ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
volver

1LOS VÍNCULOS FAMILIARES DURANTE CUARENTENA
-Por Lic. Cecilia Barone*-

"Cambia lo superficial.
Cambia también lo profundo.
Cambia el modo de pensar.
Cambia todo en este mundo
…Y así como todo cambia
Que yo cambie no es extraño".
Todo cambia de Julio Numhauser.

Uno de los efectos de la pandemia es tener que vivir en un mayor contacto físico con los miembros de la familia. No nos queda otra que permanecer juntos físicamente y compartiendo un espacio reducido (a veces muy reducido) aunque, no siempre, la vecindad de los cuerpos hace referencia a una mayor profundidad afectiva.

VIVIR DEMASIADO PRÓXIMOS

En tiempos “normales” los miembros de la familia están más tiempo fuera de la casa que dentro de ella. El matrimonio sale a trabajar, se reúne con sus amigos, participa de distintas actividades. Los niños están en la escuela y haciendo actividades extraescolares y los adolescentes en el colegio, con el grupo de amigos o en su habitación a puerta cerrada.  El tiempo para compartir suele ser mínimo. Con suerte la familia se reúne para cenar y, no es raro que en ese momento el invitado de honor sea el televisor. Ahora, con la cuarentena, las cosas cambian drásticamente y estos cambios repercuten, sin dudas, en las relaciones.

2Puede que los cuerpos se rocen, pero, a veces, hay un alejamiento psíquico enorme que tiende a agrandarse. En este caso se está al lado y, a la vez, separados.

Solemos desear estar más tiempo juntos, pero cuando esto sucede por causa mayor esa cercanía no resulta lo que se esperaba.  La epidemia amplía o acerca las distancias. El filósofo Theodor Adorno habló de la “intimidad alienante”. Se refería a que mucha intimidad por tiempo prolongado puede provocar más rechazo que acercamiento y aclaraba que el deseo de estar con el otro se nutre de la distancia.  Uno ansía más el encuentro cuando pasó un tiempo sin verse que cuando, forzadamente, está todo el tiempo pegado al otro. La distancia real no significa carecer de un sentimiento de proximidad con quienes están lejos.

3LA CERCANÍA DE LA PAREJA

Muchas relaciones de pareja se mantienen justamente porque sus integrantes casi no se ven. En cuanto deben vivir obligatoriamente en el mismo espacio y compartir el mismo tiempo las diferencias se profundizan o, positivamente, mejoran (esto último suele ser más difícil que suceda). Estar más tiempo con el que no se quiere estar produce un enorme stress y situaciones de violencia difíciles de manejar.  

Algunas soluciones se pueden insinuar si la disposición de la pareja es buena. Es importante que por momentos cada uno busque su propio espacio ya sea para relajarse, leer, hablar con sus amigos o familiares. A veces, uno tendrá ganas de hablar y otro no, en este caso mejor esperar que los dos estén dispuestos a hacerlo y no forzar la situación. No ayuda a la convivencia callar y “tragarse” lo que se quiere decir, pero, a veces, será mejor esperar el momento oportuno y buscar la manera de decirlo (el modo influye mucho). También estaría bueno hablar con alguna persona de confianza p escribir las vivencias que en este momento especial se tiene (la escritura libre es terapéutica).

LOS NIÑOS Y EL ENCIERRO

4Sabemos que a los niños les gusta moverse, salir a los parques, estar con sus amiguitos en el jardín o en la escuela. En este momento, se ven obligados a quedarse en casa

Por supuesto que los niños también sufren lo que nos pasa, pero quizás, un poco menos, porque su mundo gira alrededor de sus padres. En este momento se les ofrece la oportunidad de poder estar más tiempo con ellos pues , hoy en día, con la vida que llevan los papás trabajando muchas horas fuera del hogar no siempre pueden están en la casa el tiempo que querrían. Ahora, los padres están más presentes y los chicos se sienten más contentos. Eso sí, siempre que el clima familiar sea cordial. Cuando esto no sucede el niño sufre porque no sabe bien cómo expresar lo que siente.

Los papás y los hermanos mayores podrán estimularlos a que no estén todo el día “pegados a la pantalla” del televisor o del celular para que puedan usar su creatividad e inventar juegos, dibujar, leer, saltar, cocinar con los grandes. En fin, tantas cosas que los pueda entretener.

LOS ADOLESCENTES EN CASA

5El tema de los adolescentes y la cuarentena es más difícil. Ellos no solo aman, sino que necesitan estar fuera de la casa, libres. Dejar el nido familiar para largarse al afuera es parte del crecimiento.  Allí están los amigos que pasan por las mismas crisis entonces participan de sus propios códigos, les gusta hacer cosas juntos o no hacer nada, pero estar con ellos. Tienen una energía que los tira hacia el exterior. Ahora con la pandemia las relaciones las establece en forma virtual pero falta el contacto más estrecho. Por otro lado, los padres no saben mucho que hacer con ellos dentro de la casa. A veces, están muy participativos pero otras veces encerrados en su habitación, no quieren saber nada del resto. Serán bueno respetarlos y estar atentos a cuándo quieren hablar y cuándo quieren callar.

Ellos también descubren nuevas cosas como un contacto más estrecho con sus hermanos con los que pueden jugar, charlar o ayudar, colaborar con alguna tarea doméstica. Aparte de reforzar su autonomía teniendo que resolver sus tareas escolares desde su casa.

En esta etapa traumática por la que estamos transitando se nos da la oportunidad de restablecer nuevos códigos comunicativos y poder conocernos mejor. En algún momento el virus pasará mientras nos abre una excelente oportunidad de aprender.

*Cecilia Barone es socióloga, psicóloga social
y profesora superior en Ciencias Sociales.
volver | subir

Comentarios:

Buen día !! Les agradezco el envío de la revistay seguimos orando y sirviendo al Dios que nos ama. Que tengan un bendecido mes !!
Susana
02/07/2020

 
Dejá tu comentario:
Nombre:
Nota:
Comentario:
 
volver | subir
publicidad
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
vocacional
barrita
gonzalez
barrita
vivienda
barrita
teologia
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-4333 - revista@familiacristiana.org.ar