ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
Por Pbro. Eduardo A. González.
volver

GUIONES LITÚRGICOS PARA EL MES DE AGOSTO 2019

   
-Domingo 4 de agosto 2019 - Domingo 18º durante el año - Ciclo C

-Domingo 11 de agosto 2019 - Domingo 19º durante el año - Ciclo C

-Jueves 15 de agosto 2019 - Solemnidad de la Asunción de la Virgen María
-Domingo 18 de agosto 2019 - Domingo 20º durante el año - Ciclo C
-Domingo 25 de agosto 2019 - Domingo 21º durante el año - Ciclo C
-Viernes 30 de agosto 2019 - Fiesta de Santa Rosa de Lima
-Domingo 1 de septiembre 2019 - Domingo 22º durante el año - Ciclo C
canciones
ir a guiones
volver | subir
1

Domingo 4 de agosto de 2019 / 18º Domingo Ordinario - Ciclo C

La liturgia de este domingo une diferentes textos para preguntarse por el sentido de la vida,  y sobre todo del riesgo de la avaricia y la acumulación de las riquezas.

¿Qué le reporta el hombre todo su esfuerzo y todo lo que busca afanosamente bajo el sol? (1a lectura).

¡Cuidado con la avaricia, que es una forma de idolatría! (2a.lectura).

Pobre es el que acumula riquezas para sí y no es rico a los ojos de Dios. (Evangelio)

¿Cómo obtener esa riqueza?.. ¿Dónde encontrar  los bienes definitivos que esperamos? (2a.lectura).

¿Qué cálculos debemos hacer? El Salmo le pide al Señor: “Enséñanos a calcular nuestros años, para que nuestro corazón alcance la sabiduría”, que es lo opuesto a la “insensatez”.

La parábola del hombre que imagina que puede acumular sin límites es el modelo del insensato. “Este hombre olvida su condición humana y no cree que debe darse lo que sobre a los pobres: los graneros no podían contener la abundancia de los frutos, pero el alma avara nunca se ve llena…

¿No serás acaso usurpador, creyendo que es tuyo lo que recibiste para distribuirlo?

Es el pan del hambriento el que tú tienes, el vestido del desnudo lo que guardas en tu guardarropa, la plata que atesoras pertenece al necesitado, cometes tantas injusticias cuantas son las cosas que puedes dar.” ( Obispo San Basilio en el año 370)

La actualidad de este relato se puede encontrar en el comentario que Ratzinger-Benedicto XVI  hace del Sermón de la Montaña: “Ante el abuso del poder económico, de las crueldades del capitalismo que degrada al hombre a la categoría de mercancía, hemos comenzado a comprender mejor el peligro que supone la riqueza y a entender de manera nueva lo que Jesús quería decirnos al prevenirnos ante ella, ante el dios mamón, que destruye al hombre estrangulando despiadadamente con sus manos una parte del mundo.... En una palabra, la verdadera moral de cristianismo es el amor. Y éste, obviamente, se opone al egoísmo, es un salir de un mismo, pero precisamente de este modo como el hombre se encuentra consigo mismo” (Jesús de Nazaret, pag. 127-129).

"Lo que manda hoy no es el hombre, es el dinero: ¡el dinero y la riqueza son los que mandan!. Y Dios, nuestro Padre, no ha dado el cometido de cuidar la tierra al dinero, sino a nosotros: a los hombres y las mujeres. ¡Somos nosotros los que tenemos este encargo!. Sin embargo, los hombres y las mujeres son sacrificados a los ídolos de la explotación y del consumo: es la cultura del descarte. Si en muchas partes del mundo hay niños que no tienen nada para comer, eso no es noticia, ¡es una cosa normal! ! Se convierte en una cosa normal: que haya personas sin hogar que mueren de frío por la calle. Eso no es noticia, pero que la Bolsa de algunas ciudades baje diez puntos, es una tragedia. Así, las personas son descartadas, como si fuéramos desperdicios. ¡Esto no puede continuar así! (Francisco - Catequesis del 5.06.2013).

De ahí nuestra responsabilidad de votar con seriedad en la selección de candidatos que se nos propone en las PASO del próximo domingo.

“Cuando se manifiesta Cristo, que es la esperanza de ustedes, entonces también aparecerán ustedes con Él, llenos de gloria” (2ª. Lectura)  ¡Es la gloria del amor!

BIENVENIDA

Vamos a celebrar la Misa, liturgia del pueblo de Dios.

“Nuestra fe en la Eucaristía nos interpela a renovar con urgencia las estructuras políticas, económicas y sociales para lograr una mayor comunión que haga posible repartir y compartir de un modo más justo y solidario los bienes que Dios nos ha dado a los argentinos” ( del Documento de Preparación del X Congreso Eucarístico Nacional).

ANTES DE LAS LECTURAS

¿Cuánto tiempo vamos a vivir?
¿Quién puede asegurar la vida de un hombre?
¿Cuáles son sus bienes definitivos?
¿Cómo ser ricos a los ojos de Dios?

La palabra de Dios responde a nuestro pedido: “Enséñanos a calcular nuestros años para que nuestro corazón alcance la sabiduría”.

Lecturas bíblicas: Eclesiastés 1,2;2,21-23; Salmo 89,3-6.12-14.17; Colosenses 3,1-5.9-11, Lucas 12,13-21

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Dios rico en amor

-Por la  Iglesia, para que sus bienes sean compartidos en el servicio evangelizador y en la promoción social. Oremos…

-Por los responsables de la economía, para que puedan crear riqueza que sea distribuida con justicia entre todos los hombres y mujeres de la tierra. Oremos…

-Por los que corren el peligro de la avaricia, para que encuentren la alegría del compartir tiempo, talentos y bienes. Oremos…

-Por los sacerdotes, al recordar a San Juan María Vianney, para que sean siempre “pastores con olor a oveja”. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

“Nuestra colaboración con la Eucaristía debería expresarse en un firme compromiso por la unidad en la justicia, de manera que las diferentes ideas y los esfuerzos variados confluyan en un proyecto que beneficie a todos y, en primer lugar a los más pobres, desocupados e indigentes” ( del Documento de Preparación del X Congreso Eucarístico Nacional). Esa colaboración y esos esfuerzos son también dones que presentamos en la Misa.

COMUNIÓN

En un país de mayoría cristiana, la falta de pan en las mesas de los pobres es un doloroso escándalo que debería movilizarnos con mayor pasión y empeño. En la primitiva comunidad  cristiana, que partía el pan eucarístico, también se compartía el pan de la mesa.

La comunión era real en todo sentido, porque la comunión eucarística se reflejaba en la comunión fraterna efectiva, en los bienes compartidos” ( del Documento de Preparación del X Congreso Eucarístico Nacional).

Cantamos...

DESPEDIDA

“Nuestra adoración a Jesús en la Eucaristía se hará plena cuando actuemos de tal manera que la gracia que mana del Sacramento pueda manifestarse gloriosamente en una Patria más creyente, unida, justa y solidaria, cuya identidad sea la pasión por la verdad y el compromiso por el bien común” ( del Documento de Preparación del X Congreso Eucarístico Nacional).

Nos despedimos cantando...

volver | subir

liturgia

Domingo 11 de agosto 2019 / 19º Domingo Ordinario - Ciclo C

Los israelitas que “esperan en el Señor, ayuda y escudo” (Salmo), Dios de la libertad los impulsa a “establecer de común acuerdo esta ley divina: que compartirían igualmente los mismos bienes y los mismos peligros. (1a.lectura)
La Carta a los Hebreos descubre que esa mirada de la fe de Abraham, de Sara y de todos los Padres del pueblo lleva a aspirar por una patria mejor “nada menos que la celestial” (2a.lectura)

Ese destino luminoso se prepara en esta tierra, compartiendo los bienes y esperando la venida del Señor. (Evangelio)

Así lo decimos en el Padre Nuestro:¡Venga a nosotros tu Reino!. En el recitado dentro de la Misa lo reforzamos “mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo. Y después de la consagración eucarística lo proclamamos el sacramento de nuestra fe: ¡Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección, ven Señor Jesús!

La esperanza no es motivo para la haraganería. De nada sirve que descuidemos la justicia, la fraternidad o el mundo de los marginados. También estamos destinados al trabajo solidario.

“Se equivocan los cristianos que, pretextando que no tenemos ciudad permanente, pues buscamos la futura, consideran que pueden descuidar las tareas temporales, sin darse cuenta que la propia fe es motivo que les obliga al más perfecto cumplimiento de todas ellas, según la vocación personal.” (Concilio Vaticano II)

BIENVENIDA

En la Cena del Señor anunciamos su muerte y proclamamos su resurrección, hasta que vuelva.

Mientras tanto, buscamos realizar en nuestra patria de la tierra un anticipo del reino de los cielos.

ANTES DE LAS LECTURAS

Las lecturas de la Biblia refuerzan la esperanza a la que somos llamados.
Los varones y mujeres del Antiguo Testamento esperaron como peregrinos de la tierra.

Nosotros somos los herederos de la esperanza y nuestra fe es la plena certeza de las realidades que no se ven.

Lecturas bíblicas: Sabiduría 18,5-9; Salmo 32,1.12.18.20.22; Hebreos 11,1-2.8-19, Lucas 12,32-48

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Te  pedimos, Señor, con fe y esperanza

-Por el pueblo de Dios, para que pueda compartir bienes, dones y tiempo. Oremos…

-Por los que han perdido su fe o su esperanza. Oremos…

-Por nuestras comunidades, que trabajan y peregrinan esperando la manifestación de los cielos nuevos y la tierra nueva. Oremos…

-Por las intenciones de los Obispos argentinos: que en el país crezcamos en la cultura del trabajo y seamos capaces de generar ambientes laborales saludables y puestos dignos para todos. Oremos…

-Por los candidatos que surgirán de las elecciones de este domingo, para que la campaña electoral se realice sin promesas mentirosas y con propuestas posibles y  respeto democrático. Oremos...

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

“En el cuerpo glorioso de Jesús resucitado ya ha comenzado a ser realidad la renovación del universo, objeto de la esperanza cristiana.

Porque el Señor dejó a los suyos prenda de tal esperanza y alimento para el camino en aquel sacramento de la fe en el que los elementos de la naturaleza, cultivados por el hombre se convierten en el cuerpo y sangre gloriosos con la cena de la comunión fraterna.” ( del Documento de Preparación del X Congreso Eucarístico Nacional).

COMUNIÓN

“Al comer el cuerpo del Señor, los fieles entran en comunión con todo el universo y se comprometen a manifestar en su vida cotidiana la firme esperanza de un cielo nuevo y una tierra nueva” (del Documento de Preparación del X Congreso Eucarístico Nacional).

Cantamos...

DESPEDIDA

“La esperanza en un futuro más allá de la historia nos compromete mucho más con la suerte de esta historia.

No podemos ser peregrinos del cielo si vivimos como fugitivos de la ciudad terrena”  (del Documento de Preparación del X Congreso Eucarístico Nacional).

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

Jueves 15 de agosto de 2019 / Solemnidad de la Asunción de la Virgen María

Esta fiesta tiene una fuerte resonancia de victoria pascual, porque “llegó la salvación, el poder y el reino de nuestro Dios y la soberanía de su Mesías” (1a.lectura)

Ni el pecado, ni la exclusión ni la muerte tienen la última palabra. Dios les responde provocativamente con una fidelidad que abarca a la enorme muchedumbre de sus hijos e hijas. “Es necesario que Cristo reine hasta que ponga a todos los enemigos debajo de sus pies. El último enemigo que será vencido es la muerte.”(2a.lectura)

El Padre resucita a su Hijo de entre los muertos y también, con su Amor todopoderoso, vincula a María en la gloria del cuerpo y del alma, es decir,  en la  total dimensión femenina. Junto al cuerpo glorioso del Varón Resucitado se encuentra el cuerpo de la Mujer que “sin perder su condición humana, es transformado en cuerpo celestial e incorruptible, lleno de vida y sobremanera glorioso, incólume y partícipe de la vida perfecta” (San Germán de Constantinopla).

María, la humilde ha sido elevada y puede cantar una vez más la grandeza de su Señor (Evangelio).

“María, la madre que cuidó a Jesús, ahora cuida con afecto y dolor materno este mundo herido. Así como lloró con el corazón traspasado la muerte de Jesús, ahora se compadece del sufrimiento de los pobres crucificados y de las criaturas de este mundo arrasadas por el poder humano. Ella vive con Jesús completamente transfigurada, y todas las criaturas cantan su belleza. Es la Mujer « vestida de sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza » (Ap 12,1).

Elevada al cielo, es Madre y Reina de todo lo creado. En su cuerpo glorificado, junto con Cristo resucitado, parte de la creación alcanzó toda la plenitud de su hermosura. Ella no sólo guarda en su corazón toda la vida de Jesús, que «conservaba» cuidadosamente (cf Lc 2,19.51), sino que también comprende ahora el sentido de todas las cosas. Por eso podemos pedirle que nos ayude a mirar este mundo con ojos más sabios.” (Francisco, Laudato Si 241)

La Oración Colecta nos ubica en nuestro destino: “llegar a participar de su misma gloria”, con esa “hija de reyes” que junto con los que la acompañan, “con gozo y alegría entran al palacio real” (Salmo).

BIENVENIDA

Fiesta de la Asunción de María en cuerpo y alma junto a la gloria del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Fiesta de los que esperamos un día participar de la nueva vida y de esa gloria.

“María cumple con su función materna de reunir como hermanos a todos sus hijos hasta que lleguen a compartir el banquete eterno” ( del Documento de Preparación del X Congreso Eucarístico Nacional).

ANTES DE LAS LECTURAS

Las lecturas de esta fiesta muestran como “en el cuerpo glorioso de María, la creación material comienza a tener parte en el cuerpo resucitado de Cristo” (Puebla).

Lecturas bíblicas: Apocalipsis 11,19a;1-6a.10ab; Salmo 44,10b-12.15b.16; 1 Corintios 15,20-27a; Lucas 1,39-56.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Padre, mira a María, la llena de gracia y escucha nuestra oración.

-Por la Iglesia, para que con audacia profética anuncie la dignidad de las personas y denuncie la violación de los derechos que atenta contra la vida de varones y mujeres. Oremos…

-Por los Institutos de enseñanza, para que eduquen en el respeto a toda vida humana, desde el instante de la concepción hasta el momento definitivo de la muerte. Oremos…

-Por quienes sufren el dolor de los cuerpos por la enfermedad, el hambre o la tortura, para que encuentren la solidaridad de quienes creen en el triunfo definitivo del hijo de María. Oremos…

-Por nuestra comunidad, que celebra esta fiesta de gloria, para que reavive su esperanza en la resurrección de los muertos y la vida de mundo futuro. Oremos…

 

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

La mesa que preparamos es parte de esta fiesta. Los dones materiales se convertirán en sacramento de la presencia del Señor Resucitado, así como los cuerpos de Jesús y de su Madre son ya presencias transformadas en la gloria del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

COMUNIÓN

Dijo Jesús: El que come de mi carne, tendrá vida eterna.
Nuestra carne humana está llamada a un destino glorioso, como el cuerpo resucitado de Jesús y el cuerpo glorioso de María.

La comunión es un alimento con dimensión compartida de vida plena para siempre.

Cantamos...

DESPEDIDA

María acompaña nuestra marcha cotidiana por la vida, ella es consuelo y esperanza de su pueblo.

Nos despedimos cantando...

 
volver | subir
liturgia

Domingo 18 de agosto de 2019 / 20º Domingo Ordinario - Ciclo C

Extraña justicia la que Abraham reclama de Dios: el amor de unos pocos es motivo suficiente para que los graves pecados de las ciudades perversas sean perdonados. (1a.lectura)

Pero el drama es ¿dónde encontrarlos?

En el amor de Cristo, el único inocente que suprimió nuestra falta “y la hizo desparecer clavándola en la cruz”, uniendo a su muerte y a su resurrección a todos los bautizados y bautizadas. (2a.lectura).

A partir de entonces, estos “hijos e hijas” pueden decir: “no abandones las obras de tus manos” (Salmo) y sobre todo “Padre Nuestro”, que venga tu Reino, que es también nuestro, que tengamos el pan, el perdón cotidiano y  la libertad de del mal que oprime y destruye.  Finalmente que ese mismo Padre nos dé el Espíritu Santo. (Evangelio)

Al nombre de “Padre”, Jesús asocia dos pedidos: sea santificado tu nombre, venga tu reino. La oración de Jesús, y por lo tanto la oración cristiana es antes de todo hacerle un lugar a Dios, dejándole manifestar su santidad en nosotros y haciendo avanzar su reino a partir de la posibilidad de ejercitar su señoría de amor en nuestra vida.

Otros tres pedidos completan esta oración que Jesús nos enseña, el Padre Nuestro. Son tres preguntas que expresan nuestras necesidades fundamentales: el pan, el perdón y su ayuda en las tentaciones. No se puede vivir sin pan, no se puede vivir sin en perdón y no se puede vivir sin la ayuda de Dios en las tentaciones.

El pan que Jesús nos hace pedir es aquel necesario, no lo superfluo es el pan de los peregrinos, del justo, un pan que no se acumula y no se desperdicia, que no vuelve pesada nuestra marcha.

El perdón es sobre todo el que nosotros mismos recibimos de Dios: solamente la conciencia de ser pecadores perdonados por la infinita misericordia divina puede volvernos capaces de cumplir concretos gestos de reconciliación fraterna.(…)

Otra  cosa importante que Jesús nos dice hoy en el Evangelio, pero que casi nunca nos planteamos,  es el Espíritu Santo. “¡Dóname el Espíritu Santo!”.

Y Jesús lo dice: “Aunque ustedes sean malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a quienes se lo piden”. ¡El Espíritu Santo! Tenemos que pedir que el Espíritu Santo venga a nosotros.

¿Pero para qué sirve el Espíritu Santo? Sirve a vivir bien, a vivir con sabiduría, con amor, haciendo la voluntad de Dios.

¡Que linda oración sería que en esta semana cada uno de nosotros le pidiera al Padre: “Padre, dame el Espíritu Santo”. Angelus de Francisco ( 24.07.16)

BIENVENIDA

Nos reunimos aquí cada domingo porque queremos alentarnos en el camino de la fe y vivir los valores del reino de Dios en medio de las dificultades y oposiciones cotidianas. 

Al celebrar el Día del Niño recordamos que Jesús nos dijo “de ellos es el reino de los cielos”.

ANTES DE LAS LECTURAS

Muchas veces aceptar la Palabra de Dios significa entrar en dificultades y oposiciones en la propia familia, en el ambiente de estudio y trabajo o incluso frente a los poderes públicos.

Las lecturas de la Biblia nos advierten sobre estas dificultades y nos exhortan a la confianza.

Lecturas bíblicas: Jeremías 38,4-6.8-10; Salmo 39; Hebreos 12,1-4; Lucas 12,49-53.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos:Te lo pedimos, Señor de los pueblos.

-Por la Iglesia, pueblo de Dios, para que nos mantengamos firmes en el anuncio del mensaje de Jesús de Nazaret, nuestro Maestro y Señor. Oremos…

-Por  quienes vamos a conmemorar el aniversario de la muerte de José de San Martín, para que busquemos cada día construir una patria de hermanos y hermanas, dónde se respeten los derechos humanos, la libertad religiosa y la decisión de la propia conciencia. Oremos…

-Por los niños y las niñas en su día, para que siempre sean respetados plenamente en sus derechos. Oremos…

-Por la intención de Francisco: que las familias, gracias a una vida de oración y de amor, se vuelvan cada vez más "laboratorios de humanización". Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

“En uno de los testimonios más antiguos de la celebración eucarística se lee: Así como este trozo de pan estaba dispersos por los montes, y cuando fue recogidos se hizo uno, así tu iglesia, Señor, se reúne en tu reino desde los confines de la tierra”.

COMUNIÓN

Los que comulgan, “no sólo deben descubrirse comulgando también entre sí y capacitándose para un entendimiento mayor, sino que deben percibir el llamado a crear ambientes de diálogo a su alrededor.”(Documento de Preparación del X Congreso Eucarístico Nacional).

ENVÍO

“La Eucaristía, Pan de los débiles que por Cristo se hacen fuertes, nos ayudará a lograr esa coherencia de vida cristiana, que es condición de la eficacia de la Nueva Evangelización” (Documento de Preparación del X Congreso Eucarístico Nacional).

Nos despedimos cantando...

volver | subir
liturgia

Domingo 25 de agosto de 2019 / 21º Domingo Ordinario - Ciclo C

El libro de Isaías presenta la vocación misionera del pueblo para anunciar la gloria de Dios a “naciones extranjeras y cosas lejanas” (1a.lectura) Así será posible que “alaben al Señor todas las naciones y lo glorifiquen todos los pueblos” (Salmo).

Los últimos versículos de la Carta a los Hebreos que se lee hoy combina Isaías (35,3) con los Proverbios (4,26) de tal manera que la peregrinación de la fe, rodeada de una muchedumbre de testigos y del ejemplo de Jesús, tenga fuerza y vigor, pero al mismo tiempo, el delicado cuidado de los que marchan con dificultad.(2a.lectura)

El Evangelio advierte sobre el rechazo a los que pretenden entrar al banquete del Reino con el argumento de compartir la mesa y la escucha de la palabra: “hemos comido y bebido contigo y tú enseñaste en nuestras plazas”, pero que no buscaron la entrada por la “puerta estrecha”.

“Con la imagen de la puerta, Jesús  quiere hacer entender a quienes le escuchan que no es cuestión de números, no importa saber cuántos se salvan. Lo importante es que todos sepan cuál es el camino que conduce a la salvación, a la puerta.

Y tal recorrido prevé que se cruce una puerta. ¿Pero dónde está la puerta, quién es la puerta? Jesús mismo es la puerta. Nos los dice Él en el evangelio de San Juan: ‘Yo soy la puerta’. Él nos conduce a la comunión con el Padre, donde encontramos amor, comprensión y protección. ¿Pero por qué esta puerta es angosta?, nos podemos preguntar.

Es una puerta angosta no porque sea opresora, sino porque pide restringir y contener nuestro orgullo y nuestro miedo, para abrirnos con corazón humilde y confiado a Él, reconociéndonos pecadores, necesitados de su perdón. Por esto es estrecha, para contener nuestro orgullo que nos hincha.

¡La puerta de la Misericordia es Dios, es estrecha pero está siempre y enteramente abierta para todos! Dios no tiene preferencias, sino que recibe siempre a todos sin distinciones. Una puerta estrecha para contener nuestro orgullo y nuestro miedo; una puerta amplia porque Dios recibe a todos sin distinción.” (Francisco: Angelus del 21.08.2016)

Por eso, finalmente el  mensaje es optimista: “vendrán muchos a ocupar su lugar en el banquete del Reino de Dios”.

Llamar a todos los hombres y trabajar por la unión de los pueblos es la acción misionera que parte del compartir el banquete eucarístico.

BIENVENIDA

Cuando en un barrio o en una ciudad se construye un templo grande o una pequeña capilla se busca tener un lugar donde celebrar la Eucaristía.

Es un símbolo que expresa el proyecto de Dios de reunir bajo el mismo techo, en el mismo banquete, a la gran familia humana.

ANTES DE LAS LECTURAS

Somos convocados y reunidos de todas partes para alabar y bendecir al Señor.
Somos convocados como peregrinos que buscan el Camino, la Verdad y la Vida.

Somos convocados al banquete del Reino de Dios.

Lecturas bíblicas: Isaías 66,18-21; Salmo 116,1-2; Hebreos 12,5-7. 11-13; Lucas 13,22-30

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos:Te lo pedimos, Señor de los pueblos

-Por la Iglesia, enviada a invitar a todos los varones y mujeres a sentarse en la mesa del Reino de Dios. Oremos…

-Por los catequistas, que contribuyen  a una tarea que culmina en el banquete eucarístico. Oremos…

-Por los organismos internacionales, a fin de que sus decisiones contribuyan a la justicia, el diálogo y la unidad de todos los pueblos, llamados a participar en el banquete de la vida. Oremos…

-Por nosotros, para podamos un día encontrarnos entre los que vengan de Oriente y Occidente, del Norte y del Sur y disfrutar de la felicidad insaciable. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

El libro de Isaías recuerda que todos los países traerán cono ofrenda al Señor a todos sus hijos e hijas; así como los israelitas presentan sus ofrendas en el Templo de Jerusalén.

Nosotros somos esas ofrendas, ya que presentamos las alegrías y tristezas de nuestra vida junto con el pan y el vino, que serán comida y bebida de salvación.

COMUNIÓN

Hemos escuchado que se nos dijo “Dichosos los invitados a la cena del Señor”. Recibimos la comunión con la firme esperanza que un día escucharemos “Felices los invitados a la mesa en el Reino de Dios”.

Cantamos...

DESPEDIDA

La indicación de la Carta a los Hebreos se convierte en tarea cotidiana: “Fortalezcan las manos débiles, robustezcan las rodillas vacilantes, caminen por una senda llana”.

Nos despedimos cantando...

volver | subir

Viernes 30 de agosto de 2019 / Fiesta de Santa Rosa de Lima

BIENVENIDA

Las variaciones climáticas que suelen producirse en esta época reciben tradicionalmente el nombre de “tormenta de Santa Rosa”.

Santa Rosa, nacida en Lima, la capital del Virreinato del Perú es una de las mujeres más veneradas por la religiosidad popular de su país y de muchas regiones de América Latina. Además fue la primera mujer americana canonizada en 1671.

El papa Inocencio IX la elogió diciendo: “Probablemente no ha habido en América un misionero que con sus predicaciones haya logrado más conversiones que las que Rosa de Lima obtuvo con su oración y sus mortificaciones”.
                                                                                    
El Himno de Vísperas introduce nuestra celebración:

“Aplaudan a esta Rosa
las rosas de la tierra;
resuene su alabanza
del sol a las estrellas.

Una Rosa de gracia
en un rosal de penas;
por las culpas del mundo
hirió su carne tierna.

Roja Rosa del cielo,
virgen Rosa limeña:
un puñado de gozo
y un haz de penitencias.

Danos, Padre, el perfume
de esta Rosa pequeña;
que su rocío fecunde
estas tierras de América.”

ANTES DE LAS LECTURAS

La Palabra de Dios es un estímulo a buscar, como Santa Rosa, lo más valioso del reino de Dios y a encontrarnos con el Jesús, el Señor crucificado y resucitado.

Lecturas bíblicas: 2 Cor 10,17—11,2. Sal 148, 1-2.11-14 Mt 13, 44-46

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos:Te pedimos, Padre de todos los pueblos

-Por la Iglesia que descubre en los santos y las santas la fuerza transformadora de la fe. Oremos…

-Por los pueblos de América Latina, para que los frutos de la primera evangelización se continúen con el ardor misionero de los cristianos y cristianas de nuestro tiempo. Oremos…

-Por los responsables de los gobiernos del continente, para que contribuyan a robustecer los lazos de amistad entre los pueblos de la Patria Grande. Oremos…

-Por los peregrinos y peregrinas de los Santuarios, para que experimenten día a día la alegría de la fe celebrada y compartida. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

Con el pan, el vino preparamos la mesa de la ofrenda de Jesús.

Con él unimos también la ofrenda de nuestra vida, como lo manifestó Santa Rosa en el silencio de su ermita.

COMUNIÓN

Compartimos el pan de vida y la bebida de salvación que nos hace más hermanos y hermanas en vínculo de comunión con los peregrinos y peregrinas de los Santuarios.

Cantamos...

DESPEDIDA

El proyecto de Jesús tiene el fundamento del amor.
La Eucaristía celebrada y compartida nos lleva a buscar el mismo fundamento para nuestra vida de discípulos del Señor.

Así lo practicó y lo difundió Santa Rosa de Lima,  Patrona de América Latina.

Nos despedimos cantando...

volver | subir

Domingo 1 de septiembre de 2019 / 22º Domingo Ordinario - Ciclo C

En cada misa celebramos la Pascua del Señor, “el mediador de la Nueva Alianza” acercándonos así “a la fiesta solemne, a la asamblea de los primogénitos cuyos nombres están escritos en el cielo”.(2a.lectura)

El relato del Evangelio vuelve a ponernos en contacto con una comida dónde los invitados buscan los primeros puestos. La situación da lugar a que Jesús diga una “parábola”, es decir una enseñanza  que va a ir más allá de unas normas de urbanidad y de buenas costumbres ya que la invitación es a un banquete de bodas.

En el evangelio “las bodas” tienen que ver con la fiesta del encuentro con Jesús, llamado también “banquete del reino de Dios”.

En ese encuentro nadie debe considerarse el primero ni suponerse superior a los demás invitados. Es una mesa fraternal, una mesa de hermanos y de hermanas que se reconocen hijos e hijas del Padre del Cielo.

El estilo de parábola se continúa aprovechando las normas de cortesía y de intercambio entre amigos, parientes y vecinos ricos, tan propias de todas las épocas, para contraponer a los marginados como aquellos que han de recibir la atención del servicio y de la fiesta. Según el comportamiento con ellos el Padre del cielo invitará al banquete de los resucitados.

Así, el “Señor es grande, glorificado por los humildes” (1a. lectura) y “los justos se regocijan, gritan de gozo delante del Señor y se llenan de alegría” (Salmo).

Las parábolas de la fraternidad en la fiesta de bodas y la de la invitación de los pobres al banquete es seguida por una exclamación que no figura en el texto litúrgico: “Al oír estas palabras, uno de los invitados dijo a Jesús: ¡Feliz el que se siente a la mesa en el Reino de Dios” (Lucas 14,15)

En la Jornada Mundial por el Cuidado de la Creación se ha de tener en cuenta que “La mayor parte de los habitantes del planeta se declaran creyentes, y esto debería provocar a las religiones a entrar en un diálogo entre ellas orientado al cuidado de la naturaleza, a la defensa de los pobres, a la construcción de redes de respeto y de fraternidad.

También se vuelve necesario un diálogo abierto y amable entre los diferentes movimientos ecologistas, donde no faltan las luchas ideológicas. La gravedad de la crisis ecológica nos exige a todos pensar en el bien común y avanzar en un camino de diálogo que requiere paciencia, ascesis y generosidad, recordando siempre que «la realidad es superior a la idea» (Francisco: Laudato Si).

BIENVENIDA

Las acciones de Jesús en la Última Cena y en las comidas en las que  Resucitado se reúne con sus discípulos se continúan en la celebración de cada Eucaristía, que también puede llamarse “la cena del Señor”.

Él mismo nos prepara una mesa que ha de estar abierta a todos, pero sobre todo a los más excluidos, porque esta es una fiesta solemne, en la que nos acercamos a Dios, Padre de los huérfanos, defensor de las viudas y felicidad de los cautivos.

ANTES DE LAS LECTURAS

La Palabra de Dios nos invita a la escucha humilde y confiada, porque “el corazón inteligente medita los proverbios y el sabio desea tener un oído atento”.

Lecturas bíblicas: Eclesiástico 3,17-18.20.28-29; Salmo 67,4-5a.c.6-7b.10-11; Hebreos 12,18-19.22-24; Lucas 14, 1.7-14

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada intención respondemos: Te lo pedimos, Padre de los marginados

-Por la Iglesia, impulsada a ser casa y escuela de comunión para los excluidos y excluidas de la sociedad. Oremos…

-Por la intención de Francisco, en la Jornada Mundial por el Cuidado de la Creación: que los políticos, los científicos y los economistas trabajen juntos por la protección de los mares y los océanos. Oremos…

-Por los dirigentes políticos, sociales y económicos, para que trabajen sin descanso en la promoción de los que se encuentran más postergados en la mesa de la Patria del trigo. Oremos…

-Por nosotros, para que alimentados hoy con el Pan de Vida, seamos invitados al banquete de los resucitados. Oremos…

PRESENTACIÓN DE LOS DONES

¿Que le aprovecha al Señor que su mesa esté llena de vasos de oro, si Él se consume de hambre? Sacien primero su hambre y luego, con lo que les sobra, adornen su mesa”. Estas palabras de San Juan Crisóstomo llevan a recordar, en el momento de presentar nuestros dones que “la celebración de una liturgia espléndida, separada de la sensibilidad para con el prójimo necesitado e indefenso, constituye para Dios una abominación y una blasfemia” (del Documento de Preparación del X Congreso Eucarístico Nacional)

COMUNIÓN

“No basta afirmar que la Eucaristía exige a los fieles ser solidarios. La comunión eucarística, para quien la recibe bien dispuesto, es el alimento de una espiritualidad de comunión que transfigura las inclinaciones más profundas del corazón abriéndolo sinceramente para recibir al pobre”  (del Documento de Preparación del X Congreso Eucarístico Nacional).

Cantamos...

DESPEDIDA

El saludo de despedida no es sólo la conclusión de la misa; es también el comienzo del envío para construir una vida dónde cada uno pueda tener su sitio en la mesa del pan cotidiano y de la Vida eterna resucitada.

Nos despedimos cantando...

volver | subir
publicidad
1
barrita
bajalibros
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
1
barrita
vocacional
barrita
gonzalez
barrita
vivienda
barrita
teologia
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-4333 - revista@familiacristiana.org.ar