ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
volver

2EL DIRECTORIO CATEQUÍSTICO 2020 Y NOSOTROS LOS ANCIANOS
-Por Beatriz B. de Carriego-

En medio de la tragedia que padece nuestro mundo, nace un nuevo Directorio Catequístico General. Estoy en pleno retiro, como todo el mundo, no solo por el aislamiento obligatorio, sino también por voluntad propia, defendiéndome tanto del virus como de los noticiosos que se contradicen aún al anunciar la temperatura ambiente.

Me está resultando altamente positivo, ya que pude hacer una lenta lectura del Directorio Catequístico General. escuchar con atención numerosos comentarios y percibir las variadas miradas de pastores y laicos entendidos. 

No se asusten, no voy a comentar el Directorio. Solo me gustaría compartir una reflexión que me suscitó el capítulo dedicado a la catequesis por edades. En ese espacio, enumera contenidos de la catequesis con Adultos Mayores, y, en segundo lugar, luego del estudio y profundización de las Sagradas Escrituras, está la “Lectura de los acontecimientos”, junto con la consideración de la “experiencia humana”. 

En mi pequeña pero larga vida, ante las largas lecturas, me acostumbré a tomar frases, palabras, conceptos, como eje o conexión de párrafos o largos capítulos. Me pregunté entonces, ante el fracaso o simplemente cansancio de los adultos mayores en encuentros catequísticos, si no era debido a que se nos olvidaban las realidades humanas y sociales para “enseñar” la fe y decir a los viejos cómo vivir sus últimos años. 

2Me parece que en la lectura de los acontecimientos intervienen la propia experiencia de vida, la historia y emociones personales. Las pistas del discernimiento para esa vida, personal y social, las encontramos en el Evangelio y en la Enseñanza Social de la Iglesia, basada en la palabra de Dios, y en las experiencias vividas por los hombres en su entorno. Un ida y vuelta, integrados todos los planos, solo separados para entenderlos mejor. Como diría mi nieto, “un combo”. 

También recordé lo que me dijo una catequista muy valiosa, que temía hacerse cargo de un grupo de catequesis con adultos, porque preguntaban mucho sobre problemas que no sabía si podía responder. Por supuesto le contesté que el “NO SÉ” no solo no era pecado, sino que era una puerta de apertura al propio aprendizaje y al acercamiento para el trabajo en común. Conclusión: hay que prepararse para una menuda tarea participativa, de escucha y diálogo. 

Dice el Directorio que esta es la “Catequesis de la Plenitud y la Esperanza”. Dos palabras que adquieren la forma de cada corazón, de cada vida, de cada edad e   individualidad, porque somos únicos e irrepetibles. También es único nuestro modo de envejecer, y difícil de comprender tanto lo que vivimos como lo que no vivimos, pero, al final, como dice Proverbios,: 

“Pon tus proyectos en manos del Señor, y Él los concretará”. 

Soplaremos fuerte sobre los huesos secos, porque estamos convencidos de la promesa de Yahvé, que le dice a Israel: ¡YO TE HARÉ VIVIR! Con la certeza de que, en algún momento, participaremos jóvenes, adultos y viejitos, en la construcción del Reino, cada uno con su propia sabiduría. Así será.
 
volver | subir
 
Dejá tu comentario:
Nombre:
Nota:
Comentario:
 
volver | subir
publicidad
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
vocacional
barrita
gonzalez
barrita
vivienda
barrita
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-4333 - revista@familiacristiana.org.ar