ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
volver

1JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES
-Por Gloria Batalla-

“La vida es una misión…Cada hombre y mujer es una misión, y esta es la razón por la que se encuentra viviendo en la tierra. Ser atraídos y ser enviados, son los dos movimientos de nuestro corazón… Vivir con alegría la propia responsabilidad ante el mundo es un gran desafío. Conozco bien las luces y sombras del ser joven, y, si pienso en mi juventud y en mi familia, recuerdo lo intensa que era la esperanza en un futuro mejor. El hecho de que estemos en este mundo sin una previa decisión nuestra, nos hace intuir que hay una iniciativa que nos precede y nos llama a la existencia. Cada uno de nosotros está llamado a reflexionar sobre esta realidad: «Yo soy una misión en esta tierra, y para eso estoy en este mundo” (Exhort. Ap. Evangelii gaudium, 273).

2Esta gran fiesta misionera de la Iglesia universal fue consolidada a sostener en el Concilio Vaticano II, incluyendo el Decreto Ad Gentes, la Carta Magna que seguirá guiando la actividad misionera; “La Iglesia, enviada por Dios a las gentes para ser "el sacramento universal de la salvación", obedeciendo el mandato de su Fundador (Cf. Mc, 16,15), por exigencias íntimas de su misma catolicidad, se esfuerza en anunciar el Evangelio a todos los hombres. Porque los Apóstoles mismos, en quienes está fundada la Iglesia, siguiendo las huellas de Cristo, "predicaron la palabra de la verdad y engendraron las Iglesias". Obligación de sus sucesores es dar perpetuidad a esta obra para que "la palabra de Dios sea difundida y glorificada" (2 Tes, 3,1), y se anuncie y establezca el reino de Dios en toda la tierra”. (“Decreto, “Ad Gentes”- Proemio -sobre la actividad misionera de la iglesia). En febrero de 1926, se publicó la encíclica “Rerum Ecclesiae”, en la que el papa Pío XI, reafirmó la importancia y urgencia de los objetivos misioneros programados al principio de su pontificado y manifestó su resolución de acortar las etapas para su realización. Afirma en esta encíclica- "La Iglesia no tiene otra razón de ser sino la de hacer partícipes a todos los hombres de la redención salvadora, dilatando por todo el mundo el reino de Cristo". En ese contexto, en un breve rescripto de la Sagrada Congregación de Ritos, firmada por el Prefecto Cardenal Vicco, el 14 de abril de 1926, se promulgó el acta fundacional del Domingo Mundial de las Misiones. El primer director nacional de las Obras Misionales Pontificias de España, Mons. Ángel Sagarminaga, crea un acrónimo Domund en 1943, los cinco grandes objetivos que enmarcan esta tarea misionera que conducen a una misión fecunda:

1.- Oración ferviente al Señor para acelerar su reinado en el mundo.
2. Hacer comprender a todos los fieles el formidable problema misionero.
3.-Estimular el fervor misionero de los sacerdotes y de los fieles.
4.-Dar a conocer mejor la Obra de la Propagación de la Fe. 5.-Solicitar la ayuda económica en favor de las Misiones.

3*LA ORACIÓN: Recordemos que la Biblia es un texto “vivo”, Dios todavía nos sigue hablando a través de Él. Meditarla y escuchar la Palabra de Dios en momentos concretos de nuestra vida puede ser de gran ayuda para el alma, para comprendernos mejor a nosotros mismos, si queremos crecer y madurar espiritualmente. Es en la oración, en la entrega del corazón a Dios donde radica toda la fuerza y la luz… Es la Palabra de Dios en momentos concretos de nuestra vida que puede ser de gran ayuda para saber cuál es nuestra misión y para llevarla a cabo. “La oración es la primera obra misionera, ¡la primera!, que cada cristiano puede y debe hacer, y también es la más eficaz, aunque no se pueda medir. De hecho, el principal agente de la evangelización es el Espíritu Santo, y nosotros estamos llamados a colaborar con Él”, señaló el Papa Francisco.

LA FORMACIÓN Y LA IMPORTANCIA DE LA MISIÓN:

5La formación es un recurso necesario y responsable en cualquier etapa de la vida. Debe permitir a cada uno desplegar sus cualidades al servicio de la Iglesia y del Reino. Jesús declara a los Apóstoles y a nosotros: “Como el Padre me envió, también yo los envío” (Jn 20,21). Y explica que esta misión es para que el mundo crea (Cf. Jn, 17,21) y para que, así, los hombres tengan vida en su nombre (Cf. Jn 20,30). La misión es, ante todo, tarea de la Iglesia particular, por ser ella misionera por naturaleza… La formación misionera se consigue, ante todo, viviendo progresivamente la “Escuela de amor con Jesús”, en un proceso cíclico, que nos va configurando como verdaderos discípulos y misioneros de Jesús.

ESTIMULAR EL FERVOR MISIONERO DE SACERDOTES Y FIELES.

6Debemos vivir la espiritualidad misionera, y tener un corazón, con sentimientos, actitudes y opciones realmente misioneras, es vivir como los Apóstoles con Jesús, es participar de la Palabra, los Sacramentos, el amor y los demás dones recibidos de Jesús nuestro “Amigo”.

El servicio misioneros, nos urge a todos para lo cual nos capacitamos y nos iniciamos en nuestra misión local y universal. San pablo nos invita a seguir sus pasos de ser: “Apóstol de Jesucristo por vocación y voluntad de Dios”. (1Cor 1,1) Él nos revela con ímpetu su compromiso misionero ¡Hay de mi si no anuncio el Evangelio! (1 Cor 9,16). Todos estamos llamados a construir la civilización del amor y difundir el mensaje de Cristo en el mundo entero.

*DAR A CONOCER LA OBRA MISIONERA

Nuestros pastores y líderes religiosos, nos impulsan a promover, formar, motivar y llevar el mensaje de salvación a toda la población mundial, especialmente a los que nunca han tenido acceso al evangelio. Tener el compromiso de pedir que Dios envíe vocaciones de hombres y mujeres dispuestos a dar de su tiempo y sus recursos propios para movilizar a la iglesia hacia el mundo. Comprometer a toda la comunidad a rezar y seguir trabajando con el misionero mientras está en el campo misionero para propiciar su salud espiritual y crecimiento espiritual.

EL MANTENIMIENTO Y AYUDA ECONÓMICA EN FAVOR DE LAS MISIONES.

4El Papa Pío XI fue el gran impulsor del Domund. Electo Papa en 1922, toma un gran cariño a las Misiones, demostrado en la Fiesta de Pentecostés de ese mismo año cuando interrumpió su Homilía, despertando un silencio azaroso; tomó su solideo blanco y lo hizo circular entre los Cardenales, Obispos, Sacerdotes y Fieles en la Basílica de

San Pedro de Roma, haciéndose así el mismo recaudador de una colecta en favor de las misiones.
Se debe promover en las comunidades, parroquias, grupos, que si Él nos ha llamado, no nos dejará caer y respaldará su obra en tiempos difíciles. Desde los primeros tiempos el apoyo recíproco solarizó, en las Iglesias locales, el compromiso de anunciar y testimoniar el Evangelio. Desde los primeros discípulos, ha sido un signo de la Iglesia Universal.

El Papa Francisco expresa que: “Estas obras fueron reconocidas como pontificias por el Papa Pío XI que, de este modo, quería subrayar como la misión de la Iglesia se dirige a todas las poblaciones y que es muy importante para al Sucesor de Pedro. ¡Y sigue siendo así! Las Obras Misioneras Pontificias continúan hoy este importante servicio comenzado hace casi doscientos años. Están presentes en 120 países con directores nacionales, coordinados por secretarías internacionales ante la Santa Sede”. (Bolivia Misionera 28.05.18).

6El Papa Francisco centra su mensaje en tres preguntas: “¿Cuál es el fundamento de la misión? ¿Cuál es el corazón de la misión? ¿Cuáles son las actitudes vitales de la misión?” A ellas responde de una manera muy clara y sencilla.

Expresa el Papa Francisco que “La misión de la Iglesia […] está fundada sobre la fuerza transformadora del Evangelio”. Segunda pregunta: “El corazón de la misión” - dice, es el encuentro con Cristo y que “el Evangelio es una persona, que continuamente se ofrece y continuamente invita a los que la reciben con fe humilde y laboriosa, a compartir su vida mediante la participación efectiva en su misterio pascual de muerte y resurrección”. Y la cuestión de las actitudes vitales, responde Francisco, que la inspiración de la misión está en una espiritualidad de éxodo continuo, de peregrinación y de exilio.

La Iglesia invita a los cristianos del mundo entero, a tomar conciencia de su responsabilidad común frente a la evangelización en el mundo. La misión en la Iglesia es su razón de existir. Dios, a todo cristiano, nos da la vida junto con una vocación y misión. Como bautizados y misioneros debemos actuar en favor de todos esos hermanos para que conozcan a Jesús; porque ser misioneros nos compromete a trabajar para que todos los pueblos de la tierra tengan vida plena con Jesús (cf Jn 10,10).

HAGA CLIC AQUÍ PARA LEER EL MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO POR LA JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES 2018.

 
volver | subir
 
Dejá tu comentario:
Nombre:
Nota:
Comentario:
 
volver | subir
publicidad
diamadre
barrita
2019
barrita
barrita
1
barrita
1
barrita
vocacional
barrita
barrita
gonzalez
barrita
bajalibros
barrita
vivienda
barrita
teologia
barrita
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-4333 - revista@familiacristiana.org.ar