ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
Por Pbro. Eduardo A. González.
volver

GUIONES LITÚRGICOS PARA EL MES DE OCTUBRE 2019

   
-Domingo 6 de octubre 2019 - Domingo 27º durante el año - Ciclo C

-Domingo 13 de octubre 2019 - Domingo 28º durante el año - Ciclo C

-Domingo 20 de octubre 2019 - Domingo 29º durante el año - Ciclo C
-Domingo 27 de octubre 2019 - Domingo 30º durante el año - Ciclo C
-Viernes 1 de noviembre - Solemnidad de todos los santos
-Sábado 2 de noviembre - Solemnidad de todos los fieles difuntos
-Domingo 3 de noviembre 2019 - Domingo 31º durante el año - Ciclo C
canciones
ir a guiones
volver | subir
1

Domingo 6 de octubre de 2019 / 27º Domingo Ordinario - Ciclo C

¿Calla Dios frente al sufrimiento de los pobres, el dolor de la enfermedad o el llanto por la muerte?
Pregunta de difícil respuesta, que puede convertirse en tentación (Salmo)

Pero en la fidelidad del creyente se encuentra la empecinada esperanza de quien sabe que a pesar de que la justicia es largamente esperada, vendrá seguramente. (1a.lectura).

Es esa confianza que se expresa en la piedad popular de tantos varones y mujeres que en este tiempo peregrinan a los santuarios diseminados en la geografía religiosa de nuestra tierra.

Por eso es posible el canto, la aclamación y la confianza del pueblo que se reconoce conducidos por Dios (Salmo)
La comunidad celebra el perdón del arrepentido, pide el aumento de la fe y con la sencillez de los servidores, atiende la mesa del Señor oculto en cada una de las necesidades de los pobres. (Evangelio)

Podemos hacerlo porque el Espíritu Santo que Dios nos ha dado y habita en nosotros, es espíritu “de fortaleza, de amor y de sobriedad”, (2a.lectura), tan necesario para el discernimiento que plantea el Sínodo especial que se desarrollará durante el mes de octubre con el tema: “Amazonía, nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral".

BIENVENIDA

Celebramos la eucaristía porque somos el pueblo que Dios apacienta, las ovejas conducidas por su mano.

ANTES DE LAS LECTURAS

Una frase del salmo nos invita a estar atentos a la Palabra: “Ojala hoy escuchen la voz del Señor: No endurezcan su corazón”.

Lecturas bíblicas: Habacuc 1,2-3;2,2-4; Salmo 94,1-2,1-2.6-9; 2 Timoteo 1,6-8.13-14; Lucas 17,3b-10

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Espíritu Santo, habita en nosotros

-Por el Sínodo de Obispos que se desarrollará durante el mes de octubre, con el tema Amazonía, nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral". Oremos…

-Por la intención de los Obispos argentinos: que durante este mes misionero extraordinario se renueve la pasión por anunciar a Cristo más allá de las fronteras. Oremos…

-Por quienes en este tiempo marchan en las peregrinaciones, para que encuentren en los Santuarios ámbitos dónde expresar su arrepentimiento y recibir la gracia del perdón. Oremos…

-Por los que participamos hoy en esta eucaristía, para seamos sencillos servidores que obramos impulsados por el amor. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Somos simples servidores que queremos preparar la mesa del Señor.

Nuestro principal servicio es el amor.

COMUNIÓN

A pesar de ser simples servidores, el Señor nos invita a su mesa, porque él quiere manifestarnos su amor.

Cantamos...

DESPEDIDA

El mensaje que recibió Timoteo es también para cada uno de nosotros: “Toma como norma las saludables lecciones de fe y de amor a Cristo Jesús que has escuchado...”

Nos despedimos cantando...

volver | subir

liturgia

Domingo 13 de octubre 2019 / 28º Domingo Ordinario - Ciclo C

La persona de Naamán, un extranjero sirio que quiere llevar “tierra santa” para presentar sus ofrendas al Señor por haber sido curado de la lepra, (1a. lectura), así como el samaritano que vuelve a dar gracias a Jesús por la curación de la lepra (Evangelio) muestran señales de que el mensaje de Dios ha de llegar a todos los pueblos.

La carta Timoteo sintetiza esa “buena noticia” que el misionero ha de predicar con su palabra y su vida: “Jesucristo resucitó de entre los muertos” para que los hombres “alcancen la salvación que está en Él y participen de la gloria eterna” porque “la palabra de Dios no se encuentra encadenada”. (2a.lectura)

Así es que el mensaje de salvación no queda encerrado en ninguna frontera, rompe moldes culturales y busca tocar la raíz de todos los pueblos.

Además “es significativo que Naamán y el samaritano sean dos extranjeros. Cuántos extranjeros, e incluso personas de otras religiones, nos dan ejemplo de valores que nosotros a veces olvidamos o descuidamos. El que vive a nuestro lado, tal vez despreciado y discriminado por ser extranjero, puede en cambio enseñarnos cómo avanzar por el camino que el Señor quiere.” (Francisco, 9.10.16)

Si en el simbolismo bíblico, la lepra aparece como representación del pecado, el hecho de la curación trasciende a Naamán y al samaritano, ambos extranjero con respecto al pueblo judío, para mostrar la gracia de la liberación que obtiene la fe a todo varón o mujer que quiera aceptarla.

Esa es la clave de la evangelización y así lo celebramos hoy, Domingo de las Misiones, a lo largo de este mes misionero extraordinario y mientras se desarrolla el Sínodo especial que trata el tema: “Amazonía, nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral".

Porque “los confines de la tierra han contemplado el triunfo de nuestro Dios. Aclamen al Señor toda la tierra, prorrumpan con cantos jubilosos” (Salmo)

De este modo, también los habitantes del continente latinoamericano, al recordar en estos días que entre luces y sombras llegaron los primeros misioneros para anunciarnos a Jesucristo, podemos reconocernos como los “extranjeros” en quien se obró el milagro.

¿Cómo agradecerlo?

“América Latina...mañana podrá extender su sublime vocación misionera más allá de sus fronteras”. (Puebla)

Todos somos “discípulos misioneros” (Aparecida)

BIENVENIDA

Estamos reunidos en el día conocido como “el Domingo de las Misiones”.
El mensaje de Jesús llega a todos los pueblos por la tarea de tantos hombres y mujeres que lo anuncian más allá de las fronteras.

Nuestra alabanza se convierta en acción de gracias por la fe que nos transmitieron los primeros misioneros que llegaron a América y por la que recibimos nuestros hogares con la sencillez misionera de nuestras familias.

ANTES DE LAS LECTURAS

La palabra de Dios no está encadenada.

Es palabra de sanación, justicia y libertad.

Lecturas bíblicas: 2 Reyes 5,10.14-17; Salmo 97,1-4; 2 Timoteo 2,8-13; Lucas 17,11-19.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Señor

-Unidos a la intención evangelizadora del Papa en esta Jornada Mundial de las Misiones, que el soplo del Espíritu Santo suscite una nueva primavera misionera en la Iglesia. Oremos…

-Unidos a quienes participan del Sínodo especial que trata el tema “Amazonía, nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral". Oremos…

-Unidos a las intenciones de los inmigrantes que llegan a nuestro país, que no sientan extraños, sino hermanados en la tierra común. Oremos…

-Unidos a los que sufren la soledad y la marginación por la enfermedad del Sida, para que encuentren compañía en nuestras comunidades y la salvación en Jesucristo. Oremos…

-Unidos en la oración común, para que, como el sirio Naamán, y el samaritano curado, seamos agradecidos por la fe que hemos recibido. Oremos...

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

La presentación de los dones prepara la mesa dónde celebraremos nuestra acción de gracias, nuestra eucaristía.

COMUNIÓN

La comunión nos une para cumplir la misión de reunir en un solo pueblo a todas las naciones de la tierra. La mesa de la Eucaristía es la mesa de los discípulos, misioneros y misioneras de Jesús.

Cantamos...

DESPEDIDA

Hemos dado gracias, hemos celebrado la eucaristía.

Hemos recibido el don de la fe que nos salva para que la anunciemos, con fuerza misionera, más allá de las fronteras.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

Domingo 20 de octubre de 2019 / 29º Domingo del tiempo ordinario - Ciclo C

En la 1ª. Lectura se relata que “Aarón y Jur hicieron sentar a Moisés en una piedra y mantenían sus brazos levantados, hasta la victoria final. Este es el estilo de vida espiritual que nos pide la Iglesia: no para vencer la guerra, sino para vencer la paz.

En el episodio de Moisés hay un mensaje importante: el compromiso de la oración necesita del apoyo de otro. El cansancio es inevitable, y en ocasiones ya no podemos más, pero con la ayuda de los hermanos nuestra oración puede continuar, hasta que el Señor concluya su obra. “(Francisco, 16.10.3016).

En sus escritos, los Padres de la Iglesia vieron en esta escena la figura de Jesucristo crucificado, que con los brazos en alto, logra el triunfo definitivo de la humanidad.

Esperar sin desanimarse.
¿Esperar hasta cuándo?

Hasta el último día de la historia de los hombres, cuando Cristo Jesús, que ha de juzgar a los vivos y a los muertos aparezca en el día definitivo de su “Manifestación y de su Reino “ (2a.lectura), porque Dios “en un abrir y cerrar de ojos hará justicia” (Evangelio)

La oración es engancharse en un Dios que no se ha dormido (Salmo), sino que, rico de tiempo espera el encuentro con todos. Y los más lejanos parecen demorarse.

“Jesús afirma que si aquel juez injusto le hace justicia a la viuda debido a su insistencia, con mayor razón el Padre celestial escuchará los ruegos de los discípulos y les hará justicia cuanto antes. Pero tiene que ser perseverantes en la oración. Y para perseverar en ella es necesario tener fe.

Por eso Jesús hace una pregunta que inquieta a sus discípulos: ¿Habrá alguien con tanta fe para seguir insistiendo por un mundo justo hasta la venida gloriosa de Jesucristo confiando en la oración y desterrando toda violencia y venganza?

La pregunta de Jesús no era sólo para los discípulos de entonces, sino también para nosotros, los discíp7los de hoy: si él ahora viene ¿encontrara´ fe en mí?.” (L. Rivas: Comentario en el la Biblia de la Iglesia en América)

“Un recuerdo hoy a estas mujeres que con su actitud nos dan un verdadero testimonio de bien, de valentía, de poder de la oración. Un recuerdo a ellas. Luchar, rezar siempre ¡Pero no para convencer al Señor a fuerza de palabras! ¡Él sabe mejor que nosotros qué necesitamos! Más bien la oración perseverante es expresión de la fe en un Dios que nos llama a combatir con Él, cada día, en cada momento, para vencer al mal con el bien.

Hoy en Argentina se celebra el día de la madre. Dirijo un saludos a las madres de mi tierra.” (Francisco, Angelus del 20.10.2013)

BIENVENIDA

Todos los domingos anunciamos la muerte del Señor y proclamamos su resurrección, hasta que vuelva.
¿Cuándo volverá? Esperar sin desanimarse es la consigna.
Como la insistencia en la oración en la que decimos ¡Venga a nosotros tu reino!

Como la persistencia de las madres, que recordamos en este día, empecinadas en llevar adelante la vida de su familia y de sus hijos.

ANTES DE LAS LECTURAS

Las lecturas de las Sagradas Escrituras pueden darnos la sabiduría que conduce a la salvación.

Toda escritura está inspirada por Dios y es útil para enseñar y para argüir, para corregir y para educar en la justicia.

Lecturas bíblicas: Éxodo 17,8-13; Salmo 120,1-8; 2 Timoteo 3,14—4,2; Lucas 18,1-8.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Te lo pedimos Padre, con la insistente confianza que nos enseñó Jesús.

-Por la Iglesia, comunidad orante que pide la justicia que viene del Padre del Cielo. Oremos…

-Por los jueces que tienen la delicada tarea de administrar la justicia como uno de los Poderes de la Nación. Oremos…

-Por los que participaremos de las elecciones del próximo domingo, para que nuestro voto refleje nuestro compromiso ciudadano por el bien común y la justicia social. Oremos…

-Por los que viven desalentados, y sin ánimo, porque parecen haber perdido la esperanza. Oremos…

-Por las madres que hoy están entre nosotros, las que no han podido venir y por las que ya han partido hacia la casa del Padre. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

La presentación de los dones es por la oración.
Nada se pide en ella.

Pero dos veces se alaba al Padre que hará justicia: “Bendito seas, Señor, Dios del Universo”

COMUNIÓN

Nos preparamos a la comunión pidiéndole al Padre que venga su reino para que su justicia se haga realidad en la tierra como ya se cumple en el cielo.

La invitación al banquete del Pan de Vida es su respuesta, mientras esperamos la gloriosa manifestación de Jesucristo.

Cantamos...

DESPEDIDA

Somos llamados a orar a nuestro Padre del cielo.
Somos llamados a construir la civilización del amor en la tierra.
¿De dónde nos vendrá la ayuda?

La ayuda nos viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra.

Nos despedimos cantando...

 
volver | subir
liturgia

Domingo 27 de octubre de 2019 / 30º Domingo del tiempo Ordinario - Ciclo C

La parábola del fariseo que se comparaba con el publicano para auto alabarse, en contraposición con quien si consideraba un pecador, se dirigía a un auditorio bien definido: “algunos que se tenían por justos y despreciaban a los demás” (Evangelio)

Los fariseos eran hombres muy religiosos y orantes. Pero en este caso, su oración sólo se dirige a Dios para agradecerle lo qué es él en comparación con todos los demás hombres. Los discrimina y ni siquiera se hace solidario pidiendo por los otros. Se siente seguro y “justo”.

A la inversa, el publicano se reconoce en su realidad de “pecador” y pide la piedad porque se sabe necesitado de Dios. En él actuará la justicia de Dios que en su misericordia hace que vuelva “a su casa justificado”

“También en el catolicismo puede infiltrarse la tentación del fariseísmo, de creer en el poder de las propias obras al margen de la gracia de Dios, de hacer una oración vacía; de cumplir con prácticas de piedad. Incluso la Eucaristía – que sólo sirven para mirar solamente nuestro yo.

La oración del publicano, por vocación hombre alejado de su pueblo, vendido a los romanos, explotador de los pobres, es sin embargo, acogida.

Lo que Jesús quiere enseñarnos es que todo hombre puede encontrar la salvación, que es un don gratuito de la misericordia del Padre” (Orientaciones para las homilías de la Comisión Episcopal para el Jubileo 2000).
La oración del humilde tiene confianza a pesar de su situación.

Pero sobre todo el Señor es el Justo Juez que no discrimina y escucha la súplica del “oprimido, del huérfano, de la viuda” (1ª. Lectura), “está cerca del que sufre y salva a los que están abatidos” (Salmo) y que actuará sobre “todos los que hayan aguardado con amor su manifestación” (2ª. Lectura).

“Así lo muestra Pablo en prisión y ante los tribunales. Él es el pobre que no tiene ya ninguna perspectiva terrena, porque su muerte es inminente, y que sin embargo «ha combatido bien su combate», no sólo cuando era libre, sino también ahora, en su pobreza actual, pues todos le han abandonado.

Pero su autodefensa ante el tribunal se convierte precisamente en su último y decisivo «anuncio», el mensaje que oirán «todos los gentiles».

Al dar gloria sólo a Dios (como el publicano en el templo), el Señor le «salvará y le llevará a su reino del cielo».

El publicano que sube al templo a orar queda «justificado», Pablo recibe la «corona de la Justicia», y ciertamente, como él mismo repitió incansablemente, no de su propia justicia, sino de la justicia de Dios” (2ª Lectura – Hans Urs von Balthasar: Luz de la Palabra).

BIENVENIDA

¿Estamos aquí reunidos porque nos consideramos justos, buenos y santos?

Si la respuesta fuese afirmativa no tendría sentido que en el rito penitencial digamos: “Antes de celebrar estos misterios, reconozcamos nuestros pecados”.

ANTES DE LAS LECTURAS

El mensaje del Señor llega a todos los pueblos.

También llega a nosotros.

Lecturas bíblicas: Eclesiástico 35,12-14.16-18; Salmo 33,2-3.17-19.23; 2Timoteo 4,6-8.16-18; Lucas 18,9-14.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Escucha Señor y ten piedad de nosotros.

-Por la Santa Iglesia, comunidad pecadores. Oremos…

-Por las autoridades que surgirán de estas elecciones, para que se comprometan a trabajar por mejorar la condición de vida de los pobres, la justicia social y el bien común de la Patria. Oremos…

-Por los que sufren a causa de creernos superiores, despreciando a los demás. Oremos…

-Por nosotros, que queremos orar como el publicano de la parábola. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Presentamos los dones con la sencillez y la humildad de rendir el culto que agrada al Señor.

COMUNIÓN

Hemos preparado a la comunión pidiéndole al Cordero de Dios que tenga piedad de nosotros.
¿Somos dignos de recibir al Señor?

No somos dignos, pero su palabra nos salva y nos invita a su Cena.

ENVÍO

Cristo nos ha reconciliado con el Padre y entre nosotros. Que pueda decir de nosotros, como del publicano al salir del Templo: “Volvió a su casa justificado”.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

Viernes 1 de noviembre de 2019 / Solemnidad de todos los santos

LLAMADOS A SER SANTOS Y SANTAS EN LA VIDA COTIDIANA

“La liturgia nos invita a compartir el gozo celestial de los santos, a gustar su alegría. Los santos no son una exigua casta de elegidos, sino una muchedumbre innumerable, hacia la que la liturgia nos exhorta hoy a elevar nuestra mirada.

En esa muchedumbre no sólo están los santos reconocidos de forma oficial, sino también los bautizados de todas las épocas y naciones, que se han esforzado por cumplir con amor y fidelidad la voluntad divina. De gran parte de ellos no conocemos ni el rostro ni el nombre, pero con los ojos de la fe los vemos resplandecer, como astros llenos de gloria, en el firmamento de Dios.

El autor del libro del Apocalipsis los describe como una muchedumbre inmensa, que nadie podría contar, de toda nación, raza, pueblo y lengua (1ª lectura).

Este pueblo comprende los santos del Antiguo Testamento, desde el justo Abel y el fiel patriarca Abraham, los del Nuevo Testamento, los numerosos mártires del inicio del cristianismo y los beatos y santos de los siglos sucesivos, hasta los testigos de Cristo de nuestro tiempo.

A todos los une la voluntad de encarnar en su vida el Evangelio, bajo el impulso del eterno animador del pueblo de Dios, que es el Espíritu Santo.

El apóstol san Juan observa: Miren qué amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos! (2ª.lectura) Por consiguiente, es Dios quien nos ha amado primero y en Jesús nos ha hecho sus hijos adoptivos.

En nuestra vida todo es don de su amor. ¿Cómo quedar indiferentes ante un misterio tan grande? ¿Cómo no responder al amor del Padre celestial con una vida de hijos agradecidos? En Cristo se nos entregó totalmente a sí mismo, y nos llama a una relación personal y profunda con él.

Dice Jesús: "Bienaventurados los pobres de espíritu, los que lloran, los mansos, los que tienen hambre y sed de justicia, los misericordiosos, los puros de corazón, los artífices de paz, los perseguidos por causa de la justicia" (Evangelio).

En realidad, el bienaventurado por excelencia es sólo él, Jesús. En efecto, él es el verdadero pobre de espíritu, el que llora, el manso, el que tiene hambre y sed de justicia, el misericordioso, el puro de corazón, el artífice de paz; él es el perseguido por causa de la justicia.

Las Bienaventuranzas nos muestran la fisonomía espiritual de Jesús y así manifiestan su misterio, el misterio de muerte y resurrección, de pasión y de alegría de la resurrección. Este misterio, que es misterio de la verdadera bienaventuranza, nos invita al seguimiento de Jesús y así al camino que lleva a ella.” (Benedicto XVI: Fragmentos de la Homilía del 1º de Noviembre del 2006).

BIENVENIDA

En esta Solemnidad de Todos los Santos y de Todas las Santas recordamos las palabras con las que Benedicto XVI comenzó esta celebración:

"Queridos hermanos y hermanas, hoy contemplamos el misterio de la comunión de los santos del cielo y de la tierra.

No estamos solos; estamos rodeados por una gran nube de testigos: con ellos formamos el Cuerpo de Cristo, con ellos somos hijos de Dios, con ellos hemos sido santificados por el Espíritu Santo.

El glorioso ejército de los santos intercede por nosotros ante el Señor; nos acompaña en nuestro camino hacia el Reino y nos estimula a mantener nuestra mirada fija en Jesús, nuestro Señor, que vendrá en la gloria en medio de sus santos.

ANTES DE LAS LECTURAS

La Palabra de Dios es un estímulo a la plena confianza en que hemos sido creados para la Vida y la felicidad definitiva.
Seguir el camino de Jesús es entrar en su escuela de alegría y de santidad.

“Somos un pueblo que camina y juntos caminando queremos alcanzar, otra ciudad que no se acaba, ciudad de amor y eternidad.”

Lecturas bíblicas: Apocalipsis 7,2-4.9-14; Salmo 23,1-6; 1 Juan 3,1-3; Mateo 4,25—5,12

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Padre nuestro

-Por la Iglesia que  en nuestro país, que te pide por la santificación del pueblo argentino y la glorificación de sus siervos de Dios. Oremos…

-Por los hombres y mujeres del mundo especialmente los responsables de la política y la economía para que no cesen en su empeño de proteger la creación, cuidando su ecología. Oremos…

-Por  las intenciones de los enfermos, los desocupados, los que viven tristes y angustiados, para que encuentren solidaridad, cariño y compañía. Oremos…

-Por cada uno de nosotros, para que descubramos el sencillo camino de santidad en la vida cotidiana. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Presentamos el pan que será Pan de Vida.
Presentamos el vino que será bebida de salvación.

Son los dones humanos que serán para nosotros anticipo del banquete pascual de todos los santos y las santas junto al Señor resucitado.

COMUNIÓN

En la comunión recibimos el Cuerpo y la Sangre del Señor Resucitado. Él nos dijo: “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día”.

Esta es la mesa de los peregrinos y peregrinos de la tierra que esperamos el banquete definitivo en la comunión de las santas y de los santos, resucitados en la vida perdurable.

Cantamos...

DESPEDIDA

Nos bendice el Dios de la Vida, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Nos despedimos con la esperanza de encontrarnos un día, con todos los santos y las santas,   junto al Señor Resucitado.

Nos despedimos cantando...

volver | subir

Sábado 2 de noviembre de 2019 / Solemnidad de todos los fieles difuntos

UNIDOS EN LA COMUNIÓN DE LOS SANTOS

La Conmemoración de los Fieles Difuntos es una ocasión de manifestación de la religiosidad popular, según distintas tradiciones, culturas y sensibilidades.

Los textos bíblicos, las oraciones y los cantos que la liturgia propone para este día van introduciendo en una realidad intangible resumida en una expresión de la fe: “creo en la resurrección de los muertos”

¿Por qué si Dios estableció un compromiso con los hombres y mujeres concretos  y si quiso compartir en Jesucristo un tiempo determinado de nuestra historia, permitirá que cada persona, nacida de un chispazo de su amor, se apague definitivamente en la nada?

La Eucaristía nos une a quienes  no están visiblemente con nosotros y nos alienta a reconocer el destino definitivo de todos los vivientes.

Una cadena solidaria recorre en misteriosa unión a quienes ya se encuentran en la plenitud de la vida, a quienes experimentan el proceso de purificación definitiva y a quines vislumbramos anticipos que se expresan en fórmulas precisas: “Creo en la comunión de los santos, la resurrección de la carne y la vida perdurable”.

BIENVENIDA

Hoy recordamos a todos nuestros queridos difuntos y difuntas.

Ellos y nosotros esperamos reunirnos, finalmente, junto a Jesús Resucitado, el vencedor definitivo del mal y de la muerte.

ANTES DE LAS LECTURAS

La Palabra de Dios es un estímulo a la plena confianza en que hemos sido creados para la Vida y la felicidad definitiva. Del Amor salimos y al Amor esperamos llegar.

Lecturas bíblicas: Sabiduría 3,1-6.9; Salmo 129; 1 Corintios 15,51-57; san Juan 11,21-27

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Dios de la Vida

-Por la Iglesia, familia de los creyentes en Jesús, llamados a dar testimonio de su fe ante la dura realidad de la muerte. Oremos…

-Por quienes han muerto a causa de la enfermedad, los accidentes, las violencias, la persecución religiosa,  el transcurso de los años o la entrega heroica a sus hermanos. Oremos…

-Por las intenciones de todos los que en este día recuerdan a los difuntos queridos, para que encuentren consuelo y esperanza afirmados en la fe en Jesucristo, el Señor Resucitado. Oremos…

-Por nuestros queridos difuntos y difuntas, para que sean introducidos  en el reino de la serenidad, la alegría y la paz. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Presentamos el pan que será Pan de Vida. Presentamos el vino que será bebida de salvación.

Son dones humanos que serán para nosotros anticipo del banquete pascual junto al Señor resucitado.

COMUNIÓN

En la comunión recibimos el Cuerpo y la Sangre del Señor Resucitado. Él nos dijo: “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día”.

Cantamos...

DESPEDIDA

Nos bendice el Dios de la Vida, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Nos despedimos con la esperanza de encontrarnos un día, con todos nuestros difuntos, unidos junto al Señor Resucitado.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

Domingo 3 de noviembre de 2019 / 31º Domingo del tiempo Ordinario - Ciclo C

El Señor ama todo lo que existe, sobre todo ama la vida y busca a sus hijos (1a.lectura)

Por eso el Salmo canta su bondad, su ternura y su fidelidad.

Pero su compromiso se revela en Jesucristo, que “vino buscar y a salvar lo que estaba perdido”.

Para mostrarlo el Evangelio describe su actitud frente Zaqueo, el hombre enriquecido en la cobranzas de impuestos para los odiados romanos.

Sus gestos son sobrios: mira a quien está subido al árbol, lo llama por su nombre y se aloja en su casa.

La intensidad del encuentro con Jesús lo devuelve a la experiencia de reparar, solidarizarse y volver a ser considerado “hijo de Abraham”

“Dios no excluye a nadie, ni a pobres y ni a ricos. Dios no se deja condicionar por nuestros prejuicios humanos, sino que ve en cada uno un alma que hay que salvar, y le atraen especialmente aquellas almas que son consideradas perdidas y que así lo creen ellas mismas. Jesucristo, encarnación de Dios, ha demostrado esta inmensa misericordia, que no le quita nada a la gravedad del pecado, sino que busca siempre salvar al pecador, ofrecerle la posibilidad de rescate, de volver a comenzar, de convertirse.

En otro pasaje del Evangelio, Jesús afirma que es muy difícil para un rico entrar en el Reino de los cielos (Cf. Mateo 19, 23). En el caso de Zaqueo, vemos precisamente que lo que parece imposible se realiza: - Él entregó su riqueza e inmediatamente quedó sustituida por la riqueza del Reino de los cielos - comenta san Jerónimo en la Homilía sobre el Salmo 83, 3.” (Benedicto XVI, 31.10.2010)

“La fe hará que Zaqueo deje de ser un vendepatrias al servicio propio y del imperio y pase a ser ciudadano de Jericó, estableciendo relaciones de justicia y solidaridad con sus conciudadanos” (Jorge M. Bergoglio, hoy Papa Francisco- 25.08.2011)

Como Zaqueo y tantos otros, Jesús nos mira, nos llama y quiere venir a nosotros, para reconocernos hijos e hijas de su Padre.

Por eso podemos pedir, como lo dice la Carta a la comunidad de Tesalónica que el mismo Dios nos haga dignos de su llamado y lleva a término en cada uno, con su poder, todo propósito y toda acción que se inspira en la fe. (2a.lectura)

BIENVENIDA

Jesús quiere mostrar el amor de su Padre y nos invita a su Eucaristía..
Nos busca hasta el lugar y el estado en que nos encontremos.
No le importa la opinión de los demás.

Él viene a buscar y a salvar lo que estaba perdido.

ANTES DE LAS LECTURAS

La Palabra llega a nuestros oídos.

Jesús, la Palabra de Dios hecha carne, quiere alojarse en nuestros corazones para cambiarnos la vida.

Lecturas bíblicas: Sabiduría 11,22—12.2; Salmo 144,1-2.8-11.13c-14; 2 Tesalónica 1,11—2,2; Lucas 19,1-10

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Señor, que amás la vida

-Por la Iglesia, que recibió de Jesucristo la misión de anunciar la ternura y la fidelidad que viene de Vos. Oremos…

-Por los que tienen la responsabilidad de distribuir los bienes con justicia y preferencia hacia los más pobres. Oremos…

-Por los que esperan una palabra o un gesto que les permita encontrarse con Jesús. Oremos…

-Por nosotros, que hemos celebrado a Todos los Santos y Santas y recordado a los queridos difuntos que han peregrinado hacia tu casa de Padre. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Los dones que acompañan el pan y el vino pueden ser abundantes como los que repartió Zaqueo o las pequeñas contribuciones que se comparten en las comunidades más pobres.

Pero si se presentan con buen propósito, inspirado en la fe, tienen la enorme riqueza de que el Nombre del Señor Jesús es glorificado en nosotros, y nosotros en Él.

COMUNIÓN

Jesús quiere alojarse en nuestro corazón.

Como Zaqueo, nosotros lo vamos a recibir con alegría.

Cantamos...

DESPEDIDA

Así lo cree el pueblo que en esta semana ha recordado a los queridos difuntos y continuará rogando para que se encuentren en la alegre presencia del Señor Resucitado.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
publicidad
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
1
barrita
vocacional
barrita
gonzalez
barrita
vivienda
barrita
teologia
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-4333 - revista@familiacristiana.org.ar