vive para siempre para interceder en nuestro favor. (2a.lectura).

“La verdadera originalidad del Nuevo Testamento no consiste en nuevas ideas, sino en la figura misma de Cristo, que da carne y sangre a los conceptos con un realismo inaudito...En su muerte en la cruz se realiza ese ponerse Dios contra sí mismo, al entregarse para dar nueva vida al hombre y salvarlo: esto es amor en su forma más radical” (Benedicto XVI).

BIENVENIDA

Vamos a comenzar la celebración de la Misa.
En ella actualizamos la ofrenda de Jesús, nuestro Sumo Sacerdote.
Es una ofrenda de amor a Dios.
Es una presencia de amor entre nosotros y más allá de nosotros.

ANTES DE LAS LECTURAS

Las lecturas bíblicas del Antiguo y del Nuevo Testamento son textos centrales de la fe de los israelitas y del mensaje de Jesús de Nazaret.

Lecturas bíblicas: Deuteronomio 6,2-6; Salmo 17; Hebreos 7,23-28; Marcos 12,28b.-34.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Dios y Señor de todos los pueblos

-Por la Iglesia, para que los cristianos y cristianas, seamos una auténtica comunidad de amor. Oremos…

-Por los creyentes hebreos, para que junto con ellos compartamos el amor al Único Dios y a todos los hombres y mujeres que son nuestros prójimos. Oremos…

-Por las intenciones de Francisco: que el lenguaje del corazón y del diálogo prevalezca siempre sobre el lenguaje de las armas. Oremos…

-Por cada uno de nosotros: que nuestro amor a Dios y al prójimo crezca cada día. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Con el pan y el vino preparamos la mesa de la Eucaristía, que nos reúne en el banquete del amor.

COMUNIÓN

Dice Benedicto XVI: “La unión con Cristo es al mismo tiempo unión con todos los demás a los que Él se entrega.
No puedo tener a Cristo sólo para mí; únicamente puedo pertenecerle en unión con todos los que son suyos o lo serán.

Ahora el amor a Dios y al prójimo están realmente unidos: el Dios encarnado nos atrae a todos hacia sí”.

Cantamos...

DESPEDIDA

Hemos escuchado en la Palabra del Señor la síntesis del amor a Dios y al prójimo.
También nos dice Benedicto XVI: “Sólo mi disponibilidad para ayudar al prójimo, para manifestarle amor, me hace sensible ante Dios.

Sólo el servicio al prójimo abre mis ojos a lo que Dios hace por mí y a lo mucho que me ama”.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
publicidad
diamadre
barrita
2019
barrita
barrita
1
barrita
1
barrita
vocacional
barrita
barrita
gonzalez
barrita
bajalibros
barrita
vivienda
barrita
teologia
barrita
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-4333 - revista@familiacristiana.org.ar