ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
volver

1QUERER ES CREER
-Por Lic. Cecilia Barone-

“Al entrar en la casa, se le acercaron unos ciegos para que los curara y Jesús les dijo: “¿Creéis que puedo hacer esto?” Le dijeron: ¡Sí! Señor” Entonces tocó sus ojos diciendo: “Hágase en vosotros según vuestra fe”. San Mateo. 9, 28-29

Hoy en día estamos acostumbrados a creer que lo importante es tener éxito, prestigio, tener poder, subir en la escala social, pero en nuestro interior muchas veces nos sentimos decepcionados. Intuimos que la finalidad de la vida no son las cosas, sino nuestro pleno desarrollo. Para poder hacerlo se necesita un fuerte impulso, una fe en sí mismo y en la voluntad de querer cambiar.

LA FE COMO SOPORTE DE LA VIDA

2El hombre moderno se siente inquieto y cada vez más perplejo. Trabaja y lucha, pero tiene un sentimiento de inutilidad con respecto a sus actividades. No entiende bien para qué corre tanto y adónde, al fin, llegará. Se siente impotente haciendo una actividad improductiva que es su reacción frente a la ansiedad que lo invade.
 
Los principios que rigen esta sociedad atravesados por la ausencia de visiones sobre una “mejor vida humana” ha tenido el efecto de paralizar la confianza del hombre en sí mismo y en su futuro. La crisis contemporánea lo ha conducido a una retirada de la fe entendida como un estado mental que crece voluntariamente.

Sabemos por experiencia que nada se aprende, nada se logra a menos de creer que vale la pena hacerlo. Si uno quiere ser un gran pianista o bailarín o un buen estudiante debe practicar diariamente muchas horas para lograr maestría en lo que hace, tenerse paciencia y darse tiempo. Y al final lo logrará porque así lo cree. Un antiguo refrán romano dice: “ellos pueden porque creen poder”. El poder reside en creer que se puede.

La fe se funda en la facultad de penetrar la superficie de las cosas y ver su meollo. Implica tener una visión del presente en un estado de gestación. Es la certidumbre de lo incierto. Pero si dudamos de nosotros, de nuestras posibilidades, de nuestros semejantes nos transformamos en nuestros propios contrincantes. “Hemos encontrado al enemigo: éramos nosotros mismos”

3LAS CREENCIAS RELIGIOSAS

Para el que profesa una religión la fe es el fundamento. Encuentra en sus creencias un asidero que le renueva las fuerzas. Solo que normalmente (y por desgracia) la fe que se dice tener es bastante más pequeña que un grano de mostaza.

La fe que anima a los creyentes es la que hace viva a la religión, sino ésta se visibilizaría solo como una institución obsoleta y vacía, carente de su función esencial: ayudar al hombre a lograr su salvación. “Uds. han sido salvados mediante la fe. Esta no procede de Uds. sino que es un regalo de Dios”. Efesios 2, 8-9

Los cristianos consideramos que la fe en un regalo, un don que nos lo da Dios, pero queda en nosotros hacerlo fructificar. Es como una semilla que si la guardamos al final se secará y no dará frutos, para que esto ocurra hay que sembrarla y abonarla entonces se manifestará a través de nuestras acciones, palabras y decisiones.

Si leemos con detenimiento algunos pasajes del evangelio nos damos cuenta que Jesús no fuerza a nadie a ser salvado o curado. No avasalla. No se vanagloria de hacerlo pasando sobre el prójimo. Espera que el otro se lo pida con palabras o con gestos. Aguarda a que se dé cuenta de que se necesita fe para que se produzca el milagro.

―” ¿Qué quieres que haga por ti? —le preguntó.
―Rabí, quiero ver —respondió el ciego.
―Puedes irte —le dijo Jesús—; tu fe te ha sanado.
Al momento recobró la vista y empezó a seguirlo” (Marcos 10:52)

4En el Talmud figura una historia muy interesante que nos habla de la fe. Cuando los hebreos iban a cruzar el Mar Rojo, dijo Dios a Moisés que levantase su bastón y las aguas se separarían. Sin embargo, el Talmud dice que las aguas no se separaron en el momento en que Moisés levantó el bastón, sino cuando el primer hebreo se lanzó a ellas. Nada sirve de nada a menos que, a la vez, alguien esté dispuesto a dar el salto, a creer.

Más allá de la fe religiosa, la fe debe entenderse como una actitud básica de las personas hacia la vida. Un rasgo de carácter que matiza todas sus experiencias y que las capacita para enfrentarse con la realidad. ¿Podemos vivir sin fe? Claro que sí, pero nos volvemos desesperados y estériles. ¿No son actos de fe el confiar en nuestros semejantes, en amarlos y amarnos a nosotros mismos? ¿No hay fe en las madres que engendran y cuidan de sus hijos, en los maestros que enseñan, en los que trabajan con empeño?

5LA CONSECUCIÓN DEL DESEO EXIGE DE LA FE

Nadie consigue nada importante sin esfuerzo y sacrificios, sin arriesgar nada, sin pasar por muchos túneles y sombras. Hay épocas en que uno se ve en plena oscuridad, asustado, sin embargo, se tiene fe y espera que haya otra salida del túnel y que se volverá a ver la luz. Para ello puede ayudar:

  • Sentirse confiado y considerarse perfectible
  • Tenerse paciencia y con ganas de aprender lo que no se sabe
  • No hacerse reproches
  • Negarse a pensamientos autodestructivos
  • Valorarse de acuerdo a lo que uno considera que es lo mejor y no al criterio de los demás
  • Estar preparado para ayudar a que las cosas ocurran
  • No desesperarse si lo que esperamos no sucede en el lapso esperado

La cuestión no estriba solo en creer poder hacer algo o en creer en uno sino en actuar en consecuencia. La acción es uno de los principales fundamentos de la felicidad de las personas sobre todo cuando se encarrila hacia actividades que produzcan gozo en su realización sin importar el esfuerzo que requieran, sintiendo que uno se entrega confiado y vitalmente a lo que hace.

*Cecilia Barone es socióloga, psicóloga social
y profesora superior en Ciencias Sociales.
volver | subir

Comentarios:

Este articulo me hizo pensar sobre muchas cosas que me preocupan pero a la vez mi fe es tan fuerte y eso hace que me de cuenta de lo que realmente vale la pena preocuparse.
04/02/2020

 
Dejá tu comentario:
Nombre:
Nota:
Comentario:
 
 
volver | subir
publicidad
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
1
barrita
vocacional
barrita
gonzalez
barrita
vivienda
barrita
teologia
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-4333 - revista@familiacristiana.org.ar