ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 

JUNIO: MADRE MERCEDES DEL CARMEN PACHECO

volver
 

1Fundadora de las Hermanas misioneras catequistas de Cristo Rey
Una mujer que se dejó seducir por Jesús y se entregó por completo a las obras de caridad para extender el Reino de Dios.

Su infancia y juventud

Mercedes Pacheco nació en Ciudacita (Tucumán - Argentina) el 10 de octubre de 1867, hija de Carmelo Pacheco y Justina Díaz. Fue bautizada con el nombre de Mercedes del Carmen, de corazón generoso desde niña fue inclinada a la piedad y a el amor al prójimo, especialmente a los más necesitados. La familia gozaba de una excelente fortuna; hasta que, al morir el padre, la madre volvió a casarse. El nuevo esposo no solo la maltrataba, sino que también dilapidó buena parte de sus bienes. Por eso Mercedes escribió: “Los recuerdos de mi niñez son muy tristes, porque crecí viendo sufrir a mamá y sufriendo yo también”.

Dada la difícil situación familiar, la madre puso a la niña como interna en las Hermanas de Jesús y, más tarde, en el Colegio del Huerto, donde pasó días felices, allí recibió la cinta de “Hija de María”. Su placer consistía en retirarse a la soledad, donde ya soñaba con ayudar a los pobres y fundar escuelas. Siempre se destacó como una alumna aventajada. Allí no solo adquirió formación espiritual, sino también el manejo de una institución educadora de la niñez. Desde muy joven tuvo sueños que decidieron su futuro: la santísima Virgen se le apareció en varias oportunidades. Incluso su madre, al nacer Mercedes, con una promesa la había consagrado a la Virgen María.

2En los tiempos de su juventud, estalló el cólera en la ciudad y alrededores. Mercedes fue a refugiarse en casa de su madre, en el campo, hasta que, muy pronto, sintió el llamado de la fraternidad y solidaridad y salió a curar a sus vecinos. Todos se curaron y ninguno murió. No pudiendo soportar más la convivencia familiar, madre e hija se fueron a la ciudad, donde alquilaron una humilde vivienda. Al no tener ingresos Mercedes, ya de dieciocho años, buscó un trabajo para mantenerse y mantener a su madre. En un primer momento fue modista y después cigarrera.

Los inicios de su misión

Asesorada por sacerdotes y en compañía de piadosas damas, especialmente la sra. María Fontela, Mercedes, en 1895, fundó una sociedad para la enseñanza de la doctrina cristiana a los niños, que funcionaba en sus comienzos en la Catedral de Tucumán, lo cual fue el germen de la futura congregación. Sus planes de trabajo eran muy ambiciosos: enseñar el catecismo a los niños y prepararlos para la Primera Comunión, proporcionando el ajuar conveniente para los más pobres; fomentar la regularización de los matrimonios; ayudar a los misioneros en sus actividades, incluso costeando los gastos; atender a los enfermos a domicilio, proporcionándoles los remedios.

Mercedes, a pesar de todo esto, no tenía resuelto todavía su problema vocacional. Ella deseaba ser religiosa, consagrarse a Dios. No faltaron vaivenes entre una congregación y otra, según el consejo de los confesores. Mientras tanto se hizo fuerte en ella la inspiración de fundar un asilo-taller, para la formación y la promoción de las niñas. En agosto de 1895, pudo abrirlo y hacerlo funcionar. También, bajo la supervisión de las hermanas Josefinas fundó un asilo para varones. Por cierto, no le faltaron recias oposiciones ni dificultades económicas.

3El Instituto de las Misioneras Catequistas de Cristo Rey

En un viaje que hizo a Buenos Aires, se encontró con el Padre Bustamante, hombre sabio y santo, quien la iluminó y le brindó seguridades que le disiparon todas sus dudas. Volvió a Tucumán y el Obispo, monseñor Padilla, la autorizó a buscar compañeras, a reunirse, a practicar la vida religiosa y a formular los estatutos que debía regir a la nueva comunidad.

El 1º de enero de 1914, Mercedes y varias compañeras tomaron el hábito y a partir de allí se la comenzó a llamar Madre. Así nació el Instituto de las Misioneras Catequistas de Cristo Rey, para la evangelización de los pobres y extender el Reino de Cristo. En 1942, fue aprobado como Congregación Diocesana y desde el año 1987, como Congregación de Derecho Pontificio.

Las fundaciones de hogares y escuelas se extendieron por las provincias de Tucumán, Salta, Catamarca y Buenos Aires. También por los países vecinos de Uruguay y Paraguay.

Sus últimos días

4La Madre Mercedes, siempre había sufrido malestares físicos, aunque nada le impedía trabajar incansablemente por la causa de Cristo. A principios de 1941, comenzó a sentir los síntomas de una seria enfermedad. En 1942 los médicos le diagnosticaron cáncer y en febrero del mismo año fue operada en el Sanatorio Anchorena de Buenos Aires. En el año 1943, su salud mejoró un tanto, pero luego decayó.

El 26 de junio de ese mismo año, antes de entrar en un profundo sopor, le dijo al Señor que lo había amado durante toda su vida, no tal vez como Él lo merecía y lo proclamó: “Mi primer y último Amor”. El 30 de junio de 1943, a la tarde, llegó el padre Enrique Bessero. Ella oyó su voz que rezaba, lo miró e hizo lo mismo con las religiosas que la acompañaban, y con lágrimas expiró. La Madre nunca se quejaba de sus dolores. Solo pedía que, en esos lugares, le hicieran la señal de la Cruz. Miraba el Crucifijo colocado frente a su cama y decía: “Hágase tu Voluntad”. “La madre Mercedes Pacheco acariciaba un ideal: Evangelizar a los pobres. Su sueño era extender el Reino de Cristo. Transparentaba en su acción el lema de “hacer el bien sin hacer ruido”.

Sus restos fueron trasladados a la iglesia de Cristo Rey, en la ciudad de Tucumán en 1967.

El día 24 de noviembre del 2000 la Madre Mercedes Pacheco es reconocida por el Papa Juan Pablo II como Sierva de Dios
 
volver | subir
 
Dejá tu comentario
Nombre:
Nota:
Comentario:
 
 

volver | subir

publicidad
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
vocacional
barrita
gonzalez
barrita
vivienda
barrita
teologia
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-4333 - revista@familiacristiana.org.ar