ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
volver

1¿POR QUÉ HAY SUFRIMIENTO EN EL MUNDO, Y POR QUÉ SUFRE EL JUSTO?
-Por Hna. Noelia Toro, fsp-

Queridos hermanos en Cristo, todos alguna vez en la vida nos enfrentamos a la realidad del sufrimiento, todos nos preguntamos ¿por qué me pasa esto? o ¿por qué sufre esta persona que es tan buena y justa? Esta temática del sufrimiento podemos encontrarla en los libros sapienciales de la Biblia y aparece personificada en el libro de Job. Este libro probablemente tiene a la base una leyenda antigua muy difundida, de un hombre bueno que en un cierto momento de su vida es golpeado por muchas desgracias; él permanece bueno hasta el fin y Dios le restituye todo.

Entre los temas del libro del Job encontramos el sufrimiento “del inocente”, el problema existencial de Job en el momento de su sufrimiento es su relación con el Dios en quien confiaba: ¿por qué le ha escondido su rostro?, ¿por qué hace silencio y se muestra lejano en los momentos más angustiosos del pobre sufriente? Digamos que la respuesta del libro al sufrimiento del justo permanece un misterio.

3El “¿por qué?” queda sin respuesta, de la misma manera pasa esto en nuestra vida, el dolor y la muerte son misterios insondables, solo después que el sufrimiento pasó, solo después del llanto, podemos ver la mano del Señor sosteniendo nuestro ser, Él fue quien nos dio entereza en el sufrimiento y valor en la angustia.

La clave para afrontar el sufrimiento es la confianza en Dios, hay que trascender, para no hundirnos en el dolor, es necesario confiar en Dios. El camino viene así no por vía intelectual sino sapiencial, es necesario aceptar y hacer la experiencia de Dios.

El Padre Esteban Pavés de la diócesis de Mendoza decía – “En definitiva, el dilema culpable-inocente en el sufrimiento de un justo, no existe. Y Job comprueba que Dios, a pesar de su sufrimiento, es justo, aunque sucedan cosas buenas y malas; que es bueno y soberanamente libre”-.

La respuesta de Dios ante el sufrimiento, llega mucho después en un silencio. El hombre debe vaciarse ante el sufrimiento, como lo hizo Cristo, debemos dejar de vernos a nosotros mismos como la norma última de la historia y del mundo.

3El profeta Isaías (Is 40-55)  transforma toda esta carga de dolor en oración de abandono y confianza. Dios en el aparente sin sentido del dolor y sufrimiento, acompaña además un proceso o de conversión o de purificación o de perfeccionamiento.

Ningún sufrimiento es inútil para el creyente, la biblia nos hablará de la fecundidad salvífica del sufrimiento, aunque anunciada y prefigurada en el AT, solo se revela en la cruz de Cristo. El Dios de la vida da ahora la respuesta última, pero no con un discurso teórico. Él mismo lo asume en carne propia, lo redime y lo transforma con la fuerza de su amor. Encontrarse con sufrimientos y males es humano, pero vivirlos y afrontarlos es divino, que la experiencia de Job nos ayude a transitar nuestros sufrimientos.

--------------

Libro recomendado:

"SALVIFICI DOLORIS", el papa san Juan Pablo II nos habla sobre el sentido cristiano del sufrimiento humano.
Clic aquí para saber más sobre el libro.

 
volver | subir

Comentarios:

Muy acertadas sus palabras hermana, deberíamos mirar mas seguido a Cristo en la Cruz,especialmente cuando nos sentimos mal, cuando perdemos la esperanza. La confianza que Jesús puso en su Padre, en medio del dolor, de la soledad y el abandono debe ser ejemplo para nosotros!!
Ester Manzini
02/06/2020

Excelente
Marcela
03/06/2020

Muy bueno. Una respuesta muy actual.
Marta Noce
04/06/2020

 
Dejá tu comentario:
Nombre:
Nota:
Comentario:
 
volver | subir
publicidad
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
vocacional
barrita
gonzalez
barrita
vivienda
barrita
teologia
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-4333 - revista@familiacristiana.org.ar