ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
volver

1LOS DIÁCONOS; ROSTRO DE LA IGLESIA EN LA VIDA COTIDIANA
-Por Gloria Batalla-

El 10 de agosto es la festividad de San Lorenzo, diácono y mártir. En la Iglesia se celebra el Día de los Diáconos permanentes. «No tengan miedo de ser servidores de Cristo…Un servicio constante y sin agendas, «abiertos a las sorpresas cotidianas». Un servicio coronado por la humildad, porque en la Iglesia «el más grande es el que más sirve». Papa Francisco.

En el Concilio Vaticano II, se restableció nuevamente el Diaconado Permanente que puede ser conferido a hombres casados. El 18 de junio de 1967, el Papa Pablo VI decreta la carta apostólica “Sacrum Diaconatus Ordinem”, un documento que restablece el diaconado de manera permanente en la Iglesia. En adelante el diaconado es un grado propio y permanente de la jerarquía. (LUMEN GENTIUM, 29). Para ser diácono permanente, debe ser considerado un hombre «probo» por la comunidad, caritativo, respetuoso, misericordioso y servicial.

QUÉ ES UN DIÁCONO PARMANENTE

3El Concilio Vaticano II, con el fin de llevar a cabo el “aggiornamento” de la Iglesia, buscó en sus orígenes y en su historia la inspiración y los recursos para anunciar y hacer presente de manera más eficaz el misterio vivo de Jesucristo. Entre estas riquezas de la Iglesia se encuentra el ministerio del diaconado, del que los textos del Nuevo Testamento dan testimonio de que han prestado importantes servicios a la vida de las primeras comunidades cristianas, sobre todo en tiempos de la Iglesia naciente.

Desde entonces entre los apóstoles surgieron hombres dedicados al servicio del altar: Entre los textos bíblicos citamos; “... hombres de buena fama, llenos de Espíritu y de sabiduría, y los pondremos al frente de este cargo; mientras que nosotros nos dedicaremos a la oración y al ministerio de la Palabra. Pareció bien la propuesta a toda la asamblea y escogieron a Esteban, hombre lleno de fe y de Espíritu Santo. A Felipe, a Prócoco, a Nicanor, a Timón, a Pármenas y a Nicolás, prosélito de Antioquía; los presentaron a los apóstoles y, habiendo hecho oración, les impusieron las manos. (Hch. 6, 3 – 6).

4“Este servicio de los cristianos a los demás puede concretarse igualmente en las diversas expresiones de la caridad fraterna, en el servicio a los enfermos del cuerpo o del alma, a los menesterosos, a los encarcelados (Mt 25), en la ayuda ofrecida a las Iglesias (Rom 15,25; 1 Tim 5,3-16) o en las diversas formas de asistencia a los Apóstoles, como los colaboradores y colaboradoras del apóstol San Pablo, (Rom 16,3-5; Flp 4,3)”. “En efecto, siendo miembros del Cuerpo de Cristo, todos han de convertirse en servidores los unos de los otros para la edificación de la Iglesia y de los hermanos, en la fe y en el amor: «Si alguno presta un servicio, hágalo en virtud del poder recibido de Dios» (1 Pe 4,11-12; cf. Rom 12,8; 1 Cor 12,5).”

El “Catechismus Catholicae Ecclesiae” (CCE), en su redacción definitiva de 1997, parece hablar de una manera más puntual a favor de la sacramentalidad del diaconado. También la “Comisión Teológica Internacional” ha examinado estas cuestiones con el fin de esclarecerlas merced a un conocimiento mejor de las fuentes históricas y teológicas, así como de la vida actual de la Iglesia. (Cap.- “Diaconía de Cristo a la diaconía de los apóstoles”)

EL DIACONADO Y SUS FUNCIONES

2El ministerio diaconal exige algunas funciones específicas. El diácono es ordenado al ministerio de la palabra, la liturgia y la caridad. Este Ministerio debe hacer del diácono, como persona que es, estos oficios son concéntricos, en torno a Cristo, como Cristo es centro en la persona del diácono. Como Cristo Siervo define el triple ministerio diaconal. “El Concilio Vaticano II enumera las funciones litúrgicas y pastorales del diácono: "…administrar solemnemente el bautismo, reservar y distribuir la Eucaristía, asistir al matrimonio y bendecirlo en nombre de la Iglesia, llevar el viático a los moribundos, leer la sagrada Escritura a los fieles, instruir y exhortar al pueblo, presidir el culto y la oración de los fieles, administrar los sacramentales, presidir el rito de los funerales y sepultura" (Lumen Gentium, 29)”. El Papa Pablo VI, en la “Sacrum Diaconatus Ordinem” (n. 22, 10: cf. L’Osservatore Romano, del 4 de julio de 1967, p. 6), dispuso también que el diácono puede "guiar legítimamente, en nombre del párroco o del obispo, las comunidades cristianas lejanas". Es una función misionera que han de desempeñar en los territorios, ambientes, en los grupos y estratos sociales, donde falte el presbítero o no pueda llegar más que periódicamente o que decrece su presencia por las largas distancias o porque no hay sacerdotes.

5Según el Concilio, las funciones atribuidas al diácono no pueden aminorar el papel de los laicos que están llamados y dispuestos a colaborar con la jerarquía en el apostolado. Más aún, entre las tareas del diácono está la de promover y sostener las actividades apostólicas de los laicos. Ya que está presente e insertado más que el sacerdote en los ambientes y en las estructuras seculares. El diacono permanente debe sentirse impulsado a favorecer el acercamiento entre el ministerio ordenado y las actividades de los laicos y en el servicio común del reino de Dios.

QUÉ FORMACIÓN RECIBE EL DIÁCONO

Para que el diácono sea instrumento que resuene la palabra de Dios, es necesario que reciba cada vez más una adecuada formación y una profunda vida espiritual, que tenga en cuenta seriamente la experiencia de fe en Dios, una formación tanto espiritual como teológica y técnica: las artes de hablar en público, de predicar y de enseñar. Como catequista también debe conocer la Biblia, tal vez no como un profesor, pero sí para poder vivirla y aplicarla a los hechos de la vida diaria y para asistir a los fieles. Ciertamente el ministerio de la palabra lleva la implícita la obligación de conocer el Evangelio, de vivirlo, proclamarlo, predicarlo y difundirlo.

6El Espíritu de los siete dones que se confiere por la ordenación diaconal, los dones de sabiduría e inteligencia, de consejo y fortaleza, de ciencia, de piedad y del santo temor de Dios (Is. 11, 2-4). Es el Espíritu que obra sobre la naturaleza humana. Por eso la formación es importante para que los dones del espíritu, encuentren terreno fértil en el diácono. Es de notar, que muchos diáconos trabajan en la catequesis bautismal y matrimonial. Ahí no se acaba la actividad diaconal. El diácono, es ministro de la palabra y encarna esa palabra en los ministerios de la liturgia y de la caridad.

EL ACOMPAÑAMIENTO DE LA IGLESIA AL DIÁCONO

7A partir del Vaticano II, se da mucha importancia en la nueva eclesiología, el reconocimiento pleno del diaconado, el fortalecimiento de la conciencia eclesial sobre el sacerdocio común de los fieles y la clara apuesta por el desarrollo de la teología del laicado. La falta de vocaciones deja a miles de pueblos sin la asistencia de los formadores en la fe. Los diáconos ejercen muchas de las funciones de los sacerdotes, excepto consagrar o absolver los pecados. Son en su mayoría hombres casados que deciden comprometerse con su fe. El Papa Francisco en el prefacio del libro titulado: “El Diaconado en el pensamiento de Papa Francisco. Una iglesia pobre para los pobres”, escrito por Enzo Petrolino, Presidente del Diaconado de Italia. Entre otras cosas expreso: “La Iglesia encuentra en el Diaconado permanente la expresión y al mismo tiempo, el impulso vital para hacerse ella misma signo visible de la diaconía de Cristo Siervo en la historia de los hombres”… puntualiza: También hoy, la comunidad cristiana debe estar siempre presente en el germinar de las vocaciones, en su formación y en su perseverancia. “Toda la diaconía de la Iglesia, de la cual es signo e instrumento ministerial – tiene su corazón pulsante en el Ministerio Eucarístico y se realiza ante todo en el servicio de los pobres que son el rostro de Cristo sufriente”. (Renato Martinez Radio Vaticana, 20-11-2017)

 
volver | subir

Comentarios:

Jesús Maestro los colme de bendiciones a todos los diáconos.
Yolanda Aguilar
10/08/2019

Que Dios los bendiga a todos!
Silvia Garozzo
09/08/2019

Dios los bendiga por la obra que realizan.
Martha Busch
08/08/2019

 
Dejá tu comentario:
Nombre:
Nota:
Comentario:
 
volver | subir
publicidad
1
barrita
bajalibros
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
1
barrita
vocacional
barrita
gonzalez
barrita
vivienda
barrita
teologia
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-4333 - revista@familiacristiana.org.ar