ir al home ir a la revista ir a notas ir a archivo ir a guiones liturgicos ir a santo del mes ir a contacto ir a links ir a chiqui
 
volver

1LA TERNURA DE UN ABRAZO
-Por Gloria Batalla-

“Dios nos abrazó en su infinita misericordia y nos impulsa a hacer lo mismo”. Papa Francisco. El 21 de enero es el “Día Internacional del Abrazo”. Esta efeméride se celebró por primera vez el 21 de enero de 1986 en el pueblo de Clio en Michigan y se popularizó en los Estados Unidos gracias al Calendario de eventos Chase, una publicación que presentaba todas las festividades locales del año y cuyo dueño era el abuelo de una de las mejores amigas de Zaborney.

Esta fecha fue creada por Kevin Zaborney, un estadounidense que estaba preocupado por las pocas muestras de afecto que realizaba la gente en público, incluso con los miembros de su familia. Kevin, pensó en crear una festividad que les motivara a la comunidad, una excusa de hacer algo que a todos nos gusta y es dar y recibir abrazos.

2El abrazo es una muestra de afecto o un saludo, que se lleva a cabo con los brazos alrededor de la persona a la que se brinda el gesto, apretando o constriñendo con fuerza y cierta duración. Generalmente, el abrazo indica afecto hacia la persona que lo recibe, según el contexto, también puede tener un significado de condolencia o consuelo, un gesto de aprobación o de paz. Este gesto se remonta a épocas prehistóricas. En algunos países se celebra la semana de los abrazos en otras fechas.

La palabra “abrazo” era voz muy usada en las ceremonias de caballería, y la semana de los abrazos se celebraba del 11 de junio al 11 de julio en que el recién armado recibía: el “l'accolade”, en francés. Luego los príncipes cristianos desde este gesto armado, dieron los espaldarazos de estilo al novel caballero, o sea la “l'accolade” o abrazo y le besaban en el carrillo izquierdo, diciendo: “en nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu santo”. Esta ceremonia tenía relación con una antigua costumbre del que recibía este gesto, era una prueba de dependencia y, como los caballeros al entrar en la orden, se sujetaban a sus estatutos. De ahí es que se adoptara esa costumbre.

EL BENEFICIO DEL ABRAZO

3Puede que un abrazo no tenga la solución a un problema que nos ocurre, ni haga desaparecer lo que nos rodea, pero ese gesto de ternura, su magia, recompone nuestras heridas, alivia nuestro sufrimiento y nos transmite más allá de lo que nos ocurre, el gesto de solidaridad de alguien que nos quiere y se preocupa por nosotros. Porque un abrazo sincero es demostrar afecto, un acto de perdón y de amor.

Abrazar es acariciar el alma de la otra persona y proporcionarle consuelo y refugio entre nuestros brazos. Es un gesto pequeño pero colmado de sentimientos que alivia, recompone y cura a nivel emocional. Abrazar es hablar el lenguaje del corazón. “Es un traje que se amolda a todos los cuerpos… un abrazo”

UN ABRAZO, EXCELENTE MEDIO DE COMUNICACIÓN

4El abrazo es un excelente medio de comunicación que no necesita ser hablado ni expresado a través de las palabras. Pero, más allá de todas estas definiciones teóricas ¿alguna vez hemos pensado todo lo que conlleva un abrazo? Es decir, ¿cómo sentimos los abrazos y qué repercusiones tienen sobre nosotros? ¡Cuánto silencio acompaña a un abrazo! y ¡cuánto se dice a través del mismo! Abrazar, una caricia del alma. Los abrazos son momentos repletos de felicidad capaces de emocionar hasta el corazón más duro porque tienen el poder de traspasar corazas.

Cada abrazo alberga diferentes intenciones, pero siempre lleva consigo el lenguaje simbólico entre la persona que lo da y la que lo recibe. Un mensaje que todo el mundo percibe pero que solo ellos entienden: el lenguaje secreto del afecto. Lo importante no es solo recibir abrazos, sino también darlos, y pedirlos si es necesario. Porque… ¡Abrazar también es un arte!

BIENESTAR EN EL ABRAZO

El contacto físico expresado a través de los abrazos es necesario para nuestro bienestar tanto individual como social. Es imposible enumerar todos los beneficios que reporta un abrazo, ya que habría que detenerse en cada situación específica, observando el contexto, el motivo, las personas implicadas y la historia de cada una. Podemos mencionar algunos de los beneficios generales que aportan los abrazos sanos y positivos como: Disminución del estrés - Sensación de seguridad y protección - Ayuda a nuestra autoestima - Transmisión de energía y fortaleza - Mejora de las relaciones interpersonales - Promueve la sensación de tranquilidad entre otros tantos. Lo mejor es comprobarlo y ser partícipe de la experiencia de un abrazo, pues no hay dos abrazos iguales por mucho que queramos. Entonces, ¡Abracemos, y dejémonos abrazar!

LA PASTORAL DEL ABRAZO DEL PAPA FRANCISCO

5El Papa Francisco en la Exhortación Apostólica Postsinodal “Amoris Lætitia” o “La Alegría del Amor”, nos habla sobre la “ La ternura del abrazo” ; “ Cristo ha introducido como emblema a sus discípulos sobre todo la ley del amor y el don de sí a los demás (cf. Mt 22,39; Jn 13,34), y lo hizo a través de un principio que un padre o una madre suelen testimoniar en su propia existencia: «Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos» ( Jn 15,13)…”(cap.II, 27)

El jesuita Víctor Codina, expresa refiriéndose el Papa Francisco: “Desde comienzos de su pontificado Francisco ha realizado gestos muy significativos … pero sobre todo ha ido abrazando a niños y enfermos, a ancianos y a mendigos, a gente con diferentes capacidades físicas, a emigrantes africanos y asiáticos… En su viaje a América Latina ha abrazado, a hombres y mujeres privados de libertad y a todos los que se le han acercado para manifestarle su testimonio y afecto. Son abrazos tiernos y fuertes a la vez, sin palabras, como los abrazos de Jesús a los niños de Palestina, o como el abrazo de padre de la parábola a su hijo que llegaba a casa destrozado y dolorido…Como dijo Juan XXIII en la inauguración del Concilio Vaticano II; “en nuestro tiempo la Iglesia prefiere usar la medicina de la misericordia más que la de la severidad.”

6El abrazo, cuando se realiza en el ámbito religioso, expresa gestos concretos del amor y benevolencia de Dios Padre a sus hijos e hijas, sea cual sea su situación física, cultural, social o moral. Es un abrazo que anticipa el abrazo eterno del Padre a sus criaturas al final de los tiempos.”

“Francisco no se limita a hablar de los pobres o a optar por ellos, sino que se acerca a los pobres y los abraza. No es simplemente un abrazo pastoral sino algo más profundo, la pastoral del abrazo. Un abrazo que tiene un profundo sentido profético de denuncia de un sistema que descarta y excluye. Francisco abraza sobre todo a los que no tienen quien les abrace, a los solos, a los marginados, a los descartados, a los heridos del camino. Y a estos les manifiesta la ternura y el cariño de Dios. Seguramente la pastoral de abrazo necesita complementarse con otras mediaciones pastorales, pero es con seguridad el camino pastoral más impactante, en muchos casos el más necesario y el único posible cuando las palabras y los gestos son incapaces de expresar algo muy profundo. Pero no basta el abrazo litúrgico de la paz en la eucaristía, hay que salir a la calle y abrazar al pobre, al enfermo, a la mujer abandonada, al anciano desamparado, al privado de libertad, como afirma el Papa Francisco, en el abrazo al pobre estamos abrazando la carne de Cristo.

Francisco, en sus viajes, ha intensificado sus abrazos y a través de esta pastoral del abrazo nos ha acercado la presencia y la ternura de Dios. Con sus abrazos nos ha manifestado y expresado el abrazo de Dios a su pueblo Y nos ha abierto un camino pastoral para que nosotros hagamos lo mismo: la pastoral del abrazo. ¿Seremos capaces de seguirlo?”

 
volver | subir
 
publicidad
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
barrita
1
barrita
vocacional
barrita
gonzalez
barrita
vivienda
barrita
teologia
barrita
barrita
gottau
barrita

FAMILIA CRISTIANA  |  LA REVISTA  |  NOTAS  |  ARCHIVO  |  GUIONES LITÚRGICOS  |  SANTO DEL MES  |  CONTACTO  |  LINKS  |  CHIQUIFAMILIA

Familia Cristiana, revista digital mensual - Larrea 44 (1030), Buenos Aires, Argentina - Telefax: (011) 4952-4333 - revista@familiacristiana.org.ar