ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
volver

1A LAS PERSONAS MAYORES, ¿LES CUESTA TENER FE?
-Por Marta Elena Cánepa-

En cuantas cosas que suceden día a día creemos aunque no lo veamos. Creemos a las noticias que nos llegan por los medios de comunicación, sobre todo a la televisión que suele ser la compañía más cotidiana de los que viven solos.

Creemos en los comentarios que nos hacen las personas con las que nos comunicamos.

Se suele creer en el poder que tiene la cintita roJa que se le pone a los niños en la muñeca de la mano, también en llevar colgado un cuernito. Se cree en poder comunicarse con los seres que están en el más allá, también en las brujas, en las cartas que se espera nos anuncien el porvenir.

El ser humano necesita recurrir a algo o alguien que lo “proteja” porque siente que no lo puede todo, ni lo sabe todo.
Creer es confiar en alguien que nos puede decir la verdad.

A veces lo que se comunica no se cree porque parece imposible que suceda, o por ser irracional y ridículo.

2Me he dado cuenta de todo lo que voy creyendo tanto sea noticias del mundo como de mi barrio o algo más cercano como hechos que pueden suceder en mi familia. Pero son muchas las veces que se suelen desmentir sucesos que se anunciaron reales y que nos crean ansiedad.

Me hago una pregunta ¿Por qué cuesta creerle a Dios?

Estas reflexiones me surgieron de un hecho que le sucedió a los apóstoles cuando se les  apareció Jesús Resucitado. En esa ocasión no estaba Tomás y le contaron lo sucedido, él dijo “si no veo la marca de los clavos en sus manos, sino pongo el dedo en el lugar de los clavos y la mano en su costado, no lo creeré” A los pocos días Jesús se les apareció nuevamente y se dirigió a Tomás: “trae aquí tu dedo; aquí están mis manos. Acerca tu mano; métela en mi costado. En adelante nos seas incrédulo sino hombre de FE.” Tomás respondió: “Señor mío y Dios mío.” Jesús le dijo: “Ahora crees porque me has visto. ¡Felices los que creen sin ver!”

Me vino a la mente cuantos argentinos que han pisado ese suelo han sido amigos de Jesús y han dado frutos evangélicos siendo testigos de la Fe, estos son nuestros santos, beatos, siervos de Dios.

Los mayores no hemos visto a Jesús pero hemos tenido la experiencia de la cercanía de Dios en nuestras vidas, entonces podríamos estar entre los considerados ¡Felices los que creen sin haber visto!

 
volver | subir

Comentarios:

Es absolutamente cierto.Tuve la dicha de educarme en una familia católica y posteriormente y por una necesidad espiritual leer La Palabra y meditarla en el Evangelio diario.Creo deberíamos insistir más en estas prácticas piadosas ,sobre todo en los más jóvenes y aún en los niños.
Agradezco a Dios que,a pesar de las dificultades,nunca me dejó la mano.
Rene Susana Gerardo
25/05/2017

En verdad..!soy muy feliz e inmensamente agradecida!!porque creci y vivi la FE Cristiana, desde muy pequeña (tengo 71 años) Jamas la perdi, al contrario, las dificultades de la vida...me llevaron a aferrarme aun mas, a ella.- Tambien, tuve la gracia,de ser parte de la ACA,de tener profesores sacerdotes, guia espiritual.Situaciones que alimentaron mi vida espiritual.!!AGRADECIDA ! a Dios Ntro Señor.
Ma.Isabel Alcaraz
23/05/2017

Los mayores siguen dando (nuestro caso)la más ilustre lección en el día a día
María Cristina Zumel Romera
16/05/2017

 
Dejá tu comentario:
Nombre:
Nota:
Comentario:
 
volver | subir
centenariofatima
barrita
barrita
feria2017
barrita
catequesis
barrita
vocacional
barrita
bajalibros
barrita
viviendadigna
barrita
teologia
barrita
barrita
gonzalez
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-5924 - revista@familiacristiana.org.ar