ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
volver

1EL PADRE OPEKA EN ARGENTINA
-Por Gloria Batalla-

“No hay una fórmula para salir de la pobreza. No hay estrategias, sólo espíritu y corazón. Para ganarse la confianza de la gente no hay recetas, solo hay miradas, gestos, calor humano. Hay que llegar al pobre sin atropellarlo, sin quererlo convertir, dándole tiempo al tiempo. Entonces se va despertando el respeto, el amor que crea raíces profundas y un día, de golpe, la gente comienza a responder”. Padre Pedro Opeka

Pedro Opeka, el heroico sacerdote argentino, misionero en Madagaskar, visitará en el mes de julio su país natal, es por eso que aprovechamos este gran acontecimiento para dar a conocer una breve reseña de su vida y la admirable gran obra de amor que el Señor le permitió realizar en África.

2El padre Opeka, misionero de paúl argentino, que trabaja desde 1975 en Madagascar es hijo de inmigrantes eslovenos, nació en San Martín, en la provincia de Buenos Aires en 1948. Siempre vio en su padre albañil, un modelo de esfuerzo y de trabajo... para él, sin trabajo no se consigue nada. Su madre tuvo 8 hijos y su padre trabajaba muchísimo. Ellos le dieron la vida y le trasmitieron la fe. Aprendió el oficio de su padre y cuando llegó a Madagascar y comenzó a trabajar con sus manos, la gente se extrañaba. Él les decía: "Tengo dos manos como todos ustedes".

A los 17 años hizo su primera casa en Junín de los Andes, mientras estaba de misión entre los indios mapuches, y desde entonces no ha parado de dar dignidad a los más pobres. Sobre todo desde que comenzó su trabajo en "Akamasoa", que significa "buenos amigos".

Siendo joven ingresó en la congregación de San Vicente de Paúl en Argentina. Estudió Filosofía en Eslovenia y Teología en Francia. A los 27 años se ordenó sacerdote y fue destinado a Madagascar.

Su primera experiencia en Madagascar transcurrió en Vangaindrano, al sureste del país. Estuvo 15 años animando la parroquia y allí comenzó a sentir la necesidad de estar junto a la gente. Cultivó arroz para sobrevivir, metiéndose en el barro como cualquier campesino malgache. Con ellos jugó al fútbol, llegando a ser una estrella del equipo local. Según cuenta él mismo, "el fútbol fue el camino para ganarme su confianza y sentirme entre ellos".

3Todo comenzó en un basurero. En 1989 fue destinado a la capital, Antananarivo, para ocuparse del seminario de los Paúles. Cuando vio la miseria de la gente, especialmente en la periferia de la ciudad, con más de 800 familias escarbando en la basura para poder comer, se dijo a sí mismo que ahí no valía para nada hablar, que lo más apropiado era actuar. Empezó con una pequeña casa de acogida para los chicos, un hogar de apenas 16 metros cuadrados al borde de un vertedero de 20 hectáreas sobre el que vivían 5.000 personas.

Con un pequeño grupo de voluntarios de su antigua parroquia, empezó en un pequeño terreno de dos hectáreas, cedido por las autoridades municipales. Allí construyó las primeras viviendas, una pequeña ciudad que se llamaba “Manantenasoa”, que significa en lengua malgache "la colina del coraje". Poco a poco se fueron construyendo casas de madera, que luego pasarían a ser reconstruidas con ladrillos. Del granito de la montaña empezó a sacar piedra, grava y adoquines, para venderlos para la construcción. Del basurero, también comenzó a sacar abono natural, para vender. Poco a poco, lo que primero había sido un albergue de jóvenes se convirtió en un pequeño barrio, luego en dos, hasta llegar a la ciudad que es hoy y en la que viven casi 20.000 personas.

4Se empezaron a crear escuelas primarias, secundarias... Actualmente, hay más de 7.000 alumnos, sin contar las guarderías. También hay talleres escuelas, de carpintería, mecánica, etc. que forman y dan trabajo a los jóvenes; talleres y escuelas de bordado, de artesanía... en las que las mujeres no sólo aprenden un oficio, sino que consiguen unos ingresos que les ayudan a sobrevivir.

Poco a poco las colinas que rodean el basurero se fueron llenando de hermosas casas, fabricadas con ladrillos y agradables para vivir. Lo que antes era un paisaje de basura y porquería se fue transformando en una auténtica ciudad, con jardines, flores, calles pavimentadas y limpias. Aquello es lo que se llamó Akamasoa.

5Pedro recurrió en los comienzos a distintas fuentes. Cuenta  con la ayuda de tierras  fiscales – federales, a los ejidatarios. Después a las comunidades religiosas de Tana, para conseguir fondos para solventar los gastos iniciales. Luego para materiales y herramientas a France – Liberte, de Manos unidas de España, y a Miserior de Alemania. Naciones unidas. PAM food fork work. De la Comunidad Europea, del Principado de Mónaco y de otras muchas instituciones internacionales. Eslovenia y Mónaco: Hace años que lo propusieron  para el Premio Nobel de la Paz. Ha recibido numerosos premios y galardones a nivel internacional, entre los que destaca la Medalla de la Legión de Honor, máxima distinción francesa.

Akamasoa es hoy un ejemplo de cooperación y solidaridad. Por toda su obra y por ese ejemplo de cooperación y solidaridad. Mundo Negro (Misioneros Combonianos) decidió otorgarle el Premio Mundo Negro a la Fraternidad 2007. Por su constante labor a favor de los más pobres, nuevamente ha sido nominado  para el premio Nobel de la Paz en 2016.

Este religioso argentino: con un amor apasionado traducido en actos al servicio de los más pobres. Su testimonio y tarea valiente nos invita a entrar de esta manera a su corazón. Es un testimonio que invita a sublevarnos ante las voces de la resignación y la indiferencia. Hoy vive su historia en Akamasoa, Madagascar."

Lo llaman la Madre Teresa con pantalones", "el Santo de Madagascar", "el Soldado de Dios", "el Apóstol de la basura", "el Albañil de Dios". Pedro Pablo Opeka inspiró menos seudónimos que sueños. Acumula 68 años sobre los hombros, menos historia que la que sembró. Sobre su épica consagrada ya circulan más de diez libros y siete documentales: todos en territorio africano y europeo. Es un caso más de un referente mundial que no es profeta en su tierra.

PRESENTACION DEL LIBRO PADRE OPEKA; “REBELARSE POR AMOR”

6En este mes de Julio; Las Editoriales “Paulinas”, “Bonun”, “San Pablo”, “Editorial Guadalupe” y “Agape”  presentarán un Libro del Padre Opeka “Revelarse por Amor” del Pierre Lunel … El miércoles  4 de julio a las 19 hs. en la Catedral de San Isidro – Avda. del Libertador 16200 – San Isidro – Jueves 5 de Julio a las 19 hs.  En el “Colegio Guadalupe” Paraguay 3925 CABA. - Entrada libre y gratuita -

En la presentación del libro, el padre Opeka compartirá su testimonio y contará sobre su obra en África.

Prefacio del libro: escribe, “La primera vez que me encontré con el padre Pedro…me impactó de inmediato la fuerza interior que emanaba de ese hombre… Cuando descubrí el combate fraternal que él mantenía desde hacía años en Madagascar junto a los más pobres, me impresionó el asombroso trabajo que había realizado a través de su movimiento…

7¿Cómo no verse afectado por las deplorables condiciones de vida de los malgaches? Él se conmovió en lo más profundo de su ser. Con solo veinte años, indignado por esa miseria absoluta, este argentino de sangre eslovena se prendó de ese pueblo y nunca más lo abandonó. Se instaló valientemente en Tana, en medio del basurero, vive con ellos y comparte su sufrimiento. Trata de remediar la injusticia con todas sus fuerzas y toda su alma.

Pedro es un hombre de acción, nunca complaciente, no mide sus palabras, detesta los discursos políticos, de los poderosos, de todos aquellos que se creen que saben sin haber vivido jamás la vida cotidiana de los más pobres. Pedro está en guerra, si, furioso pero contra el egoísmo, la mala administración, la corrupción y la indiferencia… Dice; “La miseria, es una prisión, una lepra”. Pedro proclama el amor, la verdad y la justicia, sin embargo, no hay nada de angelical, nada de ingenuidad en él: “Se tú mismo el cambio que quieres ver en el mundo” esta frase de Gandhi hubiera podido ser pronunciada por Pedro…Él nos impulsa a cada uno de nosotros a asumir nuestras responsabilidades, a esforzarnos por ser mejores, por hacer de la vida un ejemplo… nos anima a sublevarnos contra lo inaceptable. Su generosidad y su paciencia parecen inagotables, y su carisma, indiscutible…

Así como Pedro nos invita a respaldar al Papa Francisco, respaldamos nosotros a él, demos apoyo a su asociación y sublevémonos cada día con las armas del corazón” (Yann Arthus-Bertrand. Nació en  Francia. Es Licenciado en Derecho Romano. Es autor de unos cuarenta libros. Su actividad editorial es sorprendente y diversificada.)

 
volver | subir

Comentarios:

Maravillosa la obra de este Sacerdote. Dios lo bendiga.
Elsa Lorences de Llaneza
03/07/2018

 
Dejá tu comentario:
Nombre:
Nota:
Comentario:
 
volver | subir
publicidad
opeka
barrita
1
barrita
barrita
1
barrita
 
gonzalez
barrita
vocacional
barrita
bajalibros
barrita
vivienda
barrita
teologia
barrita
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-5924 - revista@familiacristiana.org.ar