ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
volver

3MISIÓN DE MADRE
-Por Hna. María Sara Kloster, fsp-

Cuando se pronuncia la palabra Madre, no solo se piensa en una mujer que es madre por solo concebir un hijo, sino en la responsabilidad y misión que encierra ese nombre.

La mujer tiene muchos derechos, pero el más grande, es el de ser madre, porque es un don, un regalo de Dios.

Si hay alguien con corazón noble, es la madre y es la mejor escuela, donde se aprenden todos los valores, se cultivan las virtudes y especialmente la fe y no solo cuando se es niño, sino siempre, porque cuántas veces los ejemplos de nuestra madre nos ayudado en momentos difíciles y desconcertantes, nos han iluminado a confiar más en Dios, apoyándonos en Él, recurriendo a la oración y a no desanimarnos.

Es la madre la que enseña a afirmar nuestros primeros pasos, la que va canturriando su amor y a contar e inventar los cuentos más increíbles con una paciencia que solo ella posee.

Una verdadera madre tiene mucho de Dios, por su inmenso amor; porque Dios es amor.

El amor de una madre es una fuerza poderosa, potente, transformadora, es la energía que hace posible la felicidad en una familia, porque hace que haya paz, unidad y se compartan todos los bienes.

2El amor de una madre, está siempre vivo, aún en el cansancio no se da por vencida, no se detiene, está siempre latente, aunque nadie vea sus esfuerzos y la paga sea una ingratitud.

Es la madre la que va hacer ver siempre el lado positivo de los inconvenientes de la vida, la que te va a ayudar a salir adelante con optimismo.

En un hogar donde ya no está la madre, hay un gran vacío, solo están presentes sus enseñanzas y los recuerdos. Una madre así merece lo que dice el Evangelio: “Feliz la que te dio a luz y te amamantó.” (Lc 11-27)

Comparto con ustedes la poesía que me dio una niña de cinco años -Rosa Mariela Martinelli- escrito con lápiz en su cuadernito.

Mi mamá
es tan linda y es tan buena,
¡no se puede comparar!
Yo la quiero desde aquí hasta el cielo
y de nuevo empezar...

Para escribirle cuánto la quiero,
necesito un tintero como el mar
y un papel inmenso,
como el cosmos espacial.

Es una estrella que me guía
por el camino de la paz.
Es un corazón tan lleno de alegría,
que ha empezado a desbordar.

Si tengo un problema, me aconseja;
en mis tristezas me consuela
y si lloro de pena,
ella su hombro me entrega.

 
volver | subir

Comentarios:

Hermosa nota...muy emotiva... te llega al alma!!
Ana
04/10/2021

 
Dejá tu comentario:
Nombre:
Nota:
Comentario:
 
volver | subir
publicidad
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
vocacional
barrita
vivienda
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-4333 - revista@familiacristiana.org.ar