ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
volver

LOS DIEZ MANDAMIENTOS DE LA PACIENCIA
-Palabras del cardenal Maung Bo-

Los primeros días de septiembre de 2021 la Iglesia Católica vivió en Budapest (Hungría) el 52º Congreso Eucarístico Internacional. Allí, el cardenal Charles Maung Bo, Arzobispo de Yangon y presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Myanmar, durante su intervención, ofreció lo que él llamó los "Diez Mandamientos de la Paciencia", que son palabras dignas de atesorar.

Practicar o ejercitar la paciencia en nuestra vida personal o en las relaciones con los demás trae paz a todos. Enumeramos aquí aquellos 10 mandamientos de la paciencia:

21.- Sé paciente contigo mismo

Sí, hay días de ansiedad. Siempre hay problemas de fuera. Para ello podemos tomar algo muy sabio que dijo Víctor Frankl: incluso en los momentos más oscuros, puedes controlar tu sufrimiento por la manera en la que ves el mundo. Las religiones orientales siempre dicen que nuestra mente es la ‘mente de un mono’ que constantemente salta de una ansiedad a otra, sin dejarla nunca estar en paz.

Sé paciente, sé positivo. Cuando te prueben en la paciencia sé positivo. Jesús dice ‘por eso les digo, no se preocupen por su vida’.

2.- Construye energías para la vida a través de la paciencia

La vida es un recorrido largo. La sabiduría nos enseña que sin dolor no hay ganancia. Nuestra energía para sobrevivir tiene que ser construida con paciencia y silencio. La paciencia nos hace mentalmente fuertes y el silencio nos hace emocionalmente fuertes también.

3.- La paciencia nos da control total sobre nuestra vida

Reza con el salmista (salmo 130,5-6). ‘Espero al Señor, mi alma espera, y en su palabra espero, mi alma espera por el Señor más que el centinela a la aurora’.

4.- Preserva la paz en cada encuentro con solo 10 segundos de paciencia

Todas nuestras relaciones humanas son impactadas por nuestras reacciones. La gente molesta y ansiosa ataca reactivamente a otros cuando se sienten heridos, generando desastre en la vida y depresión. Todo lo que se necesita es, como los psicólogos dicen, tener paciencia solo 10 segundos y no reaccionar de una, sin estallidos.
Diez segundos dan una mejor perspectiva, paz mental. Simplemente que tu ‘sí’ sea ‘sí’ y tu ‘no’, ‘no’. Cualquier otra cosa viene del maligno.

3

5.- Aprende que la vida no es comida rápida, sino una tierna planta nutrida por la paciencia para convertirse en árbol

En estos tiempos de los rápidos y furiosos, la vida es tratada como comida rápida, con resultados desastrosos. La vida florece con la paciencia. Pensemos en qué significan esos "seis días" que la Biblia dice que Dios se tomó para crearnos. La creación no fue hecha como comida rápida. Era una tierna planta nutrida por Dios.

‘Y vio Dios que todo era bueno’. La paciencia es la forma de la sabiduría. Nos muestra que entendemos y aceptamos que las cosas tienen que desarrollarse en su propia forma y tiempo. Y eso nos da paz.

6.- Aprende que el amor, la esperanza y la fe se nutren solo de paciencia

"La paciencia con otros es amor, la paciencia con uno mismo es esperanza y la paciencia con Dios es fe” (Adel Bestavros).

Nuestra vida espiritual más profunda se nutre solo de paciencia. San Pablo dice: ‘Tres cosas durarán para siempre: la fe, la esperanza y el amor, y la más grande de todas es el amor (1 Cor 13:13)’. Solo durarán con la paciencia.

7.- Ser paciente es la única forma de practicar la fe

El tiempo de Dios no es siempre nuestro tiempo. Yo rezo y le pido a Dios lo que quiero y lo quiero AHORA. Ante eso el salmo 40,1 dice: ‘Esperé pacientemente al Señor y él se inclinó sobre mí y escuchó mi lamento’.
Podemos pedir cosas en la vida ahora pero el Señor nos enseña que la paciencia nos da los mejores frutos.

8.- Ser pacientes atrae

El beneficio de ser paciente es que hace que la gente se sienta atraída hacia ti. Si eres una persona paciente, entonces las personas querrán tener que ver contigo más que con alguien que los manda a volar cuando se enoja.

La gente quiere hablar con alguien que sea paciente con sus errores, especialmente si están tratando de aprender. Ser paciente es serlo cuando se supone que deberías estar enojado pero eliges entender.

9.- La paciencia es el pegamento que mantiene unida a la familia moderna

Como el papa Francisco nos advierte con frecuencia: es ciertamente la impaciencia la que destruye a las familias modernas”. San Pablo nos aconseja: ‘Sean completamente humildes y amables, sean pacientes, soportándose unos a otros en el amor. Hagan todo esfuerzo por mantener la unidad del Espíritu a través de la paz’ (Ef 4, 2-4).

5

10.- La paciencia incrementa radicalmente tu capacidad de éxito

La paciencia nos ayuda a dejar la frustración a un lado, algo que nos puede llevar a renunciar. Nos ayuda a pensar más positivamente y tomar mejores decisiones, también nos ayuda a construir nuestra reputación.

“Bonus track”

11. La paciencia es la única forma en este mundo para vivir en paz

Si bien el Cardenal Bo pronunció diez mandamientos, al final resaltó que “la historia nos muestra que los líderes impetuosos, impulsivos e impacientes han llevado al mundo a desastres. La paciencia tiene el poder de lograr la paz cuando el líder tiene el poder de la paciencia. Jesús enfrentó dos poderes arrogantes: Herodes y Pilatos, que se convirtieron en notas al pie de la historia. El servicio humilde, amable y paciente de Jesús es el que se ha convertido en la luz que guía la historia de la humanidad”.

El Papa Francisco aconseja que “el verdadero poder está en el servicio”.

 
volver | subir
 
Dejá tu comentario:
Nombre:
Nota:
Comentario:
 
 
volver | subir
publicidad
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
vocacional
barrita
vivienda
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-4333 - revista@familiacristiana.org.ar