ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
Por Pbro. Eduardo A. González.
volver
GUIONES LITÚRGICOS PARA EL MES DE MARZO 2017
   

-Miércoles 1 de marzo 2017- Miércoles de Ceniza

-Domingo 5 de marzo2017 - 1º Domingo de Cuaresma- Ciclo A
-Domingo 12 de marzo 2017 - 2º Domingo de Cuaresma- Ciclo A
-Domingo 19 de marzo 2017 - 3º Domingo de Cuaresma- Ciclo A
-Sábado 25 de marzo 2017 - Solemnidad de la Anunciación del Señor
-Domingo 26 de marzo 2017 - 4º Domingo de Cuaresma- Ciclo A
-Domingo 2 de abril 2017 - 5º Domingo de Cuaresma- Ciclo A
canciones
ir a guiones
volver | subir

liturgia

1 de marzo 2017 / Miércoles de Ceniza

La Cuaresma comenzó a tener su lugar en el tiempo litúrgico de la Iglesia hacia fines del siglo IV y el rito de la imposición de la ceniza en el siglo XI acompañado con la fórmula “polvo eres y en polvo te convertirás” La reforma litúrgica inspirada en el Concilio Vaticano II propone otra consigna: “Conviértete y cree en el evangelio”.

Para ello, comenzamos a unirnos a la Pascua del Cristo glorioso y resucitado, practicando la justicia sólo ante la mirada del Padre que “ve e en lo secreto.” (Evangelio) “Desgarren su corazón y no sus vestiduras” (1a. lectura) “Este es el tiempo favorable, este es el día de la salvación”(2a.lectura)

Así a imagen del Resucitado podremos alcanzar la vida nueva del reino de Dios.(ver Oración alternativa de la bendición de la Ceniza)

“Dios continúa diciéndonos: Desgarren sus corazones, y no sus vestidos. Nuestros gestos, nuestras mortificaciones, nuestros sacrificios, sólo tienen valor si proceden del corazón, si expresan un amor.

Uno de los pilares de nuestro camino de preparación cuaresmal es el ayuno; pero éste debe partir del amor y llevarnos a un amor más grande. El ayuno que Dios quiere sigue siendo “partir nuestro pan con el hambriento, albergar al pobre sin abrigo, vestir al desnudo y no dar la espalda al hermano”.

Ayunar desde la solidaridad. Hoy sólo se puede ayunar trabajando para que otros no ayunen. Hoy sólo se puede celebrar el ayuno asumiendo el dolor y la impotencia de millones de hambrientos.

Quien no ayuna por el pobre engaña a Dios. Ayunar es amar. Nuestro ayuno voluntario debe ayudar a impedir los ayunos obligados de los pobres. Ayunemos para que nadie tenga que ayunar...

Un ayuno que sea signo de solidaridad con los que ayunan involuntariamente, un signo de justicia en un mundo cruel donde a unos se le hincha el estómago de comer y a otros el vientre de no comer; un ayuno que es no una imposición, sino la necesidad de manifestar la gratitud por el amor entregado de Jesús que nos dio la Vida, y continúa dándola. (Card. Jorge Bergoglio – hoy papa Francisco - miércoles de Ceniza del 2009)

BIENVENIDA

La Celebración del Miércoles de Ceniza es el inicio de una marcha de peregrinos y peregrinas hacia la Pascua.
Día tras día conducidos por la Palabra, la austeridad de vida y los gestos solidarios llegaremos hasta la Semana Santa y la celebración del Triduo de la Muerte y la Resurrección de Jesús.

El tiempo de la conversión ha comenzado.

ANTES DE LAS LECTURAS

Las lecturas de la Biblia muestran el sentido de este Miércoles de Ceniza.

Somos convocados a volver a Dios con todo el corazón, a dejarnos reconciliar con Él, a la oración, la austeridad y la solidaridad sólo ante el Padre que ve en lo secreto.

Lecturas bíblicas: Joel 2,12-18; Salmo 50,3-6a.12-14. 17; 2 Corintios 5,20—6,2; Mateo 6,1-6.16-18

Bendición e imposición de la ceniza

Pedimos la bendición de quienes recibiremos la ceniza como signo de preparar nuestro corazón y nuestras comunidades para la celebración de la Pascua del Señor.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Danos un nuevo corazón

-Por la Iglesia Universal, para que nos reunamos en la conversión, la unidad y la paz. Oremos…

-Por los pueblos que tienen hambre divino, para que anunciemos la belleza de tu palabra. Oremos…

-Por los que excluidos de los derechos humanos, para que encuentren nuestra manos solidaria. Oremos…

-Por cada uno de nosotros, para que los signos de la Cuaresma sean mojones en el camino hacia la Pascua. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Nuestra ofrenda más importante es hoy nuestro corazón desgarrado, para que  nuestro Dios lo convierta en corazones puros, renovados, firmes y reconciliados.

COMUNIÓN

El mismo Jesús que nos ha indicado el camino de la solidaridad silenciosa, la oración oculta y la austeridad sonriente es alimento para esta marcha cuaresmal de peregrinos.

Cantamos...

ENVÍO

El sencillo signo de la Ceniza nos recuerda el programa para este tiempo de Cuaresma y para la marcha de toda la vida.

Nos despedimos cantando.

volver | subir
liturgia

5 de marzo 2017 / 1º Domingo de Cuaresma - Ciclo A

Es bastante común pensar que a la tentación se la “resiste”.y por lo tanto se la niega. Por ejemplo, ante la posibilidad de la oferta de la coima, el rechazo.

O por el contrario, se la acepta y se “cae” en ella. Como ocurre con la mujer y su esposo  en el relato del árbol del conocimiento del bien y del mal (1a. lectura)

Pero el camino no está cerrado, porque el reconocimiento de la culpa posibilita obtener nuevamente la alegría de la salvación (Salmo)

En el evangelio la resistencia de Jesús frente al tentador y su negativa a seguir sus sugerencias llevan a descubrir algo mucho más valioso, real y sólido que lo presentado por la oferta tentadora.                     

Según el orden de sus respuestas, la Palabra de Dios es el principal alimento y, puesta en práctica, posibilita que todos compartan pan, cultura y fe.

Reconocer que Dios tiene un camino liberación para todos según sus planes es más milagroso que pretender portentos angélicos después de arrojarse al vacío.

Los esplendorosos reinos del mundo diluyen su brillo ante la gloria del Señor, nuestro Dios.

La síntesis de Pablo es fundamental: los efectos de la falta son superados por el don divino.  “No hay proporción entre el don y la falta...Si la falta de uno solo causó la condenación de todos, también el acto de justicia de uno solo producirá para todos los hombres la justificación que conduce a la Vida” (2a.lectura).

BIENVENIDA

Hemos comenzado el Tiempo de Cuaresma.
Según el Concilio Vaticano IIº es el tiempo que nos prepara a celebrar el misterio de la muerte y resurrección de Jesús, su Pascua, recordando nuestro bautismo y viviendo en la austeridad penitencial.

Por eso nos propone una entrega más intensa en la escucha de la Palabra de Dios, la oración y los gestos de austeridad y solidaridad también económica.

ANTES DE LAS LECTURAS

Escuchamos las lecturas bíblicas, porque “el hombre no vive solamente de pan, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”.

Lectura bíblicas: Génesis 2,7-9; 3,1-7; Salmo 50,3-6a.12-14. 17; Romanos 5,12-19; Mateo 4,1-11.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Danos el pan de tu Palabra

-Por la Iglesia, para que alimentada con el pan de la Palabra de Dios, no caiga en la tentación de confiar en los poderosos del mundo. Oremos…

-Por los pueblos que sufren hambre de pan y tienen sed de justicia, para que las comunidades cristianas alimentadas con la Palabra respondan con vínculos solidarios. Oremos…

-Por los que se encuentran en dificultades familiares por la falta de diálogo o la tentación de la violencia, para que construyan vínculos de encuentro y sosiego. Oremos…

-Por los que en esta misa hemos escuchado las lecturas de la Biblia, para que en este tiempo de Cuaresma, se aumente el hambre de la Palabra. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

El pan y el vino representan el alimento necesario para la vida.
Las ofrendas en dinero y comida son nuestro compromiso de compartirlos.

Se presentan al Señor, el único al que le presentamos el culto de la vida.

COMUNIÓN

El pan necesario para la vida de cada día es ahora el Pan de la Vida. Jesús es la Palabra de Dios que hecha comida nos alimenta.

Cantamos...

ENVÍO

Como un eco del Miércoles de Ceniza, iniciamos la Cuaresmas con una invitación apremiante: “Conviértete y cree en el Evangelio”.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

12 de marzo de 2017 / 2º Domingo de Cuaresma- Ciclo A

La  “transfiguración” de Jesús ocurre ante Pedro, Santiago y Juan, los mismos que estarán acompañándolo, más allá  de la última cena en la noche de Getsemaní,. Es una “visión” que sólo se contará después de la  resurrección. Al ubicarla en la Cuaresma, la liturgia nos quiere señalar el sentido de este tiempo: es una marcha hacia la Pascua. Nosotros podemos hablar de ella porque la resurrección ya ha ocurrido.

Mateo es el único que compara el rostro de Jesús con el resplandor del sol, pero también en Marcos y Lucas aparece la voz del Padre, que a diferencia de la escena del bautismo, agrega “¡Escúchenlo!” (Evangelio).

Todo el Antiguo Testamento muestra a hombres y mujeres atentos a escuchar y dispuestos a obrar según lo escuchado.

Abraham escuchó a quien le indicó salir de su tierra y de su casa paterna y “marchó como le había dicho el Señor” (1a.lectura)

“La palabra del Señor es sincera” y nosotros esperamos confiados en ella (Salmo).

En el evangelio leído el domingo anterior Jesús rechazó las tentaciones con la misma Palabra, citando textos del libro del Deuteronomio. Allí dijo  que el hombre vive de toda palabra que sale de la boca de Dios.

Hoy la voz de Dios nos ha dicho que escuchemos la palabra del Hijo.

Ahora Jesús es la Palabra del Padre, el Sol resplandeciente, el que transformó en luz la oscuridad del derrumbe y la destrucción, porque “destruyó la muerte y sacó a la luz la vida inmortal” (2a.lectura)

Escuchar su palabra es creer en su “buena noticia”, que tiene para nosotros un especial mensaje en su Transfiguración: “dar fundamento a la esperanza  de la Iglesia, ya que  todo el cuerpo de Cristo pudo conocer la transformación con que él también será enriquecido y todos sus miembros cobraron la esperanza de participar en el honor que había resplandecido en la Cabeza” (San León Magno).

BIENVENIDA

Todos quedamos impresionados ante la belleza de una obra de arte o ante un rostro hermoso.
Somos inquietos buscadores de la armonía y la imagen estética.
El tiempo de Cuaresma también quiere mostrarnos una hermosura singular: Jesús transfigurado ante los discípulos más íntimos. Hoy también transfigurado ante nosotros.

ANTES DE LAS LECTURAS

Como Abraham en su tierra, como Timoteo y los primeros cristianos, como Pedro, Santiago y Juan, también nosotros queremos estar atentos para responder con sencillez y prontitud. La voz de lo alto nos dice: “Este es mi Hijo muy querido ¡escúchenlo!

Lecturas bíblicas: Génesis 12,1-4a; Salmo 32,4-5.18-20.22; 2 Timoteo 1,8b-10; Mateo 17,1-9

ORACIÓN UNIVERSAL

Queremos dirigirnos con confianza al Hijo muy querido de Dios Padre.

A cada intención respondemos: Señor, que descienda tu amor sobre nosotros

-Por el pueblo de Dios, para que escuchemos atentamente a tu Hijo, el Transfigurado. Oremos…

-Por los hombres y mujeres que en América Latina muestran  rostros desfigurados por el hambre, el terror de la violencia, y las infrahumanas condiciones de la vida. Oremos…

-Por los que nos reunimos en esta celebración de Cuaresma, para que sepamos descubrir el rostro del Señor en los rostros sufrientes de los hermanos y hermanas. Oremos…

-Por los poetas y los artistas, para que la belleza de sus obras nos lleven al encuentro de la Belleza y del Amor. Oremos…

-Por la intención evangelizadora del Papa Francisco: Por los cristianos perseguidos, para que experimenten el apoyo de toda la Iglesia, por medio de la oración y de la ayuda material. Oremos...


PRESENTACIÓN DE LOS DONES

El pan, el vino y los dones de nuestra austeridad de Cuaresma, se presentan junto con nuestro deseo de estar atentos a escuchar al Hijo muy querido del Padre. 

COMUNIÓN

En la comunión recibimos al Hijo muy querido.
Queremos alimentarnos con su Palabra, su Cuerpo y su Sangre.

Cantamos...

ENVÍO

Somos llamados a transformar nuestras vidas en la fidelidad a la Palabra y en la fuerza del amor. Esa es la santidad.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

12 de marzo de 2017 / 3º Domingo de Cuaresma- Ciclo A

El pedido de un pueblo sediento por el desierto se convierte en tentación y provocación al Dios que impulsó a Moisés a salir de la opresión del Faraón. El agua que se había abierto para dejar pasar a los israelitas, y cerrado para hundir a las tropas egipcias es ahora ocasión de prueba. “El Señor está realmente entre nosotros o no?” (1a. Lectura)

Como ese riesgo está siempre presente, es necesario también hoy escuchar la voz del Señor: No endurezcan  su corazón como en Meribá, como en el día de Masá, en el desierto, cuando sus padres me tentaron y provocaron aunque habían visto mis obras” (Salmo)

Ahora es Jesús el que pide agua a la samaritana. Cuando el diálogo se vuelve más intenso y se ofrece un “manantial que brotará hasta la vida eterna” la necesidad se invierte y es la mujer la que pide esa agua tan admirable, ese don de Dios.”que la abrasó con el fuego del divino amor” (Prefacio)

Lentamente se encontrará un nuevo sentido a la sed y al agua, convirtiendo a la samaritana en la primera mujer “misionera” presentadora del Mesías a su pueblo.

De allí la afirmación de la fe con la que concluye el texto: “Sabemos que Él es verdaderamente el Salvador del mundo”.

El agua “don de Dios” simboliza al Espíritu Santo y “el amor de Dios ha sido derramado en nuestro corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado” (2a. lectura)

La relación con el bautismo, cuyas promesas renovaremos en la Vigilia Pascual es casi inmediata. Por eso la escena con la samaritana aparece en las catacumbas como símbolo del bautismo, al igual que el “ciego de nacimiento” que se lee en el evangelio del próximo domingo.

BIENVENIDA

La Cuaresma que estamos transcurriendo es una ocasión de prepararnos para la renovación de las promesas del Bautismo que realizaremos en la Vigilia Pascua.

A través del “agua y del Espíritu Santo” comenzamos a formar parte del pueblo de Dios,  renunciando al pecado para vivir en la libertad de los hijos y de las hijas de un único Padre.

ANTES DE LAS LECTURAS

El simbolismo del agua recuerda nuestro bautismo.
Tanto el pueblo de Israel que atravesó el desierto, como el pueblo Samaritano que recibe el mensaje a través de una compatriota, son llamados a recibir el “don de Dios”, que se hace presente en el bautismo, “por el agua y el Espíritu Santo”.

Lecturas bíblicas: Éxodo 17,1-7; Salmo 94,1-2.6-9; Romanos 5,1-2.5-8; San Juan 4, 5-42

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Aumenta nuestra sed de Amor.

-Somos muchos los que nos llamamos cristianos y cristianas. Para que se despierte en nosotros, como en la mujer samaritana, la sed de conocer más a Jesús. Oremos…

-Algunos países utilizan la religión como pretexto para la violencia y la guerra. Para que cambien su actitud y puedan adorar al Padre de todos los pueblos en espíritu y en verdad. Oremos…

-En el mundo y en nuestro país son pocos los que tienen mucho y muchos los que tienen poco. Para que la solidaridad de la Cuaresma sea compromiso para modificar las causas de la injusticia social. Oremos…

-El 24 de marzo es el Día Nacional de la Memoria  por la Verdad y la Justicia. Que en nuestro pueblo contribuya a la reconstrucción de la esperanza y la solidaridad. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

El agua también está presente en las ofrendas que presentamos. Una vez en el altar, se agregará unas gotas en el vino mientras se dice: “Que por este Misterio del agua y del vino, lleguemos a ser partícipes de la divinidad de aquél que se dignó participar de nuestra humanidad”.

COMUNIÓN

Los adoradores del Padre, en espíritu y en verdad recibimos a Jesucristo, pan de vida y bebida de salvación para saciar nuestra hambre y sed de eternidad.

Cantamos...

ENVÍO

Al igual que la mujer samaritana, somos enviados para que otros se encuentren con Cristo y todos juntos podamos decir: “sabemos que Él es verdaderamente el Salvador del mundo.”

Nos despedimos cantando.

volver | subir
1

25 de marzo 2017 / La Anunciación del Señor

El hijo de la Joven embarazada, el Emmanuel, será el signo de la presencia de Dios en medio de su pueblo. Que asume una existencia humana, y permaneciendo fiel a la justicia, se ofrece a sí mismo en sacrificio para salvación de la asamblea. De ese modo, cumple con la voluntad de Dios. Jesús es el Emmanuel, el siervo obediente, sumo sacerdote fiel y misericordioso. El hijo santo del Dios altísimo. Rey de reyes, nacido de una madre, que es servidora obediente, y custodia fiel de la voluntad divina.

BIENVENIDA

Jesús tomó la forma humana de una virgen obediente. De la servidora del Señor, aprendió el significado de la obediencia. Por eso, el que asumió una condición humana, llegó a ser hijo del hombre sufriente y paciente. Jesús se encarnó en el seno virginal, para dar un día la vida por amor, elevado sobre el madero de la cruz. Y recibir la aclamación del cosmos, que tributa a Cristo un homenaje; haciendo memorable su nuevo nombre: el de Señor y Mesías.

ANTES DE LAS LECTURAS

Primera lectura: El Emmanuel es el signo divino para el rey escéptico (Is 7, 10-14)

Salmo responsorial: Es el hombre de oído atento, que ama su ley y su voluntad y la proclama en la asamblea (Sal 39, 7-11)
Segunda lectura: Cristo, sumo sacerdote, se ofrece una vez para siempre; borrando los pecados y santificándonos (Heb 10, 4-10)

Evangelio: María es la servidora del que vino a dar su vida en rescate de una multitud. (Lc 1, 26-38)

ORACIÓN UNIVERSAL

María es la virgen obediente y servidora de Dios, por medio de ella le pedimos a Cristo.

A cada intención respondemos: Escúchanos Señor

-Por intercesión de María su madre, modelo de fidelidad y servicio, pedimos que la Iglesia crezca y se fortalezca, para anunciar a Cristo. Oremos…

-Por intercesión de María, madre amorosa y servicial, pedimos que la Iglesia se fortalezca en la caridad y el servicio. Oremos…

-Por intercesión de María, madre creyente, pedimos para nuestro papa Francisco que el Señor le conceda siempre la fortaleza de la fidelidad, para poder vivir y comunicar la fe, la esperanza y la caridad con alegría. Oremos…

-Por intercesión de María, Madre de entrañable misericordia; pedimos a Dios que nos conceda a todos nosotros sabiduría y paciencia para vivir lo que anunciamos. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Junto al Pan y al Vino ofrezcamos nuestras vidas. Pidiendo al Señor que nos dé un corazón semejan te  al de su Madre.

COMUNIÓN

Cristo, sumo sacerdote, se nos ofrece una vez más en la Eucaristía. Vayamos a recibirlo con devoción y agradecimiento.

Cantamos...

ENVÍO

Pongamos nuestra confianza en María, que aprendió el significado de la obediencia por el sufrimiento, para que llevemos a todos el signo divino de Emmanuel.

Nos despedimos cantando.

volver | subir
4

26 de marzo de 2017 / 4º Domingo de Cuaresma- Ciclo A

La mirada humana necesita ser corregida porque se deja deslumbrar  en lo superficial. “Dios no mira como mira el hombre; porque el hombre ve las apariencias, pero Dios ve el corazón”(1a.lectura)

Esta nueva forma del “mirar” recorre, en el relato del Evangelio un largo proceso. Jesús vio a un ciego de nacimiento, es decir, vio al que desde su origen “no ve nada”. El hombre no lo pide  pero Jesús, realizando una actividad prohibida por la Ley en día sábado, pone barro sobre los ojos  y lo envía a lavarse. Al volver ya puede ver.

“Mientras el ciego se acerca gradualmente a la luz, los doctores de la ley al contrario; se hunden cada vez más profundamente en la ceguera interior. Cerrados en su presunción, creen tener ya la luz; por esto no se abren a la verdad de Jesús. Hacen de todo para negar la evidencia. Ponen en duda la identidad del hombre sanado, después niegan la acción de Dios en la sanación, toman como escusa que Dios no cura el sábado; llegan incluso a dudar que el hombre hubiera nacido ciego. Su clausura a la luz se vuelve agresiva y acaba con la expulsión del templo del hombre sanado, expulsado del templo.

El camino del ciego sin embargo es un recorrido a etapas, que comienza en el conocimiento del nombre de Jesús. No conoce a otro que Él, de hecho dice: "El hombre que se llama Jesús me puso barro en los ojos" (v.11). A continuación de las preguntas apremiantes de los doctores, lo considera primero un profeta (v. 17) y después un hombre cerca de Dios (v. 31). Después que fuera alejado del templo, excluido de la sociedad, Jesús lo encuentra de nuevo y le "abre los ojos" por segunda vez, revelándole la propia identidad. "Yo soy el Mesías", le dice. A este punto el que había sido ciego exclama: "¡Creo, Señor! (v. 38), y se postra delante del Señor”(papa Francisco, Angelus del 30.04.2014)

Con cirios encendidos en nuestras manos durante la Vigilia Pascual no solo renovaremos con palabras nuestra fe; también volveremos a comprometernos a vivir “como hijos de la luz...El fruto de la luz es la bondad, la justicia y la verdad”. (2a.lectura)

La alternativa es clara: podemos seguir ciegos, o sólo viendo las apariencias que nos muestran las falsas publicidades y los juicios superficiales o por el contrario, podemos   comenzar a tener una mirada más penetrante iluminados por la “Luz del mundo”.

Es el Señor que nos conduce cuando cruzamos “por oscuras quebradas” (Salmo), que simbolizan para hoy la angustia por la falta de trabajo, la inseguridad social y el riesgo de muertes evitables.

BIENVENIDA

Estamos reunidos para encontrarnos con Jesucristo, la Luz del mundo..
Lo sabemos presente.
Creemos en Él
Celebramos el misterio de nuestra fe.
Lo adoramos.

ANTES DE LAS LECTURAS

¿Hacia donde se dirige nuestra mirada?
¿Hacia las apariencias que pueden engañarnos?
¿Hacia la atrapante luz del televisor?
¿Qué nos deslumbra, nos encandila y nos deja ciegos?

Lecturas bíblicas: 1 Samuel 16,1b.5b.-7.10-13a Salmo 22, 1-6; Efesios 5,8-14; Evangelio: San Juan 9,1-41

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos:Te lo pedimos Jesucristo, ¡Luz del mundo!

-Unidos a los varones y mujeres que se preparan para recibir el bautismo en la próxima pascua, para que podamos ayudarlos con la catequesis de adultos, la palabra y el ejemplo. Oremos…

-Unidos a las personas que son ciegas desde su nacimiento o por lamentables accidentes., para que nos les falte nuestra solidaridad y las atenciones de la medicina moderna. Oremos…

-Unidos a todas las personas que buscan una luz en el camino de la vida, para continuar una marcha plena de esperanza. Oremos…

-Unidos a todos los cristianos y cristianas, para que seamos realmente luz del mundo y sal de la tierra. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Los dones de pan y vino serán para nosotros  el sacramento de Jesucristo, la Luz del mundo.

COMUNIÓN

Como dice el Salmo: El mismo Señor prepara para nosotros una mesa.
Aquí está la fiesta y la comida.
El pan que fortalece y la copa que rebosa.

Cantamos...

ENVÍO

Jesús vino para ser “Luz del mundo”.
Nosotros somos enviados al mundo para vivir como hijos e hijas de la luz.
Nuestro fruto ha de ser la bondad, la justicia y la verdad.
Todo un plan de vida que se concreta en la semana.

Nos despedimos cantando.

volver | subir
5

2 de abril de 2017 / 5º Domingo de Cuaresma- Ciclo A

El último domingo de esta Cuaresma parece ser un anticipo de la celebración de la Vigilia Pascual porque los textos bíblicos hacen referencias concretas a la resurrección.

El retorno de Lázaro de Betania a la vida está precedido por un diálogo entre Jesús y Marta, donde aparecen las creencias judías de la época en torno a la muerte.

Es posible que la profecía de Ezequiel sobre las tumbas abiertas (1a.lectura) fuera una de las que preparó una afirmación más explícita sobre la resurrección de los muertos  que se concreta en la afirmación de Marta. Ella repite la enseñanza difundida por los fariseos de la época: “Yo sé que mi hermano resucitará en la resurrección del último día.” (Evangelio)

Pero Jesús personaliza al máximo esa creencia: “Yo soy la Resurrección y la Vida.” y lo relaciona con la fe: “El que cree en mi, aunque muera, vivirá; y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás” Más aun: provoca la respuesta de la fe de Marta: “¿Crees esto?”.

La respuesta “Sí, Señor, creo que Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el que debía venir al mundo” no sólo reúne una serie de títulos solemnes, también aparece como la versión femenina de la profesión de fe que los evangelios sinópticos, sobre todo Mateo (16,16) ponen en boca de Pedro.

El relato de la salida de Lázaro de la tumba es muy sobrio, porque lo más importante es que Jesús ha dado nuevamente la vida física como signo del comienzo de la Vida Eterna. Él puede también comunicar esa vida en la tierra, y prometer que resucitará a los muertos en el último día.

Aplicándolo al mismo Jesús, Pablo reitera “Si el Espíritu de Aquél que resucitó a Jesús habita en ustedes, el que resucitó a Cristo Jesús también dará vida a sus cuerpos mortales, por medio del mismo Espíritu que habita en ustedes.”(2a.lectura)

El texto del Evangelio de hoy concluye señalando que “muchos de los judíos que fueron a casa de María creyeron en Él”. 

Pero el Evangelio de Juan continúa anticipando de inmediato los sucesos que recordaremos en la Semana Santa.
“Los fariseos van y les cuentan lo ocurrido, tras lo cual se reúne el Sanedrín para deliberar. Allí se ve la cuestión desde el punto de vista político: se podía producir un movimiento popular que alertaría a los romanos y provocaría una situación peligrosa. Entonces se decide matar a Jesús: el milagro no conduce a la fe, sino al endurecimiento. (ver Juan 11,46-54.)  (Ratzinger, Jesús de Nazaret, pag. 259)

El drama comienza a tener características antagónicas. El que se declaró “la resurrección y la vida” deberá morir justamente por eso. El Dios de la vida y los dioses de la muerte se enfrentan.

También hoy el drama vuelve a repetirse. ¿De que lado estaremos?

BIENVENIDA

El tiempo de Cuaresma va culminando.
Nos  reunimos para celebrar al Dios de la luz, la vida y la resurrección. Somos hombres y mujeres que creemos en la “resurrección de la carne”. Este es uno de los motivos de encontrarnos hoy en la fiesta del domingo, la fiesta de la alegría y esperanza.

ANTES DE LAS LECTURAS

La palabra de Dios nos llega como buena noticia ante el dolor y la muerte.
Con ella se manifiesta Jesús de Nazaret, la Luz del mundo, la resurrección y la vida.

Lecturas bíblicas: Ezequiel 37,12-14; Salmo 129,1-5.6c-8; Romanos 8,8-11; San Juan 11,1-45

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Jesús danos la vida

-Por la Iglesia, que recibió la misión de anunciar al Dios de la resurrección y la Vida. Oremos…

-Por los que se encuentran en situaciones de angustia, marginación y enfermedad. Oremos…

-Por los médicos, enfermeros y todas las personas que se preocupan por prolongar la vida. Oremos…

-Por los que entregan la vida por el servicio solidario a los demás. Oremos…

-Por los que  recordamos a  los caídos en la guerra de las Malvinas,  y también por los que sufren la violencia de la enemistad entre las naciones, que sepamos construir día a día la paz. Oremos...

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

El pan y el vino que presentamos son sencillos alimentos de nuestra vida cotidiana.
Se convertirán en comida y bebida de la vida definitiva y la resurrección.

COMUNIÓN

No puede haber vida sin comida.
Nuestra comunión es el alimento que nos ofrece el Señor de la Vida.

Cantamos...

ENVÍO

El próximo domingo comenzaremos la Semana Santa dedicada a recordar el amor de Jesús por nosotros.
Continuamos anunciando la muerte y la resurrección de Jesús con el amor en las tareas cotidianas.

Nos despedimos cantando.

volver | subir
barrita
catequesis
barrita
vocacional
barrita
barrita
barrita
viviendadigna
barrita
teologia
barrita
bajalibros
barrita
gonzalez
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-5924 - revista@familiacristiana.org.ar