ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
volver

1DÍA INTERNACIONAL DE LA CONVIVENCIA EN PAZ
-Por Gloria Batalla-

"Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos”, Martin Luther King. El 5 de diciembre de 2017 la Asamblea General de las Naciones Unidas, en la Resolución 72/L.26, declara el 16 de mayo “Día Internacional de la Convivencia en Paz”; «Convivir en paz: un proceso necesario para el desarrollo sostenible».

La Asamblea General, reconociendo la necesidad de eliminar todas las formas de discriminación e intolerancia, en su resolución 72/130, declaró el 16 de mayo como el Día Internacional de la Convivencia en Paz, enfatizando la importante función de la sociedad civil, incluidos el mundo académico y los grupos de voluntarios, en el fomento del diálogo entre religiones y culturas, y alentando a que se apoyen medidas prácticas que movilicen a la sociedad civil, como la creación de capacidad, oportunidades y marcos de cooperación.

2La paz no sólo es la ausencia de conflictos sino que convivir en paz consiste en aceptar las diferencias y tener la capacidad de escuchar, reconocer, respetar y apreciar a los demás, así como vivir de forma pacífica y unida. Es un proceso positivo, dinámico y participativo en que se promueve el diálogo y la solución de los conflictos con un espíritu de entendimiento y cooperación mutuos.

La Declaración del Milenio y su resolución 70/1, del 25 de septiembre de 2015, se titula “Transformar nuestro mundo. Para la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, y establece la importancia de propiciar sociedades pacíficas, justas e inclusivas que estén libres del temor y la violencia. No puede haber desarrollo sostenible sin paz, ni paz sin desarrollo sostenible. Los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas expresan el empeño en preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra e invita a todos los Estados Miembros a que sigan promoviendo la reconciliación, para contribuir a hacer realidad la paz duradera y el desarrollo sostenible trabajando con las comunidades, los dirigentes religiosos y todos los agentes competentes, a través de medidas conciliadoras y servicios altruistas, entre otros medios, alentando el perdón y la compasión entre las personas.

LANZAMIENTO DE LA INICIATIVA

3Ya el 26 de abril del 2007, las Naciones Unidas adoptó una Alianza de Civilizaciones. La idea fue propuesta por el presidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero en la 59 Asamblea General de la ONU, el 21 de septiembre de 2004. La propuesta defiende una alianza entre Occidente y el mundo árabe y musulmán con el fin de combatir el terrorismo internacional por otro camino que no fuera el militar.

Esta idea se centra en una alianza entre las civilizaciones islámica y occidental. La propuesta es desarrollar un Diálogo entre civilizaciones. Por primera vez Mohammad Jatamí, presidente de Irán, en 1998 introduce la idea en contraposición a la teoría del Choque entre civilizaciones y a partir del 2001 se proclama; “Año de las Naciones Unidas del Diálogo entre Civilizaciones”.

El programa propuesto tiene clausulas fundamentales; la cooperación antiterrorista, la corrección de desigualdades económicas y el diálogo cultural. Antes de ser asumido por la ONU, la propuesta consigue el patrocinio del primer ministro de Turquía, Recep Tayip Erdogan, y el respaldo de una veintena de países de Europa, Latinoamérica, Asia y África, además de la Liga Árabe. En febrero de 2006, el gobierno estadounidense declara su interés por la iniciativa y su confianza en que los proyectos de la Alianza que "sean compatibles con los objetivos de Estados Unidos". La sede central de la organización está ubicada en Nueva York

EL GRUPO DE AMIGOS DE LA ALIANZA DE CIVILIZACIONES

4En la Alianza de Civilizaciones, lo forman países y organizaciones internacionales que participan de alguna forma en el proyecto y que ha crecido de manera constante, y en 2010 ya -89 países y 17 organizaciones internacionales-. Ha aumentado la red de acuerdos de la Alianza de Civilizaciones con organizaciones internacionales y representantes de la sociedad civil, así como en el número de proyectos en curso. Se han institucionalizado las reuniones del Grupo de Amigos, a nivel Ministerial dos veces al año como la Asamblea General de Naciones Unidas y en el Foro y a nivel de Representantes Permanentes en Nueva York; y en Puntos Focales nacionales. Ya se aprecia un mayor grado de participación y apoyo político por parte de los países de la región mediterránea, ámbito que tiene el origen de la iniciativa y están particularmente interesados en la problemática asociada a la cuestión denominada "Islam-Occidente".

EDUCAR EN VALORES PARA LA CONVIVENCIA Y LA CIUDADANÍA

5Una sociedad o comunidad con una buena convivencia cultiva cualidades que le permitan interrelacionarse, y promover valores como la equidad, la solidaridad e inclusión y reflejan comportamientos y actitudes, entre los hombres. Para valorar y concientizar en estos valores se debe formar con la responsabilidad de cambiar el mundo, para vivir de un modo diferente. La convivencia debe ser una necesidad humana, es imposible vivir solo, necesitamos del otro y en el otro existimos. La convivencia, parte del interés y gusto por vivir con los otros, es el camino para construir la cultura de la buena convivencia y la paz. Y se requiere de la participación de actores comunitarios e institucionales. Educar para la convivencia es indispensable, pero no sólo desde y en la escuela sino desde la base que es la familia donde se profundice la convicción y compromiso que se tiene con la sociedad en la que habitamos y se promueven prácticas de inclusión y convivencia pacífica y se generan estrategias efectivas para el desarrollo de una cultura de paz.

LA IGLESIA Y LA CONVIVENCIA, LA FRATERNIDAD Y LA PAZ ENTRE LOS HOMBRES

6La Iglesia a lo largo de su historia, a pesar de las culturas de cada tiempo, ha sido instrumento de paz. Solo basta recorrer sus documentos y encíclicas. Este año, el 4 de febrero de 2019, el Papa Francisco y el Gran Imán de Al-Azhar, firmaron el Documento sobre “Fraternidad humana para la paz mundial y la convivencia”. Fue un elemento clave en la visita apostólica del Santo Padre a los Emiratos Árabes Unidos. “El documento representa un importante paso adelante en el diálogo entre cristianos y musulmanes y es un poderoso signo de paz y esperanza para el futuro de la humanidad”, El Documento sobre la fraternidad humana por la paz mundial y la convivencia común, entre otras urgencias de convivencia, destaca:

“…En el nombre de los pueblos que han perdido la seguridad, la paz y la convivencia común, siendo víctimas de la destrucción, de la ruina y de las guerras.

En nombre de la «fraternidad humana» que abraza a todos los hombres, los une y los hace iguales.

En el nombre de esta fraternidad golpeada por las políticas de integrismo y división y por los sistemas de ganancia insaciable y las tendencias ideológicas odiosas, que manipulan las acciones y los destinos de los hombres.

En el nombre de la libertad, que Dios ha dado a todos los seres humanos, creándolos libres y distinguiéndolos con ella.

En el nombre de la justicia y de la misericordia, fundamentos de la prosperidad y quicios de la fe.

7En el nombre de todas las personas de buena voluntad, presentes en cada rincón de la tierra. En el nombre de Dios y de todo esto; Al-Azhar al-Sharif —con los musulmanes de Oriente y Occidente—, junto a la Iglesia Católica —con los católicos de Oriente y Occidente—, declaran asumir la cultura del diálogo como camino; la colaboración común como conducta; el conocimiento recíproco como método y criterio. Nosotros —creyentes en Dios, en el encuentro final con él y en su juicio—, desde nuestra responsabilidad religiosa y moral, y a través de este Documento, pedimos a nosotros mismos y a los líderes del mundo, a los artífices de la política internacional y de la economía mundial, comprometerse seriamente para difundir la cultura de la tolerancia, de la convivencia y de la paz; intervenir lo antes posible para parar el derramamiento de sangre inocente y poner fin a las guerras, a los conflictos, a la degradación ambiental y a la decadencia cultural y moral que el mundo vive actualmente….”

Aprender a convivir es una finalidad básica de la educación. Hay que sumar esfuerzos para dar respuestas favorables y conscientes de que la educación es necesaria para la convivencia democrática y la ciudadanía, reconocer la igualdad entre hombres y mujeres, la educación intercultural, educación para una cultura de paz. Son desafíos que la familia y escuela no pueden obviar y encontrar alternativas, positivas y constructivas, a los problemas familiares, escolares y sociales de este siglo.

La educación para la paz no es una opción más, sino una necesidad. Son los principios para una convivencia pacífica entre pueblos y grupos sociales, es un imperativo legal. Ahora se trata de conseguir que el derecho formal de la paz se convierta en un derecho real.

volver | subir
 
Dejá tu comentario:
Nombre:
Nota:
Comentario:
 
volver | subir
publicidad
barrita
barrita
barrita
catequesis
barrita
1
barrita
1
barrita
vocacional
barrita
barrita
gonzalez
barrita
bajalibros
barrita
vivienda
barrita
teologia
barrita
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-4333 - revista@familiacristiana.org.ar